x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

La actualidad es una paradoja

Publicada el 23/10/2016 a las 06:00 Actualizada el 22/10/2016 a las 17:36
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La realidad española está marcada por dos evidencias: resulta claro que hace falta cambiar muchas cosas y resulta claro que hay presiones muy fuertes para que no cambie nada. Necesitamos cambiar una inercia que ha desacreditado las instituciones públicas y ha provocado una desigualdad económica incompatible con la justicia social. Al mismo tiempo, sufrimos de forma obscena el espectáculo de unas élites que rompen sus propios límites en favor de asegurar la quietud en el fango. El choque de dos energías claras no duplica las claridades, sino que provoca confusiones y paradojas en la piel de la actualidad.

Quizá siempre es así. El destino tiende a vestirse de paradoja. Los conservadores suelen ser mucho más revolucionarios que los progresistas cuando quieren salirse con la suya. La cúpula de la Iglesia católica hace muchos siglos que dejó de creer en Dios. Como nos advirtieron Shakespeare y León Felipe, a la hora de respetar a los muertos nadie es menos indicado que un sepulturero.

Esta inercia general se acentúa en épocas de crisis y llega hasta cualquier rincón de las conversaciones. Las paradojas surgen aquí y allí como las setas en los bosques lluviosos. Podemos poner algunos ejemplos que marcan el paisaje político español.

1.- Nadie está haciendo más en favor de la independencia real de Cataluña que los que se declaran defensores de la unidad de España.

2.- Felipe González, el gran personaje del PSOE, es la persona que más está haciendo para destruir al PSOE.

3.- Claman en favor de la libertad de expresión aquellos que más manipulan las informaciones y que más control ejercen sobre la opinión pública a través de actitudes irresponsables y sin escrúpulos.

4.- Se considera trasnochado y abstracto denunciar la influencia de las élites económicas sobre las decisiones políticas, cuando el lobby financiero se ha convertido en el gran protagonista de la planificación del futuro y cuando es más notable que nunca la inversión de los bancos en medios de comunicación para escribir la realidad.

5.- Se presentan a sí mismos como personas sensatas, moderadas y responsables aquellos que necesitan manipular los datos y los hechos de forma radical para argumentar sus posturas.

6.- Se intenta definir como radicales a todos los que procuran mantener una firmeza democrática basada en las viejas palabras: libertad, igualdad y fraternidad.

7.- En nombre de la política, asistimos a la liquidación de la política. El poder democrático es un bien público que se desmantela igual que la sanidad y la educación. Si la ley del seguro privado sustituye al servicio público, la exigencia del lobby se convierte en la gestora de las organizaciones políticas.

8.- La cúpula socialista somete la discusión sobre su futuro como partido político a una figura de otro partido: Mariano Rajoy.

Bajo la bruma de las paradojas, opinar significa matizar. El sí, pero no se transforma en un aliado imprescindible a la hora de elegir aquello sobre lo que se quiere opinar. Y es que hace falta elegir, no dejarse arrastrar por el vértigo de las discusiones. Con mucha frecuencia, conviene salirse de disyuntivas tramposas para fijar bien el sentido de lo que está en juego.

Hablemos, por ejemplo, de libertad de expresión. Sí, es verdad que no es bueno que unos estudiantes impidan la celebración de una conferencia en un recinto universitario. Sí, pero no…, porque ahí no está situado el verdadero debate sobre la libertad de expresión. El síntoma grave se agita en una prensa domesticada que convierte una humilde protesta estudiantil en un atentado gravísimo contra los cimientos de Occidente. Y algo más: la apatía, el silencio, la indiferencia y la burocratización de los estudiantes son más peligrosos para un saber democrático que un pequeño exceso contra la soberbia del poder.

Hablemos, por ejemplo, de Felipe González. Cuando Pablo Iglesias recordó la cal viva utilizada para enterrar a las víctimas del terrorismo de Estado, nos dio una sorpresa desagradable a todos los que deseábamos una alternativa para expulsar al PP del Gobierno. Rajoy descansó esa noche a pierna suelta. ¿Fue un error de Iglesias? No sé…, depende de lo que él quisiera conseguir. La escena se ha repetido en las conversaciones desde distintos derroteros hasta el punto de que ahora resulta necesario acudir al sí pero no. Sí, es verdad que Iglesias estaba facilitando el camino a los barones del PSOE para desembocar en la gran coalición; pero no olvidemos por eso la gravedad de unos hechos inaceptable. Bajo el Gobierno de Felipe González, se torturó y se asesinó manchando de cal viva y de sangre la democracia española.

No creo que un personaje como Felipe González sea un buen ejemplo de ética política para los estudiantes universitarios. Sus fieles lo consideran más prudente y sabio que los militantes socialistas que quieren ser socialistas. Otra paradoja. Algunas personas consideran que es un acto moderado negar la realidad, empeñarse en no ver las relaciones de Felipe González con el mundo del dinero, sus esfuerzos por conseguir una gran coalición con el PP y su manera de confundir la política con la mentira calculada y el cinismo. Disfrazan de rumor maligno cualquier evidencia. Pero ya digo, vivimos en la paradoja. Abundan las gafas oscuras, los burkas en las conciencias y las vendas en los ojos. Hay personas tan moderadas que no dudan en asumir con una disciplina radical la defensa de lo descabellado.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

98 Comentarios
  • Pinolere Pinolere 25/10/16 13:21

    Demasiados años de dictadura para saber lo que es democracia de verdad. Hay que enseñar a la gente lo que es libertad auténtica y no teledirigida. Buen artículo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estebita estebita 25/10/16 10:45

    entre unos y otros nos estan haciendo tantas heridas que leer su articulo es un unguento milagroso para las mismas, gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Andrew Andrew 25/10/16 09:26

    El Sr. González al menos coincidiremos que no ha sido un personaje bueno para este país, pues si bien ha dado la sensación de socialista el resultado final es que nos ha llevado al mismo terreno que la derecha dividiendo más a la izquierda. Se nos ha vendido que el progreso de España es milagroso y vemos un resultado de un pueblo vendido al mejor postor sin posibilidad de tener ya ninguna posibilidad de salir de forma autónoma, y con una educación deficitaria. Evidentemente no es el único culpable, pero no, no se puede considerar al Sr Felipe un buen ejemplo de ética política cuando vemos su relación con los poderes fácticos y su actividad en Venezuela, (más propio de un agente secreto) solo ver su posición en lo de la OTAN y lo sucedido para defenestrar a Pedro Sánchez y al PSOE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 25/10/16 01:07

    Los que se llaman a sí mismos "constitucionalistas" tienen el culo sucio. Los mismos que en estos últimos años más desmanes antidemocráticos han cometido. Paradojas, Luis García Montero. Pasa algo parecido a lo que pasa con los de la banderita y la patria, que casualmente son los más ladrones y corruptos; pues los que se dicen "constitucionalistas" como si los demás partidos no estuvieran dentro de la legalidad y las instituciones y la constitución, son los que más se la pasan (la "consti") por donde amargan los pepinos, por el forro, por el arco del triunfo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 25/10/16 00:58

    Clarísimo, contundente...hablando sin pelos en la lengua, que para eso ya están los de la G€$TORA y otros del P$O€...Gracias por tu artículo, Luis García Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rubica rubica 24/10/16 23:23

    Vamos a dejar en sus manos quienes pueden ir a la universidad a dar conferencias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AJDS AJDS 24/10/16 13:15

    Bueno abundan las gafas oscuras, sin duda. Pero aquí solo se describen los monóculos. Los que se llevan en el ojo izquierdo, concretamente. O en el otro (si es que hay solo dos!). Ahora mismo no se qué significa ver claro en este contexto. La oscuridad es lo que tiene.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 24/10/16 12:24

    ¿Es una paradoja? El que Mario Jiménez, diga que la decisión que han tomado los socialistas "no es por… , sino por España". Que lo diga él, al que en mi insignificante opinión, sólo le mueve salvaguardar su puesto (con todo lo que ello supone); que utilice las palabras “los socialistas” cuando se ha tomado por una parte del comité federal de un partido, y el remate que sea por. “España”. Casí seguro que no se trata de una paradoja, sino de una burda patraña que tanto gustan de utilizar personajes como este y otros afines.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • rosalino rosalino 24/10/16 09:37

    No comprendo como muchos socialistas,siguen teniendo como referente a Felipe Gonzalez.Un socialista,no puede hacerse rico con la política.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • gomados gomados 24/10/16 16:00

      Recomiendo el libro de Javier Chicote "Socialistas de élite" y después de leerlo que cepeda y los felipistas como él contesten. Más que socialistas en este país ha habido sociolistos. Gente que usurpó unas siglas históricas,l las del PSOE con sus luces y sombras para en la transición pactar con el franquismo reformista y repartirse el pode. Por eso ahí están las hmerotecas y los halagos a Felipe G. y sus políticas económicas, fiscales y laborales de personajes como Botín o José Maria Cuevas, del sindicalismo vertical franquista a presidente de la CEOE. Por eso banqueros de nuevo cuño como Sanchez Asiaín, Pedro Toledo, Francisco Luzón y el propio Boyer desde el Banco Exterior apoyaban y eran apoyados por Felipe G. y Solchaga. De Solchaga no se me olvida el comentario que le hizo el desengañado con el felipismo Nicolás Redondo padre: "tu Carlos, tienes un problema, y son los trabajadores". Acabó después de ser un histórico del PSOE con el que rompió después de la huelga general del 14-D en la órbita de IU.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mazusta56 mazusta56 24/10/16 09:26

    Viví la "cal viva" de Felipe González y todo su entorno.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 24/10/16 13:33

      Solo te faltó el viva eta y viva la izquierda terrorista vasca.... PERO se te ha entendido perfectamente...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.