X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

Hay que trabajar menos y cobrar más

Publicada 20/12/2016 a las 06:00 Actualizada 19/12/2016 a las 20:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 54

“Si te miente dos veces el mismo embaucador, la segunda de ellas quien se engaña eres tú".
 
Irse por los cerros de Úbeda, echar balones fuera, correr un tupido velo, lanzar botes de humo, salirse por la tangente, andarse por las ramas... El lenguaje está lleno de expresiones que definen muy bien lo que pretende quien se aleja del asunto que está tratando con nosotros, quien cambia de tema, trata de confundirnos, de ganar tiempo con una evasiva o una maniobra de distracción. La última idea de la ministra de Empleo, que propone acabar la jornada laboral a las seis de la tarde, es un buen ejemplo de ese tipo de estrategia. ¿Es una buena o una mala idea? En realidad, en estos momentos casi da igual, en un país con la falta de productividad, los índices de paro y los recortes que sufrimos aquí y ahora, ni al empresario ni al asalariado les importa cuánto tiempo estemos en el trabajo, sino cuál sea nuestro rendimiento y a cuánto ascienda nuestra nómina, porque en la España de hoy los contratos son tan parecidos al papel mojado, las jornadas son tan largas y los sueldos tan cortos, que tener una ocupación no significa estar a cubierto, ser capaces de llegar a fin de mes y de llenar la nevera. Al contrario, gracias a la reforma laboral del PP, dentro de las oficinas o los comercios llueve igual que fuera y hace casi el mismo frío. Cada vez que hablamos de esto, queda claro que la palabra que mejor define lo que ha hecho el partido más votado, el que según las encuestas si hoy se celebraran otras elecciones volvería a conseguir,  junto a su marca blanca de color naranja, la mayoría absoluta, es “precariedad”. Y con ella, con ese sustantivo hiriente, está dicho todo.


Que esa reforma laboral no se derogue, que la derecha se ponga el casco y se atrinchere en La Moncloa y en su sede pagada con dinero negro de la calle Génova, para defender a cara de perro ese disparate que sólo nos ha traído menos dinero y más desigualdad, explica dónde le aprieta el zapato a nuestra derecha neoliberal. Porque lo que está pasando aquí y a la mayoría parece no importarle, es que unos viven a oscuras porque no tienen para pagar la luz mientras el presidente de la compañía que se la cortará en cuanto devuelva tres o cuatro recibos, cobra cuarenta y cinco mil euros diarios. La ley del mercado suele ser la que se invoca para justificar que cualquier injusticia es tolerable si representa un buen negocio para quienes la cometen. A eso hemos llegado.


Los estudios que se han hecho en España y en el resto del mundo, demuestran que mucha gente sería feliz trabajando menos horas e incluso menos días, con una remuneración algo más baja y un fin de semana de tres días a cambio, que es una vieja reivindicación en la que se unen razones que dicen que más descanso y menos ansiedad serían beneficiosos para nuestra salud, para la economía en general y para conseguir un ahorro energético que posibilitara el descenso de la contaminación. Cuando lo implantaron a nivel general en Utah, Estados Unidos, el ahorro fue de dos millones de dólares en un año y las emisiones nocivas de CO2 se redujeron en doce mil toneladas. Pero la medida fue revocada cuando los ciudadanos se quejaron de que los viernes se habían convertido en una tierra de nadie, y de que al cerrarse todo no podían acceder a muchos servicios necesarios para ellos. Por lo tanto, habría que hacerlo mejor. En Suecia lo intentaron, de forma más selectiva, en una serie de centros, y el resultado fue que las enfermedades cayeron un treinta por ciento y además mejoró la cuenta de resultados.


La conclusión parece evidente: cualquier cambio de nuestras costumbres y nuestros métodos tiene que empezar por las personas, tener como meta su bienestar, como alguna vez lo tuvieron los partidos socialdemócratas. Y tiene que empezar por instaurar una renta  mínima universal. ¿ O es que de verdad hay quien pueda creer que existe alguna razón para que unos seres humanos mueran de hambre o por falta de alimentos a la vez que otros nadan en la abundancia?  Si de lo que se trata es de seguir llenando las cajas fuertes a base de vaciar los bolsillos de los más débiles, el resultado será catastrófico. Por desgracia, no me parece que de la ministra Báñez se pueda esperar ninguna otra cosa. No olvidemos que en su momento declaró que el objetivo de su reforma laboral no era la creación de empleo. No olvidemos que mientras arengaba a la población diciendo que había que reducir gastos, moderar los ingresos y aceptar los recortes, cobraba una dieta de alojamiento a pesar de tener casa en Madrid. No olvidemos todo eso y así no nos volverá a dar gato por liebre. Hay que trabajar menos y cobrar más. O sea, justo lo contrario de lo que decía aquel presidente de la patronal que acabó en la cárcel por desvalijar a su propia empresa y de cuyo nombre no me quiero acordar. A veces, sobran las palabras.


