x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

¿Votaría Albert Camus?

Publicada el 22/06/2016 a las 06:00 Actualizada el 21/06/2016 a las 17:56
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“No sé qué votar: no hay nadie que me convenza al 100%”. Seguro que ustedes han escuchado esta frase bastantes veces en los últimos días –y en comicios anteriores– y, con el respeto debido a los que la pronuncian, debo decirles que me parece un modo equivocado de abordar la participación electoral. Para decirlo de una tacada, encuentro que esa fórmula está más bien emparentada con la religión o cualquier otra forma de adhesión inquebrantable que con la razón y la libertad.

Albert Camus
Albert Camus

Como ustedes saben, Albert Camus era un libertario, un espíritu independiente que situaba la libertad por encima de cosas como el orden, la tradición, la autoridad, la gobernabilidad o la disciplina de partido. Eso, sin embargo, no le impidió pronunciarse en algún que otro momento histórico a favor de una determinada opción política, como recuerda Michel Onfray, uno de sus más activos valedores en la actual escena intelectual francesa. Lo hizo, por ejemplo, a favor de las propuestas socialdemócratas de Pierre Mendès-France en alguna circunstancia particularmente crítica de los años 1950. Y no es que Camus comulgara al 100% con las ideas y el programa de Mendès-France, ni mucho menos; es que, en ese instante preciso, pensaba que debía de comprometerse activamente con aquellas de las posiciones de ese político que venían a coincidir con las suyas. Para Camus el abstencionismo permanente no es la obligación inmutable de un espíritu libertario; saber que la acción de los políticos profesionales está limitada y condicionada por los auténticos poderes –el del dinero en primer lugar– no le impedía apoyar puntualmente a alguno de ellos.

Nadie debería estar al 100% de acuerdo con nadie, ni tan siquiera con uno mismo; la duda y la discrepancia son esenciales a la condición humana. Así que en unas elecciones importantes, como las que se celebran actualmente en España, lo racional, en mi opinión, que en esto intenta seguir la de Camus, es escoger sin excesivas expectativas aquella propuesta que esté más próxima a tus ideas, sentimientos e intereses. Que tal proximidad sea de un 60% o 70%, por seguir hablando en porcentajes, ya es mucho. No se trata de casarse para toda la vida con un líder, un partido o una coalición –en realidad, ni tan siquiera el matrimonio oficial ya es para toda la vida–; se trata de escoger para un período máximo de cuatro años entre lo que existe, no entre lo que nos gustaría que existiese.

No estaré en mi circunscripción electoral el próximo domingo, así que ya he votado por correo. Lo he hecho a favor de quienes no solo proponen un cambio de presidente y de gobierno, sino que también desean explícitamente la apertura de un nuevo ciclo en la vida política española que introduzca algo más libertad, pluralidad e igualdad y algo menos de autoritarismo, corrupción e injusticia. ¿Quiere esto decir que esa opción me parece sublime, perfecta, irreprochable? En absoluto. ¿Quiere esto decir que adoro a sus dirigentes hasta babear cada vez que salen en la tele? Para nada. ¿Quiere esto decir que, hagan lo que hagan en los próximos cuatro años, los seguiré apoyando hasta el fin de mis días? Ni de coña.

No soy religioso, no abordo unas elecciones con un espíritu de fe y comunión inalterables. Como tantos de mis pensadores favoritos, incluido Camus, pienso que el cambio es lo único constante en esta vida. Y como el personaje de Osgood Fielding III al final de la película Con faldas y a lo loco, sé que nadie es perfecto.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

30 Comentarios
  • Wildthing Wildthing 24/06/16 16:30

    Un artículo interesantísima y de lectura esencial en estos momentos. ¡Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 24/06/16 13:56

    Muy bueno. En cada momento hay que elegir la salida más aceptable o hasta adecuada que tenemos, o, en visión del pesimista, que razones para serlo hay muchas, la que nos lleva más lentamente hacia el desastre. Pero las opciones que tenemos no son iguales, y hay que favorecer a las mejores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • EAJ49radio EAJ49radio 24/06/16 12:07

    Es verdad, nadie es perfecto, un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • senenoa senenoa 23/06/16 14:11

    Amén Javier, amén.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Falín Falín 23/06/16 12:03

    Interesante observación. No dejo de asociar a Camus con Sartre. Tomaron caminos opuestos donde cada uno asumía su liderazgo moral e intelectual en sus respectivos espacios. Hoy, la razón la interpreta Camus. En losaños 60, la lucha armada en América Latina y el triunfo de la Revolución Cubana, enaltecían la figurade de Sartre. Como dice el líder de Podems : cuestión de contextos históricos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • svara svara 22/06/16 21:09

    Buen razonamiento para salirse de la monotonía y a veces de la sinrazón, la apatía, la resignación. Un razonamiento útil y pragmático para ejercer el voto. Con un guiño por el cambio que nos permita a la mayoría eliminar gobiernos esbirros del capitalismo desmedido. Reducir la brecha social abierta por la infinita ambición de dinero y poder del gran capital y sus intereses.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Marimé Marimé 22/06/16 19:11

    Lo evidente no necesita envoltorio. Se ve a la legua. Por eso yo no votaré a Podemos, que creo que es lo que haría Camus y votaré a un partido que no solo propone un cambio de presidente y de gobierno sino que también desea explícitamente la apertura de un nuevo ciclo en la vida política española que introduzca algo más de pluralidad, libertad e igualdad y algo menos de autoritarismo, corrupción e injusticia. Porque nadie es perfecto como dice un personaje al final de Con faldas y a lo loco. Cada cual se convence como le da la gana porque los argumentos del artículo sirven tanto para un roto como para un descosido. No se consuela quien no quiere.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/06/16 18:44

    Lo peor que podemos hacer en No Votar y seguir quejándonos de todo o casi todo, buscando excusas. Hay que votar y en conciencia, teniendo en cuenta de donde venimos y hacia donde queremos ir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estebita estebita 22/06/16 15:36

    Valenzuela me gustaria que , con tu buena pluma, disertaras sobre si Miguel Hernandez votaria, ya te respondo yo para avanzar ¡si¡, saco a colacion a Miguel porque era, a mi parecer, un ciudadano similar a Albert, infancia desgraciada, medio hostil pero, por contra, sensibilidad e inteligencia destacada, austero, humilde, fraternal y alejado del mundanal ruido y de sus pompas, perdona que te haya dado la respuesta pero he de añadir que tanto Albert como MIguel, no solamente habrian votado sino que, ademas, habrian tomado partido hasta mancharse como decia el poeta

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 22/06/16 14:42

    Sí que votaría.  No era un impostor como su compadre Sartre. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.