X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Apuntes y posibles derivadas del 25S

Publicada 26/09/2016 a las 06:00 Actualizada 26/09/2016 a las 09:03    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 96

Alberto Núñez Feijóo en Galicia e Íñigo Urkullu en Euskadi seguirán gobernando cómodamente tras haber reforzado este domingo las mayorías que ostentaban. Se confirma de nuevo aquella sentencia del maquiavélico Giulio Andreotti: “El poder desgasta [sobre todo] a quien no lo tiene”. Los resultados del 25S no suponen, como era previsible, cambios profundos en el tablero de la (in)gobernabilidad del Estado. Pero alimentan nuevas expectativas y destruyen otras. Que en Galicia se haya consumado (en votos con un empate en escaños) el sorpasso de las alianzas de Podemos sobre el PSOE o que en Euskadi las fuerzas constitucionalistas sigan perdiendo apoyos son datos que tendrán, o deberían tener, consecuencias en la política estatal.

1.- Acertó Feijóo. El presidente gallego repite su mayoría absoluta. Hilvanó la campaña empeñado en esconder en lo posible la marca PP y el nombre de Mariano Rajoy, con el que sólo se permitió coincidir en el acto final, por si acaso la factura de la corrupción salpicaba incluso en feudos de la máxima fidelidad al partido. Bastante tarea tenía Feijóo con huir de las sombras que le persiguen por sus relaciones con algún condenado por narcotráfico o por mantener en sus filas a personajes dudosos como el ourensano Baltar. Y acertó al pedir insistentemente el "voto útil" a los 133.000 electores que en las generales apoyaron a Ciudadanos. Sabía que, si contenía esa fuga y movilizaba a los suyos con el discurso del miedo, la nave del PP resistiría. Lo ha conseguido. Mariano Rajoy utilizará este resultado para reivindicarse a sí mismo como triunfador, pese a que lo indiscutible a día de hoy es que Núñez Feijóo gana puntos precisamente como posible sucesor de un Rajoy en declive.

2.- Tercera derrota de Pedro Sánchez. No se presentaba, pero los candidatos socialistas en Galicia y en Euskadi eran apuestas suyas, muy especialmente el gallego Xaquín Fernández Leiceaga, discutido por referentes de mucho más peso en el PSdeG. Pedro Sánchez defendió los resultados de las dos últimas elecciones generales aferrándose a la tesis de que "pudo ser peor". Difícilmente esta vez le servirá. Este mismo lunes se reúne la Permanente de la Comisión Ejecutiva, y aunque en ella figuren casi todos sus leales, tendrá que escuchar, seguro, los análisis de las voces críticas, que sitúan en el Comité Federal del próximo sábado la madre de todas las últimas batallas en el seno del PSOE. Es muy posible que ese Comité tenga más consecuencias para la situación política general que las propias elecciones de este domingo.

3.- El PNV no necesita al PP. Si a Rajoy le quedaba alguna mínima esperanza de “cambiar cromos” con el PNV para lograr su apoyo en Madrid, este domingo se ha esfumado. Íñigo Urkullu, que había insistido en que su partido no se prestaría “en ningún caso” a facilitar la investidura de Rajoy, ha visto premiada su gestión de gobierno, y le basta con el apoyo puntual de un PSE debilitado para sumar la mayoría absoluta. La diferencia de sistema en la elección de lehendakari permite además que sea mucho más fácil en Euskadi ser investido en minoría desde la segunda votación.

4.- Euskadi sigue alejándose. Los datos que ofrecen las urnas en el País Vasco indican que la sangría de votos de las fuerzas autodenominadas constitucionalistas continúa. Para el PSE es una debacle pasar de 16 a 9 escaños, los mismos que obtiene el PP (gracias sobre todo a la sobrerrepresentación alavesa, feudo además de uno de los exministros de Rajoy con mejores credenciales de moderación, Alfonso Alonso). Ciudadanos no ha conseguido obtener siquiera representación. EH Bildu ha resistido como segunda fuerza y las alianzas de Podemos se estrenan en el Parlamento de Vitoria con 11 escaños. Más allá de éxitos y fracasos partidistas, lo cierto es que PP, PSOE y Ciudadanos tienen la obligación de reflexionar sobre ello. La vía moderada del PNV, que ha marcado diferencias claras con la hoja de ruta soberanista de Cataluña, no oculta la cuestión de fondo: el modelo territorial español necesita una revisión a fondo, y no admitir que se trata de una cuestión política que exige soluciones políticas es empeñarse en que la brecha siga ampliándose.

5.- El ‘sorpassiño’ de En Marea. Aunque no en escaños, lo cierto es que En Marea ha superado en votos a los socialistas gallegos, y ese logro para una formación que hace cuatro años no existía es un éxito rotundo. A veces, la administración de las victorias es tan compleja como la de los fracasos. Que en los últimos días de campaña se hicieran visibles y sonoras las discrepancias sobre estrategia y proyecto entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón no sentó nada bien en las mareas gallegas. Por muy diferente que sea (y lo es) el modo de debatir entre los actores de la nueva política, a nadie se le escapa que una imagen de división a cuatro días de unas elecciones es un disparo en el pie. Y este éxito de En Marea, en el que ha sido clave la contribución de la Anova de Xosé Manuel Beiras, sería muy simple atribuirlo a la marca Podemos. De cara al ‘Vistalegre’ pendiente para principios de año, Podemos no sólo tendrá que resolver sus apuestas de futuro, sino también asumir su dependencia fundamental de los éxitos de sus aliados en Cataluña, en Valencia, en Euskadi o en Galicia.

6.- Ciudadanos se difumina.
Albert Rivera es el líder nacional que más kilómetros ha hecho en las últimas dos semanas. Obtener representación en Galicia y en Euskadi era clave para mantener la imagen de una fuerza no coyuntural. Especialmente habría sido un éxito que Feijóo necesitara apoyarse en Ciudadanos para mantenerse en la Xunta. Rivera ha fracasado, y junto al PSOE es sin duda el más perjudicado de este 25S. Es obvio el temor a que lo ocurrido en Galicia se repita a escala estatal en las futuras generales: que el PP logre recuperar los apoyos que se fugaron hacia Ciudadanos con el argumento de que “son votos perdidos”. De hecho, Rivera reúne todas las papeletas para ser la opción más perjudicada en caso de una repetición de elecciones. Su veto absoluto a cualquier acuerdo de gobierno en el que figure Unidos Podemos es uno de los motivos claros del bloqueo político al que asistimos desde el 20D, a pesar de los esfuerzos de Rivera por situar los focos de la responsabilidad de ese bloqueo en PP y PSOE.

No es un tópico repetir que los resultados en unas elecciones autonómicas no son extrapolables a unas generales, o viceversa. Los estudios más fiables, como recordaba hace unos días la socióloga Sandra León,  indican que un 65% de los gallegos y un 74% de los vascos habrán votado este domingo pensando en asuntos propios de su comunidad y no en temas nacionales. Pero también es cierto que vivimos una situación política inédita en la que aún es más difícil averiguar las motivaciones y aspiraciones de cada votante en cada lugar. Aun así, las expectativas son básicas en política, y tras el 25S se han oscurecido (aún más) las de Pedro Sánchez y las de Ciudadanos. En vísperas de la jornada electoral, alguien cercano a Moncloa se mostraba al borde de la euforia: "Puede que al final la jugada salga redonda y recuperemos a los fugados a Ciudadanos mientras la aparición de Podemos divide a la izquierda para veinte años". Romper esa euforia, o al menos las expectativas generadas, depende en buena parte de los pasos que den PSOE y Unidos Podemos en las próximas semanas.
EL AUTOR Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



20 Comentarios
  • cexar cexar 26/09/16 23:57

    Qué complejo este asunto de las diferentes naciones de este pobre Estado, en estado terminal. Escucho los argumentos de aquellos que querrían separarse y mi neocortex lo procesa perfectamente, pero mi cerebro límbico lo siente como una amputación. Tengo un cariño especial por Cataluña, donde tengo familia y amigos. Podría haber sido catalán pero mi padre, después de trabajar en Barcelona durante unos años, decidió venir a probar suerte en Madrid, más cerca de su pueblo natal en Segovia. De manera que podría haber nacido allí, haberme criado allí y seguramente hoy votaría a Esquerra Republicana (tengo primos allí que lo hacen). Pero aquí en Madrid, que no tenemos identidad propia (tuvimos que inventarnos una bandera y un himno a toda prisa), no tendría mucho sentido que votara a Esquerra. Lo cual me hace pensar acerca de lo frágil que es el proceso de elección en este tipo de situaciones emocionales (más responsabilidad del cerebro límbico que del racional). Siempre he pensado, (muchas personas de izquierdas somos internacionalistas, y un poco ingenuas), que el mundo perfecto tendría una única nación, poblada de ciudadanos libres e iguales, con los mismos derechos y obligaciones, gobernados democráticamente con justicia y ecuanimidad. Pero visto lo visto hasta el momento quizá haya que empezar atomizándolo . . . aunque tengo la impresión de que, más bien, nunca hemos salido de la tribu. Salud y República,

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • M.T M.T 27/09/16 11:16

      Aplaudo su comentario que comparto.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • librepensador librepensador 26/09/16 22:12

    Como gallego muy decepcionado con el comportamiento electoral de mis paisanos y también con algunos apuntes de su artículo, señor Maraña. Considerar un éxito el resultado del señor Feijóo (y del PP, por mucho que lo haya ocultado) es la desagradable constatación de que el marketing político ya es lo único que funciona. Porque, que una mayoría de gallegos se deje convencer por un embaucador que ha logrado desmantelar los servicios públicos en Galicia regalándaselos a sus amigos (hospital Alvaro Cunqueiro de Vigo, Ence, etc.), que ha llevado a la inanición a los sectores productivos tradicionales de la economía gallega (lácteo, pesquero, forestal), que ha despreciado la lengua y la cultura propias de Galicia, que ha consentido la corrupción en su partido (Baltar, Cacharro Pardo, Conde Roa, operaciones Pokemon, Orquestra, cursos de formación, etc.), y que cuyo mayor capital político es ganarse el voto de una envejecida sociedad gallega, como si se tratase del guía turístico de un enorme geriátrico, si todo eso es meritorio, apañados vamos señor Maraña. Es lastimosa la falta de conciencia nacional o dignidad identitaria de la sociedad gallega, que siempre ha destacado por ser la primera en incorporar a sus usos y costumbres las mayores horteradas del mundo circundante (en la construcción de viviendas -el feísmo-, en la música de las verbenas, en los festejos gastronómicos, en el desprecio por el medio natural, etc.) Siento decepción por las preferencias políticas de mis paisanos, que son capaces de jalear al candidato victorioso, tal como aplauden los gallos vocales del cantante de la orquesta Panorama (todo un paradigma de la degradación cultural de los gallegos), sin ser conscientes de que el éxito de su "líder invencible" es la constatación de su fracaso como pueblo. Además, siento rabia porque muchos en el PP pretenderán ahora limpiarse la infinita mierda de su corrupción con los votos de los incautos gallegos. Puedo estar equivocado en mi análisis, lo que sí tengo seguro es que no me va a embaucar ningún vendedor de crecepelo como el señorito de Os Peares. Parabéns a Euskadi!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 26/09/16 23:23

      Tengo "retardo" en el programa. Librepensador, comparto su comentario 87. Una lástima tener que esperar a las próximas, a ver si ha caído el velo del miedo o, aparece la luz del valor. Ante la catástrofe el Prestigie y su indecente gestión: mayoritariamente los gallegos, ante el asombro de propios y extraños, votaron PP; Ha cumplido los objetivos de déficit, privatizando los servicios públicos, sanidad, especialmente. ENCE prórroga de la concesión hasta 2073 (+vertidos a la ría) Accidente en Angrois y su nefasta gestión; la demanda de justicia por los familiares de las victimas y todos los damnificados...Nada importa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Matias Matias 26/09/16 23:21

      No soy gallego, pero comprendo y comparto tus sentimientos porque desgraciadamente lo ocurrido en Galicia, también ocurre en gran parte de España. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Deahi Deahi 26/09/16 21:40

    La mejor noticia en Galicia es que el separatismo no triunfa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 26/09/16 20:35

    2/2 Y esto se produce porque sobre todo en las dos citadas el factor HERENCIA ha funcionado de forma extraordinaria y ha sabido trasmitir de generación en generación lo que es ser vasco o ser catalán. Esto es de una extraordinaria importancia, y casi un milagro, en el mundo globalizado en el que vivimos. Por lo tanto, lo importante es que existen comunidades, en el AHORA, con conciencia mayoritaria de SER naciones diferenciadas con sus derechos como tales. Digo esto por otra cosa importante : PORQUE EN DEMOCRACIA NO DEBIERAN DE EXISTIR DERECHOS HISTÓRICOS. Es decir, en democracia no debieran de existir derechos anteriores a la propia democracia que los concede la historia. Sin embargo, tanto el régimen de Franco como la constitución del 78 reconocían derechos históricos en Araba y Navarra (Gipuzkoa y Bizkaia eran traidoras) el franquismo, y derechos históricos con el Concierto la constitución del 78 a la CAV y a Navarra. (Como sabemos los Conciertos son “compensaciones” ante la suspensión del regimen foral). Es decir, la constitución del 78 reconoce la existencia de esos derechos a las provincias vascas. ¿Por qué?, pues evidentemente para evitar la sublevación y evitar daños mayores. Lo que una democracia de verdad tendría que haber reconocido es la existencia de la nación vasca Reyno de Navarra) a la que le fueron arrebatados los fueros como botín de guerra, que eran PACTO entre partes y restituirlos. Si en España existiera pacto entre partes iguales, y no nacionalismo totalitario, españolismo, parece evidente que habría convivencia. Estos no son “derechos históricos”, eso sería reconocimiento democrático de la realidad histórica que fue sustituido o anulado por los diferentes regímenes totalitarios españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 26/09/16 22:57

      Muchísimas gracias bidebi. Respeto sus doctos conocimientos. Dejar abierto el Título VIII de la CE, De la Organización Territorial del Estado, provocó el café para todos, preferible -para ellos- al reconocimiento de identidades; Vizcaíno Casas escribió su "España de las autonosuyas" Refiere Ud.: "Porque en democracia no deberían de existir derechos históricos" Puede tener razón; pero, convivir en democracia, lo hemos acordado todos y cada uno de los ciudadanos de todos los pueblos de España. Hacía la democracia, los que éramos/somos, sin renunciar a la propia identidad, ratificamos la CE del 78. HOY, PARA CONVIVIR EN PAZ, QUEREMOS PACTAR UNA FORMA POLITICA, ACORDADA DESDE LA IGUALDAD DE LAS PARTES, POR TODAS LAS REALIDADES HISTORICAS DEL ESTADO. La democracia no anula los orígenes. Demócratas en un mundo globalizado, conformando una supra-identidad, plusvalía frente al exterior, en cuanto fortaleza humanitaria, socio-económica, geopolítica, etc. Corresponsabilidad, ya implica diferencias. "Pacto entre partes iguales" No representamos partes iguales las 17 CCAA. Españolismo o, nacionalismo español, es el "patchwork" que remite a las leyes fundamentales del reino. El tardofranquismo, durante la mayoría absoluta rajoniana del 2011-2015 (en funciones hasta la fecha) ha asido su "momento" para abolir, las diferencias "aceptadas" en el Anteproyecto Constitucional que recogía la líneas básicas el texto finalmente aprobado del arlo.2, del Título Preliminar de la CE. "La Constitución se fundamenta en la unidad de España y la solidaridad entre sus pueblos y reconoce el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran" En la Comisión Constitucional del Congreso se da la redacción definitiva, introduciendo elementos de refuerzo de la condición unitaria de la Nación española: "indisoluble unidad" y "patria común e indivisible de todos los españoles" La Sinopsis de Delgado-Iribarren García-Campero, así lo recoge: "Durante el debate constituyente, las críticas a este precepto, auténtico núcleo de toda la distribución territorial del poder político, fueron múltiples." Debemos procurar a nuestros hijos y nietos una democracia real.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • bidebi bidebi 27/09/16 15:27

        Gracias las tuyas (si me permites el tuteo) y por supuesto que tus doctos conocimientos superan con creces a los míos. Cuando digo que en democracia no debieran de existir derechos por historia, quiero decir que los derechos no se heredan, se consiguen. Lo que se heredan son las identidades, las pertenencias a una forma de ser. A partir de ahí, constatando ese conjunto de pertenencias con voluntad de ser nación diferenciada, el mismo hecho de esa voluntad mayoritaria constituye el concepto nación y es entonces cuando adquiere los derechos correspondientes. No al revés. La nación histórica no es sujeto de derechos por ser histórica, los derechos provienen de las voluntades expresadas en el momento democrático. Por eso hay naciones históricas que no tienen los mismos derechos actuales que otras porque sus ciudadanos no tienen conciencia actual de pertenencia a una nación. Por otra parte, si te entiendo bien, no me parece cierto que la constitución actual fuera consensuada por todos ya que faltaba lo esencial para el consenso como es la alternativa y la discusión para el consenso. Fue consensuada entre el poder fascista y el poder no fascista hasta entonces en la clandestinidad. De tal forma que solamente un 32% de vascos la aceptaron. En cuanto a lo que digo de “pacto entre partes iguales” quiero decir pacto entre partes con los mismos derechos y obligaciones. En un estado plurinacional, los parlamentos de las diferentes naciones deben de ser soberanos en todo lo que concierne a su ámbito territorial y se debe consensuar todo lo que concierne al ámbito estatal. El jacobinismo pretende la disolución de la realidad histórica plurinacional para convertir la unión de naciones en un estado-nación. De ahí se deriva un ciudadano un voto con lo que las decisiones que afectan a una comunidad nacional las puede decidir un conjunto de ciudadanos ajenos. Es imprescindible una única cámara legislativa compuesta por la representación de todas las naciones, es imprescindible un proceso constituyente democrático y es imprescindible un estado en el que se esté voluntariamente y no obligatoriamente.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Albi Albi 27/09/16 19:51

          Comparto tu reflexión. Lo único es que, si para cambiar los estatutos de TV3 hace falta tener 2/3 del Parlament, lo mismo debería suceder con el derecho a decidir: la secesión es harto complicada y no puede ser fruto de un ambiente secesionista creado por el PP al sumar un 51% de indepes. Todos los demás en este país de naciones queremos a los periféricos y no quisiéramos que se fuesen por un cabreo comprensible.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • aitona aitona 26/09/16 21:08

      Le pido perdón bidebi,quise escribir eskerrik asko.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • aitona aitona 26/09/16 20:57

      Suscribo al 100% sus comentarios. Eskerrik asno, bidebi

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • LUIS RAMON LUIS RAMON 26/09/16 19:54

    Es evidente que el PSOE está dividido en dos y que esa división es cada vez más irreconciliable. Ya se vislumbran rifirrafes entre PODEMOS e IU dentro de UP. Parece que en PODEMOS empieza a tomar fuerza la división entre pablistas y errejonistas. El votante de derechas lo tiene fácil, vota a PP o a C's si le remuerde un poco la conciencia por votar a un partido corrupto. El de izquierdas, en cambio, tiene un verdadero problema para escoger una opción y por eso, muchos de ellos se quedan en casa. No estoy hablando de mí, pero sé de lo que estoy hablando. Conozco mucha gente de izquierdas que no se siente representado por nadie y se queda en casa. Para ellos el voto útil no existe. Esos son los votos que UP tiene que recuperar si quiere llegar más alto. Ahí estará su verdadero triunfo. El triunfo no es ganar al PSOE, es ganar al PP. A ver si nos enteramos de una vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • RepúblicaYa RepúblicaYa 26/09/16 19:51

    Raúl SUÁREZ, perdón!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 26/09/16 19:02

    No se; creo que algo le ocurre a la página. Señala 70 comentarios y solo aparece hasta el 65. He salido y entrado del pc y sigue igual. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • itnas itnas 26/09/16 19:31

      Tal vez borrando el caché del navegador... Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Sancho Sancho 26/09/16 20:29

        Google Chrome da algunos problemas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • itnas itnas 26/09/16 18:49

    Si bien es cierto que, en mi opinión, hay prisa por analizar y, de consecuencia, encontrar la vía para que el espíritu (y la praxis) neoliberal desaloje el poder, no acabo de ver qué sucede en este país en donde un partido imputado por corrupción continúa ganando elecciones. Ayer S. Gallego Díaz escribía en El País sobre la 'era de la posverdad' y citaba a D. Roberts para explicar que hoy el ciudadano tiene, si lo desea, toda la información disponible para seleccionar aquella que le parezca mejor según su objetivo prisma de ver las cosas; lo que hace es seleccionarla en función de la 'tribu' a la que pertenece. Esto es espantoso pues, si así es, entonces 'arrivederci' democracia. Evidentemente, lo que resta por explicarse es por qué esta sociedad se organiza en tribus, clanes, grupos o como quieran denominarse estas asociaciones en grupos cerrados impermeables a la reflexión; ¿intereses económicos? ¿y donde está comprobado que un cierto status social obnubila la mente reflexiva? Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Julián Rumbero Julián Rumbero 26/09/16 17:33

    Respeto y aprecio a Jesús Maraña, un periodista honesto e inteligente. Ambas circunstancias no abundan en la profesión pero dado su corporativismo y que todos, sin excepción, padecen, no se reconocerá. Pero no es esa la cuestión. La cuestión es que incluso ciudadanos como Maraña se hacen eco de un lenguaje perverso: ¿qué es eso de partidos constitucionalistas? ¿Por qué sólo el pp, psoe c`s lo son? En el primer párrafo de este artículo, por lo demás impecable, el periodista se refiere a ellos en esos ´términos aunque, afortunadamente, luego habla de "fuerzas AUTODENOMINADAS constitucionalistas? ¿Una corrección, una precisión? Estaría bien aclararlo. Yo voto a Podemos..¿a quien si no?...y me considero tan defensor de esta constitución como critico con ella ya que , entre otras cuestiones, avala un jefe de estado ilegitimo, no reconoce al derecho al trabajo condición de fundamental, se convierte en papel mojado cuando vemos el futuro de las pensiones, politiza la justicia. Pero es la norma suprema que en un referéndum, la mayoría suficiente (yo acababa de cumplir 18 años y voté en contra..es que me la había leído) aprobó y eso me hace responsable ante ella y con ella. Pero creo que es ya urgente su reforma y que mientras se produce sí contempla, por ejemplo, el derecho a decidir. Defender estas y otras cosas ¿me excluye de esa clasificación de constitucionalistas? salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • duende duende 26/09/16 16:34

    Por ser aséptico. Supongamos que una nave marciana aterriza de incógnito en nuestro país con la misión de recoger datos de los seres de aquí y su comportamiento, con el fin de establecer relaciones amistosas. Seguro que analizadas las primeras impresiones despegarían antes que le robaran el tren de aterrizaje. Por supuesto a llegar a Marte pasarían la nave por el túnel de desinfección/Descontaminación. Y se guardarían muy mucho de introducir el resto de la información en sus superordenadores por si explotan... Sin acrítud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre