X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Tiempos Modernos

Pablo y los corintios

Publicada 14/12/2016 a las 06:00 Actualizada 13/12/2016 a las 22:29    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 61

Hasta los catorce años fui a un colegio de curas. Y funcionó. Acabé ateo. Con secuelas, eso sí. Una de las más molestas es que me conozco nivel usuario alto la liturgia católica. No recuerdo nada de cómo se resolvía una ecuación de segundo grado pero tengo el misal memorizado a la perfección. Claro que el método pedagógico influye. Tal vez si me hubieran explicado cómo se despeja la x con una manzana y una serpiente que habla posiblemente lo recordaría.

Es normal que la Iglesia se aferre a los colegios. Sabe que su futuro está en la infancia. A partir de cierta edad nos hacemos menos permeables a lo mágico. Si en lugar de a los cinco años, te contaran a los quince la conversación entre Eva y la serpiente, en vez de una aversión eterna a los reptiles lo más que podría ocurrir es que le preguntaras al sacerdote el nombre de su camello.

Esta caprichosa memoria discrecional contra la que no puedes luchar es la culpable de que cuando tengo que acudir a alguna ceremonia religiosa asista a ella temeroso de que me traicione, hasta el punto de que en cuanto veo aparecer al oficiante me repito mentalmente: “Concéntrate. No eres creyente. Ya no. No caigas en su trampa, no le respondas”. Pero no es fácil no sucumbir a esa beatífica provocación. Es oír eso de “La gracia de nuestro señor Jesucristo, el amor de Dios Padre, y la comunión del Espíritu Santo, estén con todos vosotros” y tener que apretar los puños para evitar el resorte atávico que me obliga a murmurar “Y con tu espíritu”. Me pasa sobre todo con esas frases cortas. Cuando has ido a un colegio religioso y te han metido misa en vena durante años, hay pasajes litúrgicos que tienen mayor poder de atracción que un estribillo de Shakira. Es enorme el esfuerzo de autocontrol que requiere escuchar eso de “por los siglos de los siglos” y no rematarlo con un “Amén”. Es como oír a James Brown gritar “¡Giropa!” y no contestarle “¡Gironup!”.

Entenderán así que si oigo juntas las palabras “Pablo” y “carta”, un reflejo pauloviano me lleve inmediatamente a pensar en los Corintios. La epístola del secretario general de Podemos tiene un cierto toque fraternalmente pío: “Cuidemos el debate, Íñigo, para que, con acuerdo o sin acuerdo, podamos siempre decirnos amigo, hermano, compañero”. Amigo, hermano, compañero… Errejón es la Santísima Trinidad de la izquierda.

Tengo a Iglesias por un amante irredento de la teatralidad, actitud presente en muchos otros políticos de todos los partidos, pero que en el secretario general de Podemos se ve acentuada por su vocación mediática: es, vocacionalmente, presentador de televisión, como demuestra semanalmente en La Tuerka. Las vocaciones nos suelen definir infinitamente mejor que las ocupaciones. Estoy convencido de que Pablo Iglesias sería enormemente feliz con un programa en prime time. Eso no resta validez ninguna a su condición de político pero es verdad que, en cierto modo, la condiciona, y –en una personalidad ya dada a la búsqueda incesante de posteridades- convierte su gestión pública en un permanente esfuerzo por conseguir minutos de oro que además de a él –debe ser duro ser Pablo Iglesias– puede llegar a agotar a muchos españoles.

Volviendo a la carta, tiene también ésta parte de esa arrogancia que el mismo Iglesias reconoce como uno de sus defectos, cuando afirma, sobre el gesto de responder a su número dos desde un periódico: “Creo que somos de los pocos que se pueden permitir algo así sonando creíbles y honestos”. ¿Entienden ahora por qué en Podemos no necesitan un Javier Lambán?

Por su parte, Íñigo Errejón ha respondido a Iglesias de manera más pudorosa –lo ha hecho en su cuenta de Facebook– aunque igualmente fraternal y cariñosa. Errejón se muestra firme en su defensa de lo que parece ser la punta del iceberg de su discrepancia: la fórmula de la votación en Vistalegre. Es, como digo, sólo la punta. Ni siquiera sabemos si debajo de esa divergencia hay un iceberg de verdad, porque la miel en la que flota no nos permite observarlo.

No sé cuánto hay en este intercambio epistolar de arrebato improvisado o de estrategia convenida. Tampoco soy capaz de adivinar si el buen rollo que transmiten es real o no y, si de serlo, será capaz de mantenerse intacto en las previsibles batallas que se avecinan. En todo caso, no estaría mal que Iglesias abriera Vistalegre II con las palabras del otro Pablo que en  Corintios 110 dice: “Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro señor Jesucristo, que todos habléis igualmente y no haya entre vosotros cisma, antes seáis concordantes en el mismo pensar y en el mismo sentir. 11 Esto, hermanos, os lo digo porque he sabido por los de Cloe que hay entre vosotros discordias, 12 y cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo”.

