X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Tiempos Modernos

¡Visca la Pepa!

Publicada 08/02/2017 a las 06:00 Actualizada 07/02/2017 a las 20:09    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 44

La Asamblea General de Ciudadanos celebrada durante el pasado fin de semana ha eliminado la socialdemocracia como referente ideológico del partido. Si alguna otra formación considera que le queda bien a su ideario puede atribuírsela, está sin estrenar. Albert Rivera proclamaba el cambio de inspiración doctrinal con una pomposa frase: “Los liberales de Cádiz han vuelto para gobernar España”.

Así, lo que en principio fue una plataforma cívica nacida a la vida política en Cataluña para luchar contra lo que ellos consideraban “nacionalismo obligatorio” y que, al amparo de su posterior éxito, se convirtió en franquiciado en el resto de España, ha encontrado en el otro extremo peninsular su razón de ser.

Casualmente, cuando leo la noticia estoy en Rota, a un tiro de piedra de un Cádiz presente siempre en el horizonte de este pueblo cuando te asomas al mar.  Entiendo la decisión de Albert: es imposible no sucumbir a la luminosa seducción de esa ciudad y su gente, imposible resistir la tentación de establecer con ella algún vínculo. Antonio Burgos, por ejemplo, lleva años queriendo ser de Cádiz pero no le sale. En lugar de conseguirlo, sus intentos perpetrados habitualmente mediante el remedo de una gracia que en él se convierte en  pringue rancia, obtienen siempre el resultado contrario al deseado. Buscando ser de Cádiz, Burgos consigue transformarse en lo peor que en Cádiz se puede ser: un malaje. En la pura acepción del diccionario: “Desagradable, que tiene mala sombra”.

La aproximación a Cádiz de Rivera también tiene su peligro. Su referencia a los “valientes” constitucionalistas gaditanos y su intención declarada a la prensa de liderar gobiernos desde el centro político y con un ideario liberal progresista heredado de ellos, me han recordado el libro de Miguel Herrero de Miñón Cádiz a Contrapelo. 1812-1978 dos constituciones en entredicho, publicado en 2012 coincidiendo con el bicentenario de la Pepa. Desde entonces se ha convertido para mí en un libro de cabecera. Y digo de cabecera porque cada vez que intento leerlo me quedo frito. No es culpa del libro. Soy yo, que madrugo y luego me acuesto tarde.

Aunque tal vez no sea esa la única razón. Herrero de Miñón es un personaje lúcido, culto, deslumbrante, al que la llegada de Aznar a la presidencia del PP alejó de los populares para mal no sólo de ellos sino de la política en general. Tengo por él la más alta consideración, la misma que me obliga a admitir leyendo este libro que no estoy a su nivel y, en consecuencia, no soy capaz de pasar del prólogo. He encallado en la página 9 cuando, tras explicar que sobre la Constitución de 1812 se ha tejido un relato mitológico que deforma la realidad histórica dice: “En los mitos antropológicos, incluidos los religiosos, superado el racionalismo ingenuo suele prevalecer la interpretación metafórica y precisamente sobre ella se construye la empresa, crítica primero y hermenéutica después, de la desmitologización”. Ahí ya me duermo.

En ocasiones he intentado saltarme esa parte por ver si avanzo pero no hay manera porque, de pronto, te encuentras: “Cuando el significante se cosifica en la certidumbre de los hechos termina por excluir al significado que los hechos, reales o no, sugieren. Para utilizar términos procedentes de otros pagos, cabe decir que la pesadumbre del mito llega a sepultar el kerigma”.  En kerigma, caigo muerto. Lo he comprobado. A partir de las doce de la noche, tres conceptos abstractos seguidos de Kerigma tienen para mí el mismo efecto que un Valium.

Lo que quiere decir Herrero de Miñón en este libro, por lo que he podido colegir de su contraportada, es que sin discutir la importancia y relevancia de la Constitución de 1812, “su progresiva mitificación ha llevado a desconocer sus defectos […] y a imputar a factores exógenos el fracaso de sus diferentes experiencias en España, Europa y América”. También se detiene en señalar que ese mito que sitúa en Cádiz el germen de la identidad nacional española no sólo es erróneo sino “lesivo para dicha identidad”, llegando a afirmar que “la Constitución de 1812 no surgió del consenso nacional sino de la opción de media España sobre la otra media, y semejante tajadura todavía gravita sobre nuestra conciencia colectiva”.

¿Debe Albert Rivera sentirse preocupado por la interpretación que este prestigioso jurista y padre de la Constitución del 78 hace de unos acontecimientos que, desde el pasado domingo, inspiran ideológicamente el partido que preside? ¿Corre el riesgo Ciudadanos de que su referente gaditano que, recordemos, establecía la soberanía popular, la división de poderes y la libertad de imprenta pero no abolía la esclavitud, ni permitía el voto a las mujeres y consagraba la religión católica como oficial del estado español prohibiendo además cualquier otra, les represente más allá de lo deseable? Esto es, que contribuya a reafirmar esa imagen atribuida por algunos a Ciudadanos de indefinida conveniencia como disfraz de su verdadero ser conservador. Y, sobre todo, ¿es legítimo que alguien que no ha leído un libro lo utilice para dar solidez a sus argumentos?

Sobre este último particular me siento avalado por lo acontecido en el año 2005 cuando, ante la inminencia del referéndum de la Constitución Europea, surgió alentada por el gobierno la Plataforma Cívica por Europa para incentivar el voto afirmativo; plataforma que integraban intelectuales y artistas entre quienes, sorprendentemente para algunos, se encontraban los miembros del dúo sevillano Los del Río. En uno de sus actos, un periodista les transmitía su extrañeza a verles formar parte de esa entidad promotora del sí, a lo que uno de ellos manifiestamente indignado respondía con inapelable lógica: “¡Hombre, por Dios! ¡¿Cómo vamos a estar en contra de algo que no hemos leído?!”.

Volviendo a Rivera, la sensación, tras esa repentina conversión al liberalismo gaditano del presidente de la formación naranja, es algo parecido a la actitud de esos nuevos ricos que, tras la mudanza a un hogar más amplio, deciden encargar un estudio heráldico para tapar con un escudo de armas un hueco en la pared de salón.

Hay, además del libro citado, una lectura que encarecidamente recomiendo a Albert Rivera. Se trata de un artículo publicado hace un par de años en El País por el catedrático de Historia de la Universidad Complutense de Madrid José Álvarez Junco –éste sí leído al completo en una noche de insomnio–. Lleva por título Cuando éramos libres y felices y en él se refiere a esa candidez interesada con que la retórica política viaja al pasado en busca de antecedentes que justifiquen un presente determinado, sin pudor a deformar a su antojo en el camino el tiempo histórico que visita.

Según el autor, también los constitucionalistas gaditanos, que no podían acudir ni al racionalismo ni a los conceptos revolucionarios importados de una Francia a cuyo ejército combatían, para dar razón de su empeño constitucional, encontraron en el historiador de la época Martínez Marina, y en su invención de una imaginaria monarquía medieval cuyo poder embridaban unas cortes, el pasado feliz al que la Pepa les llevaba de vuelta.

Resulta paradójico que Rivera, tan contrario a ciertos nacionalismos, muestre ahora una debilidad que Álvarez Junco atribuye, sobre todo aunque no en exclusiva, a ellos. Concluye el artículo con un párrafo que a continuación les retuiteo.

“No hay el menor indicio de que haya habido tiempos felices en el pasado humano. Lo que constatan los documentos existentes son constantes quejas de nuestros ancestros por los malos tiempos que les ha tocado vivir. Tampoco es cierto que los reinos peninsulares vivieran bajo un régimen “liberal” o “constitucional” en la Edad Media; ni que Cataluña fuera “independiente” antes de 1714; ni que los vascos lo hayan sido siempre (ni nunca)… Las propuestas políticas son legítimas en sí mismas, sin necesidad de apoyarlas en mitos. Debatámoslas, considerando simplemente sus ventajas e inconvenientes actuales. Quizás así nos entendamos mejor.”

Amén, o como dirían los liberales gaditanos para mostrar su conformidad con lo escrito por José Álvarez Junco: “¡Qué arte, Pepe, picha!”


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • CHOMSKY CHOMSKY 09/02/17 22:32

    Es de agradecer que Miguel Sánchez Romero cite a José Álvarez Junco, hombre sabio allí donde los haya ( Allí donde haya tinieblas, pone él la luz ), imprecindible su obra para entender la ideología anarquista y los movimientos obreros del XIX y principios del XX.Excelente artículo sobre el niño "naranjito" , con título universitario de ESADE expedido por la Compañía de Jesús ( Teatinos los llamaba Quevedo, siempre metido en pleitos con ellos )...Si "los liberales de Cádiz han vuelto para gobernar España"...marcharé al exilio.Este iluminado jesuítico, Albert Rivera, debería volver a Cádiz para unirse a la revolución de 1868, La Gloriosa, donde el pueblo de Cádiz puesto en armas...niega su obediencia al gobierno que reside en Madrid...al exilio va la reina Isabel II... ¡ Viva la revolución !Termino citando a älvarez Junco : " Que nuestra libertad individual debe ser protegida como algo sagrado frente a las intromisiones de los Gobiernos o del conjunto social. Nadie tiene derecho a inmiscuirse en nuestro espacio privado, impidiéndonos u obligándonos a actuar en cierto sentido, incluso si lo hace por nuestro bien o para procurarnos la felicidad. Nadie puede obligarnos a ser buenos. Los únicos límites lícitos a nuestra libertad son los que impiden que perjudiquemos o perturbemos la libertad de otros".CHOMSKY

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vibebilbao vibebilbao 09/02/17 14:01

    Habitual lectora de sus artículos, no me defrauda usted. El señor Rivera intentando crear una nueva patria española para hacer frente a Cataluña?. No muy liberal este principio, por cierto.Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 09/02/17 11:17

    Como había hecho Esade pensaba que Rivera era de "buena" familia lo que tampoco seria condenable pero tuve la curiosidad de mirar Wiki, me había equivocado es de la Barceloneta con uno de sus padres de origen malagueño donde veraneaba, también en su familia tuvieron tiendas en fin normalito no es un hijo de la Casta como Bustinduy o Espinar por ejemplo, es que quiero ser ecuánime entre sectores de Iglesias y Errejon.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ermitaño Ermitaño 09/02/17 09:21

    Excelente artículo. Así es el bueno de Rivera, magníficamente retratado. La respuesta a la pregunta si es legítimo que alguien que no ha leído un libro lo utilice para dar solidez a sus argumentos es obvia, pero hay y demasiad osadía en nuestros políticos ignorantes , quizás por eso, porque son demasiado zotes. Rivera ocupa un lugar destacado entre ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 09/02/17 08:20

    Ayer no había leído mâs allá "pomposa frase", ahora he llegado al final eso sî leyendo en diagonal. Vamos a ver sin ser nada especialista de la revolución francesa sé que tiene dos revoluciones dentro la de 89 mâs libertaria y la de 93 del terror y que esa un es germen destacado, el mâs dicen muchos historiadores, de la política de exterminio estalinista. Hace como diez días aprendí que en tres días Vidocq mató doce mil personas en Lyon. Seguro que eso parecerá poco a unos de Podemos que deben tener apuntados en Madrid ciento veinte mil personas jeje, bueno al padre de Ramon Espinar lo quitaron de la lista. Luego la revolución francesa terminó en una dictadura militar que puso Europa a fuego y sangre. Tampoco soy conocedor de la "Pepa" pero entiendo que ocurrió después de la invasión de las fuerzas napoleónicas y tiene cierta carga de liberación y de progresismo en su contexto. Rogaría a PI decir algo bueno acerca de "La Pepa" asî a algunos comentaristas robots de Podemos de repente les va parece positiva. Uno un poco lento en el cambio de parecer: Oye pero tampoco era digamos que muy rompedora? Pero no te das cuenta que como dijo Pablo hay que verla en su contexto! Donde va Vicente va la gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 09/02/17 08:15

    Ayer no había leído mâs allá "pomposa frase", ahora he llegado al final eso sî leyendo en diagonal. Vamos a ver sin ser nada especialista de la revolución francesa sé que tiene dos revoluciones dentro la de 89 mâs libertaria y la de 93 del terror y que esa un es germen destacado, el mâs dicen muchos historiadores, de la política de exterminio estalinista. Hace como diez días aprendí que en tres días Vidocq mató doce mil personas en Lyon. Seguro que eso parecerá poco a unos de Podemos que deben tener apuntados en Madrid ciento veinte mil personas jeje, bueno al padre de Ramon Espinar lo quitaron de la lista. Luego la revolución francesa terminó en una dictadura militar que puso Europa a fuego y sangre. Tampoco soy conocedor de la "Pepa" pero entiendo que ocurrió después de la invasión de las fuerzas napoleónicas y tiene cierta carga de liberación y de progresismo en su contexto. Rogaría a PI decir algo bueno acerca de "La Pepa" asî a algunos comentaristas robots de Podemos de repente les va parece positiva. Uno un poco lento en el cambio de parecer: Oye pero tampoco era digamos que muy rompedora? Pero hay que verla en su contexto. Donde va Vicente va la gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rosales Rosales 08/02/17 19:50

    Magnifico arlo Sr. Sánchez-Romero, es la primera vez que le leo pero ya le digo que cuente con un "incondicional" a mas. Lo de naranjito es el " acabose", me da que este "pijo-muchachito" sólo lee, si algo lee, el "sport" para compensar con su jefe (el de "marca") genial lo de "los liberales de Cai" dará para mucha guasa y los carnavales al caer. Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nui Nui 08/02/17 18:09

    La ignorancia (y el cuñadismo) de Albert Rivera no tiene parangón en Españistán, solo si dejamos a un lado el autismo temporal de nuestro insigne Prime Minister, gallego de cuna . Ya saben, aquel de "Y los españoles, muy españoles; y muchos españoles"... En cuanto al grupo naranjero creado con los fondos de la banca y algun que otro oligarca "parvenu" debemos de darle mas soga para que ellos solos se vayan colgando... solo es cuestion de dar más tiempo. Cada vez que abren la boca, sale la patita facha (que no liberal) o una cagadita verbal mayor que la anterior. Lo vamos a pasar de p. m. con este intelectual liberal, cuyo "kwnoledge main source" (o fuente de conocimiento) es el google en su smartphone... salud y republica pa tós uztede

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 09/02/17 12:30

      Dios le oiga. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Nui Nui 09/02/17 16:57

        my fellow Bacante: Dios ni está ni se le espera por estos lares... tampoco en otros ni puñetera falta que hace.... un abrazo, maifrenn (que diria Rajoy)

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Tubal Tubal 08/02/17 16:05

    Así que el espíritu de la "Pepa", ¿eh?. Cuando los de Cádiz decretaban en su preámbulo constitucional, "En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Autor y Legislador supremo de la Sociedad", que serían españoles aquellos que fueran "hombres libres" (los esclavos seguirían siéndolo hasta que adquirieran la libertad, art. 5º) y que la religión de la nación española es y SERÁ PERPETUAMENTE la católica, apostólica, romana, ÚNICA VERDADERA" (art.12) estaban siendo tan avanzados en su tiempo como ahora el Sr.Albert Rivera.  En 1812 hacía ya 25 años que los revolucionarios franceses habían proclamado los derechos ciudadanos básicos, de modo que la Pepa era tan "de su momento histórico" como mutatis mutandis parece ser el ideario ejemplar que propone...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • XUANON XUANON 08/02/17 14:56

    En efecto,mitos aparte,el origen de ciudadanos está más cerca de los "Malcontents de Vic" que de los "Liberales de Cádiz"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Será demasiado tarde

    Ahora, ante los fuegos del norte, nos echamos las manos a la cabeza, pero llevamos décadas de maltrato ciudadano, de egoísmo de especie y de pésima gestión política.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Los pirómanos sin cerillas

    Existe otro tipo de pirómanos. Estos no queman bosques, pero abrasan el día a día del personal.
  • La Mirada Internacional

    Impaciencia Electoral

    El periodista Fernando Berlín analiza qué opina la prensa internacional sobre la gestión que el Gobierno de España está haciendo del conflicto en Cataluña.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre