X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Los neoliberales, el Estado y el activismo

Publicada 22/01/2017 a las 06:00 Actualizada 21/01/2017 a las 18:26    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 69

El desprecio del Estado por parte de los neoliberales es una de las grandes mentiras del debate político contemporáneo. Ya sé que no descubro nada, pero a veces es más útil recordar que descubrir. Después de una primera juventud entregada a la búsqueda de metáforas audaces, Jorge Luis Borges encontró su madurez poética en el recuerdo de unas pocas metáforas verdaderas. Las estrellas, la luna, la noche, el río y la rosa sirvieron para construir un universo personal lleno de matices y enriquecido a cada segundo por la memoria del tiempo.

Quizás convenga también que la memoria cobre protagonismo en los debates de nuestra política a la hora de hacer madurar las audacias y los descubrimientos. Y una de las cosas a recordar es el mentiroso desprecio del Estado que protagonizan los neoliberales. Quieren adelgazar el espacio público para crear un tejido social libre. Recortan y recortan el gasto, las inversiones en educación, en sanidad, en políticas de igualdad, en amparos solidarios y en derechos cívicos. Pero…

Cuando los más conocidos neoliberales de España se dedican a hacer obras públicas, firman acuerdos para que el Estado cubra las posibles pérdidas o la falta de beneficios de su inversión. Se hacen túneles, autopistas, ponen pajes, planifican una ruina y el Estado corre con los gastos.

Cuando los más conocidos neoliberales buscan bolsas de gas en el subsuelo marino, se aseguran de que el Estado corra también con los gastos si existe algún problema y empiezan a temblar las orillas y los números rojos.

Cuando los más conocidos neoliberales fracasan en la gestión de sus entidades financieras, el Estado dedica millones a recuperar las pérdidas y sanear las cuentas para que otros conocidos neoliberales, dueños de bancos grandes, compren en buen estado los negocios bancarios que recupera el dinero público.

Cuando las eléctricas ganan menos de lo mucho que quieren, se sirven de los artificios legales del Estado para cargar en la factura de la luz conceptos que no tienen que ver con el precio de la electricidad. Y si surgen energías alternativas, el Estado paraliza su desarrollo para que no se ponga en peligro el negocio.

Ocurre lo mismo con las petroleras. La contaminación nos hace vivir en ciudades irrespirables y el planeta es un viejo asmático con graves crisis de ansiedad. Pero los Estados no se toman en serio la lucha contra la contaminación y mantienen la tecnología alternativa en un discreto silencio.

Los desempleados que no reciben un subsidio y los pensionistas que dudan sobre el futuro se quedarían pasmado al descubrir las cifras millonarias que el Estado, ese mismo que ya no puede con su alma para cuidar enfermos o ayudar a los desfavorecidos, gasta en subvencionar los negocios privados que parecen más fuertes.

Y recordemos, para finalizar una memoria que no tiene fin, la recaudación fiscal de un Estado lleno de trampas, en el que las grandes fortunas pagan pocos impuestos y tienen permitida una sabrosa ingeniería que viaja a paraísos fiscales y evita contribuir de acuerdo con sus beneficios.

Los neoliberales, y más que nadie los neoliberales españoles, tienen al Estado como su máximo negocio gracias a falsos planificadores, subasteros y ratas de alcantarilla fiscal. Por eso lo defienden con rabia, uñas y dientes cada vez que surge una posible alternativa. Conocen mejor que nadie la debilidad ajena; se inventan partidos, destruyen partidos, crean falsas realidades mediáticas y luchan por un sentido común o por una furiosa mansedumbre puesta siempre a su servicio.

Conviene recordar esta evidencia a la hora de tomar postura ante el Estado, es decir, ante el gobierno europeo, el gobierno de la nación, los gobiernos autonómicos, los parlamentos y los ayuntamientos. La izquierda que deja al Estado en manos neoliberales (por activa o por pasiva) se convierte en una mentira sin justificación. Sabe lo que hace. Pero tampoco me parece muy justificable la izquierda que no sabe lo que hace, se olvida de las instituciones y piensa que es mejor el activismo callejero que el trabajo institucional. ¿Es que son incompatibles? Una alcaldesa, una diputada o una presidenta de gobierno puede ser la activista más eficaz a la hora de parar la orgía del capitalismo deshumanizado. Hay que tomarse muy en serio el activismo institucional porque es ahí donde los neoliberales fundan sus batallas.

Conviene recordarlo.


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • karls sanchz karls sanchz 25/01/17 02:56

    Y si sintetizaramos y llamaramos al LIBERALISMO con o sin NEO, lo que es, FILIBUSTERISMO. Hacen lo mismo " abordarnos " a la gran mayoria y apropiarse de todo, y solo en razon a su AVARICIA Y FUERZA. Seria mas clarificador, las cosas por su nombre

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bonanzero Bonanzero 24/01/17 23:23

    Fue, es y será una obsesión para gobiernos liberales ó derechas, mantener a toda costa, el mayor número de ignorantes, (muchos temas banales, en canales de tv. tele basura, en las locales, iden de lo mismo, la manipulación y el restringir la libertad de expresión, en el monopolio de la prensa) y mucho uso del "opio" del pueblo a todas horas, el fútbol; donde abundan energúmeno, que dicen ser "aficionados" y solo van a desahogarse, insultando al arbitro o al jugador contrario; en esta, mi tierra se vio un botón de muestra. ¿Recuerdan cuando el Betis, fue a bajar a segunda? huvo una manifestación, de bastante más de un millón de aficionados en Sevilla, (según Canalsur) ¿cuántos se manifestaron, con el cierre de Gillet, astilleros, uralita, carnicas Molina, Santana motor ect....ect....así nos va; y ahora resulta, que el informe PISA ha tomado unas referencias, poco creíbles para "perjudicar" a los colegios andaluces. Omaitaaaa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ryper ryper 24/01/17 00:22

    Mal vamos si creemos que a las instituciones se llega sin dar la batalla en la calle. Sin calle no hay votos, sin votos no hay escaños, y sin estos las instituciones son neoliberales. Chapó, Luis, mas claro agua.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Andrew Andrew 23/01/17 21:02

    Se puede decir más alto pero no más claro. No me cabe más, que estar de total acuerdo con el análisis y el aviso. !Chapó¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 23/01/17 15:16

    Se debe mantener la lucha en las instituciones, compatibilizando con la presencia en movilizaciones ciudadanas, ya que de lo contrario se corre el peligro de que "la gente se olvide", pues los medios de comunicación se preocupan más del fútbol que del día a día del parlamento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 23/01/17 12:21

    1/2) El comentario 59 de Mavic, que no discuto, me ha sugerido lo siguiente. Creo que la vía electoral viene siendo casi la única desde hace tiempo, que por las circunstancias y motivos que sean, se fomentó como la vía fundamental de participación ciudadana en los asuntos políticos, y no me resisto a apuntar que se hiciera de forma intencionada. Cuando utilizo la palabra activismo fuera de las instituciones, pienso en algo del estilo en un interés, un comportamiento habitual (no extraordinario) y una implicación de una parte considerable de la población en asuntos que nos son comunes, ya sea en asociaciones, organizaciones, clubs independientemente de los partidos políticos, y no sólo en las manifestaciones en la calle. Me parece fundamental esa actitud y actividad para que los partidos y en especial las instituciones respondan en mayor medida a los intereses y preocupaciones de los ciudadanos, lo de que sólo cuenten con todos para el “encumbrado y mitificado voto cada cuatro años” creo que sólo soluciona los problemas y responde a los intereses de unos pocos. Por supuesto, siempre bien vendido: hemos hecho esto y esto y aquello y…… y por supuesto porque somos así de demócratas, eficientes, list@s y demás prendas para tod@s vosotr@s pobrecit@s desagradecid@s, y tenemos una democracia votada en LIBERTAD por una MAYORÍA, ¿de qué nos quejamos? ¿cuánto les debemos? Pues sin haber echado las cuentas, tengo la convicción de que nos sale bastante caro (a unos mucho más que a otros) y que en cualquier caso quienes han hecho, como siempre, el gran negocio son unos pocos. El peaje es altísimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 23/01/17 12:20

    2/2) Por no utilizar un refrán o frase conocidos, pienso en que a quienes no quieren oír, escuchar, difícilmente se puede hacer llegar otras ideas, “hechos, datos y posibles soluciones”, ¡es tan cansino, aburrido, molesto, consume tanta energía y esfuerzo! Y además ¿para qué están aquell@s a quienes pagamos para que se encarguen de lo público? ¡qué hagan su trabajo! ¡Hala! que lo nuestro es pagar impuestos y el voto cuatrienal, o cuando nos digan, que para eso están y por algo ell@s son l@s que saben. Vamos que hasta la fecha, y en cuanto a convencer, explicar a quienes no están en dispuestos a ello, me parece un esfuerzo inútil, el tratar de mejorar el análisis, la argumentación, la habilidad comunicativa. Para mí que hay que pensar en otras “vías”. Y por cierto, y sin entrar en lo de las palabras, inteligentes no sé, pero que son list@s y disponen de casi todas las herramientas del poder al que representan y al que mejor sirven, desde luego, hasta ahora y desde siempre, se llamen como se llamen y con sus características, pero creo que con el mismo denominador común.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mavic Mavic 23/01/17 10:22

    Estoy de acuerdo con Montero. Me permito añadir que la principal vía por la que tienen que transitar las soluciones, es la electoral. A quienes hay que convencer de lo que viene haciendo, y seguirá haciendo, el neoliberalismo, es a esa parte de sus votantes que pueden cambiar, pues, evidentemente, hay otra parte que por convicción, o por cerrazón, no lo harán. Para lo cual hay que explicar las cosas con claridad y rigor, con naturalidad y sin alarmismos exagerados, que puedan ahuyentar a unos o darles argumentos a otros (manipulando los hechos) Hay que exponer los hechos, los datos y las posibles soluciones (realistas y posibilistas). Hay que tratar de ser más inteligentes que ellos, pues, hasta ahora, parece que nos van ganando la partida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 23/01/17 04:56

    Ciertamente que una presidenta de gobierno, puede ser la mayor activista, y no solo eso, si no que puede ser quien pueda poner límites, por lo que el planteamiento de LGM, no se ajusta a los posibles hechos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 23/01/17 00:56

    Una de las primeras premisas que deben plantearse las gentes de izquierda a la hora de debatir debe ser la claridad, la verdad y la sinceridad de sus propuestas, de sus planteamientos y de los puntos a debatir. En mi opinión, las antedichas cualidades se encuentran ausentes en el presente artículo de LGM. Así sería más honesto y efectivo para el debate abandonar expresiones cúrsiles, en el mejor de los casos, y decir que Pablo Iglesias es el sujeto de izquierdas "que no sabe lo que hace", "se olvida de las instituciones" y "piensa que es mejor el activismo callejero que el trabajo institucional". Evidentemente, Pablo Iglesias no defiende semejante memez, como tampoco Errejón defiende únicamente el trabajo institucional, olvidando la lucha social de la sociedad en la calle. Comprendo que muchos, no sólo Marhuenda e Inda, están muy interesados en reducir a esa disyuntiva el debate que se está desarrollando en Podemos. Lo que sigo sin comprender por no encontrarle explicación, es que LGM y Gaspar Llamazares asuman los razonamientos y las tesis de los anteriormente citados periodistas. Conviene, más que recordarlo, no olvidarlo quienes están/mos por defender a la mayoría social en las instituciones y en la calle, porque ambos escenarios son precisos y válidos. Hasta los jerarcas de la secta appostólica romana sacan los alzacuellos a la calle cuando se trata de defender su poder y su estatus.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 23/01/17 07:04

      Insinuar que LGM no plantee su propuesta en este artículo con la: «claridad, la verdad y la sinceridad», indica que no te ha gustado su artículo pero los argumentos que aportas son más deducciones tuyas que afirmaciones hechas en el escrito. No me parece que LGM cometa la memez de aliarse con los marhuendas e indas de turno que mienten continuamente para perjudicar a Podemos, es más, el pensarlo me parecería una memez. Ya me gustaría a mí que quienes opinan en los medios tuvieran la decencia intelectual, el compromiso que manifiestan en sus escritos LGM y todas las personas que hacen este digital. Y en esa decencia deberíamos intentar participar quienes comentamos sus escritos. «Es mi opinión.» Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Folgo Folgo 23/01/17 14:41

        Hola Paco. Un placer leer tus comentarios, con los que suelo coincidir en la mayoría de las ocasiones. Me congratula que hayas entendido quien es el destinatario del mensaje (de LGM) : Pablo Iglesias. Es muy respetable que a ti no te parezca una memez, como a mi me parece correcta la calificación. Mis razones son obvias y las doy por reproducidas, se encuentran en mi comentario del que disientes. El hecho de culpar a Pablo Iglesias (sin citarlo explícitamente) de que gobiernen los neoliberales y tengan al Estado en nómina, porque (éste) "no sabe lo que hace", y se dedica "al (despreciable) activismo callejero" abandonando el trabajo institucional, me parece la expresión de una falsedad, una puerilidad y de tremendamente equivocado. ¶ Comprendo que te moleste (duela, incluso) la comparación de las palabras LGM con las de Marhuenda e Inda. A mí también me molesta y me sorprende y duele. Pero desgraciadamente son hechos objetivos constatables en la hemeroteca y en los vídeos de bastantes tertulias. Estos sentimientos tan desagradables se amplían más por tratarse (LGM) de un miembro de (Izquierda Abierta) de IU, a quien voté cuando encabezó las candidaturas de IUCM; y publicarse en infoLibre, medio al que (como much@s de vosotr@s) estoy suscrito. De haberse publicado en La (sin)Razón u OK, diario, previsiblemente no me habría enterado. ¶ Como siempre, Paco, un placer leerte y coincidir (en la gran mayoría de las ocasiones) con tus opiniones. Salud.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • paco arbillaga paco arbillaga 23/01/17 16:35

          Es evidente que en esta ocasión no estamos de acuerdo. Agradezco el tono de tu contestación. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre