X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

Por qué no debe seguir gobernando el PP

Publicada 13/07/2016 a las 06:00 Actualizada 12/07/2016 a las 21:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 151

En una reciente entrevista, José María Lasalle, uno de los dirigentes más capaces del PP, preguntado por la forma de evitar el fracaso de la política, proponía: “Pensar en grande. Asumir los viejos ideales de la ejemplaridad y el servicio público, la regeneración permanente de las instituciones. Que la política no tenga tacha. Mano tendida al adversario, que no puede considerarse un enemigo.” Pero más adelante, cuando se le pregunta por la relación de Rajoy con Bárcenas y la caja B del partido, la respuesta resulta muy decepcionante: “Eso lo tendrán que decidir los tribunales. No tengo ningún indicio que me permita cuestionar la honorabilidad del presidente, a quien considero un hombre intachable.”

Este es justamente uno de los principales fallos de la democracia española: la ausencia de unas reglas compartidas que establezcan los límites de lo que es permisible en el ámbito político. Reglas que impidan, por ejemplo, que si se descubre que un ministro de Interior ha utilizado su posición de poder para realizar “guerra sucia” a partidos y líderes independentistas catalanes, dicho ministro pueda continuar en activo. Con independencia de las responsabilidades penales en las que pudiera haber incurrido, el ministro de Interior tendría que haber dimitido en el momento mismo en que se hicieron públicas las grabaciones con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña. Que no lo haya hecho es la demostración más palpable de que la democracia española no es tan sólida como la de otros países desarrollados.

Carecemos de un consenso mínimo sobre lo que resulta inadmisible en el comportamiento de los políticos. De ahí que cuando se lanzan acusaciones, los acusados siempre remitan a los tribunales: mientras la persona no sea imputada, mientras no se abra el juicio oral, mientras no haya condena judicial, el político puede seguir en su cargo. Sin duda, es fundamental que exista el Código Penal como último recurso. Pero eso no es suficiente. Hay muchas prácticas que, no siendo ilegales, son impropias en una democracia. Además, la Justicia es lenta y garantista, con lo que en muchas ocasiones hay actos que no llegan a considerarse delitos pero que, sin embargo, repugnan a la actividad pública.

Sabemos que el voto es un mal instrumento para castigar la corrupción. En unas elecciones se juegan demasiadas cosas y el voto de los ciudadanos responde a un juicio global en el que la corrupción es un elemento más al lado de muchos otros. Yo entiendo que a una persona de derechas, antes que castigar al ministro Fernández por abuso de poder, le parezca más importante que gobierne el PP frente a la posibilidad de un gobierno de izquierdas.

El problema no está en los votantes, sino en la construcción de un consenso sobre las reglas a las que antes hacía referencia. En España tenemos un problema sistémico de impunidad porque se puede sobrevivir políticamente aunque te hayan pillado con las manos en la masa. Eso es precisamente lo que le ha ocurrido al PP desde 2011.

En estos años hemos descubierto una corrupción generalizada en el Partido Popular, con tramas que afectan a Comunidades Autónomas enteras (Valencia, Madrid, Baleares) y, sobre todo, con un sistema de financiación irregular que se empleó hasta en la reforma de la sede central del partido en la calle Génova, pagada con dinero negro. Además de las Gürtel, Púnica y otras tramas, el propio partido ha estado recibiendo donaciones fraudulentas de grandes y medianos empresarios a cambio de contratas, subvenciones y otras prebendas. Una parte del dinero negro se utilizaba para las campañas electorales y otra para repartir sobresueldos a los dirigentes del partido, incluyendo al presidente del mismo, Mariano Rajoy, el nombre que más veces aparece en los famosos papeles de Bárcenas.

En esas condiciones, es un escándalo y una profunda anomalía democrática que Mariano Rajoy y su equipo puedan seguir gobernando. Si lo consiguen, será una derrota en toda regla para la calidad de la democracia en España. Demostrará que, aunque les hayan pillado con las manos en la masa, no pasa nada. Se consagrará la impunidad política.

Tenemos la oportunidad de que el resto de partidos (PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos) se pongan de acuerdo para construir las reglas que necesitamos en nuestra democracia. Tienen la obligación de impedir que un partido corrompido hasta la médula siga gobernando en España. Eso es lo que hay en juego en estos momentos en torno a la investidura de Rajoy. Si estos partidos evitan que siga gobernando el PP, se demostrará que hay otras formas de pagar la corrupción que van más allá de lo que digan los tribunales dentro de no sé cuántos años. Entiendo que hay profundas diferencias ideológicas entre los tres partidos, pero antes de pensar en qué políticas económicas y sociales se llevarán a cabo tienen que poner freno a la barbaridad que supone que un partido como el PP, plagado de corrupción, con tan solo 137 escaños, pueda seguir gobernando.

Si alguno de los tres grandes partidos (PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos) facilita la formación de un gobierno del PP, ya sea mediante un voto a favor o la abstención en la sesión de investidura, estará consagrando el principio de impunidad en España, por mucho que lo haga en nombre de la gobernabilidad del país.

Tras dos elecciones en seis meses, es necesario que haya un gobierno en España, sin duda. Pero más necesario es todavía que dicho gobierno no esté en manos de un partido que no sólo está profundamente corrompido, sino que no ha dado explicaciones, ni ha pedido disculpas, ni ha hecho limpieza interna a pesar de todos los escándalos que han ido aflorando en estos años.

Si el PP hubiera obtenido una mayoría absoluta, la cuestión no podría plantearse. Pero sucede que el PP solo tiene 137 escaños y un 33% del voto emitido y que la suma de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos supone 188 escaños y un 57% del voto emitido. Tienen estos partidos la oportunidad de imponer un castigo político al partido de la corrupción, mostrando que en política no todo vale y que el abuso de poder tiene consecuencias. Si así lo hicieran, la democracia saldría reforzada en España.



Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • eleusipo eleusipo 24/07/16 11:48

    INSISTIMOS E INSISTIMOS: DEL POR QUÉ DE LA TRANSVERSALIDAD (Con los respetos personales debidos) Cualquier observador social atento ha podido darse cuenta de que de pronto, en estos últimos tiempos del XXI en Occidente, los resultados políticos han devenido en la imposibilidad de que vayan a darse mayorías absolutas. Hay nuevo paradigma y es más lógico, más racional y más benévolo. ¿ N es cierto....? Porque, cuando una formación ganaba, aunque fuese justamente con mayoría absoluta en el parlamento, medio país podía quedarse fuera de la acción de gobierno. De ahí que el resto pudiese quedar prácticamente en situación política de inanidad. Olvídense, pues de aquellas soluciones y resultados porque tiene que haber vida para todos. Nadie debe quedar fuera. El XXI viene en busca de una TRANSVERSALIDAD acogedora y equilibradora sin exclusiones y sin alambicados injustos, de extremo a extremo. Se espera, en definitiva, que desde el Este se logre conseguir acuerdos con el Oeste, remansando en el medio-centro. ¿ Pte...? Háganse a un lado los candidatos y busquen la figura del Negociador neutral. Él tendrá fortaleza, sensibilidad, amplia visión y poder para ejecutar un programa previamente consensuado por los 4 candidatos. Grosso modo: él deberá diseñar su Gobierno. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • salvafer salvafer 18/07/16 22:36

    Claro que se puede estar sin gobierno, ¡y no pasa nada!. Nos meten miedo con que la economía se deteriorará, que no podremos negociar con Europa, que nuestras empresas se hundirán.... etc, etc.. Nada de eso es cierto. Se ha demostrado hasta la saciedad en Italia: No hace tanto tiempo allí los gobiernos duraban meses, cambiaban ministros un día sí y otro también... y la gente vivía de maravilla. Las empresas exportaban igual o más. El crecimiento no se detenía. Los salarios no bajaban. Las coberturas sociales se mantenían viento en popa y las jubilaciones estaban perfectamente financiadas. O sea que lo que tira todo por la borda no es una falta de gobierno, sino un mal gobierno y ¡no digamos si además de malo tiene la corrupción por bandera! Se deben hacer tantas elecciones como sean necesarias, hasta que el resultado sea el deseado (como una vez dijo el Roto), bien es verdad que entonces era una crítica a la injusticia y a la corrupción; pero ahora es para que triunfe la justicia y para que no se institucionalice la corrupción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • maimdt maimdt 18/07/16 09:31

    Pues aunque Alberto Rivera hable mucho de España, España por aquí, por allí y por allende los mares, debería dejar el tema de la gobernabilidad de España a segundo plano, y castigar al PP para que no siga siendo gobierno. Si no lo hace, demostrará a las claras que no está a la altura, y por supuesto que le va la marcha. O sea , la corrupción. Claramente con Podemos y Psoe deberían los 3 ponerse de acuerdo y echar al PP definitivamente. De acuerdo con el señor Cuenca, así demostraríamos ser una verdadera democracia con sus problemas como todas las demás. Y si no ocurre esto que digo, entonces, lo mejor es que nos demos una vacaciones de gobierno. O sea, yo voto que vuelva a haber unas terceras elecciones y punto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 18/07/16 04:30

    El problema, no es tanto de la justicia, que también, si no mas bien de los electores, que votan al PP, por mas corrupto que sea, como en su día, votaron a Jesús Gil en Marbella durante 3 legislaturas, o a Ruiz Mateos, , y a tantos otr@s, que estaban acusados de delitos varios, o muy variados.Hasta doctor honoris causa se les dan en este país a los ladrones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • joanose joanose 17/07/16 08:56

    Si estar en Europa significa que si te pillan copiando una Tesis abandonas tu posición de ministro o parlamentario, está claro que España no está en Europa. Si estar en Europa significa que si haces o te pillan maquinando e inventando pruebas como ministro del interior para hundir a tus adversarios política te destituyen inmediatamente, está claro que España no está en Europa.  Si estar en Europa significa que si te defines como estado aconfesional no juras cargos públicos con cruces en la mesa, está claro que España no está en Europa. Si estar en Europa significa que todo tu país, tus entidades públicas y tus políticos han rechazado desde el primer minuto d su existencia cualquier apoyo, soporte, a su pasado de dictadura, está claro que España no está en Europa. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • joanose joanose 17/07/16 09:02

      Y si cambias la palabra 'EUROPA' por la palabra 'DEMOCRACIA', verás que en España le llaman democracia pero no lo es, es otra cosa, pero no es Democracia, más bien dictadura que significa en España "que hago lo que me da la gana concentrando los 3 poderes".

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Segedano Segedano 16/07/16 17:32

    Hace tiempo que una idea ronda mi cabeza. Los responsables de la corrupción (¡ojo! no los culpables) son los militantes de cada partido corrupto. Cada partido, sus militantes, tendrían que tener a gala el denunciar a sus propios correligionarios corruptos, pues eso daría marchamo de decencia a dicho partido. Causa rubor ver cómo el PSOE acusa al PP y viceversa. Mientras no desterremos la máxima de que "mis corruptos" son mejores que los "tuyos" esto no tendrá solución. El problema sistémico de la corrupción sólo será solucionable en la medida que sea el propio partido el que tome medidas, antes que la Justicia o que otros partidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • EL REBELDE EL REBELDE 15/07/16 21:46

    Vamos a ver; los lideres políticos de Podemos , PSOE, y Ciudadanos , no se hartan de decir que lo que quieren es un tipo de política progresista , moderna y de igualdad para sentar la Democracia en España,y creo en sus intenciones ; entonces pienso ¿ porque no se ponen de acuerdo para gobernar y demostrar que se puede llegar a una sociedad mas justa ?. y olvidar los enfrentamientos, o es que ya empiezan a querer engañar a la sociedad a lo que tanto nos han acostumbrado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 15/07/16 16:36

    Un partido (el PP) que ademas de lo escrito por el sr. Sanchez-Cuenca, en cuatro años de gobierno con una mayoria capaz de lograr acuerdos y politicas de pactos para evitar la confrontación, ha logrado que todas las formaciones politicas parlamentarias tengan no solo serias dudas, tambien firmes convicciones para no darles su apoyo en la formación de Gobierno. Ha ido creando enemigos en vez de adversarios. Por eso el PSOE no le puede dar nunca su apoyo, y si los llamados barones del partido se lo plantean, sera el momento que el Secretario general, presente su dimisión, convoque un Congreso extraordinario, y se vea quien es quien.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AnaAida AnaAida 15/07/16 11:25

    Totalmente de acuerdo. Los demás partidos deberían pactar aunque fueran mínimos y por un plazo que permita legislar para llegar a un sistema realmente democrático, aparcando cualquier punto de desencuentro con tal de evitar que estos corruptos sigan en el poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jesc Jesc 14/07/16 23:24

    Ignacio, ha metido usted el dedo en la llaga. Más claro y mejor no se puede decir. Artículos como este deberían llegar a todo el mundo. Seguro que alguno de sus votantes, por un momento, sentiría un poco de vergüenza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.