X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Paisaje después de la batalla

Pedro Díaz Cepero Publicada 06/12/2016 a las 06:00 Actualizada 03/12/2016 a las 17:52    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

La primera constatación es que el poder económico y financiero ya no oculta sus cartas. No tiene ningún pudor en enseñarlas. Antes las jugaba sibilinamente, urdían conspiraciones bajo la batuta mediática de  personajes que actuaban así para salvar a la patria. Ahora está mejor visto hacerlo por el futuro económico del país y la democracia. Recordemos la defenestración de Felipe González, confesada más tarde por Luis María Ansón o Pedro J. Ramírez, por citar algunos. Hoy, las élites económicas no se esconden, actúan a cara descubierta. A las declaraciones de varios de sus portavoces, a la propia CEOE,  hay que sumar la actividad del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), formado en 2011 por quince grandes empresas más el Instituto de la Empresa Familiar (la suma de la pequeña y mediana empresa familiar que hace más representativo el conjunto) que viene actuando como lobby político, como think tank intervencionista en la reforma laboral, en la solución del crucigrama electoral y en lo que se tercie.

Para ello se produjo el asalto definitivo a los medios de comunicación tradicionales, completado con el diario El País, con lo que se consumaba la eliminación, o al menos neutralización (algún espacio comercial diferenciador había que dejarles)  de la única y más prestigiosa disidencia oficialista que quedaba. Así que, salvo algunos periodistas honestos que arriesgan en muy pocos de estos soportes y que, nos consta, sufren presiones a diario, el resto es información dirigida, controlada  y complaciente con dichas élites. Las mismas que se han cargado los convenios y la negociación colectiva y siguen abogando por una reducción y contención de los salarios, mientras los presidentes y el número de consejeros de las grandes empresas han aumentado en número y en retribuciones  durante la crisis. Luego se extrañarán de las movilizaciones.

Otra diferencia que cabe reflejar, consecuencia del acopio del espacio mediático, es la permanente y continuada campaña electoral.  No  hay por qué esperar a la convocatoria de elecciones, cuando uno tiene los medios de comunicación a su servicio acecha al adversario desde el primer minuto. No hay sosiego para la infamia y el atropello. Las principales cadenas de televisión, en horarios prime time, dedican espacios considerables a la política y a la economía, integrados en formatos compartidos con los sucesos y el cotilleo, haciéndolos así más fácilmente asimilables por las grandes audiencias. La banalización, la falta de profundidad y las generalizaciones sobresalen en el gallinero de voces de sus tertulianos. Algunos de ellos se caracterizan por su mala educación, su lenguaje cuartelero y, especialmente, por su  fidelidad a las consignas partidistas.  Todos sabemos quiénes son periodistas de verdad, y quiénes polizontes a sueldo. Pero  lo importante es comprender que estos programas son, casi siempre, una herramienta propagandística al servicio del establishment. 

Al elenco de actores del fin de fiesta electoral se han unido, como nunca, los líderes emblemáticos del PSOE, tanto los de la vieja guardia, acomodados en sus asientos de consejeros de eléctricas, gasistas, petroleras o energéticas, como los barones bien situados en sus feudos regionales. Hasta los antiguos conspiradores les han aplaudido. Triste espectáculo el de un partido que ha sacado a la superficie de la forma más cruda las contradicciones que hace tiempo le acechaban. Los errores continuados de un candidato díscolo, no se sabe muy bien si primero por hacer caso a la Ejecutiva y luego por no hacérselo a los poderes fácticos, o ambas cosas a la vez, han terminado por enfrentar a todos: al denostado aparato (que ha tenido que cambiarse por una gestora) y a los barones (alguno  quemado en la operación), con la militancia más lúcida y con los votantes más fieles.

Del lado de las llamadas fuerzas del cambio asistimos a movimientos, comprensibles desde el punto de vista de la descentralización de los programas políticos y de la importancia otorgada a la autonomía de los círculos regionales, pero peligrosos en cuanto a conseguir la unidad necesaria para  conseguir el voto y ganar unas elecciones generales. El juego de “las marcas” dentro del movimiento progresista, si es mal entendido, dudo que tenga consecuencias positivas. Además de dar munición a la competencia política (son una sopa de letras, es imposible que se entiendan, se pelean entre ellos, etc.) propenden a la aparición gratuita de facciones y guerras intestinas de desgaste. Y es que la concepción personalista de los liderazgos debe rendirse a la condición unitaria de los acuerdos. El principio de la unidad debe prevalecer sobre rivalidades, divergencias y regionalismos mal entendidos. Sólo la alianza entre los partidos de la izquierda y las organizaciones de carácter progresista (sindicatos, asociaciones, movimientos independientes, etc.)  pueden llevar a una victoria electoral de las fuerzas del cambio en nuestro país.

Mientras tanto, la derecha política camina con objetivos muy claros, prietas las filas. Tienen el  monopolio de los medios de comunicación, especialmente de los tradicionales, la máquina inquisidora contra el rival bien engrasada con las aportaciones del poder económico, y cuentan con un alter ego como Ciudadanos, dispuesto a echar una mano en caso de apuro, como se ha demostrado. Por otro lado, les beneficia la pirámide demográfica, que no evoluciona a favor del voto joven, siempre más inclinado hacia posiciones de izquierda.
________________

Pedro Díaz Cepero es sociólogo y escritor.


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • itnas itnas 06/12/16 10:03

    No he entendido el mensaje claramente. ¿Puede alguien afirmar que no existan tensiones, del tipo de las que aquí se comentan, en la derecha? Cuando trato de diferenciar dos objetos, lo que hago es considerar las características que les discriminan de la misma forma que es obvia la diferencia entre una mesa de tres patas y una de cuatro. Lo que si me parece realmente discriminador es el poder financiero; la derecha lo tiene. Y para cubrir esta carencia en la izquierda, me temo que la alternativa es la educación, una alternativa no a corto plazo y, desafortunadamente, también dependiente de la financiación así que ¿nos queda sólo la revolución desde el punto de vista de la redistribución racional de los recursos (y así, por ejemplo, cancelación de enseñanza concertada, ¿cómo es posible que una empresa de enseñanza privada, como la religiosa, tenga ayudas estatales, con el dinero de todos?)? De otro lado, cuando falta liderazgo en un partido parece que se aprecia, en general, como una carencia que resta votos; cuando el liderazgo es claro, entonces entramos en el juego de los personalismos vs unidad entre grupos de una plataforma. Un juego, por cierto, al que se contribuye a jugar desde páginas como ésta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre