x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

La mentira

Publicada el 02/11/2016 a las 06:00 Actualizada el 01/11/2016 a las 13:11
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La mentira se ha instalado en el discurso político, también en el Parlamento de la nación, y el actual presidente se ha convertido en un eufórico maestro que puede, y de hecho lo hace, presumir del rédito que proporciona el engaño frente al bajo coste que hay que pagar por su utilización.

Tal vez seamos víctimas de esa cultura tan nuestra de zoco, de mercado del regateo, donde la astucia produce beneficios y la picaresca impone sus reglas contra la ingenuidad, creando la figura del primo, el engañado, el honrado que pica, que es peyorativa, mientras se ensalza la figura de el listo, el timador, invirtiendo las reglas tradicionales que imponen al honrado por encima del delincuente.

Aceptada la mentira sin mesura, sin control ni consecuencia adversa, se impone la tiranía de las formas. Lo importante no es lo que se dice sino cómo se dice. Una salida de tono, un exabrupto o colección de ellos descalifica al orador y le rebaja a la categoría de extraparlamentario, indigno de compartir el espacio donde se fabrican las leyes que se imponen a la ciudadanía, en muchos casos contra ella.

Es cierto que la crispación no colabora al entendimiento, pero sigue resultando curioso que sólo se tenga por ofensivo aquello que pronuncia el de abajo, el de la clase inferior, reservándose la clase dominante la exclusiva de la difamación, la descalificación, la acusación y la deshonra, como meros elementos descriptivos sin que se les deba tener en cuenta y sin que los medios de comunicación de masas los destaquen como inaceptables.

Lo mismo ocurre con el respeto al votante. Sólo merecen ese respeto, por lo visto, aquellos que votan a partidos tradicionales, los de toda la vida, aunque se trate de un partido que tenga decenas de personajes recorriendo los juzgados como presuntos delincuentes, o que ya posee en su nómina convictos suficientes para considerar que esas actividades no se consideran punibles entre sus militantes que se niegan a hacer limpieza interna, eso que llaman regeneración, atrincherándose en la defensa de los nuevos casos que van saliendo, o blindando a compañeros que hieden, proclamando con sus actos y declaraciones que la corrupción ha venido para quedarse.

Roban, pero no se les puede calificar de ladrones en público, ni siquiera a título potencial.

No hemos llegado a eso. Esto no es el Reino Unido donde con el mayor de los respetos y la educación elemental se llama a las cosas por su nombre y las descalificaciones se dirigen también al líder del propio partido. Todavía vivimos en un país donde una sola insinuación en contra de los designios de la élite del partido es considerada como “alta traición” y merecedora de expulsión o sanción, pero que inhabilita para el ascenso en la carrera política.

Llamar ladrón es de mala educación y motivo de escándalo; neoterrorista, de buena, y el que profiere el descalificativo se hace merecedor del aplauso de aquellos que velan por el respeto a la cámara. También el que difama basándose en papeles elaborados por la policía política al servicio del partido del Gobierno y que los juzgados han proclamado como impresentables en cuatro ocasiones.

Lo realmente ofensivo es que sea, precisamente, el portavoz del partido que nos gobierna el que utiliza estas acciones ilegales, incompatibles con el llamado Estado de derecho, para difamar al rival, demostrando que aquellos a los que representa desde su portavocía, no se someten a la Constitución a la que apelan constantemente, y que parece servir, exclusivamente para pegar con ella en la cabeza a los rivales, pero “desde el diálogo y el respeto al Sistema que todos nos hemos dado”. Esas artes de corte mafioso pagadas con dineros públicos y encargadas por altos cargos de la Administración no constituyen, al parecer, un motivo de vergüenza, ni merecedoras de una explicación seguida de una promesa de regeneración democrática, sino que lejos de ello se hace alarde en sede parlamentaria de aquellos papeles con información falsa, sin firma, que el periodista que los saca a la luz asegura que se los proveen unidades de élite de nuestra policía.

Se presume de estas actividades dignas de regímenes totalitarios, al tiempo que se hacen chistes sobre la mejora en el uso de la tecnología móvil para pactar, con presuntos delincuentes de los que afirman abominar, salidas honrosas para su situación a cambio de que no se vayan de la lengua. Es una forma elegante y muy parlamentaria salir de la acusación de un hecho comprobado, que en otras latitudes haría incompatible su asunción con la actividad pública, y no digamos con la Presidencia del Gobierno, con un chiste a modo de pase de pecho que demuestra el caché y el señorío del orador, a diferencia de la chusma que descalifica con adjetivos gruesos.

Parece que ahora que el recién elegido presidente del Gobierno ha mejorado su técnica de envío de SMS, según afirma desde la tribuna, los presuntos delincuentes pueden estar más tranquilos porque su vía de conexión con el Gobierno será más fluida y discreta de cara a esa cuenta que queda en “el debe” del Gobierno con el banquillo de los acusados y que se sintetiza en el: “Hacemos lo que podemos”. No se destacó lo suficiente, no sólo que es un caso que está siendo juzgado y que la única maniobra posible es intervenir en la normal acción de la judicatura, sino que está escrito en plural, por lo que deducimos que si los presuntos delincuentes son casos aislados, la acción ilegal desde el Gobierno se lleva a cabo en comandita, dando la razón a esos jueces que aseguraban frente a procesos de corrupción que ese partido se configura como una organización para delinquir.

Sólo son cuatro años más, en los que ya se nos anuncia que ninguna de las reformas que se han llevado a cabo se van a revisar. Esas que procuran que a pesar de que aumenta el número de trabajadores, no lo hacen los ingresos a las arcas del Estado porque los salarios son tan miserables que los nuevos empleados no alcanzan la condición de ciudadano cotizable.

Mientras, desde la otra bancada, los compañeros de partido se rasgan las vestiduras por la entrevista que concedió Pedro Sánchez a Jordi Évole. No reparan en la gravedad de sus afirmaciones, ni cuestionan su veracidad, sino que, al unísono, coincidiendo con la casi totalidad de los colaboradores de la radio, se alarman porque esos actos puedan beneficiar a Podemos. Esa es la gran irresponsabilidad del que se postula para regenerar el partido: que no explicó por qué cedió a las presiones de esos grupos mediáticos y empresariales para que no hubiera un Gobierno de izquierda. Eso que llaman el cambio.

Estamos bajo el gobierno de la mentira, en plena fase de abolición de la honestidad imprescindible para dirigirse a los ciudadanos y representarles, de forma directa o representativa. Todo es juego de estrategia para conservar o incrementar el poder de la nave que se hunde mientras los equipos de rescate se dedican a evitar que los pasajeros accedan a los botes salvavidas.

Se pudo hacer un gobierno alternativo y los poderes fácticos de la mano de los empleados de las puertas giratorias lo impidieron.

Exigieron la abstención y se les dio.

Hablemos de Maduro. Ese es nuestro problema. Allí no hay democracia. No se puede consentir.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

155 Comentarios
  • Wantoo Wantoo 07/11/16 17:52

    Gracias Wyoming, eres de los "poquísimos" que se atreven a no menospreciar a los votantes de Podemos, que somos personas que creemos que solo en Podemos hay voluntad de mejorar el comportamiento de las instituciones de todos, ayudándonos a no quedar enterrados entre la porquería que destilan las mafias económicas y sus lameculos (medios y lectores afines). Gracias y larga vida para que continúes culturizando a la población que arrastra el lavado de su cerebro desde el franquismo, no tienen culpa en realidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Brolin Brolin 07/11/16 15:53

    Magnífico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aleze Aleze 06/11/16 12:54

    Me encanta leer tus artículos de opinión, coincido contigo al ciento por ciento, y cuando se me ocurre leer alguno de los comentarios de la caterva de descerebrados, que hablan por no callar, entiendo perfectamente porque este país está como está, porque los mentirosos gobiernan como si esto fuera su cortijo y los ciudadanos sus vasallos. Su única justificación es que son los más votados, también Hitler fue el más votado, será que este país se quiere autodestruir y elige a los más capaces de llevarlo a cabo en un tiempo record.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 05/11/16 21:42

    No sé si ya lo habrán dicho antes, pero, por si no había reparado, Sr. Monzón le cuento, le chivateo que -parece- ¡ojo! parece que el tal L. Arroyo: LE HA COPIADO, sí, sí, el titular de este, su, artículo: "La mentira", es como si se lo hubiera calcado, fíjese, se le añaden dos palabras más, y ya está un titular, eso sí, ¡menudo tirón! porque provocador, desde luego que lo resulta. Insisto, nada menos que el 50% de ese titular de cuatro palabras aparenta ser, en el 50%, una copia literal del suyo. De ser cierto ¿Le deberá algo por derechos de autor? Mi chivatazo es gratuito.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • XUANON XUANON 06/11/16 17:35

      No creo que nadie le haya copiado el título a Wyoming,pero lo que está claro es que algunos se han dado cuenta de que los españoles piensan que los del status quo y los medios que los promocionan(casi todos) mienten como bellacos(lo cual puede resultar si bien se mira natural),entonces al igual que ya pasó con la campaña de "todos son (somos)corruptos" de no hace mucho para defender la inmensa corrupción del sistema,ahora empieza la de "todos mienten" para que la mierda se extienda(lo que también pasa es que después de lo llovido ésto ya nos pilla "vacunaos")

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • XUANON XUANON 05/11/16 14:55

    ..."Estamos bajo el gobierno de la mentira"...Por eso es tan importante para los que defienden el status quo decir que mienten los de Podemos(en general los ajenos a las puertas giratorias),ah y que son unos corruptos.Hasta en este periódico hay un virulento artículo de "opinión" que se titula :Espinar y la mentira.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cancepuje cancepuje 05/11/16 09:54

    Querido doctor Monzón le habla un conocido que no le conoce, por mucho que quiera disimular no es usted mejor que a los que hace crítica,(muy buena crítica por cierto), si usted amase a su patria no la defendería revolcandose cada día en los excrementos de los traidores,ni aireándoles los fétidos pedos que emiten a través de los medios al servicio de este régimen al que denominaremos partitocracia o dictadura de los partidos estatales al servicio de multinacionales,grandes fortunas y borbones traicioneros al pueblo,si usted fuese honrado,honesto y trabajador dedicaría su tiempo y su fama al servicio de esta piel de toro raída por la polilla de los dictadores,tanto los anteriores como los actuales,si usted quisiese pasar a la historia como alguien distinto,crear escuela o ser respetado tendría que blandir la espada,la espada de la educación,no la suya que nadie duda que la tiene sino la de educar a esta mayoría de españolitos estupidizados que no saben ni dónde están,ni hacia dónde caminan,es usted un simple peón al servicio del mismo poder al que critica,de nada vale cambiar a un partido estatal por otro,tenga las siglas que tengan,las risas diárias son risas con sabor a llanto,el llanto de la democracia nunca vista ni conocida en la mejor y mayor nación del mundo que nos guste o no es la nuestra,la palabra España si fuese acompañada de democracia sería orgullo universal y podríamos usar otras banderas para limpiarnos el trasero por muchas barras y estrellas,por muchas hoces y martillos que tuviesen,querido señor Monzón de que sirve tener todo en la tierra cuándo perdamos el cielo,recuerde usted que no hay camino se hace camino al andar,no siga usted como hasta ahora,claro está no cambie usted en el humor,para ilusionar hay que hacerlo desde la risa y la alegría,Venezuela es un país tan hermano como todos los demás hacemos discriminación si no se menciona al resto,y para terminar darle una idea que nunca está demás por muy inteligente que seamos,para saber lo que pasa en tu país has de hablar con las gentes de fuera,piense y pensemos en si somos lo que queremos ser o somos en lo que otros quieren que seamos,esto lo envía un conocido y recuerde no es un enemigo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • goriluis goriluis 05/11/16 09:51

    Desde luego Wyo, tienes mucha razón.., resumiendo vivimos en el gobierno de la corrupción y abstención para mantenernos en su mentira. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mafi63 Mafi63 04/11/16 23:36

    Grande como siempre Wyo, nos toman por tontos...y es que visto lo visto razones no les faltan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arantza Arantza 04/11/16 17:51

    Si la mentira se ha vuelto a instalar, y con la ayuda de los medios de comunicación martilleándonos la cabeza con lo que quieren los "poderes", la verdad entra desaliento. Hoy ya a los recortes en presupuestos de España anunciados por los medios ya no le llaman recortes se les llama ajustes y así todo. Vergüenza sentí de Iñaki Gabilondo el otro día, que falso, para mí ya ha caído, es un mero actor más del guion que nos hacen vivir. Cuatro años mas? no lo se.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vimon vimon 04/11/16 16:06

    Como siempre, muy certero. Lo que no entiendo es que ese periodista aludido en el  articulo como falsificador de pruebas y que en el programa de la Sexta Noche y de Al Rojo Vivo, lo desenmascararon,todos sabemos a quien se hace referencia, siga siendo un fijo en esos programas,SEÑORES PRESENTADORES Y DIRECTORES DE LOS PROGRAMAS ¡¡¡....¿ POR QUEEEEE.?????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.