X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

El próximo verano, al Báltico

Publicada 26/08/2017 a las 06:00 Actualizada 25/08/2017 a las 15:18    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 15

¿Problemas de masificación turística? No os preocupéis: el cambio climático los solucionará.

¡El próximo verano, al Báltico! No sé si actúa como placebo o si algún día cumpliré mi amenaza, para la que me temo que hace falta o un buen patrimonio familiar o un sueldo de banquera, pero al menos alivia mis desvelos en las mañanas, tardes, noches y madrugadas de esta España interior irrespirable. Si me animo, como buena zaragozana, a pasar unos días en la costa levantina, descubro que la ciudad lineal en que han convertido el litoral mediterráneo es una caldera en ebullición. Y es que, cada vez más, el sueño norteño actúa como el único consuelo, por irrealizable que parezca.

El cambio climático ha venido para quedarse y está haciendo ya estragos en nuestra producción agrícola con cultivos que han de deslocalizarse o desaparecer, con una menor disponibilidad de recursos básicos, con fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes o con efectos directos sobre nuestra salud. No lo digo yo, lo dicen los científicos que han estudiado el caso partiendo, entre otros, de datos de la AEMET: España es uno de los países donde más olas de calor se registran al año y donde más duración tienen estos fenómenos extremos, llegando a durar entre 4 y 5 días de media frente a los 3 y 4 del resto de países, según publica Environmental Health Perspectives. De acuerdo con los estudios citados, el riesgo de fallecer en estos días es entre un 10%  y un 20% más que si no hubiera ola de calor, sobre todo en mayores de 65 años. Un ejemplo más de que, como dice Naomi Klein, Esto lo cambia todo.

Pero volvamos a esa gran industria nacional que es el turismo, con su flamante 11% del PIB y que tanta tinta ha hecho correr este verano. Parece que nos sorprendamos ahora de los efectos de la masificación turística, como si nadie la hubiera visto venir cuando convertimos nuestras costas en un parque temático del ladrillo, cuando diseñamos un modelo turístico basado en el todo incluido con cerveza barata, y cuando decidimos que sol, playa y alcohol iban a ser nuestros reclamos. Por si esto fuera poco, concentramos buena parte de nuestra oferta turística en tan sólo unos pocos enclaves, que curiosamente son de los más afectados por el cambio climático: según se afirma en el Informe sobre la Sostenibilidad en España 2017 de Fundación Alternativas, más de la mitad del turismo español se localiza entre Cataluña, Baleares y Canarias. Si a esto añadimos Andalucía y Madrid tendremos el destino del 90% de nuestros turistas.

Lo mismo confirma el Observatorio de la Sostenibilidad, que recuerda que la costa mediterránea es uno de los enclaves españoles donde más se van a sentir los efectos del cambio climático, no sólo por la dinámica global, sino también por el propio modelo de urbanismo depredador que se ha implantado. Los cambios en los usos del suelo, es decir la urbanización masiva, ha provocado la reducción de la superficie vegetal y la pérdida de zonas húmedas, lo que altera el funcionamiento del clima haciendo que disminuyan las tormentas de verano y se generen episodios cada vez más virulentos de lluvias torrenciales en otoño.

Algo similar ocurre con la regresión de una parte del litoral. En la Estrategia de Adaptación al Cambio Climático aprobada por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se dice: "La zona costera de Castellón y Valencia, entre Peñíscola y el Cabo de San Antonio, se encuentra en regresión debido a la disminución de los sedimentos de los ríos y a la interrupción de la dinámica litoral por la construcción de infraestructuras portuarias. Esta franja costera linda con marjales y zonas húmedas de gran importancia". Unas páginas más adelante, insiste: "Muchas playas retrocederán por efecto del cambio climático ya que no siempre será posible protegerlas o recuperarlas".

Y en la misma línea incide Greenpeace en su informe Destrucción a toda costa, donde advierte que en el 77% del litoral andaluz los ecosistemas se están degradando o han sido usados de forma insostenible.

No quisiera dejar aquí una imagen catastrófica, porque, como siempre, hay alternativas: como recoge el arquitecto, urbanista y experto en sostenibilidad Carlos Hernández Pezzi en su informe Erosión, cambio climático y seguridad en las costas españolas, elaborado para el Instituto Español de Estudios Estratégicos, hay muchas medidas que es posible poner en marcha de inmediato y que incrementarían no sólo la recuperación de nuestras costas y nuestro bienestar, sino también nuestra seguridad. Además, y aunque nadie se acuerde, estamos celebrando –paradójicamente– el Año Internacional del Turismo Sostenible, declarado por Naciones Unidas, en el que dice que el turismo debe servir para avanzar en cinco puntos: crecimiento económico inclusivo y sostenible; inclusión social, empleo y reducción de la pobreza; uso eficiente de los recursos: protección ambiental frente al cambio climático; valores culturales, diversidad y patrimonio; y comprensión mutua, paz y seguridad.

Como siempre que hablamos de la emergencia climática, hay que actuar con sentido de urgencia y desde todos los frentes. Hoy la ciencia confirma que la gallina de los huevos de oro que ha sido el turismo en España está siendo asesinada por sobreexplotación, por un modelo depredador de recursos y cortoplacista al que se le está acabando el tiempo, y que va a ver de inmediato cómo, en el turismo de sol y playa, cada vez hay menos playa y el sol es más insoportable. Si queremos poner en marcha las soluciones –que ya existen–, sólo hace falta que empecemos a abordar los debates de fondo y acordar cómo afrontamos este cambio que todo lo cambia.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • estovamal estovamal 28/08/17 12:36

    Me temo que la situación a la que hemos llegado, entre todos, es todavía peor que la que describe Hernandez Pezzi en su informe, pero sus medidas pueden considerarse positivas ...¡para empezar¡. Por cierto, sería bueno un enlace, hay que divulgarlo.

    Ahora, no se desanime la articulista, el Báltico no tiene por qué ser tan prohibitivo.
    Al menos en lo que yo conozco, Suecia, puede visitarse, y merece la pena, a precios razonables incluso económicos. Basta contactar una familia que te preste una habitación, o acordar un intercambio, o alquilar una autocaravana, y recorrer toda la costa hasta el círculo polar, por poco dinero. Conviene, eso sí, que sea al principio del verano, cuando casi no hay noche, y los suecos están eufóricos después del largo y oscuro invierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/08/17 19:32


    «El Supremo avala que las eléctricas paguen por el carbón que queman - Rechaza la demanda de Endesa para anular el impuesto de emisiones contaminantes de Aragón, respalda que las comunidades autónomas puedan establecer tributos de ese tipo y descarta pedir al Tribunal de Justicia de la UE que se pronuncie»:

    http://www.publico.es/economia/electricas-supremo-avala-electricas-paguen-carbon-queman.html

    ¡Una buena noticia!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • MASEGOSO MASEGOSO 26/08/17 13:37

    Se i ncendian montes. Se pierde una cantidad enorme en zonas verdes por la quema de matorral, en muchs ocasiones provocado por personas que juegan con fuego sin conocer su verdadera fuerza. Más vigilancia forestal, más protección de las playas con espigones que impidan la desaparición de la arena y menos hormigon. La solución: cuando ya no existan los bosquecillos ni la playa tenga arena. Es decir; tarde, mal y nunca.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • paco arbillaga paco arbillaga 26/08/17 16:33

      «¿La solución?»: o que «reciclen» a los «primos» de Rajoy (¡y de Trump y similares!) o que estos se vayan y les sustituyan personas con conciencia de que hay que dejar a nuestros sucesores una Naturaleza en mejor estado que la que hemos encontrado. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/08/17 13:24

    Yendo a lugares de montaña, huyendo de las atestadas playas, se puede contribuir, como dice el escrito de Cristina, a:

    – crecimiento económico inclusivo y sostenible;
    – inclusión social, empleo y reducción de la pobreza;
    – uso eficiente de los recursos: protección ambiental frente al cambio climático;
    – valores culturales, diversidad y patrimonio;
    – comprensión mutua, paz y seguridad.

    Osasuna en la Naturaleza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • itnas itnas 26/08/17 11:59

    Con probabilidad uno, sabes Profesora que existe una ciencia, la Estadística (Matemática, por si el caso es que algún lector la confunde con 'las estadísticas' ofrecidas en, por ejemplo, la tv), que se ocupa de tamaños muestrales pequeños. Es cierto que, obviamente, las conclusiones ofrecidas por los procedimientos inferenciales que se usan cuando las muestras son minúsculas llevan aparejadas un error grande (por cierto, una situación que es habitual en estudios paleoantropológicos, por citar un ejemplo, en donde a la vista de no mucho más de 10 individuos se pretenden saber cosas sobre la entera población de donde procedían dichos individuos), decía que no dejan de ser conclusiones válidas puesto que la honestidad de nuestra afirmación queda garantizada al acompañarla por el error que la afecta (por ejemplo, 'de cada 100 ocasiones en las que diré lo que diré, sé que me voy a equivocar en 5'). Bien, este 'rollo formal' escrito con cierta prisa y en un lugar quizás poco adecuado, y que actúa de preámbulo de lo que digo a continuación viene a cuento de que me ha resultado, digamos exageradamente curioso, el hecho de que de los 6 comentarios que en el momento de escribir el mío se han hecho (correspondientes a 5 personas), 0 de ellos se concentran en la alternativa descrita por Hernández Pizzi (por cierto, de UP). Probablemente, en orden a que mi sorpresa no esté acompañada por un gran error, debería haber sido más paciente y esperar a que la muestra tenga tamaño superior a 5, lo reconozco de antemano. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • jorgeplaza jorgeplaza 26/08/17 10:10

    Mientras en el Báltico siga haciendo, con cambio climático y todo, la desagradable temperatura que allí suele hacer en verano, acompañada de esos radiantes cielos encapotados de que suelen disfrutar, los precios no van a subir mucho, por lo menos por exceso de demanda: la señora periodista puede irse tranquilamente a "veranear" por aquellos pagos y, de paso, traernos un poquito de ámbar, que por allí abunda.

    Ahora que, los nativos del Báltico, que saben de verdad cómo es aquello y, por tanto, están ansiosos de olas de calor (y de alcohol a precios asequibles), no se van a perder un verano en el Mediterráneo. Muchos atentados salafistas tendrían que ocurrir para que eso cambiara. Y siempre quedaría el recurso de bajar el precio del etílico.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    0

  • Bacante Bacante 26/08/17 09:56

    Me parece que es inútil.  Somos muy pocos los concienzados con la degradación medioambiental y desde Europa sólo quieren de nosotros justo eso,  turismo a lo bestia,  aguas residuales que no da tiempo a depurar,  miseria y más miseria.
    Y Paco que no nos envíe a la gente al Pirineo.  Tampoco nos hemos librado de los excursionistas basura ni de las construcciones a lo loco,  finalmente vendidas a menos de la mitad de su precio inicial. 
    Que cuatro locos gobiernen el mundo es una desgracia,  pero que la mayoría borreguil bale y compre es castatrófico. Salud para todos. Y que dios nos coja confesaos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    5

    • paco arbillaga paco arbillaga 26/08/17 11:08

      Afortunadamente los Pirineos, desde el Mediterráneo al Cantábrico, con las laderas N y S, son tan grandes que permiten ignorar algunas de las aberrantes urbanizaciones que han hecho en algunas estaciones de esquí.

      ¡Qué gozada, el monte, los prados!: no se necesitan toallas pues la Naturaleza te ofrece su cama de hierba floreada con margaritas, ni tampoco llevar una sombrilla que mejore el frescor de las hojas de las hayas; hasta los mosquitos tienen un zumbido más agradable que el de los mosquitos urbanos.

      ¡Ah!, y sobre todo por el monte encuentras menos «moscones» que por las playas.

      Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      4

      • Bacante Bacante 26/08/17 12:28

        Estoy de acuerdo. 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • M.T M.T 26/08/17 11:51

        Muy bueno, Paco. Osasuna.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        3

        • itnas itnas 26/08/17 12:01

          Saludos Profesora desde la intensa muchedumbre 'lignanesa'.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          2

          • M.T M.T 26/08/17 13:31

            Le respondo con mis afectuosos saludos desde tieraas menos concurridas en las que usted ahora se encuentra, apreciado Profe. Muy interesante su lección de Estadística, que ilustra y complementa el articulo. Un abrazi. Ciao.

            Responder

            Denunciar comentario

            1

            0

  • pepelleo pepelleo 26/08/17 09:37

    En Canarias llevamos todo Agosto con una ola de calor , que no habiamos sentido nunca antes, con temperaturas de 40 grados y mas, con el litoral de las islas contaminado por microalgas, dicen los expertos, microalgas, pero sospechosamente marrones , entre el cambio climático y los vertidos al mar de aguas residuales sin tratar en las playas afectadas no se recomienda el baño.Cada año los veranos en las islas son mas tórridos, siendo aquello de la eterna primavera, solo un recuerdo.La masificación turistica convertirá a las islas en un infierno donde llegará el dia que no se pueda vivir aquí.Lo siento por mis nietos.Menuda porqueria les hemos dejado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/08/17 07:16

    Cristina: el Pirineo te pilla más cerca que el Báltico y en él aún se encuentran muchísimos lugares de paz, salud y belleza siempre y cuando no te molesten las vacas, las ovejas o algún insecto. Quizás esos lugares sean tan maravillosos porque aún no han sufrido el acoso de los humanos. Esperemos que a Rajoy algún primo le convenza YA que «este cambio .... todo lo cambia». Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre