X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

El hombre que pudo reinar

Publicada 20/05/2017 a las 06:00 Actualizada 19/05/2017 a las 20:26    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

El Congreso estadounidense investiga si Trump obstruyó una investigación del FBI

La trama rusa podría costarle cara al presidente de Estados Unidos.

Lleva tiempo Trump dando pistas de su concepto de poder. Desde el principio ha quedado claro para cualquiera que no quisiera ver otra cosa, que su idea de gobernar un país o influir en el gobierno del mundo no iba a desviarse de la forma en que gestiona su imperio empresarial. Un tipo con rasgos evidentes de ser inmaduro, iletrado, gestual y anímicamente violento, intolerante a cualquier insinuación de cambio de opinión, vanidoso hasta el empacho y convencido de que él es el centro del Universo sólo puede mantenerse en el poder en un escenario político de dictadura, de liderazgo imperial como el que ejerce sobre sus empresas.

Pero gobernar un país no es gestionar una compañía: en una democracia, incluso aunque ésta sea imperfecta o esté contaminada, hay contrapesos de poder y convenciones formales que salvaguardan el sistema e impiden que los poderosos traspasen la frontera hacia la dictadura. Insisto, por muy discutible que sea el régimen, por influyente que sea una minoría social, o un sector como las finanzas, o un colectivo como el religioso, la formalidad democrática tiene reglas y éstas han de cumplirse.

La impresión que transmite hoy el empresario que preside los Estados Unidos es que no sólo no ha tenido en cuenta el más elemental criterio de prudencia en su actuación, sino que está abrazando comportamientos de primate acosado, de generalote en dificultades que se ahoga en el fango de su propia megalomanía, como esa respuesta a la presión  proclamándose el “político más acosado de la historia”. Lo cual resultaría inquietante si los resortes de contrapoder en Estados Unidos no funcionaran adecuadamente, o, si prefieren los menos ingenuos, si la élite de poder en el país de Trump no estuviera empezando a tomar cartas en el asunto de la peligrosa continuidad del tipo que se les coló en la fiesta inesperadamente.

El nombramiento del fiscal especial para investigar el culebrón de la pasión rusa, y la intempestiva reacción del neomonarca absoluto de la Casa Blanca, apuntan en la buena dirección, en la del engrase del contrapoder y ofrecen la esperanzadora y saludable perspectiva de un juicio político que acabe con la carrera de este tipo de talante bananero y aparentemente dispuesto a hacer y deshacer sobre la vida y hacienda de sus conciudadanos siguiendo y persiguiendo únicamente los caminos sugeridos por su limitadísima visión de la realidad.

Hace un par de semanas los sesudos expertos en la política estadounidense y los más críticos estudiosos de la personalidad y la historia del señor Trump nos asustaban aireando que lo de este caballero iría para largo e incluso podríamos tener otros cuatro años más para arrasar con lo poco que social y económicamente había conseguido avanzar Obama.

Pero hoy ya no. Las bolsas caen, cunde la inquietud entre los propios republicanos, y se extiende una impresión en la sociedad estadounidense de que la alternativa a los viejos políticos de Washington puede salir más rana que la legión de asesores de Esperanza Aguirre.

Hay un añadido más, si usted quiere, amable lector, hasta extrapolable: la pobreza funcional de este populismo que se vende como apolítico o contrapolítico cuando llega al poder, su actuación errática en torno a los grandes temas, su incapacidad para abordar con criterio los problemas que se supone han venido a resolver. Aquí lo contó el refranero hace tiempo recordando que no es lo mismo predicar que dar trigo.

No se trata de ser alérgico al cambio ni demonizar la revolución, de hecho estamos en constante evolución y las grandes mejoras sociales de la historia suelen ser hijas de cambios bruscos impulsados por los más lúcidos y los más valientes. La cuestión es saber dónde queremos ir y mirar bien con quién y cómo viajamos.

Ojalá no se equivoque quien atisba ya en el horizonte el final político de Donald Trump, que probablemente no nos traerá un mundo mejor ni recuperará la esperanza de una sociedad más abierta y generosa para los estadounidenses, pero nos permitirá vivir con la tranquilidad de que el que maneja los botones nucleares no va a iniciar una guerra porque se ha cabreado con la prensa o ha tenido una mala tarde. Y acaso sirva de lección a quienes siguen pensando que ante la necesidad imperiosa de cambiar las cosas, vale cualquier camino aunque no se sepa quién lleva los mandos ni lo que detrás de la curva nos vamos a encontrar.


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • vianero vianero 21/05/17 00:25

    Me sorprende la seguridad que manifiestan tanto el autor como los dos comentaristas. See and wait.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Wildthing Wildthing 21/05/17 01:16

      El autor siempre ha sido así. No importa el tema. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/05/17 08:39

    Aunque inhabilitaran a Trump, el vicepresidente Pence es un personaje ominoso. Medio en broma, escribí hace unos meses que la jugada real del poder en la sombra en los EE.UU. había sido colocar a Pence, a quien Trump serviría de fachada, como vicepresidente. Tal vez tendría que haberme creído más mi propia broma. En todo caso, lo realmente inquietante no es Trump sino el votante estadounidense: se suele destacar que en número de votos Trump perdió frente a Clinton, pero no se dice que antes Trump había ido derrotando sucesivamente a todos los candidatos del Partido Republicano que se le opusieron. Viene a ser como si el PP convocara primarias y las ganara "El Pocero", el del secarral de Seseña. Trump es un animal, pero no más que muchos de sus votantes: ese es el problema.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    7

    • Wildthing Wildthing 21/05/17 01:17

      Gracias por su comentario, jorgeplaza. Siempre he pensado que un día de estos, ¡estaríamos de acuerdo en algo!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Alia Alia 20/05/17 17:08

      Bueno, es que eso de que los votantes nunca se equivocan, frase que por cierto escuché ayer mismo a Susana Diaz, es una mentira como una catedral. Los votantes nos equivocamos y además de equivocarnos, nos joroba enormemente reconocerlo. Asi están ya algunos de los votantes de Trump e imagino o quiero imaginar que así estarán también algunos votantes del PP, con esta lluvia de mierda que les está cayendo y que parece no tener fin. Sin embargo oyes a la mayoría de los votantes de uno y otros y no parecen estar muy arrepentidos ... Qué está pasando? Creo que hay tanto ruido que ya solo oímos lo que queremos oír y lo que no cuadra con lo que pensamos lo descartamos, venga de donde venga. Vivimos en una especie de burbuja donde cada uno se rodea de los que piensan como él y solo quiere que le den la razón. Los hechos son lo de menos, son las noticias en las redes sociales las que más se difunden sin el más mínimo control de veracidad y si se te ocurre intentar aclarar o discrepar de la "verdad" te sepultan en insultos y descalificaciones. A estas circunstancias añade el hecho de que nunca jamás se le había dado tanta voz a los tontos, a los ignorantes y en general a los gilipollas. Ya, siempre ha habido, pero ahora se ven, se reconocen y se dan cuenta que no están solos... En una palabra, estamos rodeados de gilipollas sin complejos ... Como no le iban a votar a Trump?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Cataluña: el camarote de los hermanos Marx

    Quizá Mas y sus ventrílocuos, ERC y la CUP, pensaron hace años que lograrían tener masa crítica suficiente para promover una insurrección ciudadana histórica. Pero lo cierto es que no lo han logrado.
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre