X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

¿Somos mucho mejores que Trump?

Publicada 02/02/2017 a las 06:00 Actualizada 01/02/2017 a las 23:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 59

Lo confieso: estoy agotado. ¡Y solo han pasado dos semanas! Si los cálculos no me fallan quedan 1.370 días hasta el 3 de noviembre de 2020, fecha de las siguientes elecciones presidenciales en EEUU. Si las ganara Donald Trump, entonces serían 2.833. ¿Sobreviviremos hasta enero de 2024? No a una III Guerra Mundial o al holocausto zombi, me refiero al estrés emocional.

El (pen)último acto ha sido el despido fulminante de Sally Yates, la fiscal general en funciones. Es un mensaje nítido de cómo tratará a los disidentes. Trump no hace prisioneros. Escuchen en el siguiente vídeo al todavía senador Jeff Sessions cuando preguntó a Yates si sería capaz de decir “no” al presidente. Sessions, un ultraconservador antiinmigrante, es el elegido por el presidente para el cargo de fiscal general que ocupará en cuanto supere el examen del Senado.



Ni siquiera nos queda la esperanza –enunciada en este espacio el 9 de noviembre, al final de "Solo son cuatro años"–, de que Trump sea un buen político; es decir, que se olvide de sus promesas electorales. Las está cumpliendo todas y a la vez. Es una ametralladora.



El decreto que suspende indefinidamente la acogida de refugiados sirios y prohíbe la entrada en EEUU durante 90 días de personas nacidas en Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen, ha generado un enorme escándalo internacional y numerosas manifestaciones. Es un decreto anti islámico que afecta solo a personas que profesan la religión musulmana. No parece el mejor instrumento para la lucha antiterrorista.



El decreto racista de Trump ha incomodado incluso a los líderes de la Unión Europea, los mismos que firmaron un acuerdo con Turquía que permite expulsar a decenas de miles de refugiados sirios. ¿Cuál es el diferencia? ¿El tono? ¿La manera matona de castigar a inocentes que son víctimas de guerras en las que participamos directa o indirectamente? No somos mejores que Trump, asumámoslo.

También afecta a España, cuyo Gobierno marianista ya ha sacado pecho llevado de la misma amnesia que le borró la corrupción. Tenemos vallas fijas en Ceuta y Melilla y participamos en una valla móvil e invisible en un mar Mediterráneo reducido a fosa común. Tampoco somos mucho mejores que Trump. La última vergüenza ha sido la ocultación de la muerte del niño Samuel en Barbate. Era nuestro Aylán, pero sin publicidad. Sin bombo ni platillo.

Es hora de luchar, pero no solo contra lo evidente, sino contra el clima ideológico del ellos y nosotros. Es lo que nos propone Pro Causa. Ayudémosles.

Preocupa el decreto anti islámico firmado el viernes por Trump. Supone una ruptura de la legalidad internacional, y tal vez de la constitucional en EEUU. Forma parte de la misma mancha antidemocrática que contamina a Hungría y Polonia, y a partidos políticos como el Frente Nacional de Marine Le Pen, con serias opciones electorales en la primera vuelta de las presidenciales francesas de abril. Y a algunos líderes del Brexit, como Nigel Farage, un xenófobo de libro.



Es un runrún tóxico que cuenta con millones de votos. Solo en EEUU, 62,7 a favor de Trump. No seamos ingenuos, los que se manifiestan estos días son los votantes de Hillary o los de Bernie Sanders, no los de Trump; estos están felices.

Lo alarmante es que una decisión de esa envergadura, con tantos recovecos legales y emocionales, se tomara tan a la ligera. De una campaña caótica hemos entrado en el caos de una presidencia que se mueve a impulsos emocionales y que vive en la mentira.

Graydon Carter, director de la revista Vanity Fair, el primer periodista que se fijó en que Trump tenía las manos pequeñas, escribe un largo texto en que recuerda una constante en el carácter del nuevo presidente: no sabe perder, le saca de quicio no ganar (por ejemplo en el número de personas en su inauguración). Y descubre una nueva: tampoco sabe ganar.



Es posible que Trump esté acostumbrado al orden y mando en sus empresas y a que nadie le lleve la contraria, pero gobernar un país, sobre todo EEUU, no es gobernar una cadena de hoteles o unas empresas dedicadas a la especulación inmobiliaria.

Sorprende que nadie le advirtiera de las consecuencias de su decreto, que tal y como estaba redactado afectaría a 500.000 personas con residencia legal en EEUU, que ya habían pasado todo tipo de controles sobre su idoneidad. Que afectaría también a ciudadanos con doble nacionalidad, o con posibilidad de tenerla. Afecta a artistas, cineastas, políticos, ingenieros informáticos y a personas comunes. Es una violación de la Quinta enmienda. No se puede privar a nadie de un juicio justo.



Habrá guerra judicial, por eso es tan importante el noveno juez del Tribunal Supremo que rompería el empate actual. Los republicanos bloquearon los intentos de Obama de sustituir al fallecido Scalia por un moderado. Ahora, Trump propone a Neil Gorsuch, un ultraconservador. Los demócratas prometen guerra, pero tienen poco que hacer. (Recuerden que los aplausos que se oyen en el vídeo anterior son de la claque que acompaña a Trump, no de los periodistas).



El poder en democracia no es discrecional ni debería ser arbitrario. EEUU no es el país de Borat, tiene una tradición de contrapesos y de separación de poderes. La novedad de Trump es que discute a la élite el poder sobre la narrativa de los hechos. Por eso es tan importante pleitear por cada coma. Si tienen el poder del relato, la verdad resulta intranscendente.



La clave de la presidencia será Steve Bannon, un supremacista blanco, que dirige los movimientos del presidente. Es el autor de la idea, ya repetida por Trump, de que los medios de comunicación son “el partido de la oposición”. Estamos ante un grupo de elefantes en una cacharrería que dejarán a los halcones de George W. Bush en un juego de niños. El problema es que los líderes mundiales que podrían oponerse a este desmoronamiento ético están afectados del mismo mal. Trump es un tipo carismático, dará titulares. Que solo sea eso.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • bidebi bidebi 03/02/17 16:51

    Que más que fascista, que quizás, que es muy poca cosa en un alto puesto. Algo realmente peligroso. A ver si Trump te hace sonreír :1984Pío GarcíaEl presidemte Donald J. Trump se levanta a las siete de la mañana. Bosteza, se rasca los huevos, se pone las zapatillas y va tambaleándose hacia el baño. Con un poco de asco, comprueba cómo se le están cayendo las tetas. "¡Con lo buen mozo que he sido! Quizá pueda hacer un decreto ejecutivo prohibiendo la ley de la gravedad", piensa. "Se lo diré al pánfilo de mi yerno, el judío, a ver qué opina". Luego se mete en la ducha, coge el champú y se embadurna a gusto. Fantasea con la posibilidad de presentarse a la próxima edición de Miss Pelo Pantene, último hito que le queda por conquistar. Luego se ata una toalla a la cintura y mira a Melania, que yace tendida y exangüe sobre las sábanas. Le abre la puertecilla que tiene bajo la nuca y le pone cuatro pilas de 9 voltios. Melania funciona con pilas alcalinas, pero cada vez le dura menos la energía. Cuando se pone en pie, camina hierática y como entumecida, aunque se deja agarrar dócilmente por la entrepierna, que es lo que le gusta a Donald J. Trump, un hombre de verdad y no un maricón de esos que leen libros y piden las cosas por favor. Después de desayunar confles y huevos revueltos, el presidente se sirve una taza de café y empieza a despachar decretos con frenesí. Los escribe él mismo. Acaba de declarar la guerra a Mèxico y somete a eficaces torturas al que pilla hablando en español. También quiere bombardear Irán, pero no sabe dónde cae y le da pereza preguntar. Prefiere llamar a Putin y contarle el último chiste guarro que corre por Washington. Los dos se ríen a carcajadas.Cuando cuelga, Donald J. Trump despliega un mapa de la Casa Blanca sobre la mesa del despacho oval, llama a su estado mayor, pone cara de estadista y se apresta a acometer la verdadera misión de su presidencia: "Y ahora -les apremia- cómo cojones hago yo para revestirla toda de oro".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 03/02/17 18:51

      Para ser justos hay que decir que Trump es economista (es decir que algo ha leído), pasó por la academia militar de Nueva York, no parece que pasara por Vietnam (y ahí pierde con Mc Cann) y a partir de ahí se dedicó a sus empresas donde alternó grandes éxitos... con algún sonoro fracaso.. algo muy común en un capitalismo tan competitivo como el de EEUU... pero parece que al final... se ha hecho billonario y además se ha convertido en presidente de EEUU.... Señal de que algo debe haber leído y que tonto, tonto... no es.Parece que nunca ha bebido alcohol y que siempre le han gustado las mujeres... cuanto más guapas mejor... lo cual, en los tiempos que corren es, evidentemente, imperdonable.Es muy malo tanto o más que Putin pero resulta que fue el "bueno" de Obama (con sus mamporreros francés e inglés) los que destruyeron los estados de Libia y Siria... provocando todo el desastre actual de refugiados... Y de lo que hicieron él y Biden en Ucrania... tenemos buena prueba estos días...Así que...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • viceval viceval 03/02/17 14:13

    Bidebi sin entender el motivo y razón de algunos comentarios iniciales. Indicar que autores como Noam Chomsky, plantea que llamar a Reagan el padre del neoliberalismo es una falacia, ya que su administración ha sido una de las más proteccionistas de la historia de Estados Unidos. Por otra, parte desde el fin de la segunda guerra mundial, los movimientos obreros y de democracia popular han sido sistemáticamente debilitados o aniquilados. Y por último la izquierda “de siempre” está profundamente dividida y atomizada, y ha sido incapaz de elaborar movimientos reales de respuesta y no meras tácticas de protesta. Si le sumas que al sistema / poder le interesa “el revisionismo permanente de la izquierda”, pues eso, protestas y cuanto más individuales mejor. En alguna ocasión, ya te he comentado que soy un iluso impenitente, y yo SIEMPRE pediré canto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 03/02/17 12:45

    2/2 Casi cuarenta años después seguimos parecido pero con muchas más víctimas porque el sistema entra en una gran crisis de crédito y producción. Es decir, la izquierda no crea alternativa ni al capitalismo ni a su versión neoliberal. Solamente las consecuencias de miseria en mucha gente les hace agruparse en Podemos o Syriza. Pero es una respuesta de supervivencia, no es una respuesta global, es una respuesta a remolque de los acontecimientos, no es una respuesta planificada, es solamente una respuesta de protesta. Los que no han llegado a esa miseria como para rebelarse no la atienden. Lo que hace Trump es recoger esa protesta desde el capitalismo. Como parece que el capitalismo no está en cuestión por falta de oferta, recoge la protesta desde su capitalismo atacando al neoliberalismo. Por eso Sancho, digo que nuestra paradoja, propia de quien no tiene alternativa real al capitalismo, consiste en demonizar al capitalista Trump anti-neoliberal, y como no hay una tercera opción viable, estamos, INDIRECTAMENTE, favoreciendo al cruel neoliberalismo. Si eso se entiende como otra cosa es que no se entiende nada. Yo solamente señalo nuestra desgracia, por falta de alternativa, de defender o lo malo o lo peor.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 03/02/17 16:36

      Es cierto que llevamos muchos conceptos en la mochila que van quedando viejos, y que nos cuesta entender ciertas cosas, al menos a mi. Pero también ocurre que no siempre nos explicamos con la misma claridad. Y luego está, bidebi, la cuestión más sencilla: no creo que Trump esté armando ninguna idea sobre nada, simplemente no le creo capaz más que de ser lo que es un perfecto imbécil fascista que ahora tiene la oportunidad perfecta de demostrar todo el tiempo que quiera y con todos los focos hacía él, un sueño al que jamás creo poder llegar semejante narcisista ridículo. Creo que llevas razón, ahí si lo veo como tú, en que no hay una alternativa de izquierda capaz de aglutinar, una alternativa global, como dices, ni siquiera una alternativa en cualquier parte que hasta la fecha esté dando verdaderas señales de firmeza ideológica y estratégica que haría posible otras adherencias multilaterales...Pero bueno, tampoco creo que se tenga que dar ninguna categoría a los que se están sumando al asqueroso Trump, son los deslumbrados por los brillos del oro que el propio Trump les ha robado durante décadas, en sus trabajos, en la sanidad, en una sociedad violenta y con la mirada puesta en el exterior como los salvadores de un mundo en peligro...Una sociedad muy desnortada, bipolar...Pero desde aquí, atacar a Trump no es defender al neoliberalismo...y no es que lo digas tú. Trump es la degeneración del sistema en el que nos hayamos, naufragamos, el capitalismo cateto, es el sincero ignorante, el capitalismo simplón y analfabeto...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • bidebi bidebi 03/02/17 12:43

    Ya sabía que tratando de explicar las cosas siempre sucede que uno puede aparecer como defensor de lo malo. Nunca llegamos a entender la diferencia esencial entre explicar y justificar. Nos armamos un lío y lo mezclamos todo. Lo digo porque uno tiene una larga experiencia entre explicar el fenómeno de la violencia política cuando por explicar se traduce por justificar la violencia. Y no suele haber manera, nuestras cabezas están demasiado cuadradas. Viceval, si la moneda se llama capitalismo claro que es la misma moneda. Si la moneda se llama liberalismo ninguna de las dos opciones son liberalismo puro. Por lo tanto, definamos primero la moneda para poder hablar. El neoliberalismo no es liberalismo original. El proteccionismo tampoco es liberalismo. Pero los dos son capitalismo puro en dos versiones. Tan diferentes que están enfrentadas, por lo tanto no forman una moneda porque la moneda se caería. ¿Hay una opción actualmente fuera del capitalismo que esté planificada, que sea viable, que se haya presentado y que haya sido votada?. La respuesta es no. Y en eso precisamente consiste la gran crisis de la izquierda desde que el liberalismo se empezó a convertir en el llamado neoliberalismo con Reagan y la Thacher que dio paso a la economía globalizada que tanto daño produce en las economías desarrolladas. A la izquierda le cogió el paso a la nueva fase con la socialdemocracia mayoritaria y la izquierda revolucionaria minoritaria. Y no supo reaccionar, no supo o no quiso o no pudo construir alternativa viable y creíble.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • XUANON XUANON 03/02/17 10:17

    No estamos acostumbrados a políticos que empiezan haciendo lo que prometieron en campaña y se enfrentan a las élites político-económicas-mediáticas.Eso independientemente de lo que pueda ser Trump.Si fuera sumiso con las élites(que le han declarado la guerra)tendría la prensa a su favor como Obama o Hillary y silenciarían sus desmanes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 03/02/17 08:41

    «Es hora de luchar, pero no solo contra lo evidente, sino contra el clima ideológico del ellos y nosotros. Es lo que nos propone Pro Causa. Ayudémosles», nos propone Ramón en su escrito. ¡Yo firmaría! (de ayer a hoy no ha subido mucho el número de firmas). Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viceval viceval 03/02/17 08:07

    Bidebi, haces trampa. Juegas con una moneda marcada y trucada. Neoliberalismo salvaje o proteccionismo a ultranza, son dos caras iguales en la misma moneda. Y la tiras al aire. El resultado es siempre el mismo. Más poder y Más beneficios para los oligopolios políticos y económicos. Siempre van a ganar los mismos. Les importa un comino la situación social de los trabajadores y el medio ambiente. Benéficos. Poder. Beneficios. Si no te importa Yo me pido canto. Por eso nunca gano.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 03/02/17 09:01

      Neoliberalismo salvaje y globalizador y proteccionismo a ultranza... no son las dos caras de la misma moneda. Son concepciones del mundo y de la economía antitética... y eso explica lo que está pasando estos días en EEUU.Lo que estaría bien es que usted nos contara cuál es su propuesta alternativa, dónde se aplica o se ha aplicado y con qué resultados... es decir todo lo contrario que ponerse de canto...Desde que descubrí que Tsipras-Varufakis no tenían plan B que oponerle al austericidio impuesto por la UE... sigo esperando que la izquierda de verdad (según dicen) presenten una ALTERNATIVA económica, social, política y geopolítica... digna de ese nombre... y no aparece por ningún lado.Hasta ahora la única ALTERNATIVA es la que representan países como China, Vietnam...etc.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • viceval viceval 03/02/17 12:10

        Tanto el neoliberalismo como el proteccionismo, son formas de mismo capitalismo extremo. Sus objetivos son los mismos. Aumentar la riqueza de los grandes inversores, buscando la concentración de capital y la obtención de beneficios rápidos para los capitales más grandes. En el caso de la globalización, favoreciendo a los países más ricos desarrollando sus monopolios y controlando la producción de los países más pobres, llevando a enormes sectores de la población a la miseria, paro y provocando un muy grave deterioro del medio ambiente. En el caso del proteccionismo que viene poniendo aranceles, impidiendo la entrada de inmigrantes, y sobre todo regulando y eliminando trabas sociales o medioambientales, para que las grandes compañías en manos de mismo capital, tenga garantizados los mismos beneficios. Estableciendo por tanto un monopolio de precios y salarios. Por último, no me parece de recibo los ejemplos que mencionas en donde aplicándoles el Eclesiastés: "Lo que es ya ha sido, y lo que será ya fue", nos lleva al feudalismo y medievo. Asi lo veo. Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Delgiot Delgiot 03/02/17 12:44

          Completamente de acuerdo

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Coronel Dax Coronel Dax 02/02/17 22:37

    Mi comentario anterior era en respuesta al Nº 37 de AML

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 02/02/17 22:34

    Por ser el primer día de comentarios no quiero dejarme a nadie. Gracias a usted y a Copito y a Paco Arbillaga por sus comentarios positivos hacia mí. En cuanto al tono, espero poder mantenerlo siempre. Como estamos escribiendo, podemos contar hasta diez antes de enviar un comentario. Es preferible un intercambio de ideas con respeto por las opiniones ajenas. Como usted dice, elevan el nivel. Hay, además, una cuestión práctica: si tratamos de convencer a alguien de que tenemos razón, es imposible lograrlo desde el insulto o el desprecio. En este medio no parece que existan, por suerte, esos descerebrados con ideas que llegan a estar incursas en materia de aplicación del Código Penal. Tampoco encontramos a los “trolls” que encontramos en otros medios y que destruyen el sano intercambio de ideas, que siempre es enriquecedor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • losdel38 losdel38 02/02/17 19:13

    ...Y quien prendió la mecha para que F. Kennedy volara por los aires ??

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre