x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Desgobierno ambiental, con o sin gobierno

Asunción Ruiz
EL AUTOR
Publicada el 06/11/2016 a las 06:00 Actualizada el 05/11/2016 a las 20:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

¿Cuántas veces ha oído la palabra desgobierno en el último año? Seguramente, demasiadas. Pero, ¿la formación de un Gobierno cambiará las cosas? Si hablamos de medio ambiente, me temo que no. La situación de desgobierno ambiental, haya o no Ejecutivo, no es algo nuevo ni entre gobernantes ni entre gobernados. No se trata de una afirmación atrevida, de esas que se usan para llamar la atención en redes sociales. Por desgracia, es la frustrante realidad que viven cada día quienes trabajan en su defensa, muchos dejándose la piel. Las grandes cuestiones ambientales, esas que definirán nuestro futuro como país e incluso como sociedad, se dejan para más adelante, para otro día, para otro equipo. Eso, en el mejor de los casos. Vivimos una situación de bloqueo casi permanente en la que llegar acuerdos resulta complejo, a veces incluso entre quienes hacemos frente común. Y el resultado es desolador: en estas doce legislaturas, apenas se han alcanzado acuerdos, siempre tibios y siempre de mínimos. Términos como biodiversidad, conservación o cambio climático –una cuestión que afecta de lleno a España, el país más vulnerable de Europa al calentamiento global– pasan de puntillas por los discursos o intervenciones de sus señorías y ahí se quedan, durmiendo el sueño de los justos en el Diario de Sesiones.

Además de frustrante, esta situación refleja un síntoma de déficit democrático y pérdida de derechos. Conviene recordar que la Carta Magna reconoce el derecho de todos los españoles a gozar de un medio ambiente de calidad. Una calidad con la que no contamos por ahora. Aunque resulte molesto admitirlo, el hecho de que –como sociedad– no seamos capaces de llegar a acuerdos en una cuestión como el medio ambiente no nos hace buenos demócratas.

En muchas ocasiones, la desidia es lacerante: el pasado viernes, 4 de noviembre, entró en vigor el Acuerdo de París, el paso más significativo –aunque insuficiente– de la comunidad internacional en la lucha contra el cambio climático. Y España, que puede convertirse en el desierto de Europa si no detenemos la subida del termómetro, no estuvo en la foto. Nuestro Parlamento no ha tenido la posibilidad de ratificar un documento vital que, como país, ya habíamos aprobado durante la cumbre celebrada el año pasado en la capital francesa. El proceso hubiera sido tan sencillo como trasladar los papeles hasta el Congreso y votar democráticamente, algo que podría haber ocurrido con un Gobierno en funciones. Era interés general y era perfectamente legal. Sin embargo, la cuestión parece haberse ventilado con un par de tuits y algún brindis al sol.

Mientras, cerraremos 2016 con otro nuevo récord de temperaturas –el año más cálido desde que se tienen registros– y sabiendo que la concentración de CO2 ya ha superado la línea roja de los 400 ppm. Cada día, perdemos millones de euros con la paulatina desaparición de la naturaleza que nos provee de servicios tan básicos como el agua que bebemos.

Los acuerdos en cuestiones ambientales no son un capricho. Son asuntos transversales que marcan la marcha de nuestra economía, apuntalan el futuro de las próximas generaciones, implican a nuestra salud y, que quede claro, generan de empleo de calidad. Van de lo global a lo local y pueden tener impacto en algo tan básico como nuestra rutina cotidiana. Estos días, la boina de contaminación se ha instalado sobre Madrid y, una vez más, surgen innecesarias polémicas que concitan mucha más atención que el gravísimo problema que implica respirar aire letal.

Al cabo, la pregunta es ¿tiene altura de miras un representante político del siglo XXI que obvia el medio ambiente? ¿Se puede hablar de visión de Estado cuando se relega a un papel segundón el futuro de las siguientes generaciones? A veces, las respuestas son obvias.

Es urgente recuperar el tiempo perdido y aprovechar la clara necesidad de consensos de esta legislatura. Este país necesita algo más que un Gobierno. Necesita un pacto de Estado de todas las fuerzas políticas por la sostenibilidad y con ambición climática. Ese será nuestro mejor motor social y económico. Es incuestionable, en España no podemos permitirnos el lujo de arrinconar las políticas ambientales. De continuar así, lo pagaremos muy caro. Y no solo los ciudadanos… también nuestros principales sectores económicos.

Eso sí, como sociedad no podemos limitarnos a la crítica por la falta de consensos políticos. Casi todos, con mayor o menor definición, somos ciudadanos con visión de futuro y formamos parte de grupos, sectores o empresas que también miran hacia el horizonte. Puede que este nuevo –en realidad, no tan nuevo– Gobierno cambien formas o mensajes pero corremos el riesgo de que el desgobierno ambiental siga su camino, mirando hacia otro lado mientras alcanzamos puntos de no retorno. Por tanto, si no contamos con un liderazgo político claro en la defensa del medio ambiente, tendrá que ser la sociedad civil –dentro o fuera del parlamento–, quien lidere el más que urgente pacto social por un buen gobierno ambiental. También está en nuestra mano.

Sin una adecuada política ambiental, no tendremos un buen Gobierno.
ç

---------------------------------------------
Asunción Ruiz es directora de SEO BirdLife.




Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Bonanzero Bonanzero 08/11/16 00:08

    ¿Quién se cree que todo el está ganando y amasando fortuna, arrasando la naturaleza para llenarla de hormigón y ladrillos, los accionistas de las refinerías, la contaminación de ríos y las playas, los vertidos de aguas contaminadas, los vertidos de las aguas fecales, que dicen los ayuntamientos que están "depuradas" ect.... ect..., les importa algo los que vengan detrás?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Musidora Musidora 07/11/16 00:00

    Muchas gracias por este artículo. Todas las semanas deberia haber un articulo hablando sobre estos temas que espoleara nuestras conciencias. Ya que el estado no se preocupa por nuestra educación medioambiental, periódicos como este deberian crear una sección dedicada solo al medioambiente, para al menos aportar un grano de arena a la lucha titánica que va a suponer en un futuro no muy lejano no dejar este planeta hecho unos zorros...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Llaranes Llaranes 06/11/16 21:31

    Buen artículo. Lastima que al tratar de políticas ambientales y no de "animalistas" no consiga la repercusión que merece. Quizá con un titular más de Walt Disney tipo: Un despreciable Ganadero mata un oso amigo de las ovejas" se consiguiera mucha más repercusión. Y es que como en otros muchos temas en el medio ambiente está muy condicionado por Walt Disney, cuya permanente antropomorfizacion de los animales llevan a considerar la muerte de un oso, que siendo una mala noticia, adquiere mucha más repercusión mediática que la pérdida de ecosistemas completos o la amenaza de desertizacion debida al cambio climático.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Delgiot Delgiot 06/11/16 20:19

    Muy buen artículo. Es una pena que este tipo de columnas no tengan la pegada que otras, y sin embargo considero el medio ambiente como una cuestión de estado mas importante que la economía a corto plazo o quien ostenta el gobierno, que al fin y al cabo es temporal. En esta temporalidad radica el principal problema. Luchar contra el calentamiento global no es cuestión de 4 años, ni de 8, ni de 16; es una lucha constante en la que los resultados sólo pueden verse a largo plazo, y además pueden surgir depredadores que arenguen que el resultado de debe a la propia naturaleza y no a la acción humana. Es por estos hechos que ningún partido participará activamente en esta lucha porque los beneficios electorales son muy pocos o ninguno. Corresponde pues a la gente movilizarse, luchar y hacerse oír, pero estamos sentados muy cómodamente en nuestros sofás mientras vemos el mundo consumirse a nuestro alrededor. Ya se ocuparán otros. No es muy problema. Que pena. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jaesgi jaesgi 06/11/16 12:24

    Interesantísimo artículo que ojalá lean muchos lectores y sobre todo gente del mundo de la política. Todavía muchos no ven que sin compromiso con los valores ambientales no tenemos futuro como sociedad y como civilización; hay que seguir haciendo ver a la sociedad esta necesidad y este compromiso que permanece en la ceguera colectiva; me ha alegrado de leer en este medio este artículo de Asunción Ruiz.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • dlemadevesa dlemadevesa 06/11/16 10:06

    Que se puede esperar de un gobierno que castiga el autoconsumo y las energías limpias, pensar que esta gente va a hacer algo es como pensar que los pájaros preñanCada día tenemos ejemplos más y más flagrantes ahi tenemos sin ir mas lejos la ley de costas, el poder urbanizar un monte después de ser incendiado, etc. etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nicanor nicanor 06/11/16 08:45

    Por desgracia, el medio ambiente para nuestros gobiernos es un tema sin importancia, y para muchos de nosotros también. No tardaremos en arrepentirnos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.