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • Faustino Tuya Faustino Tuya 23/12/16 01:05

    Hoy, he cumplido 43 años de cotización a la Seguridad Social, mas uno y medio de mili, que no he contado. Hoy me acabo de enterar, que como estoy en paro, me obligarán a jubilarme a los 61 años. Eso si, me quitarán el 38% de la pensión. No llegaré a cobrar el 62%, mientras que quien haya cotizado solo 35 años, cobrará el 100%. Yo no me voy a echar a llorar. Igual acabo cortándole los guevos a alguien.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Andrew Andrew 22/12/16 12:03

    Bueno esa es la ecuación que no les gusta, si te dan mas descanso y menos ansiedad, tendras tiempo de pensar y por tanto de llegar a la conclusión de lo malvado de sus actos. Como consecuencia le podemo quitar la posibilidad de manejarnos a su antojo. Lo que se juegan no es baladí a juzgar por los esfuerzos que pone todo el capital en mantener al personal despistado. El dislate es, como esa masa que está afectada por estos latrocinios está dispuesta a seguir votando y en muchos casos amando a quienes se lo produce.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mituca mituca 21/12/16 20:20

    “Si te miente dos veces el mismo embaucador, la segunda de ellas quien se engaña eres tú". Cuántas llevamos?. Pero creo que el problema no está en que nos engañen contínuamente, porque ya no les cree nadie, el problema está:" cualquier injusticia es tolerable si representa un buen negocio para quienes la cometen". Es que con esas dos frases, has dicho todo lo que explica que el PP siga ganando las elecciones a pesar de "todo". Qué le pasa a esta sociedad española para que de forma directa o por omisión, sigamos haciendo que gobierne este pais un partido que lo único que le importa es que "los suyos" (los que han mandado durante los últimos 80 años, los que tienen "el dinero", las empresas, los medios de comunicación "grandes"), sigan siendo los beneficiados por "las crisis" que ellos mismos provocan y que la mayor parte de los ciudadanos sigan siendo sus vasallos y que la brecha entre unos y otros vaya aumentando cada año de forma exponencial. Deberíamos hacernoslo mirar. Genial Benjamin.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 21/12/16 11:48

    " más descanso y menos ansiedad serían beneficiosos para nuestra salud, para la economía en general y para conseguir un ahorro energético que posibilitara el descenso de la contaminación." Es lo que los trabajadores hemos buscado siempre, por así decirlo es la meta: trabajar en condiciones humanas, ociar con tiempo suficiente para conocer bien a nuestros hijos, disfrutar de una vida con amigos y compañeros. Ese sueño dorado no lo quitaron hace mucho tiempo y, ahora, disfrutamos de los hijos, ya mayores y de los nietos pero en una edad que da para pocas alegrías. Reitero mi agradecimiento a tus palabras de cada semana. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CHOMSKY CHOMSKY 20/12/16 22:23

    "paco arbillaga" dixit... Honor compartir maestros, supongo que sacaremos muchos más de la recámara. Tiempo al tiempo. Algún día entraré en materia con el euskera...ahora metido en el galego y asturianu, "sendo castelán de orixe e cidadán do mundo logo". Que las lenguas no nos confundan ni separen,,, Agur eta gabon !!! En este mundo tan abstracto y lleno de mercaderes, lo tenemos xodido...pero nos lo pasamos de puta madre. Repùblica Libertaria... Osasuna!!! ( ahora sí ). CHOMSKY

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 21/12/16 07:16

      Además de los libertarios catalanes que conocí en mi época de trabajo en Barcelona y fueron los que me descubrieron la ideología libertaria, los escritores que leíamos en aquellos años sobre literatura políticosocial/filosófica, aparte de los clásicos escritores de «la» ideología anarquista (que no citaré para no parecer sectario), entre otros estaban: Fromm, Marcuse, W. Benjamin, Sartre, y entre los escritores españoles Javier Sádaba, Savater (¡vaya cambio!), Agustín García Calvo. «Que las lenguas no nos confundan ni separen», que sirvan para entendernos aunque ello no signifique que estemos de acuerdo. Aunque nacido navarro no sé casi nada de euskera (estuvo prohibido y casi perseguido tras la victoria de los nazionales) y me defiendo bastante en català. Y sí, a pesar de tanto inmerecido hijo de su madre, hay que intentar pasárselo lo mejor posible en esta nuestra única vida. ¡Hay que trabajar menos y gozar (y cobrar) más! Osasuna y República Libertaria.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • M.T M.T 21/12/16 10:45

        Por supuesto, trabajar menos y gozar, cobrar más...! Habla con los de las pensiones... Osasuna.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • M.T M.T 21/12/16 10:41

        Buenos días Paco. Comparto muchas de las ideas que expones. Yo también me inicié en mi trabajo entre catalanes, me defiendo un poquito en esa Lengua y aunque más tarde regresé a mi tierra conservo familia y buenos amigos allí. Las Lenguas todas y los diferentes lenguajes deben servir para comunicarnos y valorarnos con nuestras diferencias.Siempre veo en tus reflexiones un tono de sensatez y concordia, dentro de las diferencias, que me agrada. Un saludo muy cordial, republicano y osasunado.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • M.T M.T 21/12/16 04:52

      Aplaudo su idea: "que las lenguas no nos confundan ni separen". La suscribo completamente. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 20/12/16 21:38

    Querido y apreciable escritor, este artículo está muy traído como regalo de reyes. ¿Debemos seguir creyendo en los reyes magos? Si tienes tiempo y curiosidad, podrías visitar el artículo 28, con mi comentario sobre EL MUNDO DEL TRABAJO, de Luis García Montero. Con los empresarios que padecemos y los sindicatos que tenemos y si lo juntamos con la fe católica, fíjate que cóctel hacemos. Pasarán más de mil años, muchos mas, como la canción. Para rebajar el tedio de estas fiestas y no ponernos tristes, ahí queda mi humilde poema: Y de esta forma y manera, saludos a todos los articulistas y comentaristas de este medio de expresión libre. ME LLAMAN EL DESPISTADO/ * Me llaman el despistado/ Porque no tengo dinero/ Si soy pobre y jornalero/ Por no salir diputado./ Por no salir diputado/ Me encuentro en la encrucijada/ De esta vida tan macabra/ Por mi mujer abandonado./ De mi mujer abandonado/ Y los amigos que tenía/ Me han cogido la manía/ De llamarme el marquesado./ El llamarme el marquesado/ Es sinónimo de maldad/ Al faltarles urbanidad/ Estoy hecho un desgraciado./ Estoy hecho un desgraciado/ Porque vivo de limosna/ De una hembra que es muy mona/ Al estar emparejado./ Al estar emparejado/ Y el vivir cómodamente/ Con la envidia que me tienen/ Porque ya no estoy casado./ Por que ya no estoy casado/ Y sigo sin dar ni golpe/ Ya no juego al contragolpe/ Sino a chulo declarado./ Como chulo declarado/ Sin trabajo y con futuro/ Sigo sin tener un duro/ Por no salir diputado./ *

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elvizca elvizca 20/12/16 20:08

    Nos han aplicado la técnica que al parecer se utiliza para cocer pollos vivos. Ya lo sabéis: frio fuera, una gran olla con agua templadita, se mete el pollo vivo con todas sus plumas. Intentará salirse pero sin mucha convicción porque dentro se está a gustito. Se sube muy suavemente el fuego. Sólo al principio se cuida que el pollo no salte al sentirse extraño, después se va acostumbrando y cuando el agua hierve ha muerto dulcemente, sin enterarse. Os dejo el paralelismo con la clase trabajadora. Si, y como decíamos antes: “sin vaselina”

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Queso Tierno Queso Tierno 20/12/16 19:50

    Esta zanahoria del horario ha arrastrado con todo el mundo, Se ha convertido en el gran debate. Una vez más las malditas comparaciones con otros paises europeos en temas que no tocan o que son de bajo calado. No se ha hablado tanto de la vergonzante subida del salario mínimo cuando los paises con los que nos comparan para igualarnos en tonterías nos doblan prácicamente en importe. Culpo a la prensa y a la oposición por seguirles el juego e ir a trapo de tanta desfachatez. Yo, de zanaghorias, hasta el moño.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El Quijote El Quijote 20/12/16 19:28

    Otro buen artículo de Benjamin, enhorabuena. Mientras las puertas giratorias sigan llevando a los politicos, básicamente del PPsoE a los consejos de administración de grandes empresas seguiremos empobreciendonos para pagarles el sueldo astronómico a inútiles en el cargo. Las leyes que hacen durante su mandato favoreciendo a las grandes empresas no son mas que una inversión para su futuro, y para seguir esquilmando al de abajo. Hay que recordar que la actual coalición PPsoEC's cuenta con mas de 16 millones de votos. O espabilamos o seguiremos alimentando zánganos durante mucho tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • frida56 frida56 20/12/16 17:53

    Vayan al teatro a ver El Jurado y entenderán porqué votan al PP,y no sólo los jubilados o la gente de zonas rurales...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre