X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

Una lección básica de navegación política

Publicada 07/09/2017 a las 06:00 Actualizada 06/09/2017 a las 21:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 42

Cuando estás en mitad de una travesía marítima, a bordo de una embarcación, te explican que hay que prestar especial atención al posible cruce con los grandes cargueros que navegan a gran velocidad. En realidad, cuando se ven de lejos resulta muy sencillo evitar acercarse a ellos. Basta con adaptar mínimamente el rumbo y la velocidad para evitar con mucha antelación llegar a chocar con él. Porque el peligro empieza a ser inevitable cuando el carguero está ya demasiado cerca y no tenemos capacidad de maniobra.

Este martes, me invadía esta imagen cuando veía la retransmisión televisiva de lo acontecido en el Parlament catalán. Apenas tengo experiencia marítima y carezco de conocimientos como navegante, pero frente al televisor me sentía subido a una pequeña barquita a punto de estrellarse contra un descomunal transatlántico, sin capacidad alguna de actuación.

No pretendo representar a ciudadano alguno en una cuestión tan controvertida, pero no me resultaría extraño que las sensaciones que me invadieron durante todo el día fueran comunes a otras personas. Fue una mezcla de sentimientos entremezclados difíciles de racionalizar: impotencia, indignación, incomprensión, asombro y, sobre todo, una profunda tristeza. Por más que supiéramos que nuestra ruta se aproximaba a un peligro evidente, confieso que no me encontraba preparado para asumir lo que acontecía.

Hablar de política es una de mis aficiones preferidas. Y, además, me dedico profesionalmente a ello. Me gusta como materia de estudio académico, pero también me entusiasma como fórmula de interactuar con otras personas, como una forma peculiar de contrastar tus propias convicciones ante la posibilidad de encontrar mejores argumentos que los tuyos. Me gusta, eso sí, defender con energía mis ideas e intentar encontrar razonamientos que apoyen aquello en lo que creo. Cuando me invitan a participar en alguna tertulia televisiva, suelo preparar con antelación mis intervenciones y trato de huir siempre de enfrentamientos vacuos y descalificadores con los otros participantes. Intento que mis exposiciones lleguen a tener más peso que las de quienes opinan de manera diferente y procuro disfrutar del placer de una discusión abierta y limpia.

Algunos amigos me critican a veces por no tomar un partido claro y matizar en exceso algunas afirmaciones. Entiendo el comentario, pero me resulta muy difícil actuar de otra manera. De forma natural, cuando entro en un debate tiendo siempre a escuchar aquellos argumentos con los que coincido y, secundariamente, reparo en los que discrepo. Es un mecanismo mental que a estas alturas me resulta ya difícil de cambiar porque, además, creo que es lo que debo hacer. En ocasiones, tardo incluso en descubrir mi disconformidad total de fondo, distraído en el hallazgo de algún punto de coincidencia colateral.

Lo que este martes nos mostró la cobertura televisiva me resultó enormemente desagradable. Fue un paradigma de la política que detesto. A mí, en política me gusta el acuerdo después de la discusión. Entiendo la democracia como la exposición de diferentes ideas contrapuestas que buscan una solución consensuada mayoritariamente. Y si no hay acuerdo, que defiendo que no lo haya a veces, creo que la democracia implica la articulación de un marco legal que reconduzca la toma de decisiones. No coincido con quienes entienden el ejercicio de la política como la posibilidad de poder acabar imponiendo sus ideas a los demás en el momento que consiga un voto más que ellos. Es mi manera de pensar.

Creo que la ley no implica el triunfo de la razón. Pero el triunfo de la razón implica el cumplimiento de la ley. Las leyes son el resultado de aplicar unas determinadas ideas, en unos determinados momentos de la historia, de acuerdo con la sensibilidad mayoritaria de la sociedad en esta etapa. Hay leyes con las que no estoy conforme y defiendo mi derecho a luchar por su derogación y su mejora. Y, precisamente, para poder modificar las leyes, es indispensable contar con un marco legal que lo posibilite.

A veces confundimos la democracia con la existencia de la diversidad y la diferencia de opiniones. Pienso que la democracia es mucho más. Implica la aceptación de esa diversidad y de la confrontación pacífica de cualquier idea. No se trata de quedarse en el respeto a que existan diferentes. Ser demócrata implica entender sus razones para ser diferentes. A partir de ese punto, surge el debate público y finalmente se articula un marco legal que posibilite la obtención de decisiones firmes.

Parece evidente que todo lo ocurrido en Cataluña en estos últimos tiempos tiene poco o nada que ver con lo aquí planteado. Que el carguero se movía con velocidad y podía colisionar con nuestra ruta se vio hace años. Parece no menos evidente que no se hicieron ajustes ni en el rumbo, ni en la velocidad. Y ahora nos queda sólo la duda de saber cómo de catastrófico va a ser el resultado final de la inevitable colisión.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



26 Comentarios
  • Galeno1 Galeno1 09/09/17 17:28

    Se lee: "Ser demócrata implica entender sus razones para ser diferentes."


    La posverdad que imparte "el Poder" actual a través de los medios de comunicación, abunda en la pedagogía que incluye el aceptar las diferencias desde el ángulo de los privilegios:

    http://www.hermanolobodigital.com/mostradorn.php?a%F1o=I&num=22&imagen=1&fecha=1972-10-07

    Esa pedagogía no solo se aplica a la palabra democracia, sino también a la palabra libertad.

    Un ejemplo claro de aplicación de esa pedagogía a la palabra libertad, fue cuando Esperanza Aguirre puso carteles en Madrid, en defensa de la libertad, y lo hacía para apoyar el dar dinero público a colegios privados, a los que no todos tienen libertad para acudir debido a motivos económicos, entre otros motivos de selección.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jose Velasco Jose Velasco 09/09/17 13:08

    Con lo que está pasando en Cataluña se hace válida aquella frase de Albert Camus: "La tiranía no se sustenta sobre las virtudes de los tiranos sino sobre las faltas de los demócratas".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Galeno1 Galeno1 07/09/17 23:38

    Parece que hay coincidencia general, en que la cosa estaba planteada desde hace años y no se hizo nada, porque no se quiso o por vivir en la inopia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    1

    • Galeno1 Galeno1 07/09/17 23:40

      "Que el carguero se movía con velocidad y podía colisionar con nuestra ruta se vio hace años. Parece no menos evidente que no se hicieron ajustes ni en el rumbo, ni en la velocidad. Y ahora nos queda sólo la duda de saber cómo de catastrófico va a ser el resultado final de la inevitable colisión."

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      0

      • Galeno1 Galeno1 07/09/17 23:42

        François Alexandre Frédéric de La Rochefoucauld, duque de Liancourt, luego duque de La Rochefoucauld, el 12 de julio de 1789 (dos días antes de la toma de la Bastilla) advirtió a Luis XVI sobre la situación en París, y ante la pregunta de este último, si se trataba de una algarabía, contestó:

        "No, sire, es una revolución."

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        0

        0

        • Galeno1 Galeno1 07/09/17 23:45

          "El referéndum no es la independencia. El referéndum es una pregunta, no es una respuesta. No haber entendido algo tan sencillo puede costar a los nacionalistas españoles quedarse sin país. Porque si imponer lo que en otras partes del mundo civilizado se hace negociando sin problema cuesta tanta tensión, tanto conflicto, tanta confrontación, la mayoría acabará concluyendo que, en efecto, lo mejor es romper cuanto antes porque esto no tiene arreglo."

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          6

          • Jose Velasco Jose Velasco 09/09/17 13:05

            Aquí se hace válida aquella frase de Albert Camus: "La tiranía no se sustenta sobre las virtudes de los tiranos sino sobre las faltas de los demócratas".

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Galeno1 Galeno1 09/09/17 16:06

              Conociendo que el toro es un rumiante, que solo come hierba, que el ciervo tiene cuernos y la leona no, la posverdad hoy, cuenta que el toro es un feroz depredador y que eso lo evidencian los pitones.

              http://www.eldiario.es/caballodenietzsche/palomas-totemicas-Ruben-Amon_6_684591539.html

              También la posverdad cuenta, hoy, que el referéndum es un feroz depredador y eso lo evidencian las urnas.

              http://images.eldiario.es/blogs/solucion-Cataluna_EDICRT20170908_0001_14.jpg

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

          • Galeno1 Galeno1 07/09/17 23:49

            "Sí,  es una revolución. La revolución de la República catalana. Los dos partidos dinásticos, cerrados en banda a la posibilidad y la excrecencia de Ciudadanos, también, pues el enfrentamiento con el independentismo venía de cuna, de cuando Rivera se fotografiaba in puribus. Pero ¿y Podemos? Es sarcástico que quienes venían cabalgando a lomos de la revolución no la hayan visto pasar a su vera hasta que han comprobado que ellos cabalgaban en un Clavileño.

            ¿Por qué no entendió el nacionalismo español la diferencia entre referéndum e independencia? Aparte de por pura incapacidad o por la consabida tirria hispana al pragmatismo porque, en el fondo, no es democrático ni cree en el principio democrático sino que se aferra de modo fetichista al principio de legalidad. Ese enunciado que comparten PP y PSOE frente a Cataluña de que sin ley no hay democracia es una tontería. Sin ley no hay democracia. Y con ley, tampoco. Las Leyes de Nürnberg eran leyes y el régimen, una tiranía. Todo depende de la ley y de la democracia"

            https://cotarelo.blogspot.com.es/2017/09/es-una-algarabia-no-sire-es-una.html

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            5

            • Galeno1 Galeno1 08/09/17 00:21

              "Clavileño es el nombre del caballo de madera con el que unos duques gastan una broma a Don Quijote y Sancho Panza en la segunda parte de la novela de Miguel de Cervantes."

              "En esa segunda parte, los personajes conocedores del comportamiento de don Quijote le quieren hacer creer situaciones inexistentes, basándose en la experiencia de la primera parte del libro."

              https://cloud10.todocoleccion.online/antiguedades/tc/2015/03/23/15/48494691.jpg

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

  • Galeno1 Galeno1 07/09/17 19:56

    Se lee: "A veces confundimos la democracia con la existencia de la diversidad y la diferencia de opiniones. Pienso que la democracia es mucho más. Implica la aceptación de esa diversidad y de la confrontación pacífica de cualquier idea. No se trata de quedarse en el respeto a que existan diferentes. Ser demócrata implica entender sus razones para ser diferentes. A partir de ese punto, surge el debate público y finalmente se articula un marco legal que posibilite la obtención de decisiones firmes."


    Coincido.

    Además añado que el ser demócrata en esos términos, no se queda en las palabras sino que se comprueba con las poturas que se adoptan ante los asuntos, sobre todo si esos asuntos son de envergadura.

    Un ejemplo de asunto de envergadura, es la cuestión de Cataluña.

    Hoy en Al Rojo Vivo, Josep Nuet diputado por CSQEP, explicó ante preguntas de división en su grupo, que no hay tal división ya que en el momento de la votación todos acordaron votar lo mismo, y que lo que ocurre es que su grupo es diverso como diversa es la sociedad catalana, y que el político tiene que saber gestionar democráticamente esas situaciones. Explicó Nuet, que la diversidad genera tensiones, discusiones, gestos, diálogo, debate, y al final, cuando hay que votar, se vota lo decidido democráticamente dentro de su grupo, como ocurrió.

    Tanto la presentadora Cristina Pardo, como el periodista José Antonio Zarzalejos, comentaron que no entendían nada de lo dicho por Nuet, lo que me llamó la atención y me hizo pensar, que hay personas que a la hora de la verdad como es esta caso de Cataluña, tienen una idea distinta de lo que es la democracia.

    Quizás esté ocurriendo con la palabra democracia, lo mismo que con la palabra izquierda, que cada uno tiene la suya particular como la única y verdadera.

    Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • Galeno1 Galeno1 07/09/17 20:47

      “Antes de comenzar quería aclarar una cosa que no es el tema central de la charla o de la conversación, pero sin la cual, las cuestiones que discutamos en la conversación, no van a poder llegar a buen puerto.

      Nos han preguntado (acabo de estar haciendo declaraciones a los periodistas. A los medios de comunicación, y nos han preguntado) ¡bueno! que cómo interpretamos, o qué lectura hay que dar del hecho de que estemos aquí compartiendo mesa, y compartiendo seminarios en un aula y en otra, y compartiendo discusiones, personas que hemos sido… personas que hemos dicho cosas diferentes, personas que hemos hecho análisis diferentes, personas que hemos debatido, e incluso personas que hemos disputado en un proceso interno en nuestro segundo congreso.

      Quiero ser muy claro al respecto:

      - Solo se puede interpretar como un cierre de filas que anteponga el proyecto y las posibilidades que tenemos de transformar nuestro país por encima de, una forma de debatir, que es verdad que a veces ha podido ser con tono un poco agrio, y una forma de debatir que a veces ha podido ser con un tono un poco elevado, una forma de debatir de la que yo creo que todos tenemos que hacer autocrítica, pero que hoy está cerrada, y que hoy, cuando debatimos, y cuando nos juntamos, nos juntamos a debatir como ser más útiles para transformar la vida de nuestra gente, como ser más útiles para recuperar las instituciones de manos de la mafia y de la oligarquía, y nos sentamos a debatir cómo ¡colaborar! Cómo ¡cooperar! Cómo poner las mejores ideas vengan de donde vengan, y vengan de quien vengan, al servicio del proyecto de transformación de nuestro país.

      Así que si como premisa inicial, si alguien os pregunta ¡esto! [el estar debatiendo en Cádiz, en la universidad de Verano de Podemos] es un cierre de filas.”

      (Iñigo Errejón, Cádiz, julio de 2017 como ponente en la Universidad de Verano de Podemos)

      https://www.youtube.com/watch?v=6Jdh3FRx054&feature=youtu.be&t=25

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • Republicano1944 Republicano1944 07/09/17 15:18

    Y quién/es está/n detrás de toda esta parafernalia mediática que llevamos años sufriendo con el tema Catalunya? Si a la gran mayoría silenciosa de esta país maldito lo que nos interesa es que todos esos medios mercenarios y políticos de mala estopa nos hablen de cómo van a solucionar nuestros problemas. Y entre nuestros problemas no está Catalunya, Está el paro, la corrupción galopante que no cesa, el cada vez mayor fraude fiscal, la pobreza, la desigualdad creciente, la educación, la sanidad, el futuro de las pensiones, la abracadabrante deuda pública que va a tener que pagarse por generaciones, etc. Menos hablar de Catalunya. Hay muchas otras cosas de qué hablar. O será que no tienen soluciones para nuestros problemas y se enfangan en la retórica franquista y las amenazas dictatoriales sobre el llamado procés?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    12

    • luzin luzin 07/09/17 15:38

      Creo que deberíamos preocuparnos más de que no causen problemas que de que nos los resuelvan. Pensar que los poderosos nos van a resolver algo es de una ingenuidad brutal, pensamiento Disney. Los poderosos buscan el poder y el privilegio, el robo, el nepotismo, la fama, ... y los ciudadanos deberíamos protegernos de ellos. Ese es el fundamento de la democracia: protegernos del poder onnimodo del Estado. Por eso la Constitución debe fundamentarse en la separación de poderes, que se enfrenten entre ellos ... tenemos que poder elegir a los gobernantes mediante procesos democráticos y poder elegir a nuestros representantes, que no es el gobierno, son los diputados, a la vez que poder recusarlos si no cumplen con el mandato dado.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      7

  • CarlosP58 CarlosP58 07/09/17 15:05

    Completan al articulista unas cuantas opiniones muy válidas sobre fondo y forma de lo tratado. Cataluña y España.
    Podemos perder la memoria, querer borrar de un plumazo las afrentas, no acordarnos de un presidente catalán republicano entregafo por los nazis y fusilado por el Franquismo, y al mismo tiempo oír que somos ¿Quiénes? la nación más antigua de Europa.
    Y muchas de esas cosas, de ese cumplimiento legal, ¿la ley como patria? oírlo dr bocas que han cambiado la Constitución a la tremenda, que han modificado leyes del Tribunal Constitucional y otros, a la tremenda, y que mantiene mayorías de control en órganos fundamentales en una democracia sana mediante manipulaciones y prorrogaciones de mandatos.
    ¿Dónde está respetada la democracia que permite evaporarse 50 mil millones de euros de rescate bancario cuando se dijo que no nos iban a costar nada?
    ¿Cuánta democracia deja de hacerse por falta de ese dinero y por otras montañas robadas, en España y Cataluña, y siempre legal y pagando lod ciudadanos?
    Lo dicho, hoy más cerca de un "estado fallido" en Europa que hace 11 años cuando el Ppcorrupto acude al Tribunal Constitucional y no para hasta derribar el Estatuto renovado, aprobado y votado por los ciudadanos.
    Ya estamos hartos de tanto análisis de "las consecuencias" sin mirar para "las causas". ¿Por qué será?
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • MASEGOSO MASEGOSO 07/09/17 13:54

    Ni en España nos merecemos al inquilino de Moncloa ni en Catalunya se merecen la tiranía, falta de respeto y desprecio que la Sra. Forcadell mostró ayer en el Parlament. Ni en el franquismo se trataba, públicamente, así a las personas. Tras la deducción de actuaciones ya no hay duda, perderán los catalanes, perderemos el resto de los españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    6

    • luzin luzin 07/09/17 15:31

      Que un tipo como Rajoy sea presidente del gobierno español es consecuencia directa de nuestro sistema electoral. Rajoy no ha sido elegido por los españoles y eso hay que tenerlo claro ... por cierto ... para Puigdemont lo mismo, incluso un poco más allá ya que ni siquiera era el primero de la lista.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      6

  • luzin luzin 07/09/17 11:28

    Hay que entender que esto no trata de democracia, lo que está ocurriendo no tiene nada que ver con ello, de hecho es muy cuestionable pensar que el régimen español sea democrático desde un punto de vista formal. Estamos ante una problema de ruptura estatal, un problema de fuerza bruta. Evidentemente la propaganda es fundamental en cualquier conflicto, y desde luego que ambos bandos intentan convencer a sus peones, fundamentalmente por que los sacrificios los sufrirán sus bases. En cierta forma el articulista evidencia el problema, lo percibe y muestra su profunda preocupación, tal vez al ver el bochornoso espectáculo y el fanatismo con el que se realizó fue un detonante que debería poner en modo alerta a la mayoría de la población ya que parece que se acercan negras tormentas, y como siempre las víctimas mayoritarias de los huracanes son los de abajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • Silk Road Silk Road 07/09/17 10:35

    La política y la democracia no van de confrontación de ideas sino de intereses. No hay una "verdad" que se tenga que descubrir y sobre la que se puedan tener opiniones más o menos acertadas, sino intereses iguálmente válidos. No se trata de entender lo que dice el otro y tratar de convencerlo, sino de negociar. Si yo quiero practicar el saxofón y mi vecino quiere dormir, ninguno de los dos tiene más razón que el otro, pero habrá que buscar y negociar una manera de que yo pueda tocar tratando de molestar lo menos posible y de que él pueda dormir tolerando el ruido que yo hago en algunos momentos.

    Especialmente en el caso de dos nacionalismos que chocan mutuamente, ninguno de los dos es verdadero y el otro falso, sino que son dos lenguajes mutuamente excluyentes, como dos religiones y tendrán que buscar una manera de convivir y tolerarse mutuamente porque, aun en el caso de que Cataluña se independizara y se convirtiera en un estado aparte, España seguiría estando ahí pegada por el oeste, la mitad de los catalanes seguirían creyendo en la religión españolista y la dependencia mutua sería la misma, así que seguiría siendo necesario buscar formas de tolerarse y de convivir.

    Para los que no somos creyentes ni en naciones ni en dioses, todo esto nos parece muy primitivo, pero, bueno, ya evolucionarán. O no.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • Urdi Urdi 07/09/17 10:22

    El autor afirma "Y si no hay acuerdo, que defiendo que no lo haya a veces, creo que la democracia implica la articulación de un marco legal que reconduzca la toma de decisiones". En este caso con el Estatut hubo acuerdo mayoritario (en los parlamentos catalán y estatal y en referendum) pero el PP dinamitó ese acuerdo. Además se dijo que las cosas se iban a quedar así, con el Estatut dinamitado, sin posibilida de "articular un marco legal que reconduzca la toma de decisiones".

    De esos polvos estos lodos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    8

    • luzin luzin 07/09/17 10:39

      ¿y qué voto pidió ERC? ¿Y cuántos participaron en la votación de tan aclamado referendum?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      3

      0

      • Urdi Urdi 07/09/17 11:34

        ¿y que porcentage de la poglación ha votado al PP, incluyendo a los abstencionistas? Pues menos de un 25%, pero ahí está gobernando, porque en democracia se cuentan los votos que se emiten, no los que se quedan en casa.

        El PP dinamitó un acuerdo político, saltándose a la torera las mayorías y los pactos, los votos de los ciudadanos y todo lo demás, y encima no ofreció alternativa. Pues ahora la gente se busca la alternativa por su cuenta. Todo esto es culpa del PP.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        10

        • luzin luzin 07/09/17 11:50

          En cada uno de sus argumentos pone en evidencia una verdad: que ambos bandos opuestos son iguales. En cuanto a sus interpretaciones sobre el sistema electoral pone en evidencia otra verdad: que no es democrático. Pero tiene que entender que ambos bando buscan el poder, nada más y nada menos, el poder del estado , y en esa lucha no caben medias tintas ... lo lamentable es que a falta de democracia los ciudadanos estamos indefensos, como naúfragos en una tormenta.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          4

          3

          • Urdi Urdi 07/09/17 12:43

            ¿Y quien ha dicho lo contrario?
            Por supuesto que la extinta CIU y el PP son lo mismo envuelto en diferente bandera. Evidentemente una parte importante del problema es la falta de democracia. Pero quien ha legislado para impedir los referendums y consultas es el PP, quien ha quitado el derecho al voto a los españoles emigrados es el PP (+PSOE), quien ha manipulado la composición del tribunal constitucional para favorecer sus posiciones es el PP (+PSOE), quien ha modificado la constitución en Agosto tras decir que era sagrada es el PP (+PSOE). Si a los únicos a los que les incomoda todo esto es a los catalanes, y al resto de españoles parece que ya les está bien, pues normal que se consideren un país distinto.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            5

            • luzin luzin 07/09/17 13:11

              No es un país distinto, se viene demostrando y ayer fue un clarísimo ejemplo. Pero vayamos a los hechos que siempre nos pueden ayudar a sacar conclusiones entre el marasmo partidista. Que se sepa no solo PSOE y PP han nombrado magistrados del Constitucional, hay también han estado el resto, hasta IU, el caso es que son los partidos los que lo hacen, y precisamente, en la Ley de transitoriedad los catalanes apuestan por lo mismo ¿diferencias?. Habla de la marginación de los emigrantes por PP y PSOE, pues bien, en la ley del referendum de ayer los catalanes prohiben el voto por correo ¿Diferencias?. Y por supuesto, al igual que la Constitución impide referendum de autodeterminación también lo hace la Ley de transitoriedad y lo hará, si son capaces, la futura constitución de la "República Catalana", que a buen seguro será una copia de la española cambiando al trincón Borbón por el trincón Presidente de turno. ¿Diferencias?

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              2

              1

              • luzin luzin 07/09/17 13:23

                Y en cuanto ante el referendum es evidente que se trata de una estafa democrática. Tuve la experiencia de participar activamente en el referendum de la OTAN, pidiendo el NO, y aprendí la estafa que supone cuando alguien tiene el poder del estado, con todos sus medios. Y es lo que tiene la PARTITOCRACIA, que no tiene nada que ver con la democracia, tiene que ver con el poder del estado ... ni más ni menos

                Responder

                Denunciar comentario

                1

                4



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.