X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Iguales ante el terror

Publicada 17/08/2017 a las 22:22 Actualizada 17/08/2017 a las 22:58    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 59

Hace un año y un mes, el 14 de julio de 2016, supimos que un solo hombre desarmado era capaz de asesinar a 86 personas. Ocurrió en Niza, cuando un terrorista al volante de un camión alquilado atropelló a centenares de peatones que celebraban la fiesta nacional en el cosmopolita Paseo de los Ingleses. Este jueves, 17 de agosto, hemos comprobado lo que ya sabíamos tras nuevos crímenes idénticos ocurridos en los últimos meses en Berlín, Estocolmo o Londres: podía suceder lo mismo en cualquier ciudad del mundo. El terror ha sacudido a Barcelona. De nuevo a España y a Europa.

No se inventó el método en Niza. Atentados suicidas mediante atropellos se habían producido en países árabes y asiáticos. Pero el horror siempre parece ajeno cuando es lejano. Lo cierto es que la matanza de Niza supuso una especie de nuevo 11-S en cuanto a los efectos del terrorismo islamista. La caída de las Torres Gemelas desató el pánico global porque demostró que ni siquiera las sedes reales o simbólicas del máximo poder político y financiero estaban a salvo del terror. Asesinar a miles de personas en una sola operación criminal ya no era un acto reservado a las zonas de guerra. El atropello masivo de Niza mostró además que no hacen falta aviones ni individuos dispuestos a suicidarse para sembrar el pánico. Un camión o una simple furgoneta de alquiler pueden causar una masacre en cualquier avenida o paseo peatonal del centro de cualquier ciudad.

Barcelona estaba en alerta, como otras muchas ciudades. Es pronto para saber si algo ha fallado, si no había bolardos donde debería haberlos o si el alquiler de vehículos pasa los suficientes controles. Pero nunca es tarde para recordar que la seguridad total es imposible, y que un fanático dispuesto a matar al mayor número de personas sin importarle demasiado perder la propia vida siempre encontrará alguna forma de ejecutar su plan o el de la organización criminal a la que pertenece. Como nunca es tarde para advertir que por más que se intente blindar el modo de vida occidental a base de protección física, el terror sólo podrá combatirse yendo a las raíces del mismo y evitando que su proselitismo cale entre sus potenciales adeptos entre las poblaciones excluidas de todo el mundo. Hace falta más inteligencia que armamento, y más inversión en desarrollo que en muros y alambradas.

Del mismo modo que nadie se parece tanto a un pobre como otro pobre, sean ambos de donde sean, tampoco nadie se parece a una víctima del terrorismo tanto como otra víctima del mismo. El terrorista de Barcelona no se preguntó por el color, la nacionalidad ni la religión de quienes esta tarde de agosto caminaban por La Rambla. No lo hicieron los autores del 11-S ni los que hicieron explotar los trenes de Madrid aquel 11 de marzo de 2004. Ni quienes día tras día cometen crímenes masivos en cualquier ciudad de Nigeria, Irak, Paquistán, Indonesia, Turquía, Yemen o Siria. Buscan generar pánico, y a través del pánico sembrar el odio al diferente, por color o religión o lugar de nacimiento. Y esa batalla, precisamente, es la que sabemos que no ganarán mientras seamos conscientes de su irracional objetivo y de nuestros propios errores.

El principal enemigo, como recordaba nuestro compañero Edwy Plenel tras los atentados de París de 2015, es el miedo. Cada cual en su propio ámbito y colectivamente como democracia podemos y debemos superar el miedo que intentan inocular entre nosotros. (Medios y periodistas, por cierto, tenemos además la obligación ética de no extender el pánico entregándonos a la guerra del click tras un atentado, publicando datos sin constrastar o imágenes que violan la dignidad de las víctimas).   
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • Isleña Isleña 21/08/17 11:06

    "Hace falta más inteligencia que armamento, y más inversión en desarrollo que en muros y alambradas.".....................Y sabiendo que hay Compañías,y detrás de estas, personas con nombres y apellidos (y Estados ) que precisamente invierten su dinero y su ingenio lucrándose creando y vendiendo armas,destruyendo paises para luego reconstruirlos....Hasta que no se acabe con esta hipocresía,tendremos terrorismo para rato.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • El chipionero El chipionero 20/08/17 10:44

    Si, señor Maraña, "hay que ir a las raíces del terrorismo", pero aunque en este caso del terrorismo yihadista, las raíces están a flor de tierra: Irak, Siria, Libia, Irán.... demonizado a sus dirigentes y atacados por EE.UU. y sus acólitos (incluyéndonos nosotros), bombardeando sus grandes ciudades; sembrando el terror en ellas y quitándoles sus riquezas naturales...., no lo denunciamos con nombres y apellidos, que los tiene. No denunciamos quienes están apoyando a estos terroristas yihadistas, entrenándolos, dándoles armamento y dinero para que ataquen a los paises arriba mencionados, aunque eso conlleve que estos terroristas ataquen también a ciudades de Occidente. No denunciamos a nuestro propio gobierno cuando va nuestro anterior jefe de Estado, con su amiga Corina y un gran número de empresarios, a Arabia Saudí o a Catar, o a EE.UU. muy implicados todos ellos en el sostenimiento de estos terroristas del ISI, EI o Daesh, o como quieran que se llamen. Claro que hay que ir a las raíces, pero señalemoslas, señor Mariña.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Juan Villar Juan Villar 20/08/17 13:10

      Sí señor. Todo lo demás es equidistancia. Control de alquiler de vehículos o poner bolardos es buscar culpables donde no los hay.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

  • JC Soler JC Soler 20/08/17 10:01

    ¿Iguales ante el terror? Es terrible. Estamos en una guerra de élites locas y desesperados incoscientes contra civiles que solo quieren salir adelante, aunque cuando las víctimas son provocadas por occidente son daños colaterales. ¡¡¡ No a la guerra !!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • Juan Villar Juan Villar 20/08/17 13:16

      Si el periodismo mantiene equidistancias nunca saldremos del atolladero. Efectivamente, bombardeos y muertes de civiles con drones o con B52 son "daños colaterales". Lo de una furgoneta es terrorismo.

      Me estoy planteando seguir de socio de Infolibre. Cada vez que aparezca un acto terrorista la auténtica equidistancia, objetividad y libertad, es señalar a los asesinos de las Azores y a todos los que contribuyeron y contribuyen a esos "daños colaterales"

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      6

  • rhmalgo rhmalgo 19/08/17 23:10

    Buenas noches. Estoy viendo "La sexta noche", hoy 19/08/2017, donde participa D. Jesús Maraña, y, con toda humildad, quisiera hacerle una sugerencia.
    ¿Hay posibilidad de, cuando se habla de terrorismo de Iris, evitar el término "Estado Islámico" y sustituirlo por Iris, Al Qaeda, etc, evitando el que se pueda confundir El Islam, al que no pertenezco, con terrorismo.
    Me dirijo al Sr. Maraña, porque confío en el, y se que si estoy equivocado, será capaz de sacarme de mi error. Gracias
    Rafael Hernández Morales
    rhmalgo44@gmail.com

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 18/08/17 21:16

    Yo no creo que este tipo de bestialidades produzcan un miedo muy real, al menos pasados unos días desde los hechos. Viene a ser como cuando un amigo se muere de cáncer de pulmón o de un infarto y pensamos que igual somos nosotros los siguientes: nos asustamos un rato, pero muy poca gente cambia de costumbres por unas impresiones tan intensas como fugaces: se sigue fumando, zampando grasazas o lo que sea que supuestamente ha contribuido a la muerte del amigo y nosotros compartimos. De la misma manera, dentro de unos días la gente seguirá viajando a Barcelona, Niza, Madrid o el sitio que sea exactamente igual que lo habría hecho sin el atentado: el muerto al hoyo y el vivo al vuelo de bajo coste.

    Lo que sí que hacen estos ataques es confirmar los prejuicios de mucha gente. De la misma manera que la mayoría de los independentistas catalanes están convencidos de que los españoles tenemos la culpa hasta de que les huelan los pies (mal, como a todo el mundo) las opiniones contra los millones de musulmanes que en el mundo son se reafirman, pero sobre todo en quienes ya las tenían de antemano. En la realidad tampoco veo que pase gran cosa salvo un cierto sesgo en el voto, tampoco tan grande como parecía hace algún tiempo: los ultras europeos no han ganado en sus elecciones, salvo en Europa del este... pero es que Europa más allá del Oder es Asia, que decía Adenauer, y la culpa la tenemos nosotros por admitir en el club a quienes no debíamos.

    Entre los retenidos durante horas en alguno de los establecimientos de las Ramblas, vi ayer salir a una muchacha reglamentariamente ataviada con el velo islámico. Lo llevaba en su sitio, en perfecto orden. No parece que los turistas, "cruzados" en su inmensa mayoría, que la rodearon durante tanto tiempo decidieran entretener la espera linchándola. Más allá de los sensacionalismos inevitables con los muertos aún calientes, la inmensa mayor parte de los ciudadanos conserva la cordura. La conservan los que ya la tenían, claro. Los que no (los diputados de la CUP, por ejemplo) es difícil que la recuperen aun con un susto tan gordo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    21

    8

    • Ciro2 Ciro2 20/08/17 00:33

      Tengo entendido que el turismo en París se ha resentido bastante después de la oleada de atentados que ha sufrido. Confiemos en que Barcelona lo supere pero el turismo no se lleva bien con el terrorismo y costará superar este palo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Paco de la Calle Paco de la Calle 18/08/17 21:05

    Barcelona se ha unido y ha sido ejemplo en la solidaridad de un crimen provocado por un camioneta lanzada contra personas indefensas, la solidaridad también salió a la calle en Barcelona en dos ocasiones anteriores en las dos guerras contra Irak que ha lleado a la muerte a más de un millón de personas muchas de ellas muertas por el interés de un lider político del Reino de España de salir en una foto para tener un carisma de estadista internacional, muchos niños murieron y siguen muriendo por sus mentiras de que las fábricas de leche hacían armas químicas. Ahora nos dicen que Barcelona SALDRÁ adelante NO LO DUDEN, saldremos adelante a denunciar que este cruel terrorismo es una consecuencia que los ciudadanos sufrimos porque nuestro sistema poñitico no es capaz de crear las condiciones sociales internacionales necesarias de solidaridad y crecimiento sino solo la conquista de sus riquezas. El terrorismo no es nuestro lo hemos rechazado desde el primer día que salidmos a la calle contra guerras salvajes, la opresión de pueblos enteros o el apoyo a dictaduras que están destruyendo estados enteros en el lo que llamamos el mundo islámico que ya afecta desde Turquía hasta Jemen. Estamos en Barcelona y seguiremos ofreciendo nuestra solidaridad a los afectados porque los afectados somos todos como lo son los que mueren a diaria intentar cruzar este muro meditarraneo que ya lo querría cualquier presidente noteamericano.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    23

  • paco arbillaga paco arbillaga 18/08/17 20:46

    «… Se dice, y es verdad, que ningún barcelonés puede dormir tranquilo si no ha paseado por la Rambla por lo menos una vez, y a mí me ocurre otro tanto estos días que vivo en vuestra hermosísima ciudad.

    »Toda la esencia de la gran Barcelona, de la perenne, la insobornable, está en esta calle que tiene un ala gótica donde se oyen fuentes romanas y laúdes del quince y otra ala abigarrada, cruel, increíble, donde se oyen los acordeones de todos los marineros del mundo y hay un vuelo nocturno de labios pintados y carcajadas al amanecer.

    »Yo también tengo que pasar todos los días por esta calle para aprender de ella cómo puede persistir el espíritu propio de una ciudad.

    »Amigas floristas, con el cariño con que os saludo bajo los árboles, como transeúnte desconocido, os saludo esta noche aquí como poeta, y os ofrezco, con franco ademán andaluz, esta rosa de pena y palabras: es la granadina Rosita la soltera.

    »Salud.  - Federico García Lorca.»

    (Era la Navidad de 1935. Fuente: internet.)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • rocave rocave 18/08/17 20:00

    Todos no somos iguales, como en tantas otras cosas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Domingo Sanz Domingo Sanz 18/08/17 19:33

    Hoy podría decir mil cosas, pero también ninguna. Entonces, silencio. Mira, en el suelo, allí, otro corazón desierto

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    8

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/08/17 23:24

      Es extraordinario su texto. Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Domingo Sanz Domingo Sanz 19/08/17 10:43

        Gracias colega. Son esos rayos que nos atraviesan en momentos críticos, y que sólo conseguimos disfrutar cuando los compartimos. Ojalá ocurra que, a pesar del ruido, estos encuentros minimos y espontáneos que nos permiten ahora los foros y las redes sirvan para matar en el océano de los desahogos las intenciones que nos invaden cuando odiamos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

  • Coronel Dax Coronel Dax 18/08/17 19:07

    Tras los atentados de Barcelona, en primer lugar quiero expresar mis condolencias y solidaridad con los afectados y sus familiares y amigos.
    En segundo lugar, agradecer al director, los redactores, articulistas, y foreros de este diario la sensatez con la que se expresan en este asunto. Pásense por el tratamiento de esta noticia en otros medios y lean los comentarios para que puedan darse cuenta de que, con sus limitaciones, con sus errores y con su, a menudo, falta de valentía, este diario es de lo poco que se salva en el panorama actual de la prensa. Aunque sé que hay quien ha decidido no continuar y respeto su decisión, creo que no debiéramos permitir que desaparezca.
    En tercer lugar creo que debemos decir que “no hem de tindre por”, no debemos de tener miedo. A pesar de la emoción, mantengamos la cabeza fría. No aceptemos que nos cambien nuestro modo de vida. Yo me pongo el ejemplo de que todavía es mucho más probable que muramos si cogemos el coche y hacemos un viaje y tenemos un accidente, a que seamos víctimas de un atentado yijadista. Si no por ello dejamos de usar el coche, no cambiemos el modo de vida ni nuestra forma de pensar. No permitamos que la lucha contra el terrorismo sea una excusa para recortar, ¡aún más!, nuestras libertades, ni para abrazar ideologías que, a la postre, nos igualan moralmente a los terroristas.
    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    18



Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre