x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

El Cervantes para el Nano

Publicada el 15/10/2016 a las 06:00 Actualizada el 14/10/2016 a las 21:08
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El Cervantes para el Nano

Bob Dylan, nuevo Premio Nobel de Literatura

Soy de los que aplaude el Nobel a Bob Dylan. Como saludé su Príncipe de Asturias y lo hubiera hecho con su Pulitzer.
Un tipo que se trabaja la calle y extrae de ella historias para contarlas de manera conmovedora y singular tiene que llevarse los premios de arte, de periodismo o de poesía. No es casualidad. No es un regalo inmerecido.


Con Bob Dylan me pasa como con Sabina o a veces Serrat, que me resulta imposible no admirar su capacidad para sintetizar realidades que provocan emociones en una o dos frases contundentes y precisas.


Hasta donde entiendo la convención y abusando acaso de la subjetividad, la poesía es la capacidad de crear imágenes emotivas con precisión de escultor y el brillo mágico del trazo grueso o fino del pintor, según interese al destino de la palabra en cada momento. El poeta conoce la lengua y juega con ella con una inteligencia y una sensibilidad que los demás mortales sólo podemos admirar, porque nos falta su precisión y su riqueza. Su victoria, su triunfo, es ser capaz de conectar con la gente de la que saca sus historias y a la que se supone que se dirige.


Por eso la canción popular está llena de poetas que describen situaciones, escenas y sensaciones que todos podemos hacer nuestras no sólo por identificarnos con ellas, sino sobre todo por revivirlas cuando sus palabras las reconstruyen para nosotros. Y cuanto más para nosotros, mejor.

Hace tiempo que sostengo en público y en privado que uno de los mejores poetas españoles vivos es Joaquín Sabina, con permiso de nuestro común amigo y compañero de página Luis García Montero. Y me sumo a su petición formal y nada miedosa de proponer a Serrat para el Cervantes.

Este nobel cantado, como dice Calamaro a un poeta con banda, tal y como lo ve Benjamín Prado, me sorprende por su osadía, pero no por su falta de contenido o por ser inmerecido.

La canción popular alcanza en algunos de los llamados cantautores altísimos niveles de calidad por esos elementos de precisión y capacidad de evocar emociones, y bastante poco se reconoce su cualificación poética en los círculos académicos o de iniciados. De hecho, la única poesía que llega a millones de personas, que se convierte en verdaderamente popular, es la que tiene su vehículo en la música y su origen en creadores de canciones.

Dice la Academia Sueca que reconoce el mérito de sus “expresiones poéticas dentro de la tradición de la gran canción americana” y no deja de parecerme una innecesaria ampliación de aclaraciones ante una decisión que sabían iba a resultar discutida. No hace falta ubicar sus textos en ninguna gran tradición musical ni un ámbito cultural concreto porque Bob Dylan es un poeta universal, un tipo capaz de crear y mantener emociones en los escasos minutos que dura una canción. Y hacerlo, incluso, aunque no conozcas su idioma y no entiendas su letra: basta con la emoción de su voz, con la armonía sugerente de su música.

Podemos discutir sobre lo que es poesía y lo que académica o formalmente se puede considerar un escritor, pero si hay alguien cuya obra pellizca incluso antes de ser comprendida, es sin discusión un artista con mayúsculas. No me hace falta entender una pintura para que me llegue, como no necesito conocer la historia de un vino ni su factura para apreciar su valor. Si el arte tiene un sentido, éste es atravesar lo físico y lo razonable para convertirse en rayo conmovedor. Y la poesía también es descarga, sobre todo es descarga.

Quien escribe para hacernos sentir o pensar y lo consigue es un poeta que ha tenido éxito.

Luego, si quieren, le ponemos música. Pero eso no hará sino reforzar la intensidad de la historia que cuenta, el valor de sus palabras. No sólo no dejará de ser un poeta, sino que será capaz de alcanzar la universalidad en territorios a los que la poesía no ha soñado llegar.

Quienes critican el premio a Dylan por comparación con escritores o poetas más exquisitos y desconocidos para el público en general, están defendiendo, acaso sin buscarlo, el elitismo en la obra literaria, la existencia de fronteras en el arte, limitar la poesía a salones de iniciados. Cuando precisamente el valor de creadores como él, o como Leonard Cohen o Joaquín Sabina o Serrat –“el Cervantes para el Nano”- es la popularización de los textos poéticos, su universalización y, con ella, la extensión del arte a quienes ni siquiera saben que les llega pero finalmente se quedan con él.

El mérito es ese: no hacer poesía con sus canciones, sino conseguir de la poesía su más hermoso y singular destino, que llegue a la gente, que sea verdaderamente un arte popular.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

20 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 17/10/16 10:14

    A mi juicio con el Nobel está sucediendo lo mismo que con otras cuestiones importantes en la vida: se está banalizando. No discuto la bondad de otorgarle el premio a Bob Dylan. Al menos entiendo su poesía, lo que no puedo decir de la literatura de algunos premiados en años anteriores. Lo que indico es que el premio no es lo que era. Y que parecen pesar más en la mente de la academia sueca influencias sociales que valores reales. Los Nobel de la Paz han sido discutibles, cuando no fiascos directos como el del señor Obama. No sé cómo se alegra el presidente Santos, porque allá donde ha caído el Nobel se ha reactivado el conflicto. Y ojalalá no sea así en Colombia. Enhorabuena a Dylan, aunque hay otros poetas (juglares, trovadores, como quieran llamarles) con la misma vis emotiva. Leonard Cohen por poner el ejemplo de otro estadounidense. La poesía del impacto, como una flecha lanzada desde la cuerda tensa de la guitarra, lleva muchos siglos con nosotros. Y en los últimos años otros muchos han cumplido la premisa que articula el señor Lucas "Y la poesía también es descarga, sobre todo es descarga. " Descargas como las de Moustaki, Serrat, Sabina, Brel, Simon, Cohen, Baez, Viglietti y un larguísimo etcétera. Habría sido todo un detalle concedérselo a título póstumo a Víctor Jara cuya voz debía de ser potente porque escoció tanto al poder que le torturaron antes de matarlo. Que hayan emplezado por quien asegura que la respuesta está en el viento no hace sino afianzar mi creencia de que la academia del Nobel va hacia donde le llevan los vientos dominantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Musidora Musidora 16/10/16 11:26

    Me sumo por completo a los comentarios 1 y 2. Osasuna y República!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Larmon46 Larmon46 15/10/16 21:13

    Serrat escribe letras es castellano desde hace más de 40 años. Es muy, muy, cercano a la gente y ha difundido sus poesías y prosas musicadas por todo Latinoamérica. Y es todas las tierras de España Es un digno aspirante al Cervantes. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estebita estebita 15/10/16 20:18

    me cuesta saber que es un premio Nobel y que valor tiene, los de la Paz me parecen en muchos casos una burla, los de economia son, como la propia ciencia economica, muy dificiles de entender, los de ciencias son puro razonamiento abstracto y, los de literatura, que son los que ahora nos atañen han recogido a lo largo de su historia todas las corrientes y estilos, quien recuerda el Nobel de Benavente o el de Juan Ramon Jimenez, o el de Echegaray y, pregunto mas, quien les ha leido, y si citamos nombres no españoles nos encontrariamos con un desconocimiento inmenso tanto de su nombre como de su obra, por ultimo me sorprendo ante la obra tan diferente de Borges y de Hemingway, en fin, lo que queria expresar es que en los Nobel cabe todo y por ello me extraña que haya quien se extrañe por el Nobel de Dilan

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • R12 R12 15/10/16 19:29

    No entiendo a aquellos que critican que un premio Nobel de literatura haya ido a parar a manos de un músico. No entiendo por qué argumentan que un verso cantado no es poesía, cuando hasta el siglo XVII casi toda la poesía que se hacía era cantada. De hecho creo que la música es un instrumento fundamental para acercar la poesía a la gente, de hacerla popular, y en eso Dylan ha sido un referente. Musicalizar los versos sin duda que es también poesía. Yo veo poesía en las letras de Dylan, Sabina, Cohen, Springsteen, Bowie, etc. De hecho la música la enriquece, la acerca más a nuestros sentimientos, secuestra nuestras emociones y resucita nuestro yo más primitivo. Por eso creo que quizás, en el tema que nos ocupa, acompañar a los poemas con música puede considerarse algo así como "hacer trampas", porque se ayuda de una de las herramientas mas poderosas que hay para emocionarnos con más fuerza, pero también es valorable, y hace falta pericia para hacerlo. A mi me encantan los versos de Atahualpa, pero cuando los escucho unido a la voz y guitarra de Jorge Cafrune se me saltan las lágrimas. La música amplifica las emociones que nos provocan las palabras, haciendo que tengan un efecto más arrollador en nosotros. No hay que olvidar que tenemos estructuras cerebrales dedicadas específicamente a la música, estructuras almacenadas en la parte más primitiva de nuestro cerebro en permanente contacto con el sistema límbico, bastión de nuestras emociones. Así que personalmente considero que lo anómalo es que no se hayan dado con más frecuencia estos premios a músicos, como Paul Simon o Victor Jara, por ejemplo. Respecto a si nos gusta más o menos Bob Dylan que otro músico, bueno, para gustos colores. Yo creo que es importante su labor para acercar la poesía a la gente, además de la calidad de sus letras. Y eso es innegable.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • korrosivo korrosivo 16/10/16 12:31

      Con mi respetos hacia sus gustos musicales, el Arcipreste de Hita, el Marqués de Santillana, Berceo, Don Juan Manuel, Pero López de Ayala, Juan de Mena, Jorge Manrique, por sólo citar a unos cuantos, son todos ellos poetas anteriores al siglo XVI. En la literatura francesa, inglesa o alemana puede Vd. encontrar otros muchos ejemplos. ¿Que por no existir la imprenta la difusión y el legado de sus escritos fue muy limitada? De acuerdo, pero no más allá del legado de la música popular en dicha época, de la que nada nos ha llegado, posiblemente por su escasa o nula calidad, así como porbla nula formación musical de trovadores y vates y su desconocimiento de la ranscripción musical. Poesía ha habido en todos los tiempos. Pero elevar a poesía la canción-protesta de BobDylan que, en su día, fue como una explosión de realidad en unos tiempos oscuros en los que la propaganda estatal ocultaba crímenes horrendos tras injustas guerras, es como decir que las crónicas de un corresponsal de guerra en Vietnam eran Literatura, así, con mayúsculas. Me permito el atrevimiento de recomendarle que lea, con toda la tranquilidad que le sea posible, "Azul", un "librito" de RubénDarío, paradigma de la prosa poética, y en que el autor no busca otro recurso que la expresión, sin ninguna preocupación social. Le puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que, tras hacerlo, su concepto de la poesía habrá cambiado, tal es la belleza de la lengua en que el poeta escribe. Es posible que hasta se pregunte Vd. lo mismo que yo me pregunté: ¿realmente,  el poeta habla la misma lengua que yo hablo? ¡Ya me gustaría, ya! (por mí, no por el poeta). A cada cosa lo suyo. A la poesía, la belleza. A la preocupación y la denuncia social, el activismo y la crítica. No confundamos los términos que, a este paso, el próximo Nobel de la Paz se lo daremos al Follonero. Y con los precedentes que ha habido, tampoco desentonaría.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • R12 R12 16/10/16 14:33

        Korrosivo, tengo la sensación de que lo único que buscas es incendiar los debates, y no voy a entrar en ese juego porque para eso ya tenemos a otros usuarios (que por cierto tienen más estilo que tú). Hasta otra.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Diego de Miranda Diego de Miranda 15/10/16 20:01

      Coincido con tus gustos musicales, R12, y también con tu consideración de la música como instrumento para acercar la poesía a la gente (esto con matices: también lo hacen la danza y la pintura), pero discrepo de tu valoración de este premio Nobel. Hubiera entendido mejor un premio a John Byrne, por ejemplo, a pesar de que no soy lector apasionado de comics. En cuanto a utilizar el argumento histórico (“hasta el siglo XVII casi toda la poesía era cantada”, dices), te recuerdo que, si se trata de acudir a la antigüedad como argumento, fue el lenguaje iconográfico el que emborronó las paredes de las cuevas donde vivían nuestros antepasados hace miles de años. Algo que se extendería por toda la Edad Media, Renacimiento y Barroco, tal como lo demuestran los pórticos y capiteles de nuestras iglesias, todos ellos llenos de poesía bastante tenebrosa, por cierto. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • R12 R12 15/10/16 20:53

        Pues fíjate: en el tema de los comics yo soy bastante aficionado y soy más de Alan Moore o Neil Gaiman (y recomiendo encarecidamente sus comics, como "V de Vendetta", "Sandman", "Watchmen", "Coraline" o "From Hell", entre otros). Y también me parecería estupendo que les diesen un nobel de literatura a ambos, de hecho, me parecería menos cuestionable que el nobel a un músico. En mi argumento sólo quería indicar que la presencia de música en los versos no la excluye del dominio de la poesía, que es la formula que se ha utilizado hasta el siglo XVII, y que se sigue usando hoy, y por tanto no me parece mal que se incluya dentro del género literario.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Paviqui Paviqui 15/10/16 19:21

    A todos los que no comparten que a Dylan le hayan concedido el Nobel. Aunque haya muchos más que se lo merezcan, no quiere decir que Dylan no se lo merezca. Salud y fuerza al trovador.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 15/10/16 19:37

      En el fondo,  el müsico que soy se rebela.  Somos mercancía de cuarta y un cantante recibe el Nobel por sus letras,  Nobel musical inexistente.  Pero ni aún así consigo convencerme porque hay poetas inmensos,  desde luego menos famosos y mucho má discretitos.  Bueno,  va, sólo expreso mi opinión. Los Nobel suelen ser una chapuza.  Un recuerdo a Kissinger. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Bacante Bacante 15/10/16 17:25

    Se lo dan a Obama, se lo dan a Kissinger, se lo dan a la Madre Teresa y ahora,  el de Literatura,  a un juglar. Bonito,  bonito,  barato,  barato. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dudu Dudu 15/10/16 13:46

    Hay mejores escritores que Bob Dylan,y mejores poetas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 15/10/16 15:33

      El mundo es así de injusto: ¡hasta el PP gana elecciones! Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jucasade jucasade 15/10/16 13:44

    Me uno a tu elogio a un músico y poeta, como es Bob Dylan. Pero además para los detractores de esta elección, que haberlos, haylos. Significar que quizás la Academia, esta vez ha tenido en cuenta que la música ha sido la primera actividad artística del ser humano; y de su importancia, dejan constancia los neurólogos, que nos enseñan como influye la música en las mentes deterioradas de nuestros mayores. Acertada y musical elección de un Nobel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 15/10/16 13:20

    «Las 10 canciones obligatorias de Bob Dylan»: http://www.elplural.com/sociedad/2016/10/13/las-10-canciones-obligatorias-de-bob-dylan

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.