X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

Y cuando no esté ella, ¿qué pasará?

Publicada el 24/07/2020 a las 06:00

90 horas de reuniones, acuerdos, más reuniones, cesiones, recesos, contactos entre delegaciones, redacción de borradores, corrección de lo redactado, más reuniones, llamadas de teléfono a altas horas de la madrugada y, por fin, llegar a un acuerdo; 90 horas, sí, dan para mucho. De lo que ocurrió en Bruselas estos días, de esas 90 horas, hemos sabido lo que los protagonistas han querido que sepamos y lo que algunas fuentes han querido desvelar. La ministra de exteriores española hablaba de la reunión como un combate de boxeo, un ring en el que “tú dabas puñetazos pero también tenías que recibir alguno”. Nadie llegó a las manos en Bruselas pero sí que parece que lo que allí se vivió no fue precisamente una reunión de viejos amigos. Todos sabían que no se trataba de cuánto dinero o en qué condiciones se iba a prestar, lo que allí se estaban jugando es que la Unión Europea siguiera siendo una realidad sólida tras el coronavirus. Si de ahí salían sin acuerdo ya podían dar por perdida cualquier iniciativa para avanzar en un proyecto que en su esencia hacía aguas. Nadie podría llamar a aquello unión de países cuando en los momentos más difíciles habían sido incapaces de echarse una mano unos a otros.

Todos coinciden en que Merkel ha sido clave para salvar este acuerdo y para mantener viva la idea de una Europa unida. Sin ella, los del norte no habrían cedido (me parece muy llamativo el calificativo con el que se les ha definido en todo este proceso, “los países frugales”) y los de sur no habrían logrado las ayudas imprescindibles para salir de ésta. Es paradójico: la misma Merkel que hace 10 años muchos señalaban como culpable de los duros recortes es ahora quien ha salvado a los países del sur de morir ahogados en esta pandemia. Merkel ha sabido leer mejor que nadie qué receta era necesaria en cada crisis. Cuándo había que ser estrictos en el gasto, ahorrar de aquí y de allá, y cuándo había que hacer justo lo contrario. La crisis generada por el covid-19 necesitaba otras recetas diferentes a la crisis de 2008 y Merkel lo entendió desde el primer momento: “Si caen los países del sur, caemos todos” llegó a decir estos días en Bruselas a quienes se empecinaban en no ceder.

Sí, nosotros somos esos países del sur, esos países bañados con sol y con playa que han hecho precisamente de esos dos elementos la base fundamental de su economía. El turismo supone casi el 15% de nuestros PIB, es el sector que más riqueza aporta a nuestra economía y cuando todo se para en seco, también el turismo, sufrimos. Nada nuevo. Lo sabíamos desde hace tiempo pero es difícil cambiar un modelo productivo que funciona, que atrae millones de euros cada año. Pero esto, el covid, lo ha cambiado todo, también la forma en la que entendemos las vacaciones y la forma de descansar y desconectar. Este verano son muy pocos los que se atreven a salir fuera, a coger un avión, a visitar lugares que acaparan titulares más por el conteo de los positivos que por sus atracciones turísticas. Las grandes ciudades están vacías, los restaurantes que vivían del turista extranjero se desesperan y lo peor es que esto no parece que vaya a acabar pronto.

A Merkel le queda un año para dejar la primera línea. Y la pregunta que me asalta es ¿qué pasará cuando ella no esté? Estos días en Bruselas los tiras y aflojas, los órdagos y los ultimátum tenían mucho que ver con ese posible relevo en el liderazgo europeo. Alemania ha sido el motor económico y político de Europa en las últimas dos décadas. Pero Merkel hay solo una y su forma de leer y entender qué es Europa y para qué sirve es singular. Hasta ahora, nos guste más o menos, ha funcionado. Con más sudor que lágrimas, cierto, pero ha funcionado. Ahora tenemos la mejor oportunidad para salir de una crisis reforzados, reformados, con un modelo productivo más competitivo. La oportunidad está ahí, no la desaprovechemos.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • Gabrielon Gabrielon 03/08/20 19:50

    Ya vale de idolatrar a los poderosos. Merkel es una política seria, con un talante firme y unas convicciones profundas. Es, en resumen, una buena política. Pero es lo que es porque es la Canciller de la RFA. Si fuese la Presidenta Consorte de Andorra, otro gallo le cantaría. Ha aplicado su ideología con la capacidad otorgada por un poder que ningún otro líder europeo tiene ni tendrá. Para mal (austeridad) y para bien (poner barreras a la xenofobia y la extrema derecha), según tocara. Lo que pasa es que el racismo y la intolerancia fueron agudizados por sus propias políticas económicas. Y como es lógico, ha priorizado los intereses de Alemania sobre los de Europa, aunque siempre con la mano izquierda necesaria, porque Alemania, en cierto modo, es ya Europa, y Europa es Alemania, sobre todo en lo comercial. Pero ya está: no es insustituible, ni mucho menos. Lo que no impide que detrás venga otro/a peor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mariag mariag 25/07/20 06:05

    Estamos hablando de la Merkel que exigió (y logró) que Rajoy y Zapatero reformaran la sagrada constitución española a espaldas nuestras, para salvar a la banca alemana metida hasta las trancas en la burbuja inmobiliaria?
    No habrá tenido algo que ver un plante firme de Portugal, España e Italia?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 24/07/20 14:08

    Lo de 2008,fue una estafa,un arriba las manos esto es un atraco.Crisis ?,sí.
    Merkel y su "vena" xtiana,demócrata cristiana, Grecia tampoca le olvida.
    Reforma y contrareforma norte,sur,lo de siempre .
    Más solidaridad frente a competencia que también. Hay que cambiar el Sistema.
    Salud.Responsabilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • Antonio LCL Antonio LCL 24/07/20 12:04

    Interesante pregunta Helena. Pienso que el papel jugado por Alemania desde el final de la 2GM ha sido ejemplar en muchos aspectos, para su nación y para el resto de Europa. Bien es cierto que nos han hecho pagar precio muy alto en algunos proyectos, ocasionando más que sudor, también lágrimas y hasta sangre para algunos países, pero a la postre han cumplido como lo han hecho ahora. Merkel un ejemplo para todos, pero estoy seguro que seguirán dando talla. 

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • noencaja noencaja 24/07/20 11:11

    Parece cierta la afirmación de que el pasado depende siempre de las reinterpretaciones que se hace desde un presente inagotable. Merkel es ahora la gran estadista europea que sabe ver en cada momento lo que necesita Europa. Los griegos celebrarán la elevación de la dama a los altares y se autoflagelaran por haber osado desafiar su buen juicio solo porque pasaban hambre y les desmantelan el país para ponerlo a la venta.
    Por supuesto que todos, y Merkel la que más, han visto que lo que estaba en juego era la continuidad del proyecto europeo, pero la gravedad residía en la correlación de fuerzas. La mitad de los países se han visto afectados y algunos de ellos son contribuyentes netos o tienen una economía relevante. ¿Hubiera ocurrido lo mismo si la pandemia solo hubiera afectado a Portugal? ¿Se habría hecho cargo Europa de la deuda de este país mutualizandola? Ésta sería la auténtica prueba de fuego para saber qué clase de club es éste.
    Mientras tanto, aunque la nueva política haya decepcionado a muchos, no volvamos a la vieja: la consagración de los líderes y la reducción de la política a sus manejos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • jorgeplaza jorgeplaza 23/07/20 23:38

    Alemania seguirá mandando porque está más poblada y es más rica que el resto. Todo dependerá de qué tal sea el sucesor o la sucesora de Merkel. Los demás, a verlas venir, igual que hacemos con el Obama o el Trump de turno.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

  • Luis Miguel Guérez Roig Luis Miguel Guérez Roig 23/07/20 22:53

    La vamos a echar mucho de menos.
    Quien la sustituya me temo que estará a su derecha, procurando que la extrema derecha no avance, por lo que estará más de acuerdo con los frugales.
    Puede haber un enquistamiento de bloques: los frugales más Alemania, los bálticos e Irlanda por una parte.
    Los del Grupo de Visegrado por otra.
    Como no nos unamos los mediterráneos vamos a sufrir mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

 
Opinión