x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Trump y las Kardashian

Publicada el 04/08/2016 a las 06:00



Lo fácil es disparar contra Donald Trump, decir: está loco; incluso insultarle un poco: “idiota, imbécil”, o desearle todos los males posibles (no mortales) para que no sea presidente de EEUU. Calificarle de demente nos protege, es una manera de decir: no somos así; nosotros estamos cuerdos. Quizá sea hora de releer a Hannah Arendt y a su discípula Slavenka Drakulic (No matarían una mosca). Ambas exploran la banalidad del mal, cómo no nos es tan ajeno como pensamos y deseamos. No es un problema de cultura o educación, sino de oportunidad e impunidad.

Es un error en el que caemos muchos periodistas; el problema mayor no es Trump, él es solo un síntoma de la estupidez generalizada, como señalaba Max Boot en un artículo de opinión en The New York Times.

El problema es el partido que lo aupó y los millones de hooligans que lo siguen hipnotizados. Es un esquema viejo, que regresa de otras épocas no tan lejanas ni tan superadas: la fascinación por la simplicidad extrema. Es la misma que ha secuestrado el debate intelectual sustituyéndolo por las hermanas Kardashian, o peor: por los extremistas como Rush Limbaugh.




De todos los charcos en los que se ha metido Trump en estos meses, y han sido unos cuantos, el charco del capitán Humayun Khan es el más grave por dos motivos: es el primero como candidato oficial del Partido Republicano y porque ha faltado el respeto a la madre de un héroe de EEUU.

Khan, de religión musulmana, murió en Irak hace 12 años cuando trataba de repeler un atentado suicida. Le otorgaron el Corazón Púrpura y la Estrella de Bronce, dos de las principales condecoraciones que puede recibir un militar estadounidense. Está enterrado en Arlington, donde reposan los héroes. El objetivo del equipo de Trump no es pedir disculpas, sino esparcir más mierda sobre el muerto, al que llaman paquistaní-norteamericano. Para ello cuentan con los inmorales habituales, como el foxman Bill O'Reilly.

Los demócratas han olido sangre y se han lazado a la yugular del rival. Además de que puedan estar honestamente escandalizados, es su oportunidad política para dañar a Trump. Hasta el asunto Khan, las encuestas mostraban igualdad; ahora, pasada la convención demócrata, Hillary regresa a una ventaja de cuatro puntos. Pero todo esto es gaseoso, va y viene, como una moda. Nadie está seguro de lo que pasará el 8 de noviembre.




Es el momento de mostrar al gran público, el que vota, el que no sale en Twitter y en las demás redes sociales, el que está hartísimo de la clase política dominante, quién es Trump. Es una buena estrategia que debería extenderse en averiguar quiénes son los apoyos de Trump y por qué ha calado el rechazo a Hillary, a quien Trump presenta como el demonio. Hay un dato que no beneficia a los demócratas: los candidatos a la Casa Blanca no despiertan pasiones, solo les hubieran seleccionado el 9%

El que ha ido más lejos, de momento, ha sido el presidente Barack Obama, que ha realizado un llamamiento al Partido Republicano para que cambie de candidato porque este no está preparado para dirigir la nación. No es factible que eso ocurra, pero el dardo está lleno de intención: son muchos republicanos que consideran que Trump es un desastre que puede llevar al partido a una derrota histórica. Además de la presidencia de EEUU se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Otro rifirrafe, más reciente aún, le enfrenta con el speaker de la Cámara, Paul Ryan, también republicano, a quien no garantiza su continuidad en el cargo. Y está lo del bebé: “saquen ese niño de aquí”.




Algunos de los republicanos de siempre, los del partido clásico, conservador pero sin histrionismos fascistoides, han salido a dar la cara. Es el caso del senador John McCain, que ya sufrió comentarios ofensivos, como cuando Trump dijo poco menos que si lo había capturado el Vietcong, es que no era muy bueno como soldado.

En el vídeo una mujer que se presenta como la madre de un soldado pregunta al candidato republicano a vicepresidente, Mike Pence, cómo puede afirmar que Trump ha hablado con falta de respeto de un soldado y seguir como candidato a la vicepresidencia. Los abucheos apenas la permiten expresarse. La elección de Tim Kaine como candidato demócrata a la vicepresidencia tiene mucho que ver con todo esto; Hillary trata de atraer a los que no soportan a Trump, al centro republicano.

Sean Hannity, estrella de Fox News, un canal de noticias que en Europa estaría cerca del Frente Nacional de Marine Le Pen, ha salido en defensa de Trump y “en contra de la agenda política de la familia Khan”. Sobre este personaje televisivo, propagador del odio y racismo contra Obama, me quedo con esta reaparición estelar de Jon Stewart en el Show de Stephen Colbert, otro de los grandes de la televisión estadounidense. Parece que solo desde el envoltorio del humor se puede hacer información seria.


Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




37 Comentarios
  • Republicano1944 Republicano1944 05/08/16 15:45

    Aquí ya tenemos nuestro Mariano Trump=oso

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 05/08/16 11:15

    Sobre Catalunya. Tanto en tierras catalanas como en tierras vascas, a partir de la industrialización, se produce el fenómeno de la emigración española, pobre de solemnidad, que no encuentra pan y trabajo en su tierra de nacimiento. Este fenómeno económico produce dos hechos fundamentales, el mestizaje, que siempre es bueno, y el colonialismo cultural español muy favorecido por el régimen franquista en su idea de una única nación, una única cultura. Actualmente en tierra vasca la población de origen español o sus descendientes supera con más del 50% a la nativa. En el tema de la lengua propia, este colonialismo cultural español tiene como principal consecuencia el decaimiento de la lengua propia en beneficio de la dominante. Ante esta realidad objetiva solamente cabe lo que se llama discriminación positiva a favor de la lengua amenazada. La misma discriminación positiva que se suele utilizar en el caso del injusto trato histórico a las mujeres. Es lo que los políticos catalanes democráticos vienen intentando hacer con su lengua, encontrándose, claro, con la oposición furibunda de los partidarios del imperialismo español. En el tema económico es una evidencia empírica que la frase “España roba a Catalunya” tiene bastante sentido. Las cifras del déficit fiscal están ahí. El problema de estas frases tan sonadas es que no suelen ser exactas. En realidad no es España, los españoles, los que roban a los catalanes, son las oligarquías españolas las que roban una parte de la riqueza catalana. Si a esto se le añade el hecho de la corrupción general española, el sentir de los catalanes sobre el destino de sus dineros no debe de ser muy optimista. Repito lo de siempre : Todos los males mas gordos del actual estado español provienen del pacto con el fascismo en 1975 y siguientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • atocha atocha 08/08/16 15:29

      Los Pujol cuidan mejor los dineros...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • jorgeplaza jorgeplaza 05/08/16 16:30

      Le recuerdo que esto es un artículo sobre Trump y no sobre los cerros de Úbeda, por los que se ve que es usted muy aficionado a transitar. En todo caso y para acabar esta murga, le diré que la emigración de otros españoles a Cataluña (como a Madrid o al País Vasco) se produjo sencillamente porque la gente trata de ganarse la vida donde puede, que suelen ser las zonas ricas, y no como consecuencia de ningún tipo de deliberada colonización española ni quimera semejante, que solo tiene cabida en mentes calenturientas y desinformadas. Según lo que usted dice, por esa misma época (años 60 y principios de los 70) los turcos estaban poniendo en práctica su plan secreto de colonización de Alemania: se ve que a ellos no acabó de salirles bien del todo. Hala, a seguir bien.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • bidebi bidebi 05/08/16 11:13

    Sancho, yo no te rebatía la responsabilidad del pueblo alemán en todo lo que vino sucediendo, te rebatía tu afirmación tajante de que si votaban al partido nazi era un pueblo fascista. Y eso sigo creyendo que no es cierto. Como trataba de explicar las causas de ese voto son mucho más profundas y tienen mucho que ver con un pueblo que se sentía humillado y objetivamente fue humillado, como tantos otros pueblos, como el catalán o el vasco. Y la reacción ante una humillación colectiva tiene siempre consecuencias muy graves. El caso catalán es paradigmático. En tres años se pasa de votar regionalismo a votar independencia en seguramente la comunidad del estado mas moderna, mas culta y mas desarrollada. El independentismo, por ejemplo, es siempre una reacción ante el entorno que se considera no justo con lo propio. No se nace independentista, se hace como reacción al entorno. Pero volviendo a la Alemania de los años treinta, obviamente la responsabilidad del pueblo alemán es TOTAL con los crímenes que sucedieron. De la misma forma que la responsabilidad de los españoles es muy grande en que gobierno un partido neofranquista que además está absolutamente podrido. De la misma forma que la responsabilidad de los españoles es muy grande en que la tortura en España fuera cosa habitual o que según las encuestas la mayoría de españoles aprobaban la existencia de los GAL. Por cierto, el porqué una organización armada como ETA duró cincuenta años también se debería analizar. Pero en definitiva, evidentemente que el voto conlleva responsabilidades. Yo lo que intentaba es diferenciar responsabilidades de ideologías. Y es muy importante lo que dice Bacante : juzguemos siempre los hechos históricos sobre el contexto en que nacieron y se desarrollaron.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 06/08/16 20:21

      Muy interesantes tus aportaciones, bidebi. Tanto el tema del voto que lleva al poder a unos u otros y la responsabilidad de los votantes, como el asunto de Alemania, así como el actual "asunto" de Catalunya me interesan mucho. Gracias. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 04/08/16 20:25

    Sin entrar en el debate, yo he creído toda la vida, por lo que a los propios catalanes he escuchado, que su lengua materna era el catalán, como la lengua materna de los vascos es el euskera. Pero estaré equivocado, seguro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 04/08/16 21:34

      Depende de qué entiendas por catalanes. Si catalanes son los empadronados en Cataluña, que es lo que yo creo, resulta que la lengua materna de la mayoría es el castellano, no el catalán. La razón, evidentemente, es que son emigrantes del resto de España o hijos de emigrante. Según la Wikipedia, citando a la Generalidad: "Actualmente, el castellano es la lengua materna, la lengua habitual y la lengua de identificación mayoritaria entre la población de Cataluña. Según una encuesta realizada por la Generalidad de Cataluña en 2013, el castellano es la lengua materna del 57,58% de los ciudadanos censados mayores de 15 años, mientras que el catalán lo es de un 33,46%,..." Como ves, la mayoría es muy clara... a favor de los castellanoparlantes. El artículo completo es éste: https://es.wikipedia.org/wiki/Idioma_espa%C3%B1ol_en_Catalu%C3%B1a. Las apariencias engañan y los independentistas, más. Por eso le decía yo a "bidebi" que los hechos (no los mitos) son muy tozudos. Y por eso mismo los ocultan. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Sancho Sancho 04/08/16 23:58

        No voy a entrar en un debate de los sentimientos en el que no estoy de acuerdo con Ud. No lo hago porque ahora me da pereza volver a repetir lo que me parecen obviedades, y a Ud. lo mismo pero en sentido contrario, seguramente. Pero creo que no se puede negar la represión sufrida por Catalanes y Vascos e incluso gallegos, pero de los que se ha hablado menos, en tiempos del franquismo, por el mero hecho de hablar catalán. Es historia, no son invenciones. Y las presiones que en la democracia se han levado a cabo en algunos asuntos (En el tema de la lengua, por ejemplo) por parte de la ultraderecha nacionalista española, también han sido evidentes. Y por último recordarle la cacicada que de lugar a la actual crisis entre Cataluña y el gobierno, que no el estado. La impugnación del Tribunal Constitucional del Estatuto de autonomía catalán. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • jorgeplaza jorgeplaza 05/08/16 05:30

          Me he limitado a señalar dos hechos objetivos: la lengua materna de los censados en Cataluña es, por una mayoría muy clara, el español; pese a lo cual, no existe un sólo colegio en Cataluña en el que la enseñanza se haga en castellano. También he citado un par de economistas catalanes que han desmontado la cantinela del injusto trato fiscal a Cataluña, asunto más conocido como "Espanya ens roba". Como es normal cuando se apagan faroles, los faroleros han decidido, pese al calor reinante, darse un paseo por el campo andaluz: por los cerros de Úbeda, más concretamente.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • karls sanchz karls sanchz 04/08/16 19:58

    Sabeis donde está la  CUNA  del hombre moderno (homo sapiens)  ? En Africa,... vale que si el pueblo catalan, el pueblo vasco, el (catolico e imperial) pueblo español, la raza aria,... pamplinas, queramos o no, todos tenemos las mismas pulsiones vitales procedamos alla donde nos encontremos, habida cuenta que no nacemos donde nos "apetecederia". Salud y republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 04/08/16 19:08

    2/2 Cualquier persona un poco informada sabe que la capitalidad de un estado supone un gran incremento de ingresos por gastos de la administración y por sede de muchas compañías estatales y multinacionales. Siendo esto así, en realidad el déficit fiscal de Catalunya es cuatro veces mayor que el real de Madrid. Por cierto, la solidaridad o es voluntaria o es impuesta y deja de ser solidaridad. “Solidaridad” impuesta que mucha de ella va destinada a la corrupción española y otra parte va destinada a la corrupción propia de algunos catalanes. (Por cierto, ¿es usted tan solidario con el vecino pobre o la solidaridad solamente la pide a los catalanes para pagar la corrupción?). Con lo que muchos catalanes saltan de alegría pensando a dónde va su dinero. En cuanto al tema de las lenguas, tema preferido del ultra nacionalismo español, vuelva a demandar al estado por no cumplir un mandato constitucional en Catalunya en el derecho a la lengua castellana. Pero no lo haga porque lo que usted dice es falso y lo sabe. De la misma forma que omite la existencia de una lengua prohibida durante decenios u omite la realidad de una ciudadanía emigrante de habla castellana que tuvo que emigrar porque España no le daba ni el pan. Omite tanto y falsea tanto, en su enfoque sectario, que no se le puede tomar en consideración.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 04/08/16 20:11

      ¿Como puede usted tener la desfachatez de negar que es imposible encontrar un colegio en toda Cataluña en la que se enseñe en español? Se enseña, y gracias, la asignatura de castellano, que es algo muy distinto a enseñar en español y eso que, lo repito porque parece que no se quiere usted enterar, Cataluña es una región en la que la mayoría de sus habitantes tienen el español y no el catalán como lengua materna. Como todos los fanáticos, niega usted la realidad y es precisamente por esa característica por la que mejor se los conoce. Ningún estudio imparcial de la economía atribuye esos tremendos desequilibrios en contra de Cataluña que las plañideras independentistas dicen que existen. ¿Por qué no lee usted a Llorach y Borrell, que no sé quién me ha contado que son catalanes, pero niegan de arriba abajo todas las falsedades que usted defiende?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • idiotwind idiotwind 04/08/16 18:29

    La fascinación por la simplicidad y la ausencia total de contraste de ideas, también aplicable al partido demócrata, por cierto. Creo que has dado en el clavo. Muy buen análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 04/08/16 15:45

    2/2 Aunque no tiene nada que ver, en el actual estado español nos encontramos con otro pueblo humillado de forma constante –el catalán- que reacciona con el independentismo porque lógicamente no quiere seguir siendo humillado y no ve otra salida. Qué decir del caso vasco o el caso irlandés que durante años emplearon la violencia por unos sentimientos de pertenencia que les eran negados. ¿Es que todos eran asesinos en potencia?. A este factor de humillación añadimos otros factores como los del miedo, de la pobreza o de la entrada de emigrantes en una gran crisis económica, y tenemos el campo abonado para la manipulación de masas para lo que se quiera. Trump no es mas que otro gilipollas-listo que acude a la llamada de las necesidades sentimentales de su electorado. De la misma forma y con los mismos ingredientes en Europa crece peligrosamente la extrema derecha. Por eso, precisamente, la educación para racionalizar las cosas es un asunto altamente peligroso. Porque hace ciudadanos que piensan y racionalizan la realidad, cosa que pocos políticos desean. Educación que está reñida con el mensaje lo más simple posible para una asimilación rápida, como bien dice Ramón Lobo. Sin los sentimientos, muchas veces irracionales, pero totalmente legítimos, los políticos serían muy poca cosa. Pero es que no hace falta ir a la Alemania de los años treinta o a la España del franquismo, es que en la España del s.21 se sigue practicando el mismo sistema de manipulación de masas. Anticomunismo y unidad patria fue el eslogan del golpe del 36 y el eslogan, por lo menos, sigue vigente ochenta años después. Y se compra por bastantes millones de españoles, educados en el franquismo, en los que prevalece el sentimiento metafísico de unidad. Sentimiento que acarreó una guerra con cientos de miles de muertos y huidos, junto con una represión de cuarenta años de carácter fascista. O sea, mejor miramos la viga en nuestro ojo. (Perdón por lo extenso).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 04/08/16 22:02

      Extenso,  pero muy interesante . 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • jorgeplaza jorgeplaza 04/08/16 17:34

      Nunca he sabido bien qué demonios es eso del "pueblo": ni el catalán, ni el español, ni ninguno. Sé lo que es el electorado o, hasta cierto punto la ciudadanía, pero el pueblo no suele ser más que lo que el interesado que utilza su nombre (en vano) quiere que sea. La población, la ciudadanía o el electorado catalán no están humillados. Económicamente no, desde luego: acabamos de saber que Madrid contribuyó en 2013 (últimos datos publicados) el doble que Cataluña a la solidaridad interregional (http://cincodias.com/cincodias/2016/08/02/economia/1470153701_131150.html) y de Madrid no ha salido una queja. Culturalmente, tampoco se ve la humillación por ningún lado: baste recordar que a un chico español en edad escolar que tenga la desgracia de que su familia tenga que trasladarse a Cataluña en mitad de sus estudios le será imposible encontrar un colegio en que le enseñen en español, supuestamente el idioma común a todos los españoles y se verá obligado a apañárselas como pueda, pero en un idioma que no es el suyo: ¡y eso a pesar de que la lengua materna de la mayoría de los empadronados en Cataluña es el español y no el catalán! Eso sí, llorar se les da de miedo a muchos independentistas y asimilados. Pero por mucho que se llore no se tiene razón: los hechos son muy claros y muy tozudos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • bidebi bidebi 04/08/16 19:05

        Si usted no sabe lo que significa pueblo debería de pedir la suspensión de la institución del “Defensor del pueblo”. En cualquier caso vaya al diccionario o a una enciclopedia para ilustrarse, si no es ya demasiado tarde. Supongo que tampoco sabrá el significado de nación y supongo que negara la existencia de un estado plurinacional porque estará convencido, desde la ideología franquista, de un estado uninacional. Por eso le digo que quizás es ya un caso perdido. Porque solamente un caso perdido puede negar la humillación política a la nación catalana con su estatuto de autonomía, aprobado por catalanes y españoles, pero anulado por un tribunal de cuatro señores, creo que militantes de bandera roja, previa demanda de un partido que luchó contra el fascismo durante cuarenta años de forma heroica. Humillación que durante muchos años prohibió hasta el idioma catalán o que la llamada “democracia” no defendió como debiera, si no todo lo contrario, la cultura, el idioma y la idiosincrasia catalanas. Humillación también en su déficit fiscal que está calculado en 16 mM€ que hace que los catalanes paguen mucho más de lo que reciben lo que les hace imposible un desarrollo acorde con su producción. Humillación es también que desde el analfabetismo económico se tenga las narices de comparar el déficit de una capitalidad como Madrid al déficit de una comunidad que supone mas del 21% del pib español.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • bidebi bidebi 04/08/16 15:44

    Discrepo de Sancho en cuanto a que un pueblo que vota fascista es un pueblo fascista o que el pueblo alemán cuando votó a Hitler lo hizo con todas las consecuencias. (Es difícil ser algo sin saber lo que es ese algo). Hay una cosa que se suele confundir a menudo y es la infravaloración de la supuesta racionalidad y la desvalorización de los sentimientos. Mi opinión es que el factor sentimental, en muchas ocasiones, prevalece sobre cualquier razonamiento. De la misma forma que creo que nuestra respuesta a cualquier situación que se nos presenta es mas fruto de nuestro instinto que se sitúa en nuestra biblioteca cerebral, producto de años de vivencias, que de nuestra deliberación mental desde la racionalidad. Actuamos muchísimo más por instintos y por sentimientos que por razones. El asunto importante es que dictadores, fascistas, militares y demás ralea a lo largo de la historia han sabido perfectamente cómo reacciona un pueblo ante determinados estímulos. Estímulos que son aplicados de forma minuciosa sabiendo, en el momento oportuno, cuáles son las necesidades sentimentales a los que van dirigidos. En el caso del pueblo alemán votando a Hitler nos encontramos ante un pueblo humillado por Versalles y un pueblo altamente empobrecido por la Gran Depresión. No hace faltan sesudos análisis para comprender que necesitaban un “salvador”. Hitler lo comprendió perfectamente y acudió. Eso no quiere decir para nada que los alemanes fueran fascistas o supieran que se iban a quemar judíos. El problema cuando uno vota a estos salvadores es que poco a poco uno asume los cadáveres que van quedando en el camino por una causa final que se considera de valor superior. En realidad lo que se hace es cumplir con la regla fundamental del ser humano desde siempre y que es seguida por las mayorías : El fin siempre justifica los medios. Esta humillación de los pueblos, como en el caso alemán, siempre tiene consecuencias catastróficas. Pero es evidente que no se resuelve la humillación llamando fascistas a los humillados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 04/08/16 23:48

      Respecto al al "debate" sobre la responsabilidad o no de los pueblos sobre sus apoyos a unos u otros personajes cuyas consecuencias luego han pagado con sangre...En el caso de Hitler no puedo estar de acuerdo con Ud., aun valorando en mucho su comentario y teniendo en cuenta sus consideraciones. Pero es que Hitler ya era muy popular, y era ya un líder de masas al que cada vez más gente aclamaba, incluso muchos de los que no le votaron en las elecciones que perdió, y que comunistas y socialdemócratas no pudieron aprovechar por su dispersión debida a las presiones, represiones nazis y divisiones internas. No se puede mantener que los pueblos, los votantes, si se quiere, son inocentes y no tienen ninguna responsabilidad por lo que votan y por a quién alcen al poder. Todos los días había persecuciones a los judíos; todos los días asesinaban con impunidad a miembros de la izquierda; cada día se veían desfiles militares de las hordas nazis; todos los días se destrozaban, incendiaban, se cerraban locales de todo tipo regentados por ciudadanos judíos...Primero no se inmutaron el resto de ciudadanos; más tarde tomaron parte en los Progromos contra sus vecinos judíos...Es sabido el espanto de los militares y civiles que llegaron primero a los campos de exterminio austriacos y alemanes y comprobaron los crematorios...Y entrevistaron a cientos de personas que vivían en las inmediaciones de los campos y les preguntaban que cómo era posible que no vieran nada, que no supieran nada..No es posible ser inocente ante tanta monstruosidad...Los trenes de la muere; los barrios vaciados de miles de judíos...Nada de lo que pasó hubiera sido posible sin la colaboración activa del resto de la población, porque esos crímenes ocurrían delante de todos...Todos lo sabían todo. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 05/08/16 01:27

        Muy bueno,  Sancho.  Me muero de cansancio pero voy a intentar responder algo.  La tentación de "comprender" y excusar la responsabilidad,  en este caso,  de las atrocidades de los alemanes,  siempre salta en cualquier discusión.  No se puede decir mejor de cómo tü lo has dicho y tendríamos que tomar buena nota.  Se pueden  entender el miedo y la cobardía,  pero COBARDIA  sin ambages, o como decía alguien,  "débilidad". Puede uno preguntarse cuál habría sido la propia reacción de encontrarse allí,  a lo mejor muy joven y rodeado de amigos y familiares nazis. Pero aunque la respuesta aterre,  no hay excusa que valga. Somos absolutamente responsables de nuestros actos y decisiones y lo somos hasta de nuestras tendencias. Y subrayó RESPONSABLES.  La culpa la dejo para los confesionarios .  

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • LF LF 04/08/16 13:13

    Ramón me quedo con dos palabras para resumir el "efecto" o "defecto", Trump, Siplicidad extrema, que anotas. Ahora bien a la hora de buscar ejemplos para efectos similares, apunto de dejar Alemania y a Hitler en su sitio, y pensar en los que pasó aquí durante los años del Franquismo, las entradas bajo palio en recintos de culto, las apariciones en los balcones del Palacio de Oriente, las manifestaciones del sindicato del 1º de Mayo, no tenian la Fox, pero estaban el Arriba, El Alcazar, Radio Nacional, etc. etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión