X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Yo le creí

Alejandro Hernández Publicada 27/11/2016 a las 06:00 Actualizada 26/11/2016 a las 20:59    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 16

En realidad no tenía 90 años sino 89. Su padre retrasó su fecha de nacimiento para que accediera a un colegio elitista en la Cuba de los años 30. Pero da igual. Fidel ha muerto. Castro ha muerto. Admirado más que odiado, fue un líder capaz de gobernar su país durante 49 años (y otros 9 en la sombra) sin permitir el menor resquicio a sus adversarios. Hábil, extrovertido, brillante orador, pésimo economista, construyó un modelo de país que apoyaron  millones de cubanos, y se instaló en la negación cuando se hizo obvio que una Cuba totalitaria solo podría satisfacer a quienes abrazaban su ideario. Y desde 1991, ni siquiera a esos.

Llenó la isla de escuelas y hospitales, pero prohibió los partidos políticos, impuso un sindicato vertical para la clase trabajadora y eliminó la libertad de prensa. Incluso tomó prestada de Franco su Ley de Vagos y Maleantes, que aún se aplica en el código penal para condenar disidentes contra los que no encuentran cargos. Pero aparte de eso, era un seductor. Con mujeres y políticos, con filósofos y escritores. Y con Papas y senadores, y militares y presidentes. Se hizo amar por el tercer mundo, y puso al ejército cubano al servicio de sus causas. Desde Argelia hasta Siria, de Yemen a Etiopía, de Angola a Mozambique.  A lo largo de treinta años, medio millón de cubanos peleó en guerras que no eran suyas. Y algunas las ganó (Etiopía 1977, Angola 1991). Así obtuvo un respaldo moral que aún perdura en los movimientos de izquierda. Y ejerció de David frente a todos los imperios.

Yo le creí. Y de alguna forma le amé, como se ama a un líder máximo que inunda con sus fotos todo un país. No me importó arriesgar mi vida por sus ideales, que eran los de mi generación. Cuando Estados Unidos invadió Panamá en diciembre de 1989, yo servía como soldado en Angola, y me presenté en el estado mayor junto a otros cien de mi regimiento a pedir que nos enviaran a combatir a Panamá. Así éramos de  inconscientes. Y de ingenuos.

De regreso a Cuba, asistí a su último gran discurso, el que pronunció en La Habana el 26 de julio de 1990. Y volví a casa con los pelos de punta. Pero a partir de ahí ya todo fue a peor. El periodo especial evidenció las frustraciones de millones de cubanos y el fracaso de un modelo social lleno de exclusiones ideológicas. Sufrí la prohibición de pisar playas y hoteles reservadas solo a turistas. Y la angustia de vivir en un país sin futuro, que premia la adhesión política por encima del talento. Fidel no quiso escuchar, ni ver, ni cambiar. ¿Para qué? Cuba era suya, se encerró en una realidad inventada, apócrifa, que ha ido disecando los logros de la revolución hasta convertirla en una pantomima de sí misma, en una patética dictadura de tebeo que hace mucho eligió suicidarse en su propio orgullo. Ese es su legado. Un país que tuvo en sus manos construir una sociedad verdaderamente justa, pero eligió inmolarse por la ceguera de sus dirigentes. Por eso la muerte de Fidel ya no cambia nada. Solo cierra un capítulo triste que nació al calor de la épica, y muere como tragedia.
 
-----------------------------------------------------------------
Alejandro Hernández es escritor y guionista cubano. Reside en España desde el año 2000. Ha escrito 14 largometrajes. En 2014 obtuvo el Goya al mejor guión por 'Todas las Mujeres', junto a Mariano Barroso.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • Argaru Argaru 28/11/16 22:59

    "La historia me absolverá" es una frase que marca, de alguna forma, la trayectoria vital y política.  Cuando Castro dijo esta frase y, por esta razón la pronunció, sabía que la historia la escriben los que "realmente" mandan y que él iba a contracorriente. ¿Se puede ir más a contracorriente estando a menos de cien millas del imperio?  Las cosas, evidentemente, nunca son blancas o negras, si no que suelen tener una amplia gama de grises. Los logros de la revolución cubana en materia de salud y educación son incontestables, muy por encima de los paises de su nivel y entorno. No podemos comparar Cuba con Suecia, ni siquiera con Estados Unidos, aunque en estos dos apartados el fiel de la balanza cae del lado caribeño.  Sus fracasos en el terreno de las libertades formales son obvios y han lastrado la imagen tanto dentro como fuera de Cuba. Pero,¿tiene el régimen cubano la culpa de todo esto? Podemos decir que no es inocente, pero tampoco podemos decir que sea el único culpable. El brutal bloqueo comercial y económico que sufre la isla ha contribuido a que el régimen se cerrara en banda laminando las libertades formales y burocratizando, en el peor sentido de la palabra, el sistema político. La revolución cubana representó la esperanza de millones y millones de ciudadanos en el mundo, pero tuvo que luchar contra viento y marea con un enemigo implacable, que ha utilizado todos los recursos planetarios para acabar con régimen: el sistema capitalista. El mismo sistema que padecemos, ahora en su versión más dura y criminal, el mismo sistema que ahora escribe la historia. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Esthermonica Esthermonica 27/11/16 22:08

    Francamente, estos comentarios tan, por un lado personales pero, sobre todo, tan simples, no tienen el mas mínimo interés. Estoy harta de oír a diestro y siniestro toda serie de banalidades sobre Castro, sin la menor enjundia. La evolución personal de este señor, a mi particularmente, me la trae al pairo. Conzoco a demasiados como el. Eran del PCE en la clandestinidad, luego se hicieron de bandera Roja y ahora defienden a Esperanza Aguirre. Y todos tienen su relatito. Es eso mérito suficiente para 'timar a los lectores que acudimos a estas páginas buscando algo que nos explique, que nos permita reflexionar. esto es pura basura! Y estoy harta de pagar por la basura.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 28/11/16 09:49

      Pues váyase,  y no dé la tabarra. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Veletri Veletri 27/11/16 22:05

    Trump ya está calculando cuantos casinos puede montar en Cuba.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 27/11/16 21:11

    Los problemas internos de Cuba... deben resolverlos los cubanos que son los que mejor los conocen. Desde fuera solo puedo decir, y no para justificar a Fidel y a su régimen, algunas cosas. 1.La alternativa para Cuba no era Florida.... sino lo que hoy rodea a Cuba. México (con petróleo), Argentina, Brasil... o Honduras, Guatemala, El Salvador, Haití... Esas eran las opciones reales. 2.¿Qué puede salvar a Cuba?. Que a diferencia de los otros tiene un ESTADO estable, seguridad ciudadana (algo que en Iberoamérica tiene un valor incalculable), una población formada y datos demográficos de primer mundo... no de tercer mundo... 3.¿Que le falta a Cuba?. En primer, y fundamental, lugar... una economía creadora de riqueza que permita incrementar el bienestar de la población. 4.La libertad REAL del cubano de a pie... es menor que la libertad REAL de su vecino hondureño, haitiano, guatemalteco, venezolano o colombiano?. No lo creo. No pasa solo porque cada cierto tiempo puedas meter una papeleta en la urna y tengas la "ilusión" de que tú elijes a quienes te gobiernan... y no el imperio y los masters del universo... que controlan a tu propia oligarquía... 5.El bienestar de un país se mide por el PIB per cápita PERO hay otros indicadores, que normalmente no se toman en cuenta, y que cuentan mucho.... Tasa de homicidios por 100.000 habitantes, número de feminicidios, violencia contra los niños, porcentaje de la población afectada por el consumo de drogas, tasa de alfabetismo (y de analfabetismo)...etc... Y todas deben ser tenidas en cuenta... y analizadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Azobe Azobe 27/11/16 19:52

    Soy cubano. 60 años de edad. Comparto 100% el artículo de Alejandro Hernández. Gracias por expresar en tan pocas palabras, el sentir de muchos cubanos. Yo también le creí

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • leandro leandro 27/11/16 19:42

    Me da la sensación de que es la opinión de una mayoría de cubanos . Cosas de la vida .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 27/11/16 21:45

      Ha hecho una encuesta? 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • losdel38 losdel38 27/11/16 18:40

    ... Y Fidel Castro llenó la Isla de Escuelas y Hospitales... Y eso no lo permitía ni la clase acomodada Cubana ni el Gobierno de EEUU.Los "Ricos" Cubanos ( y de todos los Paises) lo que le interesa y le deja buenos dividendos es tener la mano de obra analfabeta y EEUU para dominar todos los Paises al Sur de Rio Grande, tambien le interesa los Paises incultos y que cuando le den un trozo de pan mueva el rabo. Fidel Castro ha durado tantos años en el poder porque EEUU le ha interesado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 27/11/16 21:22

      Yo no se si es porque a EEUU le ha interesado... pero está claro que Fidel y la Cuba actual son consecuencia de la guerra fría... y de lo que eso supuso para todo el continente. Creo que los cubanos tanto de la isla como los que se fueron a Miami... fueron los mejor librados... Creo que los ESTADOS de los países vecinos están en peor situación que el cubano, que la esperanza de vida en los otros es menor, que la probabilidad de que te asesinen es mayor, que la inseguridad es infinitamente mayor, que ninguno tiene sanidad y educación garantizada y de cierta calidad... En cuanto a los que están en Miami... solo recordar que la acogida... y las ventajas que han recibido son infinitamente mayores a las que reciben los demás y que es SEGURO que entre los 11 millones de inmigrantes que Trump quiere deportar... es muy improbable que haya un solo cubano...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Bacante Bacante 27/11/16 17:10

    Pues, a lo mejor,  el autor puede recuperar aquellos idéales que le hacían creer en Castro. Yo no sabría asegurar quién descarriló. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jucasade jucasade 27/11/16 10:37

    Como decía el psicoanalista Alfred Adler, que no compartía las ideas de Freud.:" Lo que le guía al hombre es su ambición por el poder". A partir de esta premisa, todos los dictadores usan al pueblo y sus miserias para ascender, pero cuando llegan al poder, muestran sus verdaderas intenciones. Es igual que el dictador sea capitalista o marxista. Lo importante es su pasión por el poder. Ahí esta la historia para comprobarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JSanchezS JSanchezS 27/11/16 09:31

    Excelente artículo! Yo no he estado en Cuba. pero siempre creí que Fidel tendría que haberlo dejado hace ya mucho tiempo; que cuando de un país quieren salir sus habitantes, entonces ese país funciona mal. Así de simple. De Fidel quedan sus logros: la mejor sanidad y la mejor educación de América Latina...pero también sus grandes errores: la falta de libertad aunque sólo sea para poder poner en práctica los conocimientos adquiridos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 27/11/16 21:17

      Cuando de un país quieren salir sus habitantes... lo mejor que se puede hacer es dejarlos salir.... Si así lo haces, seguramente el que está alentando desde fuera a que salgan... cambiará de opinión y de tácticas. EEUU en la actualidad... es un buen ejemplo. No se puede analizar la situación de Cuba... sin tener en cuenta lo que pasa, y lo que lleva pasando más de un siglo, tanto en la propia Cuba como en los países vecinos... sin tener en cuenta lo que le pasó a los muchos líderes que igual que un día Fidel... quisieron para sus países un camino diferente al ordenado por el imperio. Esto no justifica de ninguna manera los errores, crímenes, defectos que pueda haber tenido Fidel y su régimen PERO les corresponde a los cubanos, los directamente afectados, hacer el balance final. Por último... y dirigido a Iglesias, a Garzón y a todos los de Podemos y fuerzas adyacentes... por si no se han enterado todavía... Fidel Castro era un NACIONALISTA de izquierdas... que defendía la SOBERANÍA NACIONAL Y LA INDEPENDENCIA DE SU PATRIA. A partir de ahí... venía el marxista leninista... que llegó después...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 27/11/16 17:13

      Los que tendrían que haberlo dejado mucho antes son todos los Presidentes usanos, nerviosos por el negocio perdido y por la demostración palmaria de que es posible otro orden mundial. Nerviosísimos con su grano en el culo. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre