X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

No es solo un problema madrileño

Rosa Martínez Publicada 30/12/2016 a las 06:00 Actualizada 29/12/2016 a las 20:16    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

"La atmósfera es un bien común indispensable para la vida respecto del cual todas las personas tiene derecho de uso y disfrute y la obligación de su conservación". Esta es la primera frase del preámbulo de la Ley 34/2007 de calidad del aire y protección de la atmósfera. Una afirmación en absoluta consonancia con el artículo 45 de la Constitución, que establece el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona.

¿Qué lectura hacemos de esto? Pues que el derecho a respirar un aire limpio y el derecho a la salud están siendo sistemáticamente vulnerados en buena parte de nuestro país. Nos hemos hartado de gritarlo, de denunciarlo y sobre todo de sufrirlo: las instituciones anteponen determinados intereses económicos e industriales a los derechos de las personas. Y el caso de la calidad del aire no ha sido una excepción. Administraciones de todos los niveles han mirado durante años para otro lado, con una laxa o nula aplicación de la legislación vigente.

No, esperen. Sí hay una excepción: el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por quienes dijeron que venían a la política para poner a las personas en el centro y acosado por quienes consideran que el derecho a la salud de la ciudadanía de Madrid es algo que no merece medidas excepcionales ante situaciones excepcionales.

La pregunta importante no es por qué toma el Ayuntamiento de Madrid estas medidas, sino por qué no las están tomando otros ayuntamientos. Ayer supimos que la oficina de la Defensora del Pueblo ha actuado de oficio pidiendo información a 14 municipios sobre sus planes de actuación contra la contaminación atmosférica urbana. Parece que es bastante habitual que nuestras ciudades superen los niveles de partículas en suspensión recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Es decir, que con frecuencia, millones de personas en nuestro país ponen en riesgo su salud cada vez que salen a la calle en su ciudad.

Pero ojo, que los ayuntamientos no son los únicos responsables de la calidad del aire. Las comunidades autónomas tienen amplias competencias en este campo, y son responsables de las medidas de control e inspección necesarias, además de tener la potestad sancionadora (artículo 5.2 de la Ley 34/2007). Su papel cobra especial importancia, por ejemplo cuando se trata de contaminación derivada de la actividad industrial. El caso de Gijón, aunque mucho menos mediático que Madrid, es un ejemplo clarísimo de dejadez institucional. La ciudad tiene en su entorno más cercano una siderugia, una central térmica, una cementera, un parque de carbones, un puerto con gran tráfico de graneles, polígonos industriales y vías de intenso tráfico. No hace ni una semana, de nuevo una nube negra generó alerta entre la población.

Un informe de Ecologistas en Acción recoge que en 2015 el 40% de la población española respiró aire contaminado (atendiendo a los límites de la normativa española y europea). El mismo informe calcula más de 25.000 muertes prematuras en España y unos costes sanitarios que rondarían el 2,8% del PIB, ambos datos como consecuencia directa de la contaminación.

La magnitud del problema debería hacer que el gobierno adoptara un papel proactivo, de liderazgo y coordinación en lo relativo a la calidad del aire. En última instancia es el responsable de garantizar a todas las personas el derecho a la salud y a un aire limpio, por lo tanto debe asegurarse que tanto los ayuntamientos como las comunidades autónomas cumplen lo dispuesto en la legislación.

Por otro lado, más allá de la legislación ambiental, el gobierno tiene otras herramientas y áreas competenciales para lograr la reducción de la contaminación atmosférica: la política energética y climática, la política industrial, la fiscalidad ambiental, el sistema general de I+D+i o la contratación pública.

Desde luego analizando estos ámbitos encontramos más bien medidas que han supuesto un empeoramiento de la calidad del aire. Algunos ejemplos: eliminación de las deducciones por inversiones medioambientales en el impuesto de sociedades, una política energética enormemente dependiente de los combustibles fósiles y nula intención de reducir su contribución al mix eléctrico o haber mirado para otro lado en vez de sancionar a Volkswagen una vez conocido el escándalo del Dieselgate.

No nos cansamos de repetir que una injusticia medioambiental (contaminación del aire) siempre trae de la mano una injusticia social (vulneración del derecho a la salud) y que asegurar los derechos de las personas pasa por considerar transversalmente las cuestiones medioambientales en la acción política. La calidad del aire no puede ser responsabilidad única y exclusiva de los ayuntamientos, ni puede dejarse únicamente en manos de la aplicación de protocolos en momentos excepcionales.

La situación de la calidad del aire en España, por la gravedad en algunos lugares y por su extensión territorial, nos obliga a la máxima cooperación entre los diferentes niveles políticos y administrativos. Pero sobre todo, nos tiene que llevar a poner en marcha políticas que supongan cambios estructurales en nuestra movilidad, nuestro sistema productivo y energético y, en general, a contaminar menos.

Y toda acción política que vaya en esta línea es actuar con responsabilidad y en nombre del interés general; el resto ya lo conocemos: poner los intereses de unos pocos por encima de los derechos de la mayoría.
___________________

Rosa Martínez es diputada y coportavoz de Equo.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • karls sanchz karls sanchz 31/12/16 03:48

    Los problemas medioambientales y sus consecuencias en todos los seres vivos es de perogrullo, pero resulta que a nuestros pudientes conciudadanos es algo que NO contemplan, será porque sus efectos no son tan inmediatos y tangible ¿? En esto como en otras cuestiones la mezquindad de los conservadores (en este caso no hacen horno al nombre) es apabullante, acaso no se siente impelidos por sus hijos y nietos ¿?? La de ArktosUrsus (8) muy adecuado su mención a como España en la esfera internacional , despuntaba en las energías renovables, que fue objeto de halagos del mismísimo Obama. Era algo insolito, España una potencia en el ramo. Y también describir como “ insolito “ o no tanto, que fuese obligado a desertar de esa posición dominante por aquellos que deberían haber incentivado o al menos no torpedeado. Se demuestra palmariamente a que fines y a quienes deben pleitesía estos gobernantes tan “ patriotas “. Por cierto los beneficios que salen de nuestros bolsillos correspondientes al suministro energético ván a MANOS EXTRANJERAS (por ejemplo la italiana Endesa-ENEL, algún favor a Berlusconi de Aznar??) . Todo un despropósito. Resulta sorprendente que aquellos países que nos reclamaban la privatización de la industria eléctrica, ellos nunca lo hicieron, EDPF (Francia), EON (Alemania), EDP (Portugal), ENEL (Italia). Nos hablaban de la competitividad de las empresas privadas ¿Por qué estos países no los privatizaron? y después se envuelven en banderas y desfiles patrios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 30/12/16 19:29

    Sobre la peatonalización de la Gran Vía, ayer tuve ocasión de ¿pasear? por ella. Imposible. Abarrotada. Y muchísimas personas llevaban bolsas. Los comercios estaban hasta los topes. Para tomarme un café sentado en una mesa al aire libre (soy así de raro, me gusta la calle) tuve que recorrer no menos de quince bares, y en el que encontré una mesa (sólo una) libre, era porque no daban chocolate con churros. Es mentira que sea malo darle al peatón la calle. Simplemente no estamos acostumbrados porque el coche es el rey de la ciudad. Todo se hace pensando en él. Sobre el artículo, me parece excelente. Añadiría yo que quienes tanto protestan por las medidas, que suelen pertenecer a partidos que apoyan ideas capitalistas o "no saben de política" que es la forma fácil de decir que son conservadores, ¿por qué no se preguntan el motivo real de no profundizar en las energía alternativas? ¿Por qué en el año 2000 éramos el país que más investigaba en ellas y ahora nos hemos desplomado en las estadísticas y tenemos que comprar los dispositivos para captarlas fuera de nuestras fronteras con el gasto que ello supone? ¿Por qué se impide la llegada de grandes acumuladores, como las baterías Tesla? ¿Por qué hay que pagar por el exceso de energía que uno puede producir con las energías alternativas domésticas? ¿Por qué los coches eléctricos son muchísimo más caros que los térmicos? ¿Por qué hay poblaciones de los alrededores de Madrid que no tienen ni tren ni metro ni ningún otro medio público que no sean autobuses? ¿Por qué no hay un plan integral de cercanías como en la mayoría de las capitales de nuestro entorno? Es más ¿Por qué no hay un plan de ajardinamiento de la ciudad como por ejemplo en Singapur? ¿Por qué esos partidos sólo piensan en talar árboles y acabar con los parques? ¿Por qué en cada solar vacío sólo se piensa en una nueva construcción y no en un espacio ajardinado? Efectivamente hace falta que se implementen cambios estructurales en nuestra sociedad. Que empecemos a pensar en todos en lugar de en uno mismo, porque el bien común repercute en cada uno de los ciudadanos. Ese cambio social es el que nos permitirá vivir en ciudades limpias, amables y habitables.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • Damas Damas 30/12/16 23:17

      ArktosUrsus ¡qué interesante es su comentario! en especial sobre sobre sus preguntas. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Damas Damas 31/12/16 00:00

        tacho: "sobre sobre", queda: en especial sus preguntas. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • AML AML 30/12/16 20:08

      Eso no se lo dice vd a Esperanza Aguirre en la cara. La Gran Vía está desierta, todos los comerciantes han tenido que cerrar o malvender sus establecimientos y están en la cola del paro. Las manifestaciones de madrileños muy y mucho madrileños pidiendo la vuelta de los automóviles, han sido duramente reprimidas por Carmena y sus soviets. Madrid es una citta aperta. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Damas Damas 30/12/16 23:15

        .AML, pues sí ArktosUrsus quiere ir a decirle algo sobre la Gran Vía a Esperanza Aguirre, y le apetece ir acompañado, que nos lo diga porque esta tarde hemos pasado (otro y yo) por Gran Vía y hemos comentado que está tan concurrida como siempre en estas fechas, y que sí los "comerciantes" no venden lo que esperan no será por falta de clientes potenciales que por allí nos movemos, o ¿será que "sus clientes" son sólo los que se desplazan en coche y circulan a través de esa vía?/// AML, a partir del lunes creo que voy a apuntarme a una seminario sobre cómo practicar el "ostracismo", la teoría trataré de aprenderla e interiorizarla por mi cuenta, a base de hincar codos y si es necesario castigarme con la lectura repetida de determinados textos ilustrativos sobre ese concepto. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Rocío GH Rocío GH 30/12/16 12:02

    Y haciendo un poquito de autocrítica, también los ciudadanos podríamos no esperar a que nos obliguen y dejar en casa el coche por iniciativa propia. Pero claro, para eso tendríamos que haber sido educados en unos valores distintos...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • AML AML 30/12/16 18:29

      Da grima escuchar a señor@s ¿adultos? diciendo con voz entrecortada a los periodistas que "han tenido que ir al trabajo en metro", como si fueran refugiados de Alepo. El coche es, junto al móvil, la posesión más importante en esta sociedad alienada. Esos son lo valores de los que habla vd y que producen sus resultados.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jorgeplaza jorgeplaza 30/12/16 07:20

    El problema de Madrid es probablemente más grave porque es mucho más grande que cualquier otra ciudad española en la que sean frecuentes las inversiones térmicas como la presente: eso podría explicar la diferencia, aunque también es cierto que en Madrid no hay apenas industria. De acuerdo en que en Madrid y en otros sitios hay que tomar medidas similares a las actuales, pero hay que pensarlas mejor. No puede ser, al menos si se pretende que los comercios sigan funcionando, que se cierre la Gran Vía sin tener inicialmente en cuenta, como acaba de ocurrir, las decenas o quizá cientos de camionetas que los abastecen o reparten sus productos. O sea, que sí: que hay que tomar medidas y no sólo en Madrid, pero conviene pensarlas un poco mejor.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • AML AML 30/12/16 09:57

      El argumento de "si yo no digo que no haya que tomar medidas, pero hay que tomarlas bien y pensarlas antes" es precioso. Sobre todo porque es el que está utilizando la caverna comandada por Esperanza Aguirre. Estos días he llegado a oír que hay que avisar de las medidas antes, para que la población esté preparada. Dado que ahora se avisa con  24 horas, tal vez sea mejor avisar con una semana o un  mes. Otra cosa que me pregunto es: Si gran parte del centro de Madrid está peatonalizado y los comercios venden más ¿Cómo es que con la Gran Vía no pasa eso? ¿Es que en la Gran Vía, además de Esperanza y Soraya hay más gente que aparca para comprar? Debe ser que yo vivo en otra ciudad. Yo recomendaría un paseíto por Preciados, Puerta del Sol, calle Príncipe, Arenal, etc para ver cómo todos los comercios han tenido que  "cerrar porque no hay nadie". Es más honesto decir; "Como Carmena y su equipo son  de Ahora Madrid, me opongo a todo y digo lo que se me pone", en lugar de llegar a ridículos como el de Espe que tuvo que ser" rescatada" ayer de su casa por un amigo que tenía matrícula impar. No te veo comentar ese rasgo de inteligencia suprema. También escuché en Intereconomía que el Ayuntamiento mentía porque... (es cierto) ¿Han visto a alguien morirse por la atmósfera madrileña? Un poquito de por favor.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Copito Copito 30/12/16 06:04

    Nos han enseñado también a no respetarnos a nosotros mismos, que muchas personas no son conscientes del daño que les supone para ellos, para sus hijos, respirar el aire contamibado y ante la incomodidad de dejar el coche, protestan. Debieran reflexionar sobre a quién perjudica ese comportamiento suicida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 29/12/16 23:46

    Otra pregunta es ¿por qué no se han tomado medidas antes? ¿por qué no las tomaron y pusieron en práctica los equipos municipales anteriores? ¿a los anteriores al actual se le va a exigir seriamente responsabilidades? ¡qué ilusa yo! Eso sí que no admite perdón ni excusa ¿dónde está el tuit de Cayetana Álvarez de Toledo no perdonando?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Ciro2 Ciro2 30/12/16 07:40

      Es lo primero que se me ha venido a la cabeza, no que se haga ahora sino por qué no se ha hecho antes, a qué esperaban, a que revienten los madrileñ@s. Una vergüenza que se reaccione contra medidas equilibradas y saludables y que se muestre pasividad ante la política destructiva de la salud, ya sea recortando recursos, ya sea añadiendo agentes nocivos. Gobernar es mejorar, no empeorar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre