X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Y sin embargo se mueve

Cosmética que fomenta la incultura científica

Publicada 27/10/2016 a las 06:00 Actualizada 26/10/2016 a las 23:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

Con células madre, ADN vegetal, probióticos, activadores de los genes clock, recuperadores de la velocidad de las enzimas... En los últimos años los anuncios de cosmética se han llenado de términos científicos que impresionan a algunos consumidores. En su inmensa mayoría transmiten mensajes absurdos, confunden y fomentan la incultura científica.

La industria cosmética tiene todo en su mano para el éxito. Vende belleza, placer, evasión, ilusión, cuidado personal y mental. Son productos que se venden solos. Para qué meterse en sinsentidos científicos. Sin embargo, los creativos han descubierto un mundo lleno de tecnicismos de laboratorio que quieren explotar hasta el paroxismo.

Personalmente, disfruto mucho de productos de belleza y aseo. Me encanta parar el mundo un rato al día y relajarme disfrutando de los aromas, texturas y efectos sobre mi piel y cabello. Para elegir productos esquivo las paparruchadas científicas, me fijo en el espíritu de la línea, pruebo las muestras y leo los ingredientes. Porque encontrar información honesta sobre el producto en su envase es misión imposible.

Muy elocuente fue el toque de atención de la FDA (la Agencia que regula los fármacos y alimentos en Estados Unidos) a Lancôme (de L'Oreal). La marca aseguraba que sus productos activaban los genes y estimulaban la producción de proteínas de la juventud. La agencia instó a la compañía a dejar de publicitar esos productos para el cuidado de la piel utilizando un lenguaje médico. O en el caso de que quisieran mantener sus afirmaciones se le exigía las mismas evidencias que a un medicamento.

Aquí en Europa, la Autoridad Italiana de Competencia multó por motivos parecidos a Clinique (de Estée Lauder). No parece haber servido de mucho.

En el otro extremo está "lo natural". El término también ha sido pervertido por la industria. Sin químicos, sin conservantes, 100% natural, aceites naturales de salud, biohidratante casera, con plantas adaptogénicas o con raíces milenarias, son algunos de los reclamos que se pueden leer en este tipo de productos. Para lograr que el consumidor crea que está comprando artículos fabricados en comunión con un concepto de naturaleza cándido, visten sus productos con esos mensajes que también contribuyen a la incultura científica. Pero la realidad es que la naturaleza no es amable, sino despiadada y ajena a sentimentalismos. Y la química o lo sintético no es sinónimo de veneno.

Otra práctica que confunde al consumidor (y que está prohibida) es resaltar que los productos están libres de algún componente, dando a entender que es dañino, o que los productos que sí lo tienen son peores. Por ejemplo, los aceites minerales, siliconas (ambos típicos de las cremas hidratantes) o los parabenos (conservantes que mantienen los cosméticos libres de hongos y otros microbios). En este último caso, es necesario saber que hay muchas clases de parabenos; los que se usan en cosmética y en las proporciones permitidas son seguros. Sin embargo, el consumidor empezó a rechazar todos confundido por los mensajes alarmistas que recorren la red y aseguran que todos son cancerígenos. La industria aprovechó esta nueva tendencia para hacer caja lanzando nuevos productos sin parabenos, aunque no sean malos, y los ha sustituido por otros conservantes, que no son necesariamente mejores.

Algunos afirman que los anuncios de cremas nos dicen lo que queremos oír. Yo no quiero oír mentiras.
EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



16 Comentarios
  • taxista y rojo taxista y rojo 31/10/16 20:51

    Si se quiere se puede estar correctamente informado gracias a autores como América o a publicaciones de divulgación científica o directamente científicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 30/10/16 04:39

    Me gustaría saber, si queda algún producto de la huerta, del cual no se haya sacado uno u otro producto de belleza o de protección de alguna parte del cuerpo. El último que estoy viendo es la cebolla ; eso si roja, la que proporciona alguna virtud o cualidad, de la cual no me recuerdo ahora si es un champú, una crema,o vaya usted a saber que. Todo lo expuesto anteriormente, no eliminan lo productos que crean a base de de aceites, como por ejemplo el aceite de visón, o la baba de caracol, etc, etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • itnas itnas 28/10/16 09:55

    Un artículo con cuyo fondo estoy de acuerdo, quede claro. Pero dispuestos a denunciar el uso que se hace de la ciencia empírica, me ha llamado la atención la frase 'la realidad es que la naturaleza no es amable, sino despiadada y ajena a sentimentalismos' que escribe la articulista. Debo decir que la Naturaleza es la Naturaleza, y que calificarla también es natural pero en el ámbito exclusivo humano, que es sólo una parte de la Naturaleza. Finalmente, no es éste el lugar para desarrollarlo, sin embargo hay que decir que sí se observan en algunas sociedades animales lo que calificaríamos de 'piadoso' o 'amable' (ejemplos?, chimpancés).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • Llaranes Llaranes 29/10/16 11:42

      Los chimpancés son un ejemplo no muy bueno. Se han observado asesinatos e incluso torturas ente miembros de esa especie... los chimpancés son bastante humanos o los humanos bastante chimpancés y ambás especies son muchas veces bastante despiadadas...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      1

      • cheflo cheflo 01/11/16 02:21

        Estoy completamente de acuerdo contigo. A veces, los comportamientos y las semejanzas, incluyendo las físicas, entre ambas especies, llegan a extremos asombrosos. Por ejemplo, en el caso de este ejemplar, yo no tengo claro si se trata de un Chimpancé muy Humano, o de un Humano muy Chimpancé......... http://www.abc.es/Media/201502/10/felipe-glez-ep--644x362.jpg

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • itnas itnas 30/10/16 09:28

        Lo que no obsta para que también los chimpancés sean piadosos y amables. En todo caso, mire yo no puedo comprender que se diga que la Naturaleza es despiadada siendo el humano parte de la Naturaleza, es decir, ¿el humano es despiadado? Sabemos que si, pero no siempre, a veces es amable, piadoso, etc... Luego la Naturaleza no es ajena a los sentimentalismos, puede ser amable y puede no ser despiadada. Estamos hablando de un subconjunto, los humanos, contenido en un conjunto que es la Naturaleza, de forma que no se puede hablar del conjunto sin tener en cuenta uno de sus subconjuntos. Ésta es mi crítica a la articulista.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • Athenea Athenea 29/10/16 14:08

        Dice Ud. bien, pero el ejemplo sigue siendo válido: entre los chimpancés se observa lo que puede calificarse de piedad y amabilidad. Y no sólo entre chimpancés, como probablemente sabrá.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • RueDelPercebe RueDelPercebe 28/10/16 08:45

    El problema, como con todo, es que las instituciones no hacen su trabajo. No vigilan este tipo de engaños y manipulación.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 28/10/16 09:40

      Digamos que están conchabados porque las grandes multinacionales son el nuevo orden mundial. Hay mucha investigación en cosmética y hay firmas,  poco conocidas y muy caras (que jamás se publicitan) con productos muy eficaces. Salvo si se pretende la eterna juventud como el doctor Fausto. Pero no neguemos la evidencia.  En Francia hay,  lo niegue quien lo niegue,  una muy seria investigación con resultados excelentes. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • phentium phentium 27/10/16 20:05

    Histórica y tradicionalmente la publicidad cuyo objetivo principal es el pu lico femenino es, cua do menos absurda aunque a mi me parece más bien para.estupkdas. y no digo que lo seáis. Digo que esos publicistas piensan que los soys, y lo que es peor....los directivos de esas.compañias.tambien. Especialmente insultantes resultan la gran mayoría de.articulos domésticos como ambientadores, detergentes, suavizantes y demás compuestos. Me asombra que con el elevado espíritu Rei i Ducati o que enarbolan las.feminas en estos.tiempos.aun ninhuna asociacion haya tomado esa tarea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vel vel 27/10/16 19:45

    Gracias. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jesc Jesc 27/10/16 15:51

    Siempre ha existido el marketing barnizado con términos pseudocientíficos, aparentemente impactantes, tratando de transmitir seriedad y rigor científico del producto que publicitan, pero faltos de todo ello. Se aprovechan de la confianza que la ciencia inspira en el consumidor. Eso y el fomento de la quimiofobia. Algún efecto tiene en la capacidad de decisión de la gente, sobre todo de la menos formada (si lo dicen estos señores y suena a ciencia de vanguardia, tiene que ser verdad), pues de lo contrario no lo harían. Algo similar sucede en la industria de la alimentación, donde algunos miembros de la comunidad científica se prestan a emitir informes ad hoc alabando las supuestas propiedades de un producto, sobre todo de los que llaman "alimentos funcionales". Sobre todo ello se ha escrito mucho y está muy bien recordarlo de vez en cuando. Sin embargo, pienso que en realidad el común de los mortales suele pasar bastante de unos palabros que ni entiende ni quiere contrastar y le motiva más a la hora de comprar un determinado producto cosmético una cara joven, sana y, sobre todo, con gancho, con autoridad, conocida, a la que aspiran parecerse. La publicidad engañosa está ahí, así como los lobbies presionando a las instituciones para que no tomen medidas más drásticas. Total, estos productos tampoco matan. Como mucho, no cumplen con lo que prometen y te sacan la pasta. De momento, reducir los efectos del paso del tiempo con un ungüento parece una quimera. Sólo chapa y pintura. Dentro de X años, tal vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • korrosivo korrosivo 27/10/16 09:53

    La publicidad, en buena medida, es para bobos. La persona formada, que sabe lo que necesita, normalmente huye de los remedios mágicos que siempre resultan en superchería pura y dura. Aún recuerdo un anuncio de chicle de hace unos años que, según los fabricantes, tenía "xilitol", un alcohol edulcorante. Tan  importante era el producto, que hasta le daban una pronunciación peculiar: "shilitol", cuando en español la equis se pronuncia como en "taxi", o "xilófono", o "exógeno", exactamente "ks" y no "sh". Pero se ve que, para el común, contra más raro suene el producto, mayores beneficios tiene que comportar. Los publicitarios y los fabricantes lo tienen claro: mientras haya "xilipollas", tendremos el negocio asegurado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 27/10/16 09:39

    Este y otros asuntos relacionados con la credibilidad, se solucionaran cuando la nanotecnología consiga desarrollar un chip que, incorporado en el sujeto, reviente cuando mienta de forma consciente. Probablemente el mundo quedaría desierto en varias semanas....!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juanza juanza 26/10/16 23:52

    hola, tengo 69 años y toda mi vida (me refiero desde adolescente) he usado NIVEA, para todo, la cara, las manos, el controno de ojos, la del cuerpo y estoy divina de la muerte, me importa un comino lo que digan los fabricantes de las demas marcas, porque son un come cocos. Un abrazo y un besote

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • vel vel 27/10/16 19:44

      Recojo tu consejo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.