x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

La banalización del antisemitismo

Grupo BDS País Valencià
Publicada el 02/09/2016 a las 06:00 Actualizada el 01/09/2016 a las 23:02
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Este artículo es una respuesta a la tribuna que Isaac Querub publicó en el diario 'El País' el pasado 23 de agosto. Fue enviado a la redacción de ese diario dos días después, el 25 de agosto. Por medio de su director de opinión, José Ignacio Torreblanca, 'El País' nos trasladó su negativa a publicar la respuesta y nos propuso publicar una carta al director, alegando que ese formato se ajustaba mejor al contenido de nuestro texto. Debido a la imposibilidad de contestar a Querub en un espacio tan corto, rechazamos la propuesta y ofrecimos reducir el artículo a 740 palabras, límite que el propio diario marca en sus normas para escribir una tribuna corta. 'El País' reiteró su negativa a publicar el artículo, incluso reducido, aduciendo esta vez problemas de “programación y espacio”.

Habida cuenta de las graves afirmaciones que Querub escribe sobre nosotros, acusándonos incluso de “odio antisemita”, consideramos una falta de ética periodística que 'El País' nos haya negado la posibilidad de contestar en igualdad de condiciones. Sólo podemos pensar que las auténticas motivaciones de 'El País' están más relacionadas con su línea editorial sobre Israel que con la extensión de nuestro artículo.

Agradecemos a la redacción de
infoLibre que nos dé la oportunidad de contestar al artículo de Querub. Gracias a ellos, nuestra respuesta no queda completamente silenciada por la maquinaria de los medios corporativos.

__________


Leímos sin ninguna sorpresa el artículo que Isaac Querub nos dedicó el sábado 23 de agosto en una tribuna de este diario [El País], a propósito de la polémica alrededor de la actuación del cantante estadounidense Matisyahu en el festival Rototom del año pasado.

No sorprende el contenido, porque la tesis de Querub se limita a repetir el mantra que ya han esgrimido otros tratando de criminalizar al movimiento BDS: el activismo contra el colonialismo y el apartheid israelíes, si es lo suficientemente eficaz para asustar a quienes lo sostienen o lo apoyan, cae irremediablemente en el antisemitismo, una forma tan execrable de racismo como cualquier otra.

Tampoco sorprende el tono maximalista en alguien que, como Querub, no tuvo ningún reparo en calificar de “defensiva” la brutal acción que el ejército israelí lanzó en el verano de 2014 contra la población civil palestina de Gaza. O que definió como “defensores de Hamas” a todos los que se manifestaron contra una acción que incluyó el bombardeo deliberado de hospitales, escuelas y refugios para civiles, que costó la vida a más de 2100 palestinos, de los cuales más de 500 eran niños, y que el propio Richard Falk, relator especial de la ONU para los Derechos Humanos calificó como “violación masiva del derecho humanitario internacional”.

En su artículo, Querub se pierde en argumentos falaces, confusos en el mejor de los casos, para llegar a la conclusión de que Matisyahu fue criticado por su condición de judío.

Una de las razones de nuestra crítica a la inclusión de Matisyahu en el Rototom fue su participación en una gala de recaudación de fondos para el ejército israelí. Querub nos acusa de atribuirle la condición de integrante del ejército. Nada más absurdo. Simplemente, no consideramos ético que alguien que pone su música al servicio de un ejército que ataca indiscriminadamente a civiles actúe en un festival que tiene como bandera la paz y los Derechos Humanos.

Más adelante, Querub usa nuestra crítica al apoyo de Matisyahu a Yossi Dagan, un prominente líder político colono en los Territorios Ocupados Palestinos, para concluir que desde el BDS País Valencià consideramos asesinos a todos los colonos.

Dejando a un lado lo absurdo del razonamiento, Querub parece afirmar con esta conclusión que el apoyo de Matisyahu a la colonización israelí solo sería discutible si todos los colonos fuesen asesinos. Resulta triste, en pleno siglo XXI, tener que recordar a quien nos acusa de racismo que la colonización en sí misma es una de las peores formas de racismo que existen. Expropiar a los palestinos sus tierras, expulsarlos de ellas por la fuerza y derribar sus casas para construir colonias étnicamente puras, libres de palestinos. Eso es racismo.

Yossi Dagan, por cierto, no es nombrado por Querub en su artículo. Debe resultarle embarazoso desvelar el apoyo de Matisyahu a un líder político supremacista que exige al gobierno israelí, con bastante éxito, medidas tan racistas como la prohibición de que los palestinos puedan circular por las mismas carreteras o en los mismos medios de transporte que los judíos. Tampoco menciona Querub las declaraciones de Matisyahu justificando el asesinato a manos del ejército israelí de 10 activistas civiles en la flotilla que trató de llevar ayuda humanitaria a Gaza en 2010.

La identidad étnica, nacional o religiosa de Matisyahu es totalmente irrelevante. Hemos participado en iniciativas similares para que cantantes de múltiples identidades no normalizasen la imagen del apartheid israelí.

Querub haría bien, antes de acusarnos de racismo, en recordar los tres únicos objetivos del BDS, un movimiento pacífico inspirado en el boicot que contribuyó a la caída del régimen de apartheid en Sudáfrica:

  1. Cumplimiento de la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU (retirada de Israel de los Territorios Ocupados Palestinos)
  2. Cumplimiento de la resolución 194 de la Asamblea General de la ONU (reconocimiento del derecho al retorno de los refugiados palestinos)
  3. El fin de la discriminación que sufren los palestinos que aún viven en Israel. 

Quien no acepte la justicia de esos objetivos, basados en el cumplimiento del Derecho Internacional y en los Derechos Humanos más básicos, debería preguntarse en conciencia qué hace acusando de racismo a quienes los reivindican.

Cada vez más asociaciones civiles judías en todo el mundo, hartas de ser instrumentalizadas en beneficio de la política de ocupación, colonización y apartheid que practica Israel, respaldan al movimiento BDS. Valgan como ejemplo Jewish Voices for Peace (JVP), Union Juive Française pour la Paix (UJFP), International Jewish Anti-Zionist Network (IJAN) o los supervivientes del Holocausto que en 2014 hicieron público un comunicado de apoyo al BDS.

El uso indiscriminado de la palabra “antisemita” contra todos aquellos que nos oponemos activamente al apartheid israelí no contribuye en nada a la lucha contra el antisemitismo real; por el contrario, lo banaliza. El Sr. Querub, mejor que muchos, debería ser consciente del peligro que esconde esa banalización.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Vilar de Lara Vilar de Lara 07/09/16 01:49

    Como pude apreciarse abajo, el lobby sionista no descansa. Aunque hay que reconocer que en este caso su nivel de contestación es ínfimo, tanto en cantidad como en calidad argumental. Recurrir a la manida y falsamente atribuida intención de querer “destruir el Estado de Israel”, así como al recurso de confundir interesadamente antisionismo con antisemitismo (¡como si los árabes no fueran también semitas!), simplemente ya no cuela. Ni cuela la manipulación que busca confundir la parte con el todo, ni cuela la utilización de las víctimas de ayer por parte de los verdugos de hoy y de sus cómplices. Ni cuela ya la omnipresente explotación de "Industria del Holocausto" (lucrativas indemnizaciones; best-sellers y películas siempre en vitrina y cartelera, con premios siempre a la mejor propaganda…). Una industria que ya fuera documentada y denunciada hace años por Norman Finkelstein, un judío honesto cuyos padres sufrieron la terrible realidad del gueto de Varsovia y que, pese a la tremenda represión profesional sufrida (ha sido apartado de  sus actividades docentes universitarias) nunca dejó de denunciar la verdad histórica y la evidencia de unos hechos que ante nuestras propias narices se quieren ocultar y tergiversar. Para otro momento dejaremos el larguísimo catálogo de atrocidades de los sucesivos gobiernos sionistas contra el sufrido y digno pueblo palestino, así como la no menos extensa relación de resoluciones de la ONU sistemáticamente incumplidas por Israel. Entre tanto, toda mi solidaridad con el movimiento BDS, esto es, con el Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel como respuesta a la ocupación, al apartheit y al genocidio practicados contra los palestinos. BDS, con “B” de “boicot” ¿En ausencia de una verdadera Justicia Universal y reducidos más o menos al papel de consumidores qué otra cosa podríamos hacer? Que cunda el ejemplo y muchas gracias a InfoLibre por su valentía al publicar el censurado artículo del grupo valenciano.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JRRiudoms JRRiudoms 07/09/16 10:45

      Buenas, soy el del lobby que no descansa jamás... Como decía el poeta: "Lo bueno, si breve, dos veces bueno". No me ha respondido si los del BDS tienen en mente hacer una declaración pública dónde se exponga el derecho de Israel a existir. No es mucho pedir, pero por lo que se ve sería algo demasiado breve. No me atribuya, Vilar de Lara, cosas que no he expuesto: No he querido confundir con el antisemitismo o el antisionismo, más que nada porque no he nombrado a ninguno de los dos (si desea hacer comentarios largos, esa es su tarea, pero le pido que no me incluya en sus filias y fobias). Para ir terminando, un cuento (que no lo es tanto): "Jehová, cuando nos creó, nos hizo con dos ojos y dos orejas: para ver y escuchar las dos versiones contrapuestas. Y una sola boca para argumentar una vez hayamos visto y oído las dos versiones del conflicto". Para terminar: ¿los de BDS hablaran alguna vez de las "sombras" de los gobiernos de Hamas o de la dictadura ejercida por del rais Arafat en los territorios de Cisjordania? (Acuérdense que más de un capitoste del Estado de Israel lo han hecho sentar en el banco de acusados de una sala judicial israelí. Quizá no sea la "verdadera Justicia Universal" que los jesuitas y sus amigos de BDS quisieran, pero es algo mejor que los escudos humanos que utiliza Hamas para justificar sus fechorías. Se me olvidaba: ¿la "B" es de "boicot" o de "burro"? Atentamente

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • JRRiudoms JRRiudoms 05/09/16 18:35

    Para ser honestos, encuentro a faltar en los objetivos de BDS uno de muy importante: el reconocimiento de la resolución internacional de la creación del Estado de Israel y de un Estado palestino [Estado palestino que los Estados árabes nunca han querido ni permitido]. Mientras los de BDS y otra gente tan solo tenga el discurso de destruir el Estado de Israel (fundamentándose su argumentario en algunas falacias que este artículo expone), para mi serán parte del ejército jesuítico de siempre. Atentamente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 04/09/16 15:57

    Ni puto caso a lo que digan los nazi sionistas. Sólo combatirles.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • albertreye albertreye 02/09/16 21:40

    a mi que unos genocidas que practican el exterminio contra los palestinos me llamen antisemita pues hasta me enorgullece, en realidad soy antisionista pero a ellos les interesa mas antisemita así nos tachan a todos de racistas ya que engloba a todos los judios en su discurso, un discurso más que manido pero que la prensa occidental esta , y esta (créanlo) obligada a publicar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elvizca elvizca 02/09/16 17:56

    Siguen erre que erre con el termino antisemita porque están a gusto y le sacan mucho partido al siglo XIX./// De Wikipedia refiriendose al origen en su parrafo primero "El término «semita»1 hace referencia a los pueblos citados en la Biblia, descendientes de Sem, Segundo hijo de Noé, en referencia a que Jafet era el hijo primogénito (Génesis 10:21) y Cam el menor (Génesis 9:24). En el libro del Génesis (el primero de la Biblia) se encuentra la narración del Diluvio universal y en ella está la «tabla de las naciones», donde se hace referencia a la genealogía de los semitas. Los antiguos pueblos de habla semítica incluyen a los habitantes de Aram, Asiria, Babilonia, Siria, Canaán —incluidos los hebreos— y Fenicia."// Para seguir leyendo: https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblos_semitas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 02/09/16 08:16

    Pues el peligro está claro. Y es que gente como yo ha pasado de tener simpatía por los judios por el Holocausto a considerar a Israel un Estado asesino y sentirse cada vez más antisemita. Además de a tenerles miedo, porque lo controlan todo. Como ejemplo la columna en Público de Eugenio García Gascón, a quien en los comentarios responden barbaridades desde lo que claramente debe de ser una oficna del Mosad encargada de difamar a periodistas que, como en este artículo, osan criticar las actitudes racistas (como poco) de judíos y su Estado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.