Para entender bien el párrafo es necesario el conocimiento previo de algunas claves bíblicas: Pablo es Pablo, Apolo es Errejón, Cefas los anticapitalistas, Cloe es PRISA y Cristo es Antonio Gramsci.
Relacionados


Hazte socio de infolibre



18 Comentarios
  • AngelesC AngelesC 17/12/16 13:29

    Cefas Pedro," antes de que el gallo cante tres veces me negaras". Pablo Manuel, cuidado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • estovamal estovamal 16/12/16 19:24

    No se alboroten conmigo, pero a mí me ha gustado. Es ese tipo de humor inteligente que, así como de pasada y sin darle importancia excesiva al problema o tema comentado, da en el clavo. O, al menos, expresa una opinión bastante aceptable. Me recuerda La Codorniz de mis años mozos.    ¡LOS PUNTOS Y APARTE O ME BORRO¡. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mar-cielo-524599 Mar-cielo-524599 16/12/16 01:19

    No se si estoy de acuerdo con el fondo del asunto como lo plantea el autor, pero me parece francamente divertido como aborda su recuerdo de infancia católica

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/12/16 23:30

    Muy bien escrito, muy original, muy divertido: no me extraña que les reviente a los de siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jumalona jumalona 15/12/16 18:36

    La verdad es que tiene gracia, y también buena intención - o así prefiero verlo. Si hay algo que hace falta ahora en "Podemos" es un poquito más de sentido del humor

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mavic Mavic 15/12/16 12:52

    Excelente artículo. También considero que a Pablo le gusta mucho el protagonismo. Quizá por eso se suele decir que maneja muy bien los medios ¿Será vocacional? En ocasiones puede llegar a resultar un poco cansino y, si bien, puede levantar fuertes adhesiones, también puede concitar fuertes aversiones. No deja impasible a nadie, y esa actitud tiene ventajas pero, también, serios peligros, sobre todo cuando se aspira a ser fuerza política mayoritaria. Otra cosa sería, hablando de las epístolas de Pablo (de Tarso) a la comunidad cristiana, que Iglesias (Podemos) quisiera ser la cabeza visible de una iglesia(comunidad o secta), en cuyo caso (el más allá, o acá, no lo permita), la cosa cambiaría mucho. Amén.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 15/12/16 10:00

    Pablo e Iñigo, Iñigo y Pablo, son "dos cordadas que aspiran a llegar al mismo sitio", en vez de utilizar diferentes rutas, deberían unirse con más fuerza para llegar a ese objetivo. Si Vistalegre II es el lugar, que sea para escenificar la unión, no la disidencia. Que tengan presente las últimas siglas con las que concurrieron a las elecciones "unidos podemos".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • frida56 frida56 15/12/16 02:19

    No sé xq han salido un montón de interrogaciones en mi post,yo marqué el emoticono de la risa,y en mi ipad era ese el que aparecía...en fin! A mí,el artículo sí me resultó divertido,el enfoque curioso

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Reyes garciadelvillarbalon Reyes garciadelvillarbalon 15/12/16 00:16

    Jajajá. A mi me ha gustado. Agudo, divertido, y bien escrito.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Birth 1 Birth 1 15/12/16 01:41

      Es curioso, a mí me ha ensombrecido. Debe ser que no es este mi tipo de humor. Eso sí, está bien escrito.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Birth 1 Birth 1 15/12/16 00:12

    El autor explica muy bien cómo vivencias infantiles religiosas le han marcado de tal manera que aún permanecen como tul que tamiza las actuales. Y habla sólo de la memoria de rutinas orales y gestuales y reacciones emocionales y reflejas. Esto afecta al contenido, a las formas y a todo un mundo de valores. !No cabe duda el interés que tiene la iglesia de seguir controlando la educación infantil! Más que nada en el aprendizace de sistemas de creencias que implican la dejación de la capacidad de discernimiento, de libertad de aplicar con libertad el sentido común. El establecer un sistema de fe que no acepta discusión es lo más macabro. Es evidente que se está más propenso luego a caer en la política o en otras redes necesitando "creer" y no procesando datos. En la historia tenemos el ejemplo de Stalin y otros que fueron seminaristas. Por todo esto es, para mí en todo caso, conseguir que la educación pública no financie ningún tipo de religión. Eso sí, una historia de las religiones que diera el contexto en los que se desarrollan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    0

    • Remigio Remigio 17/12/16 10:58

      Completamente de acuerdo. Recomiendo la lectura del libro "El espejismo de Dios" e Richard Dawkins

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • AML AML 15/12/16 16:24

      Me fascina la cantidad de significados que extrae vd de este artículo. A mí me parece muy plano. A estas  alturas ya hay miles de libros mucho más ocurrentes y precisos sobre la "educación" que daban los curas en el país de franco (¿recuerda vd El Florido Pensil?. Con respecto a la idea recurrente de que detrás de un comunista hay un meapilas frustrado, me parece una simpleza sin ninguna base científica. El hecho de que alguna mente torturada haya pasado por ese calvario no quiere decir que se pueda generalizar. El plural de anécdota no es dato. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • Birth 1 Birth 1 16/12/16 00:24

        El ver este artíiculo plano es su forma de mirarlo. No pretendía escribir un libro ni competir con lo escrito, ni menos montar un ensayo científico. Si se fija bien el mío es un simple y rápido comentario. No he hablado de meapilas frustrado para nada, (sus palabras) solo de sistemas de aprendizajes que suprimen la discusión razonada. A mi no me fascina el comentario que me hace sino me hace pensar en el por qué se esfuerza en hacelo. Algo le ha debido de irritar que no está bajo mi control. Pienso que tiene puesto tambien su tul y está leyéndome condicionado por pasadas experiencias. No estoy atacando a los comunistas, sino a una forma de asumir las creencias. Eso, por si es por ahí por donde van sus tiros.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        0

        • Birth 1 Birth 1 16/12/16 10:42

          Versión corregida: El ver este artíiculo "muy plano" es su forma de mirarlo. No pretendía escribir un libro ni competir con lo escrito, ni menos elaborar un ensayo científico. Si se fija bien, el mío es un simple y rápido comentario. No he hablado de "meapilas frustrado" para nada, (sus palabras) solo de sistemas de aprendizajes que suprimen la puesta en cuestión de conceptos e ideas. A mi no me fascina el comentario que me hace sino me hace pensar en el por qué se esfuerza en hacerlo. Algo le ha debido de irritar que no está bajo mi control. Pienso que tiene puesto tambien su tul y está leyéndome condicionado por pasadas experiencias. No estoy atacando a los comunistas, sino a una forma de asumir las creencias. Eso, por si es por ahí por donde van sus tiros.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          0

          • AML AML 17/12/16 16:01

            Claro que soy yo el que ve el artículo muy plano y, aún puedo añadir que muy manido. No me irrita nada de lo escrito, ni por el autor ni por vd. Considero que la repetición ad infinitum de lo que nos contaban los curas es ya tan aburrido como contar batallitas de la mili, salvo que te metieran mano, en cuyo caso estamos en otro plano. Lo del comunismo no lo tomo como un ataque, y si lo fuera me da lo mismo porque no soy comunista. Lo que considero una simpleza muy recurrente es identificar a un movimiento de millones de personas con una evolución desde el dogma cristiano. Insisto, sin acritud, en que el plural de anécdota no es dato y que no porque algunos curillas hayan evolucionado hacia el comunismo eso es una constante. Si habláramos de la Teología de la Liberación otro gallo cantaría.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            0

            • Birth 1 Birth 1 18/12/16 02:29

              En otras ocasiones le sigo, pero no entiendo para nada la relación que tiene lo que dice, con mi comentario 55. Mi interés sobre el artículo se concentró en la descripción personalizada de cómo todos los rituales aprendidos en la infancia tienen enorme fuerza. Cuando esta enseñanza consiste en un sistema que elimina la posibilidad de poner en cuestión sus valores, el abandono tiene sus efectos más que colaterales. Conociendo profesionalmente estas evoluciones, la verdad es que veo más que la comicidad, el drama. En todo caso, AML, soy una persona a la que nunca le hizo gracia las caidas a causa de la piel de plátano. Como avancé, no es mi tipo de humor. Sin acritud.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              0

              • AML AML 19/12/16 15:49

                No sé si leerá este comentario a destiempo. No dudo que las enseñanzas de sistemas cerrados y dogmáticos producen efectos perversos y víctimas. Mi posición es que ese mensaje en 2016 es muy "viejuno" y que está muy visto, y es una de las razones por las que el artículo me parece plano y prescindible. No hay más. Saludos si lee esto.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0



Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Seis días para evitar el destrozo del 155

    El decreto del 155 (duro, para nada light) quizás logre restaurar la legalidad en Cataluña a corto plazo, pero es prácticamente imposible que consiga recuperar la convivencia democrática rota por un nacionalismo excluyente y un electoralismo conservador implacable. Al contrario.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Dialogar, ¿entre quién?

    Habrá que buscar una verdad alternativa y transitoria, un relato y un poder que le devuelvan la dignidad a la política y al ser humano. No podemos prescindir de la ilusión, no podemos normalizar la catástrofe.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Será demasiado tarde

    Ahora, ante los fuegos del norte, nos echamos las manos a la cabeza, pero llevamos décadas de maltrato ciudadano, de egoísmo de especie y de pésima gestión política.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre