x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Esto no es Bagdad, es Baton Rouge

Publicada el 14/07/2016 a las 06:00 Actualizada el 13/07/2016 a las 17:48
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Imagen de la manifestante frente a la policía que se ha compartido en redes.

Imagen de la manifestante frente a la policía que se ha compartido en redes.

EP/Reuters
La imagen de Leisha Evans es icónica: resistirá el paso del tiempo como ha resistido la de Rosa Parks sentada en un autobús en Montgomery, Alabama, tras negarse a abandonar un asiento "reservado para blancos". Sucedió el 1 de diciembre de 1955. No hace tanto tiempo: solo 61 años. Entonces, la población negra apenas tenía derechos; en algunos Estados del sur vivía sometida a un apartheid vitalicio.

También recuerda a la de Marc Ribaud tomada el 21 de octubre de 1967; en ella, la activista Jan Rose Kasmir ofrece una flor a una barrera de bayonetas. Hay imágenes que se nos duplican en el cerebro sin darnos cuenta y se transmiten de generación en generación.

Laisha Evans viste un vestido largo que en sus aberturas laterales permite ver ligeramente sus piernas: dos columnas de dignidad aferradas al asfalto de Baton Rouge (Luisiana), símbolo a su vez de la violencia policial extrema contra los negros en EEUU. En Baton Rouge murió Alton Sterling a manos de dos policías blancos.



La foto de Leisha Evans es de Konathan Bachman, de la agencia Reuters. La fuerza de la imagen está en el contraste: una manifestante negra, y por lo tanto peligrosa para la cultura policial dominante en EEUU, y la de una fuerza policial pagada por todos los ciudadanos sin importar su color disfrazada para la guerra. Después de ver la foto, que recoge el instante previo a la detención de Laisha Evans, no hace falta escribir una sola línea sobre el problema racial en EEUU.

Han pasado 61 años desde el desafío pacífico de Rosa Parks, se han aprobado leyes y derogado otras, pero el runrún racista subyace en el discurso dominante. Es ese tufo racista el que impulsa el odio de la extrema derecha a Barack Obama.

EEUU tiene un problema racial y otro de armas de fuego, que unidos resultan una combinación peligrosa. EEUU es un país que acepta que el negocio privado de unos pocos esté por encima de la vida de muchos, incluidos policías, como demuestra la tragedia de Dallas.

Las cifras son claras: número de personas muertas por la policía en EEUU: 428; en Francia, cinco; en Alemania, dos. Número de policías muertos cada año: 50 en EEUU; ocho en Francia; seis en Alemania: cuatro en el Reino Unido. Algo falla desde hace mucho tiempo, pero el negocio prima sobre los derechos de los ciudadanos.

El 4 de diciembre de 2014 publiqué en este espacio un texto titulado Fuerzas del desorden y brutalidad policial. Un año y medio después nada se ha movido. La policía estadounidense sigue aplicando una violencia desmedida para resolver asuntos en los que solo es necesario tener algo de cabeza.

The New York Times publicó esta semana esta información sobre otro problema: la impunidad. Manzanas podridas existen en todas las profesiones, incluidos los periodistas. Suelen ser las excepciones pese al ruido que conllevan. Cuando el grupo hace causa común en la defensa del delincuente, del abusador de la fuerza, con todos los presuntos que quieran, el grupo se transforma en culpable por contagio.

En España es muy visible en los casos de corrupción, o la campaña del FC Barcelona para defender a Messi, condenado por fraude fiscal. Nuestro clima ético está tan deteriorado que el cumplimiento de la ley nos parece un desafío intolerable.



Un día después de la muerte de Alton Sterling, hubo otra no menos absurda en Minnesota, la de Philando Castile. Su ¿asesinato? fue recogido por su novia, Diamond Reynolds, que tuvo el coraje de grabar y grabar mientras explicaba al agente que acababa de disparar sobre su novio, que lo único que intentaba hacer era mostrar su documento de identidad, movimiento del que advirtió al policía. El gatillo fácil debería campar en exclusiva por las películas del Oeste y no en amplias zonas de EEUU en las que la población negra es mayoritaria.



No solo es el gatillo fácil, es la cultura que se esconde detrás, una cultura de abuso sistemático de poder. Como se vio hace un año y medio en Ferguson, la policía antidisturbios se viste y arma como si fueran marines a punto de asaltar Faluya, ciudad iraquí próxima a Bagdad, varias veces cuna de la insurgencia islamista.

¿Es necesario portar fusiles de asalto? ¿Apuntar a los manifestantes como demuestran estas fotos del HuffPost tuiteadas por @Delo_Taylor el 9 de julio?

Oficinas de Cinfa

Cuando se pierden los principios en Irak, como ha demostrado el informe Chilcot en el Reino Unido, se pierden en todo el mundo, también en casa. No hay santuarios para la excepción, que siempre termina por ser la regla. Sin principios no hay libertad ni democracia ni esperanza, solo abuso e impunidad. Si esto es así, ¿en qué nos diferenciamos de los malos?

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • vel vel 14/07/16 18:47

    Me encanta leerte. Todo un placer

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Copito Copito 14/07/16 18:09

    Sobrecogedor !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/07/16 11:31

    "La foto recoge el instante previo a la detención de Leisha Evans...." ¿Qué ha sido de esta "icono"? Valoramos la imagen, lo que representó/a para el mundo entero. Pero, la acción la realiza una persona; de nuevo "una mujer" en esta "duplicación del cerebro, dándonos cuenta" ¿Y? ¿Dónde está Leisha? ¿Qué ha sido de ella? ¿No preocupa al mundo civilizado dónde está esta mujer que dio ejemplo al mundo, apareciendo ante las fuerzas policiales "pacíficamente" ante su detención? ¿No importa lo ocurrido a la persona Leisha? ¿Era la foto/noticia lo que interesaba/vendía? Reflexión: "negocio privado de unos pocos -en todo el mundo; nosotros los tenemos elevados a las mayores jerarquías- POR ENCIMA DE LA VIDA DE MUCHOS (toda la comunidad universal, somos sus posibles víctimas) Pero, las armas, por si mismas no cometen delito alguno, son el medio utilizado por, -en este caso "la policía estadounidense aplicando una violencia desmedida" Existen las armas, porque existen los criminales dispuestos a utilizarlas contra la vida del prójimo, los que dirigen a los criminales y los que gobiernan el mundo sometiéndonos al resto al terror. Y, además, países civilizados, "les rendimos pleitesía" Millones en todo el mundo, visionando por TV, como el Presidente negro "number one", asiste a los funerales en el Condado de Dallas, Estado de Texas, de los policías cruelmente asesinados en acto de servicio ¿Es consciente de que los crímenes perpetrados en EE.UU. por la policía, ascienden a 428 "record del mundo civilizado"? Y, los negros asesinados horas antes ¿merecen funerales y consideración de SU PRESIDENTE?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • MASEGOSO MASEGOSO 16/07/16 11:07

      DE acuerdo en todas tus aseveraciones. Esa y no otra es la cultura EE.UU. que va calando en Europa y en todo el mundo civilizado. Sólo nos falta el TTIP para que estemos a su altura de incomprensión, falta de civismo, intolerancia y, sobre todo, locura. Nos queda lo peor: Trump de Presidente USA. Aprovecho para agradecer la claridad de información del Sr,. Lobo. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • nicanor nicanor 14/07/16 11:17

    Genial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Falín Falín 14/07/16 10:50

    Ser negro en la ejemplar democracia americana, es muy peligroso

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • amparo st amparo st 14/07/16 09:28

    Todas las guerras en las que los estadounidenses han participado han sembrado el pais de seres perturbados y psicópatas, unos se convierten en lobos solitarios y otros en policias yo propongo menos armas y más terapias y Treme la maravillosa serie que David Simon hizo en N Orleans. Ramón porfa,aunque estés de vacaciones ven los jueves a mi desayuno, me gusta tanto leerte,aprendo tanto...gracias!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 14/07/16 14:26

      Estoy muy de acuerdo hasta en el adjetivo calificativo sobre lo que que dice de la extraordinaria serie Treme. En esa fantástica serie podemos ver con claridad lo que hicieron los Bush durante la crisis del Katrina que produjeron las terribles inundaciones en Nueva Orleans y el trato racista y criminal del gobierno con los negros. Para sobrellevar la rabia que produce lo que cuenta la serie podemos escuchar lo mejorcito de la música que se escucha en los locales de la ciudad interpretada por grandísimos músicos. En esta serie se expresa con claridad "LA TEORÍA DEL SHOCK". saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 14/07/16 00:24

    Estados Unidos, tierra de oportunidades, tierra de libertad...excepto si eres negro...y no juegas al baloncesto...o corres como un gamo...¿Para cuándo la revolución negra?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.