X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Desinformación y 'posdemocracia'

Publicada 05/01/2017 a las 06:00 Actualizada 04/01/2017 a las 22:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 94



La Fundación del Español Urgente (Fundéu) eligió “populismo” como palabra estrella de 2016. El Diccionario de Oxford se había decantado, unas semanas antes, por posverdad. Tendremos que esperar 12 meses para conocer la ganadora del año que acaba de nacer. Personalmente, me gusta posdemocracia, un concepto que explicaría el auge de los populismos y las posverdades.

La posdemocracia está unida a la desinformación masiva que se mueve por las redes sociales y en Internet, y que también contagió a muchos medios tradicionales que optaron por la militancia de lo que quieren que sea, en vez de trabajar con lo que es: los hechos verificables. La política no se mueve en la posverdad, sino en la mentira, su hábitat natural.



La revista dominical de The New York Times publicó hace unos días un trabajo de Jonathan Mahler sobre este asunto, titulado The Problemn With ‘Self-Investigation in a Posst. Truth Era. Disponemos de más instrumentos que nunca para recabar información, procesarla, contrastar y garantizar su veracidad e importancia. Tenemos más medios que nunca para hacer mejor periodismo.

Pese a ello, el deterioro es grande, no sólo en las ventas y en las cuentas de resultados de las empresas, sino en las noticias. Recuerden a Orwell: “Noticia es lo que alguien no quiere que se conozca; lo demás son relaciones públicas”. La era de la desinformación comenzó con la llegada masiva del cortar y pegar y la renuncia a entender lo que no se nos dice y por qué no se nos dice. Pasamos de fiscales de los poderes públicos y privados a altavoces del sistema. Es una crisis del rigor y la eficacia. Abrimos las puertas a nuestra propia irrelevancia.

Mahler sugiere que los periodistas (siempre hay excepciones) han abandonado las fuentes tradicionales de información y los métodos de investigación, para apostar por la auto investigación, la que se realiza sentado ante el ordenador, navegando en la red en medio de miles de teorías conspiranoicas, predicciones apocalípticas, noticias falsas y demás. En Internet fluye más desinformación que información.



Según el director de la revista The New Yorker, David Remnick, no fluye más basura en las redes sociales que la que había (y hay) en los kioscos y en las librerías. En su opinión, el porcentaje es el mismo. Lo que varía es la cantidad de material en circulación. Ahora es masiva.

En este escenario caótico, la labor del periodista profesional, entrenado y sujeto a un código ético, es más necesaria que nunca: una persona capaz de separar el disparate de lo real, de jerarquizar las noticias según su importancia y de comprobar y recomprobar su contenido antes de publicar. Un periodismo profesional no debería sustituir lo importante por lo intranscendente o por el entretenimiento banal.

La tecnología, lejos de mejorar el trabajo, favorece la expansión del virus que altera la verdad como aspiración. Es algo que afecta a la ciudadanía, arrastrada por el mismo tsunami. Es posible que se trate de una etapa en un camino largo, difícil y peligroso hacia una verdadera democratización de la noticia, de la voz que la da a conocer sin ataduras de los gobiernos y los intereses económicos. Pero esa meta aún no ha llegado.



En un par de semanas comenzará la Presidencia de Donald Trump, un hombre que ha basado su éxito político en la mentira y el show televisivo. Maneja ambos recursos con destreza. Su discurso, por lo general simplista, llega al ciudadano desinformado y cabreado, al que ha dejado de importarle la verdad, o la información, como valores en una sociedad democrática y libre, para alimentarse de una falsa ilusión redentora y de prejuicios. La verdad no vende, molesta.



Es un esquema similar a los años 30, o a los años 10 del siglo pasado, períodos de profunda crisis económica, moral y política que alumbraron dos guerras mundiales. Aunque no son comparables, el germen que facilitó el nacimiento de los fascismos está aquí de nuevo, y con resultados alarmantes en las urnas: Brexit, Trump. Lo veremos también en unos meses en Holanda, Francia y Alemania.

Uno de los riesgos de la era Trump es que los periodistas terminemos por normalizar lo que no es normal. Trump representa algo más que un accidente: es el resultado de un sistema que ha perdido la vergüenza de mostrarse como es y ahora campa a sus anchas. El ciudadano se siente estafado pero aún no sabe quién es el estafador.



Sin un periodismo honesto, sin los instrumentos clásicos de la investigación, sin la desconfianza permanente hacia el poder, el periodismo contribuye a la desinformación, a que los ciudadanos no se fíen de nadie y acepten el discurso de cualquier predicador de las ondas, la televisión o al mismo Trump. Con la pérdida del rigor, se pierde el prestigio, que es lo que generaba beneficios en los buenos tiempos. El negocio consistía en ser imprescindibles. Ya no lo somos. Nos sustituyen poco a poco los algoritmos, y pronto lo harán los robots.

Posverdad es una palabra elegante, suena mejor que mentira, demasiado burda entre tanta modernidad. Es la que ha estado en circulación desde que el hombre es hombre.

El problema es que los buscadores de la verdad, los controladores de su calidad, nos hemos sumado al carro de la frivolidad, a la obediencia a un poder financiero elevado a accionista de la información. La verdad es una mercancía más, cotiza alto o bajo, según el capricho de unos mercados erigidos en jueces, y parte de lo que es cierto y falso, y de las palabras con las que se cuenta. 2017 debería ser el año de la reconquista.

Un regalo: Sting en Bataclan.

 


Hazte socio de infolibre



29 Comentarios
  • Republicano1944 Republicano1944 09/01/17 10:30

    Hablando de profesionalidad en el lenguaje, por favor, dejen ya de insultar a la banca y a las empresas. Nadie ha rescatado a la banca, ni a las empresas. Lo que hemos rescatado son banqueros y empresarios, con nombres y apellidos. La banca no ha hecho mal a nadie, que yo sepa. Han sido y son los banqueros y empresarios, estafadores mayores del reino al alimón con los políticos, que también tienen nombres y apellidos. Empecemos por ahí, por poner nombre y apellido a las noticias sobre estos delincuentes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Republicano1944 Republicano1944 09/01/17 10:26

    Uno intenta separar el polvo de la paja. Por estos pagos no tenemos un NYT o un New Yorker, aunque los tenemos accesibles en la red. Lo local, en manos de banqueros y capitostes empresarios, se ha vuelto ilegible y totalmente "unthrustable". La mitad de las versiones digitales de los grandes medios locales está plagada de lo que Ramón Lobo llama cariñosamente " intranscendente o entretenimiento banal". Todo ello, unido a la galopante incultura del pueblo llano, nos conduce a esta nueva era feudal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 09/01/17 08:06

    «¿Quién necesita la basura en el periodismo? Sobre Eduardo Inda y la mentira - El filólogo alemán Viktor Klemperer nos dejó un libro escalofriante acerca de cómo el nazismo convirtió la lengua alemana en propaganda de guerra.  Lingua Tertii Imperii: Notizbuch eines Philologen (1947) repasa, como un diario de notas, la banalización del lenguaje y de las formas en los momentos previos al auge de los nazis. Registrando ese giro en mercados e instituciones, en la radio y en los carteles, veía que la falta de respeto a las ideas alternativas implicaba una voluntad exclusiva de arrastrar al fango al adversario para que, una vez allí, sus ideas no valieran nada. …» http://www.comiendotierra.es/2017/01/08/quien-necesita-la-basura-en-el-periodismo-sobre-eduardo-inda-y-la-mentira/?src=tpu

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    0

    • M.T M.T 09/01/17 10:10

      Buenos días Paco: En relación con tu último comentario a estas alturas de la investigación lingüística me parece indiscutible el poder del lenguaje. Para nada es algo banal. En tanto en cuanto herramienta del pensamiento, tal vez conozcas la hipótesis SAPIR -WHORF en su estudio sobre Lenguaje y visión del mundo, llegando a afirmar en su visión más extrema que una Lengua determina, configura la visión de la realidad del hablante que la va aprendiendo y utiliza.Esto desde las difrentes clases de palabras que empleamos, categorías gramaticales. Desde ese determinismo ling.semantistas llegaron a afirmar que la falta de entendimiento en el significado de ciertos términos, la dificultad de compartie el mismo significado y sentido podía ser origen de conflictos y en casos extremos conflictos bélicos. Me pregunto: ¿ hasta ahí puede llegar el poder del lenguaje? En otros sentido, políticos y publicistas conocen bien el alcance de las palabras para construir las más de las veces discursos vacíos de significado ( en un mitin,por ej.) o el publicista cuando pretende coaccionar construyendo un modelo o estilo de vida y nos compromete en la compra de producto: coche, perfume, belleza... Saludos osasunados.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • paco arbillaga paco arbillaga 09/01/17 11:11

        La Naturaleza y el Lenguaje son mis aficiones (que no mi especialidad). Desde que a principios de los 80 estando en Alemania un alemán amigo de mi familia alemana, profesor de español, casado con una boliviana, me dijo que en su casa hablaban alemán pero cuando quería ser conciso hablaba en español, esa info hizo que al volver a Barcelona comprara (¡no había internet!) varios libros sobre comunicación y lenguaje, y aunque ya conocía a Chomsky y algunas de sus ideas conocí otras opiniones sobre esos temas y una de ellas, ahora no recuerdo al autor, opinaba que el lenguaje podía influir en la formación de nuestro pensamiento y que una persona «oscura» en sus manifestaciones pudiera ser «brillante» hablando otro idioma. Desde luego que a veces las palabras no son nada inocentes y menos aún según quién las pronuncia. Osasuna!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        0

        • M.T M.T 09/01/17 11:58

          Siempre veo luz en lo que dices Paco. Comparto esas aficiones de las que hablas: la observación de la Naturaleza y lenguaje, que no deja de ser otra manifestación de nuestra naturaleza: seres vivos parlantes. Aprendemos y utlizamos las palabras cargadas de vida e historia, por tanto cargadas de valores ( estereotipos) positivos o negativos. De ahí que no solo denotan, connotan y esto tiene que ver con la intención comunicativa. Pero no acabo de entender lo de la concisión. No creo que exista la clasificación de lenguas mejores o peores: todas sirven por igual a la finalidad comunicativa, sean minoritarias o no, o de tradición oral o escrita. Gracias por tus comentarios. Saludos castellanos.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          0

          • paco arbillaga paco arbillaga 09/01/17 13:14

            Carezco de conocimientos para afirmar o negar que unas lenguas sean mejores que otras para cumplir con su función comunicativa, explicativa. Lo que no es dudoso es que gramaticalmente las lenguas no son iguales y las hay con gramáticas muy simples y otras con gramáticas complejas. Esa diferencia algo tendrá que incidir en la ¿«calidad»? del lenguaje ¿y por extensión en la formación de los pensamientos? Saludos pamplonicas.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            0

            • M.T M.T 09/01/17 14:10

              No quisiera acaparar este foro con cuestiones linguísticas pero contesto a algunas de tus observaciones. Efectivamente, cada lengua tiene una forma propia y distinta de las demás, en todasy cada una de sus unidades del lenguaje y reglas de combinación de ellas: sonidos, palabras, reglas gramaticales... Para los fines de comunicación todas son igualmente válidas y perfectas. Cada hablante en su idioma puede llegar a expresar todo aquello que piensa. La lengua castellana o española( sinónimos) es muy ckara por la poca distancia existente entre sonidos y grafías. Se escribe prácticamente igual que se habla. De ahí su claridad y facilidad de aprendizaje para nativos y extranjeros. Lo facilita el que solo tengamos 5 vocales y 19 consonantes. Me agrada tu interés por estas cuestiones. En otro comentario te he leído que no te gusta el cine :  ¡no sabes lo que te pierdes, aunque siempre en tu mente puedes crear un mundo de imágenes!. Saludos a lo pamplonica.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              0

              • paco arbillaga paco arbillaga 09/01/17 14:18

                «Cada hablante en su idioma puede llegar a expresar todo aquello que piensa.» Lo que se preguntan algunos estudiosos es si esos hablantes hubieran tenido un idioma diferente al que tienen, o sea, pensando en otro idioma, razonarían lo mismo que con su lengua materna. De acuerdo en que podemos aburrir al personal con este tema. Sí creo que el castellano ha servido para entendernos y casi hasta para estar de acuerdo. Que nos vaya bien.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • paco arbillaga paco arbillaga 08/01/17 18:07

    «El economista Juan Torres abandona La Sexta Noche en directo por las mentiras de Inda - El director de Ok Diario le acusó de pertenecer a Podemos y trató de relacionarle con el Gobierno de Venezuela. "España no puede permitirse lo que hacen aquí todas las semanas", aseguró Torres antes de abandonar el plató.» http://www.publico.es/economia/comunicacion/economista-juan-torres-abandona-sexta.html – Inda y Marhuenda, ¿propagandistas de la posverdad?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Copito Copito 09/01/17 10:36

      Recuerdo ese momento. Me dejó impresionada como Torres actuó ante este atropello, de forma tan consecuente. Me ha interesado mucho el libro del que hablas en uno de tus comentarios de Víktor Klemperer. Lo voy a buscar.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • paco arbillaga paco arbillaga 09/01/17 11:15

        Me he enterado del suceso por la prensa. Yo no tengo la dosis suficiente de masoquismo para aguantar lo que dicen ciertos periodistas por lo que no los veo. Me preocupa la salud de nuestro Jesús Maraña cuando tiene que verse con esos personajes. Osasuna!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • itnas itnas 07/01/17 17:28

    Insisto, mi opinión es que no se está haciendo justicia al término 'posverdad', y que 'Birth 1' ha definido espléndidamente. De entrada, no pretende sustituir a término alguno, como por ejemplo mentira, más bien describe una situación que, en efecto, hace referencia a la mentira, pero no sólo. De otro lado, no veo la relación que pueda tener el término con el lenguaje del poder, que en otras ocasiones se puede entender, como bien señala 'paco arbillaga'. Con independencia de su génesis, me atrevo a dar otro ejemplo. Tenemos que el Sr. RockyBalboa es un ingeniero de una empresa papelera, y como tal, una persona informada de que existen pruebas de que el cambio climático es un evento de alta probabilidad; su empresa es fuertemente contaminante de forma que o varían el modo de producción o debe cerrarse por su influencia en dicho cambio climático, y en cualquiera de ambas circunstancias resulta que la plantilla de la empresa debería ser reducida. Un político llamado Sr. RojoDespreciabledelosMontes propone en su programa un desarrollo sostenido del planeta Tierra lo que, sin citarlo, supone probablemente el cierre de la empresa papelera aludida. De otro lado, el Sr. AzulDeliciosoPicodeGaviotaconRosa es un político que niega que exista una alta probabilidad de cambio climático, más bien al contrario, lo que, sin necesidad de exponerlo, supone que la dichosa empresa papelera continúe con producción invariada. Pues bien, la posverdad alude al hecho de que el Sr. RockyBalboa vota al Sr. AzulDeliciosoPicodeGaviotaconRosa. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 08/01/17 07:38

      Pudiera ocurrir que si pronuncio la palabra posverdad en una conversación alguien me preguntara qué quiero decir exactamente con esa palabra; sin embargo si digo la palabra mentira se me va a entender perfectamente (aunque puede que no se esté de acuerdo con lo que esté diciendo). Es difícil saber por qué o para qué habla una persona pero sí podemos analizar cómo habla. Si en una exposición hablada o escrita se meten vocablos confusos que tienen diferentes acepciones cuando se pueden utilizar otras palabras más concisas, quien los emplea sabrá con qué intención lo hace. El poder cada vez utiliza un lenguaje público más confuso para a través de él disimular sus posverdades. Por cierto «lo de» Trillo, ¿es una posverdad? Buen día para la gente decente. Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      0

      • itnas itnas 08/01/17 09:37

        Yo prefiero pronunciar 'mentira' cuando me dicen, ante una mesa de color blanco, que es una mesa de color rojo. Cuando se habla del caso del ingeniero RockyBalboa en el ejemplo de #66 prefiero pronunciar 'posverdad', naturalmente si se acepta tal neologismo. Si no se acepta y aporta confusión, elegiré otro neologismo que en todo caso no se corresponda exactamente con mentira. Del caso Trillo, hay varios aspectos a considerar, si me dices a cuál te refieres, te digo, en mi opinión, si se podría aplicar el término posverdad. Lo que sí puedo adelantarte es que semejante delincuente debería ser dejado a solas en una habitación con los familiares de los muertos. Seguro que tú tienes un buen día si hoy es el de los decentes! Saludos, cuídate.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        0

        0

        • paco arbillaga paco arbillaga 08/01/17 14:55

          Pues yo prefiero afirmar que es mentira cuando la ministra Báñez dice que han hecho la Ley de Esclavitud Laboral para crear puestos de trabajo; o cuando nos decían Rajoy y sus boys que el rescate de la banca no nos cuesta un duro a los españoles; o cuando la desesperanza blanca madrileña, la lider-esa cazatalentos, dice que ella destapo la Gürtel. «Aunque la mona (la palabra) se vista de seda, mona se queda». A veces se utilizan las palabras para que no se entienda bien lo que se está diciendo, o aun peor, lo que se está imponiendo. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          0

          • itnas itnas 08/01/17 17:17

            Por ejemplo, ¿hay algún ciudadano que acepte que el rescate a la banca no tiene carga sobre el conjunto de ciudadanos? Desde luego, está el ciudadano que sabe que habrá cargas para la ciudadanía y, por tanto, que rechaza tal afirmación; para este ciudadano Rajoy miente. También estará el ciudadano que cree que Rajoy miente y al mismo tiempo acepta la mentira por diferentes razones (trabajo, ideología, etc.); lo habitual será que el ciudadano que piensa que Rajoy miente no le vote, en tanto el otro tipo de ciudadano seguramente le votará. En el primer caso hablaremos de una situación en la que sencillamente se ha mentido, mientras que en el segundo caso hablaremos de una situación en la que se ha dicho una posverdad. Naturalmente, también está el ciudadano necio que cree que no habrá cargas y ahora nos encontramos en una situación en la que se ha dicho una verdad (y que asimismo votará a Rajoy). Como ves, por ello, no se trata de vestir de seda a nadie, sino de describir una situación particular.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            0

            0

            • paco arbillaga paco arbillaga 08/01/17 17:53

              Me parece que nuestras posturas están bastante claras: sencillamente no estamos de acuerdo en el significado, en la utilización de la palabra posverdad. En el ejemplo que pones sobre el ciudadano que acepta la mentira por diferentes razones lo que está haciendo ese ciudadano es contribuir a mantener esa mentira y quizás hasta a propagarla. Por supuesto que no pretendo decir que mi interpretación de posverdad sea «la» verdadera. Sí manifiesto que esa palabra se puede utilizar para camuflar muchas mentiras. Osasuna!

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              0

              • itnas itnas 08/01/17 19:52

                Está claro, si el ejemplo no te convence, lo dejamos. Lo que no entinedo es que si no te gusta el término y lo haces equivalente a mentira, ¿por qué en #79 hablas de propagandistas de la posverdad y no de propagandistas de la mentira? Saludos.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                0

                • paco arbillaga paco arbillaga 08/01/17 20:05

                  Todavía me queda mucho para aprender a redactar, y ¡a mi edad!, ¡como no espabile! Osasuna2 salu2.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  0

  • itnas itnas 07/01/17 16:49

    'Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, he tenido un postsueño. Y he postsoñado que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de "todos los hombres son creados iguales y así deben ser tratados en esta sociedad“. He postsoñado que un día los hijos de los antiguos jornaleros y los hijos de los antiguos terratenientes se podrán sentar juntos a la mesa de la hermandad. He postsoñado que un día, incluso en el lugar más tórrido de esta península, que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia. He postsoñado que mis hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados según su pertenencia a una clase social, sino por los rasgos de su personalidad. ¡He tenido un postsueño! Y en él están depositadas mis esperanzas' (¿Es preciso citar la autoría del original de esta libérrima adaptación?)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • M.T M.T 07/01/17 20:35

      Tratando de responder y entender tu comentario 65: ¿ cómo se debe interprtar el postsueño? entras en el lenguaje del post: ¿ etimológicamente se refiere a después del sueño, al despertar? Como te refieres a esperanza ¿ puede ser un deseo?¿ crees que nacemos iguales? yo creo que no, lo que no quiere decir que se proporcionen oportunidades para todos. Respecto a la hermandad y opresión/ libertad ¿ no crees que se avanzará con la educación en la que podemos confiar? Y respecto a estos nuevos términos posverdad, posdemocracia ¿ no crees que hay fuerzas de poder económico, político y también desde el lenguaje en utilizar estos términos haciéndonos creer lo que no es? Estamos por consiguiente en un espacio de falsedad, mentira y falacia, que en palabras de Arbillaga puede ser estafa. Finalmente son posverdades generalizadas o cada quien tiene la suya y no podemos sustraernos a este clima de post lo que quieras que se nos impone?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • itnas itnas 07/01/17 22:13

        En #66 hay descrito un ejemplo de posverdad, ¿se puede pensar que simplemente es una mentira? ¿El poder crea un término como posverdad cuando el término describe una praxis de ese poder que es todo salvo positiva? Tengo la impresión de que hablamos de cosas diferentes. ¿Postsueño? Je, je, ¿licencias poéticas de uno de ciencias querida profesora? 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • M.T M.T 07/01/17 23:40

          Gracias por responder y sugerir la lectura de comentario 66 con el ejemplo ilustrativo de la cuestión objeto y sujeto de este artículo. Las licencias poéticas no son patrimonio de un hablante conocedor de ciencias o letras, que en algún grado tal vez todos podamos serlo. Esas licencias poéticas, admirado profesor, se encuentran en el lenguaje común: una hipérbole, símil o metáfora. Con afecto.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • itnas itnas 08/01/17 09:12

            Amén. Como me gusta leer la autoridad que demuestras en lengua! Afectos también para tí.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • mariavidal mariavidal 07/01/17 16:29

    Posverdad igual a mentira !Uf, gracias, creí que no me estaba enterando de nada!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nazario Nazario 07/01/17 14:27

    Gracias a Ramón Lobo por el artículo y a todos por el debate. Ambas cosas fortalecen el ánimo. Una pregunta: ¿si posverdad no es otra cosa que una denominación eufemística actual de la mentira, de qué lo es posdemocracia? Una referencia importante, en mi opinión, del artículo: la honestidad. Es posible que la verdad absoluta sea inalcanzable, pero no debería de faltar como aspiración en la actividad de cuantos trabajan con la información, a los que sí es exigible honestidad como atributo ético imprescindible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • borondo borondo 07/01/17 12:41

    Gracias, Ramón... Me has aliviado bastante el alma esta mañana, cuando decidí leer tu artículo. Llevaba un día o dos martirizándome con la irracionalidad humana, con los desvaríos que, a fuerza de repetírnoslos continuamente, estamos asimilando de manera progresiva: el permitir que medios y autoridades nos mientan, consentir que utilicen subterfugios para justificar desmanes... Son indicios de que están logrando contaminarnos el alma como ya lo han hecho con la Naturaleza: son indicios de algo mucho peor y que está por venir, a menos que despertemos a tiempo... Todo suena a falso, a corrompido, a manipulación... Gracias a los periodistas que aún estáis en la brecha y que no os contentáis con el plato de lentejas de llevaros algo a la boca, ser famosos o sentiros estrellas con tanta aparición en la pantalla... La profesión periodística debería tener un sustento ético tan poderoso como el juramento hipocrático en la medicina... Y todos estamos vendiendo nuestras almas por un sobrecito más o menos abultado...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pointer56 Pointer56 07/01/17 10:09

    Gracias por otro magnífico artículo, Ramón. El dedo en la llaga de lo que muchos lectores percibimos que está sucediendo en el periodismo. Quizá se podría enfatizar más en que los medios están más concentrados que nunca en pocas, poderosas e interesadas manos, que refuerzan lo expuesto. Muchos periodistas seguramente se justifican o se justificarán, por ello, en que tienen que llevar el pan a sus hogares...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre