X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Las urnas y el casino

Publicada 08/12/2016 a las 06:00 Actualizada 07/12/2016 a las 18:13    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 43



Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia. Han traicionado tanto su presunto ideario que ya no sabe quiénes son ni qué defienden, más allá de mantenerse en el poder sin importar el precio. “Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”, dicen que dijo Groucho Marx. Al menos, él tenía gracia.

La bandera del ajuste cotizará alto en los mercados que viven de exprimir el tuétano de la gente y de los países, pero la ciudadanía occidental exprimida está harta del juego y ante la ausencia de una alternativa ilusionante se ha echado al monte.

Austria eligió presidente a un ecologista (Alexander Van del Bellen) en lugar del candidato de la extrema derecha (Nobert Hoffer). Es la excepción en un alud que empezó a formarse en la crisis de 2008, un hundimiento que se ha llevado por delante millones de puestos de trabajo y unos cuantos derechos, y que dejó al descubierto la gula de los actores principales y el mecanismo del engaño.



Se despreciaron y combatieron vías de indignación ciudadana como el 15-M, Occupy Wall Street y otras similares, que eran expresiones pacíficas y muy democráticas del rechazo ciudadano a las élites corruptas que habían dejado de suministrar soluciones a los problemas colectivos ya que, en muchos casos, ellas mismas son el problema para la supervivencia de lo que entendemos por democracia.



La derecha tradicional y la socialdemocracia aplicaron las mismas recetas basadas en el padecimiento de la mayoría. La diferencia entre derecha e izquierda quedó en los matices, en el tono. Este es uno de los mecanismos que ha quedado al descubierto, que el impulsor de las recetas de ajuste no son los gobiernos elegidos en las urnas sino supra-estructuras como la Unión Europea (esta UE, no la original ni la necesaria), los mercados, los inversores. Exigen menos Estado, más privatizaciones y cambiar derechos de todos por el negocio de unos pocos.

Lo ocurrido en el caso de José Manuel Durão Barroso, pensionista de lujo de la UE que ficha por Goldman Sachs International, es parte de esa estructura de engaño. Las puertas giratorias son un premio al trabajo bien hecho, no el realizado para los ciudadanos o para la UE sino para las empresas contratantes.



El Brexit y la victoria de Donald Trump, el referendo de Italia, lo que pueda suceder en las elecciones de Holanda, Francia y Alemania previstas en 2017, son muestras de un problema que nadie quiso ver y que arranca de lejos. Detrás de estas expresiones bulle en muchos casos una xenofobia que se esconde en eslóganes en apariencia nimios: Britain first, America first. Odiar al Otro es una forma de echarse al monte.

Se habla de una especie de Internacional Populista convertida en cajón de sastre para atacar sin matices a todos los enemigos del llamado orden establecido, que no es otra cosa que la perpetuación de las normas que permiten el saqueo. El sistema amenazado se defiende como un calamar, en vez de tinta difunde miedo. Muchos medios de comunicación difunden ese miedo por obediencia, frivolidad o ignorancia. El temor esencial es perder el control del casino.

Mezclan churras con merinas: Donald Trump, Marine Le Pen, Matteo Salvini (Lega Norte), que son representantes claros de la extrema derecha, con Beppe Grillo (MoVimento 5 Stelle), Alexis Tsipras (Syriza) y Pablo Iglesias (Podemos), que serían ejemplos de una nueva izquierda poscomunista que ocupa la autopista dejada por excomunistas y socialdemócratas reconvertidos en liberales.

A esos dos grupos se une Vladimir Putin, que juega otra partida, la global.

Este tótum revolútum es una argucia que busca generar confusión. Se trata de un simplismo que no explica la realidad, solo ayuda a abrir la puerta al caballo de Troya del neofascismo. No están fallando las urnas, ni los ciudadanos, solo falla el sistema.



Esta mezcolanza ventajista obvia la existencia de populismos dentro del sistema, como serían los de Renzi y Valls, que no están logrando frenar la marejada porque llegan tarde y de manera oportunista al nuevo discurso. En el caso de España serían Susana Díaz y Esperanza Aguirre, entre otros.

Se habla mucho de la posverdad. De eso escribí hace tres números en TintaLibre impulsado por un artículo de la revista The Economist. Decía que los políticos en general nunca han estado demasiado comprometidos con la verdad.



El problema es que un número cada vez más elevado de medios de comunicación ha renunciado a la verdad y es la verdad el centro de este negocio: la búsqueda honesta de los hechos comprobados. Quizá de ahí proceda parte de la crisis que afecta al sector. La ciudadanía también parece inmersa en esta era de la posverdad. Compra sin cuestionamiento el discurso falso de un político, y el de su medio. Lo que importa es reforzar el prejuicio propio, no informarse para emitir un juicio mejor y actuar en consecuencia.

Esta era de la posverdad es también una era de la posdemocracia. Es una clave que permite entender mejor qué está pasando y, sobre todo, por qué está pasando.



FIN


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • Republicano1944 Republicano1944 10/12/16 17:36

    La casta imperante nos ha llevado de regreso a feudalismo. La cuestión es adivinar de dónde, cuando y cómo surgirán las nuevas guillotinas...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 10/12/16 13:57

    Situar el xenófobo Movimento Cinco Estrelle en la izquierda no es serio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Copito Copito 10/12/16 05:04

    Gracias Ramón, me has levantado el ánimo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 09/12/16 12:59

    Otro excelente artículo. Y otra verdad incuestionable: el problema está en el sistema (de organización social). Nos han metido hasta el tuétano ideas como competitividad, macroeconomía, eficiencia de lo privado frente a lo público. Quien quiera ver, que vea. Lo privado sólo es eficiente para su dueño. Ejemplos a patadas, pero hábilmente camuflados. Desde la vergonzante situación de un avión con menos combustible hasta conflictos que estallan para dar salida a las armas de los países "desarrollados". La medicina privada no es mucho mejor que la pública. Que levante la mano quien en una consulta médica privada le hayan respetado siempre la hora de la cita. O quien no se haya visto ante una compliación de salud y haya sido "derivado" a un hospital público porque en el privado no había medios para atenderla. Las escuelas privadas no enseñan mejor que las públicas. Solo que a aquellas asisten las élites que se realimentan con "compañeros de pupitre". Y dan el pego porque ocupan cargos dirigentes. Pero no porque sepan más, sino simplemente porque su línea de salida está varios kilómetros por delante de los estudiantes públicos. Es difícil alcanzar la excelencia cuando te tienes que preocupar de conseguir comida (léase bienestar personal) antes que conocimientos, y "competir" con quien parte de una situación desahogda. Para ser celador hay que pasar una oposición. Para ser director de hospital tienes que ser del partido y tener amigos en la directiva. Puedes ser presidente del gobierno sin hablar ni un solo idioma adicional al tuyo (que puedes hablarlo con acento o dificultades de dicción). Pero no puedes ser cargo intermedio de ninguna empresa sin hablar, al menos, inglés. O chino. El sistema es un inmenso trampantojo donde te ponen por delante conceptos aparentemente serios, pero en reralidad vacíos y prehistóricos. No quiero competir, quiero compartir. No quiero macroeconomía. Quiero economía doméstica de todos saneada y justa. No quiero propiedad privada sino propiedad de todos asumida por todos. El sistema no sirve. O lo cambiamos o vamos de cabeza a los futuros apocalípticos tan queridos en el cine estadounidense. Al tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • La Valenciana La Valenciana 10/12/16 03:47

      Totalmente de acuerdo. La medicina privada en muchas ocasiones es un bla, bla, bla, que no se aguanta. Se sale de la consulta habiendo hablado de todo menos de lo que realmente preocupa. Los transportes una vez se privatizan se escacharran por todos los lados, nadie tiene la culpa de nada, nadie es responsable de nada, por supuesto, la coordinación brilla por su ausencia. La escuela privada está llena de enchufes, las notas se consiguen a base de favorcitos del papa o la mama. Los profesores no dan la talla y en la mayoría de los casos trabajan allí porque conocen a “fulanito de tal”. El sistema de oposiciones es duro, aunque es obsoleto. Los buenos profesores están en la pública el problema es que el sistema educativo español es muy cuestionable.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Daimon Daimon 09/12/16 20:44

      Excelente comentario......Al tiempo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • esfera esfera 09/12/16 15:01

      Maravillosa forma de manifiesto que comparto en toda su extensión. Chomsky ha censurado la falta de garantias entre los líderes de países en la cumbre de París ,respecto a garantizar y proteger el medio ambiente, cambio climático, etc , pero en realidad, NO VINCULANTE para los mismos, ; de tal modo que los neoconservatives , incluso , parece que deseen los efectos devastadores subyacentes de pueblos. A pocaliptico, Trump. Saludos y gracias por estar en el fin.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • tieri tieri 08/12/16 21:32

    Me equivoque quería decir el comentario 11 de Basanta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 08/12/16 21:22

    Encuentro que el comentario 12 de Antonio Basanta es realmente muy acertado mucho mejor que el articulo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 08/12/16 21:08

    He oído que el movimiento cinco estrelle es más bien de extrema derecha que de izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 08/12/16 21:07

    La sociedad que se nos ha proporcionado y a la que no hemos aportado más que conformidad, es "demasiado dócil", lo sabemos y lo saben. Somos egoístas y tememos perder "lo que tanto nos ha costado",.......................... mucho o poco, por ese motivo el cambio será muy difícil, pero debemos apoyar opciones de cambio real, que ya están aquí.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 08/12/16 19:31

    «La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país. Quienes nos gobiernan, moldean nuestras mentes, definen nuestros gustos o nos sugieren nuestras ideas son en gran medida personas de las que nunca hemos oído hablar». Edward Bernays. Sacar a pasear una nueva palabra o un nuevo concepto como si se trataran de hechos nuevos, como si el autor inventara la pólvora, cuando en realidad la “posverdad” ha existido en toda sociedad moderna, pues da la impresión de que se pretende crear otra posverdad o por lo menos ocultar la anterior existente. Trump no inventa la posverdad, en todo caso la caricaturiza. Como muy bien dice Lobo, ¿pero cuando los políticos han estado comprometidos con la verdad?. El asunto no es ese, el asunto serio es dilucidar si la posverdad como elemento fundamental de la práctica política desde siempre, ha llegado ya o llegó hace mucho a destruir lo que entendemos por democracia. El asunto interesante es tomar conciencia de que si lo que nos venden como democracia es la posverdad absoluta, es la verdadera posverdad en la que nos encontramos mientras discutimos si son galgos o podencos. ¿Cabe mayor idiotez que afirmar al mismo tiempo que nos gobiernan los mercados y que sin embargo vivimos en democracia?. La posverdad se consigue mediante repetición constante de ideas falsas hasta convertirlas en verdaderas. ¿Hay algo que se repita más como que vivimos en democracia y en un estado de derecho?. Precisamente es el bipartidismo corrupto español el que con mas entusiasmo se encarga de su repetición machacona y entusiasta. Desde 1978 han creado esa posverdad. Lo es el “PSOE” como partido de la izquierda. Lo es la monarquía como parte de la democracia. Lo es la creencia en dioses de las religiones. Lo es la banca como sistema necesario … y mil posverdades más. Por lo tanto, vivimos instalados en la posverdad y viene un gracioso a descubrirla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 08/12/16 18:19

    Buen artículo, como suelen ser los del señor Lobo. Lo malo es que, basándose en buen diagnóstico, hay que hacer también un pronóstico y, sobre todo, poner un tratamiento eficaz. Eso --que ya sé que es responsabilidad de los políticos-- es bastante más complicado de hacer. Porque el problema es que los políticos aparentan tener mucho más poder del que realmente tienen y a los que sí lo tienen de verdad no podemos ni votarles ni, mucho menos, botarles. Pongamos un cascabel al gato, claro, pero ¿quién se lo pondrá? ¿Syriza o partidos similares? Muy verdes me parece que están. ¿Quién entonces?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre