X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

De Villaverde a Vistalegre II

Víctor Rey Publicada 19/12/2016 a las 06:00 Actualizada 19/12/2016 a las 09:46    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

El pasado miércoles acudí a la asamblea de mi Círculo en Villaverde. Siete de la tarde. Llueve a cántaros. Compañeras y compañeros, gente corriente haciendo cosas extraordinarias. Primero Sol, que viene de una larga jornada de trabajo no remunerado. Está en paro y cuida de su madre. Aún no ha recibido respuesta a su solicitud de ayuda a la dependencia. Paquita, idéntica situación. Cuida de sus padres con el agravante de que está de baja laboral, se rompió la muñeca al caerse de camino al trabajo y la empresa no lo reconoce como accidente in itinere. Lucía, con una sonrisa de oreja a oreja tras una jornada laboral de aúpa. Kika, que venía de otro acto de Podemos. Feito, militante multidisciplinar que tras batallar en distintos frentes durante todo el día entrega la tarde-noche a Podemos. Siguen llegando. Dedicamos dos horas y media de asamblea a pensar mecanismos de financiación para el local porque en enero sube la cuota de alquiler y no hay recursos suficientes.

No todo son lamentos. Tras meses de intenso trabajo al fin se pondrá en marcha un gran proyecto levantado a pulso por las compañeras y compañeros de Podemos-Villaverde en colaboración con asociaciones del barrio: un servicio de atención a inmigrantes sin papeles para asesorarles acerca de cómo hacer valer su derecho a la asistencia médica. Varios espacios físicos en distintas zonas del distrito que hacen las veces de oficina y, como complemento, atención telefónica en la lengua materna de los propios inmigrantes: francés, inglés y rumano. Todo a coste cero. Las compañeras y compañeros de Villaverde prestarán ese servicio y atención de forma desinteresada con el único objetivo de construir fraternidad, solidaridad y barrio. Ilusión desbordante como motor del cambio.

Esa ilusión tiene rostro, porque los proyectos políticos tienen rostro. Son ellas y ellos los que sustentan esa iniciativa. Quienes definirán finalmente el modelo a seguir y las personas llamadas a defender el proyecto en los órganos serán como siempre las inscritas e inscritos en Podemos. No hay manifiesto sin personas, por eso se firman. No hay proyecto político sin personas que lo definan, defiendan y firmen. Por eso ideas y personas se deben votar a la par. Uno no forma parte de un órgano político como individuo desnaturalizado de las ideas que defiende, sino como parte de ellas. La aportación y legitimidad de las personas en política reside en las ideas que defienden.

Y otra vez sí, la ilusión.

El Podemos que queremos: Vistalegre II

Al margen de las etiquetas todas y todos queremos el mismo Podemos: transformador de la realidad social y fuerza gobernante. Discrepamos eso sí en el modo de alcanzar dichas metas. Yo defiendo un Podemos excepcional, algo que algunas compañeras y compañeros no comparten. Hay quienes entienden la excepcionalidad como antítesis de la voluntad hegemónica. Creo que se equivocan. Lo ocurrido entre el 20-D y el 26-J nos enseña algo, la excepcionalidad es sostén de nuestra fuerza, nutre nuestro cuerpo electoral y es la base de nuestro crecimiento como fuerza hegemónica. En ese periodo mantuvimos una posición áspera frente a un PSOE que nos quería arrastrar a un cambio en falso y obligarnos a renunciar a algunas de las apuestas políticas que nos trajeron hasta aquí, excepcionales y consideradas “perdedoras” poco tiempo atrás. Hubo compañeras y compañeros que dudaron incluso si ante el chantaje de nuevas elecciones y el posible desgaste, no nos quedaba otra que aceptar. Afortunadamente hablaron nuestras inscritas e inscritos y apostaron por la excepcionalidad. El coste inevitable: los votantes que creyeron que cerrábamos la puerta a un gobierno alternativo a las políticas de Rajoy.

Pero cometimos un error, creer que el coste era evitable. Para tratar de minimizarlo nos encerramos en el parlamentarismo estéril, en parecer respetables y en la campaña del 26-J disfrazamos la excepcionalidad de normalidad. Eso acarreó un nuevo coste. Muchos de nuestros votantes el 20-D, a los que sedujimos por ser distintos, nos asimilaron como fuerza política normalizada: habíamos dejado de ser excepcionales y no votaron por nosotros el 26-J.

No ceder al chantaje del PSOE y apostar por la excepcionalidad fue un acierto. Ferraz implosionó tras el 26-J por las contradicciones que Podemos le genera. Los ex-votantes del PSOE que nos dejaron de lado entre elecciones y muchos de los votantes del PSOE el 26-J asisten con estupor al desamparo identitario en el que les ha sumido su “partido de siempre” tras echarse a los brazos de Rajoy. Que Podemos atienda ese desamparo es condición para gobernar. Por otra parte hemos tomado nota de lo ocurrido en la campaña del 26-J. Podemos vuelve al discurso y desempeño de la excepcionalidad y esto se traduce según las últimas encuestas publicadas en incremento de los apoyos. Rectificamos en la buena dirección.

El nuevo tiempo político nos da dos opciones: apostar por un horizonte de cambio o por ofrecer seguridad y certidumbre. La existencia de un electorado huérfano del PSOE tras la consumación de la Triple Alianza parece invitar a la normalización, a ocupar ese espacio político disponible jugando con las reglas clásicas de disputa, el desempeño parlamentario. Ahí es donde nos quieren nuestros rivales para esterilizarnos. Lo estamos viendo estos días, Mariano Rajoy “sólo hará lo que la ley le obligue a hacer” y los Prespuestos Generales del Estado serán su parapeto. Así las cosas, no hay mucho margen para “lucirse” con el desempeño parlamentario, pocas posibilidades de ofrecer seguridad y certidumbre cuando no se es gobierno y cuando además no se tiene experiencia de gobierno, ahí nos gana cualquiera. Hay un espacio donde sí ganamos: el de la excepcionalidad y el horizonte de cambio. Ambos se conjugan en la articulación de movimiento popular, generando una oposición no sólo parlamentaria sino fundamentalmente social y más allá de los partidos inmovilistas, frente a las élites que inmovilizan. Impactar en la vida de pueblos, ciudades y barrios, politizar lo cotidiano y construir demandas junto a la sociedad civil y los movimientos sociales, convertirlas en clamor popular y amplificarlas a través de nuestras y nuestros representantes en los parlamentos. Y sí, para ello necesitamos sumar a “los que faltan”.

¿Y quiénes son “los que faltan”? Hace pocos días un diario digital publicaba un interesante artículo al respecto. El perfil sociodemográfico y sociopolítico de los votantes de Podemos y aquéllos susceptibles de votarnos (abstencionistas y votantes socialistas) es análogo. El autor desgrana una serie de datos de la encuesta postelectoral del CIS que ponen de manifiesto esta analogía con una excepción: tanto los que ya nos votan como los que son susceptibles de hacerlo sitúan a Podemos a la izquierda de su propia auto-ubicación. Esos votantes de Podemos y “los que faltan” están más cerca de lo que algunas y algunos creen.

La clave está en los perfiles de nuestros votantes, abstencionistas y PSOE. La encuesta postelectoral del CIS señala que el votante medio de Podemos es joven, urbano, activo, nivel de estudios alto y medio-alto y nivel de ingresos medio-alto. Los abstencionistas presentan un perfil similar, con nivel de estudios algo inferior. El votante medio del PSOE ronda los 55 años, rural, entre activo y pasivo, nivel de estudios bajos y nivel de ingresos medio-bajo.

Además, tomando como referencia el barómetro de Octubre del CIS y atendiendo a los perfiles socio-demográficos, políticos y socio-económicos de las y los votantes observamos cómo Podemos es la fuerza más votada entre los 18 y los 44 años, segunda fuerza entre los que viven en municipios de más de 400.000 habitantes y entre los que tienen estudios superiores.

¿Qué quiere decir esto? Que la línea político-estratégica que nos hemos dado ha consolidado a Podemos entre las clases supraordinales de lo social, aquéllas que estructuran discurso y ejercen el liderazgo en la opinión pública (popular, que no publicada). Somos mayoritarios entre aquéllas personas a las que se escucha cuando hablan. ¿Nos damos golpes en el pecho y nos sentamos a esperar a que nuestros votantes hagan proselitismo por nosotros? Evidentemente no. Hay que profundizar en la estrategia que nos ha traído hasta aquí para llegar a esos abstencionistas que se parecen (y mucho) al votante de Podemos y los perfiles de votantes del PSOE más propensos a votar por nosotros.

La otra estrategia pasa por aproximarnos al espacio político que el PSOE ha dejado huérfano. Los que defienden esta tesis parecen olvidar algo, ese posible viaje (o ampliación de nuestro espacio) puede dejar en el camino buena parte de la base social ya conquistada como ocurriera en la campaña del 26-J y conducirnos a un resultado de suma 0 con el agravante de mermar la distribución de nuestros votantes entre las clases supraordinales de lo social y la consiguiente pérdida de capacidad de permear el discurso popular y liderar la opinión pública.

“Los que faltan” deben llegar de la mano del movimiento popular, volcarnos en impactar lo local con nuestra militancia y que a Podemos no se le referencie con Pablo Iglesias, sino por la implicación de sus militantes en la resolución de los problemas de su barrio o pueblo. Cuando la referencia es el vecino-militante de Podemos y no el relato de los medios, ganamos. Hay mucha tarea.

Pienso de nuevo en Villaverde. Así las cosas, a las compañeras y compañeros de Podemos que afirman necesitar recuperar la ilusión, que lo hagan más pronto que tarde. Nuestra militancia se deja la piel día tras día para levantar el proyecto y nos debemos a ella. No podemos permitir que nuestros cargos electos y orgánicos desempeñen la tarea sin ilusión. Hay que estar a la altura de las decenas de miles de militantes, los cientos de miles de inscritas e inscritos y millones de votantes que ven en Podemos esperanza, ilusión, presente y futuro.
_________________

Víctor Rey
es secretario de Análisis y Programa de Podemos Comunidad de Madrid.
Relacionados


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • novelero novelero 19/12/16 15:18

    Pero si no sobra nadie, el vecino, el barrio, el delegado, el señor que defienda las políticas emanadas desde abajo, no es problema matematico, de estadisticas, se de políticas, de cambiarlas, de objetivos claros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • korrosivo korrosivo 19/12/16 11:07

    ¿En VistaAlegre II por fin nos enteraremos de quién es el responsable de que Podemos perdiera casi un millón de votos en las pasadas elecciones de Junio? ¿y dimitirá por ello? Si no se empieza por ahí, no habrá ni cambio, ni transformación, ni leches, sino más de lo mismo: la victoria tiene muchos padres; de las derrotas, la culpa al MaestroArmero. Igualito que IU. O que el PSOE. O que el PP. Malos ejemplos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Otilio Otilio 19/12/16 10:57

    Siempre defendí que el espacio político e ideológico de Podemos no podía ser ambiguo; que tenía que definirse como una fuerza nítidamente transformadora de izquierdas frente a los de la retórica confusa del "arriba y abajo", por eso aun estando de acuerdo con el tono general del artículo, no me gustan las vaguedades terminológicas de gabinete de comunicación cutre tipo "excepcionalidad". Ahora bien, el día en que Podemos deje de hacerle el juego a los delirios paranoides del PSOE y empiece a considerarlo no como un enemigo al que hay que secuestrarle los votantes sino como una visión light y descafeinada de los mismos ideales de justicia, solidaridad y fraternidad que defendemos, habremos ganado muchísimo camino para gobernar en este país. Si no somos capaces de distinguir entre militantes y votantes no vamos a ningún sitio y la inmensa mayoría de votantes del espectro de  izquierda están pidiendo ya un acuerdo de mínimos, no un conflicto estéril y estúpido. Como parece que el PSOE no está por la labor, no le demos más municiones a la derecha.  Por tanto: oposición radical si, con Iglesias y vuelta a los movimientos sociales, pero tender puentes hacia el PSOE con Errejón también.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 19/12/16 10:54

    Rollo patatero.... pero... y lo bien que se la pasan...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 19/12/16 01:38

    Estoy de acuerdo contigo, chavalote, de ahí la insistencia y lo pesados que somos algunos en cuanto a la importantísima labor que han de jugar los Círculos, como revitalizadores y enlaces de las ideas, movilizaciones, propuestas, entre los distintos segmentos sociales, organizaciones sociales en los barrios, que es donde se han de iniciar las dinámicas que llevan a una verdadera cohesión entre las propuestas y trabajo socio-político en los barrios y esa asunción y posterior reflejo de esas iniciativas de l@s compañer@s que desempeñan su trabajo en la parlamento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre