x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

La pandemia, Almeida y la batalla neoliberal

Publicada el 28/07/2020 a las 06:00

Querido lector, querida lectora. Haced memoria y tratad de pensar en cualquiera de las conversaciones que hayáis tenido en estos días sobre el comportamiento de la gente en la pandemia. Reflexionad si vosotros/as o alguien a vuestro alrededor ha dicho: “Pues yo lo hice mal”. Posiblemente no lo hayamos dicho ninguno, nunca.

Y lo hemos hecho mal todos, en algún momento. Por no saber decir que no a alguna situación social, por relajarnos, por lo que sea. Pero una de las cosas que he sacado en claro de esta pandemia es que la tendencia a socializar los errores y privatizar los éxitos la tenemos muy extendida en esta sociedad. Pasamos de la época de la policía de balcón, en la que la rabia por hacerlo bien en primera persona nos llevaba a descargar cierta ira contra los que pensábamos que no se sacrificaban, a un estadio mucho más mezquino: nosotros lo hacemos mal, no lo reconocemos y ponemos el grito en el cielo por todos los demás.

La victoria semántica y filosófica del neoliberalismo en los últimos 30 años es tal, la extensión de su poder en todos los estadios de nuestras relaciones es tan abrumadora, que quizá esto sea el mayor exponente. Otro ejemplo, también con la pandemia: queremos ser cada vez más individualistas, queremos que cada vez se nos controle menos, pero acudimos al Estado para echarle la culpa. En lo malo que nos pasa estarán las instituciones y la sociedad, en lo bueno de lo que se hace estaré yo. No quiero pagar más impuestos pero quiero una PCR por cada español. Aplaudo a los sanitarios, que es gratis y puedo mostrar lo bueno que soy, pero no quiero un duro más para sus sueldos. Y me comporto mal porque el Estado me lo permite. Siempre gano.

El yo está en el éxito, el tú está en la culpa. No hay un “nosotros” real, solo asumimos la solidaridad si no nos cuesta un esfuerzo. Y este es el caldo de cultivo ideal para que el neoliberalismo se imponga aún más. Yo tengo mis objetivos, que son accesibles porque los consiguió el de enfrente, y asumiré todos los méritos que me lleven a acercarme a ellos y echaré la culpa a los demás de que no los logre. Y en el camino me dejaré el sentimiento de grupo, la solidaridad entre iguales, el compañerismo, el sindicalismo… qué sé yo.

Cuando Martínez Almeida accedió a la alcaldía de Madrid, dejó claro, en connivencia con sus socios, que retiraría subvenciones a lo que llamaban “chiringuitos políticos” como la Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid. En realidad contra lo que se lucha es contra el asociacionismo, porque si se cortan esas redes, lo que se fomenta es el individualismo atroz, la casa en Las Tablas, tu coche, tu piscina, tu pádel, no conocer a tu vecino. Y si no conoces a tu vecino, lo temes. Y si lo temes, votas a quien te soluciona los temores.

Cortar ese círculo neoliberal requiere políticas valientes y sin miedos, pero también ganar la batalla del discurso. Hacer valer que el de enfrente importa. Que el de al lado eres tú. Que tus fracasos también son tu culpa y que en tus éxitos participan todos. Que nadie se hace a sí mismo. Que la solidaridad también es sacrificio. Que, de hecho, solo es sacrificio. Y que sí, en la pandemia todos lo hemos hecho mal de una forma o de otra.

Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • salvafer salvafer 30/07/20 13:21

    Extraordinario artículo. Enhorabuena. No te conocía (perdona el tuteo), pero eres un muy grato descubrimiento desde que colaboras con Infolibre.
    El capitalismo (ahora "ultra") al igual que su hermano mellizo el liberalismo (ahora "ultra"), viene desde la caída del muro de Berlin (¿cuantas cosas cayeron además del muro físico?) avanzando, dominando, destruyendo el mundo a pasos agigantados. Pocos nos damos cuenta. Ninguno le ponemos remedio. Cuando despertemos de esta ola de individualismo que nos invade y que la mayoría (¿Yo también?, tal vez sí) cabalga (cabalgamos) alegremente, nos encontraremos en el abismo al que nos conduce. Ya no habrá remedio: Ni podremos, ni nadie podrá sacarnos de esa nueva y terrible (mucho más terrible) conflagración a la que sin remedio se llegará. "Primero fueron los judíos, pero como yo no era.....": ya está el terreno abonado para que el razonamiento sea nuevamente real.
    Keynes está proscrito.
    He dicho siempre a quien ha querido escucharme, que teníamos la suerte los nacidos entre el 40 y el 50, de pertenecer a una generación que no se podía quejar, pues no habíamos tenido que sufrir grandes problemas ajenos a los propios de cada uno: Fuimos (somos aun) una generación de afortunados, de las que ha habido muy pocas a lo largo de la historia......, Ya empiezo a dudarlo: El tiempo se empeña en poner a cada uno en su sitio....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Francoforte2 Francoforte2 30/07/20 10:47

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kepalu kepalu 29/07/20 20:13

    Quique, habla más alto. Lo que dices merece ser escuchado mucho más

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Argaru Argaru 29/07/20 01:07

    El neoliberalismo es un monstruo, que se alimenta de individualismo. El individualismo fomenta el egoísmo. El egoísmo se alimenta de la separación. La separación fomenta la falta de solidaridad. La falta de solidaridad engorda al monstruo neoliberal. Si no rompemos esa cadena, el monstruo seguirá creciendo hasta engullirnos a todos. Sólo seremos libres, si estamos unidos y somos solidarios. No hay más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • TL TL 28/07/20 18:31

    Leo: "Cortar ese círculo neoliberal requiere políticas valientes y sin miedos, pero también ganar la batalla del discurso." Pienso que también requiere una unión de las izquierdas porque con la ley d'Hont es la única manera de ganar las elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • GRINGO GRINGO 28/07/20 15:24

    El propietario, el que dirige el discurso de la calle es "el dinero", y por tanto más cerca de las teorías neoliberales, que de otras más progresistas y SOLIDARIAS.

    Hace unos días escuchaba a uno de sus "gurús económicos", creo que era Jose Carlos Diez, decir que, era perentorio reactivar la economía, porque si no se activaba "ni el bar iba a facturar, ni las gasolineras, ni las panaderías, vamos todo dios por no alargarnos", pero a ese mismo "gurú" hace unos meses le oía bramar por el incremento del SMI, por lo visto ese incremento no iba a contribuir a lo mismo, o sí ???...

    Fomentemos la SOLIDARIDAD y el Sentido Común, que, como es bien conocido, es el menos común de los sentidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    21

  • Varsovia Varsovia 28/07/20 12:34

    Buena reflexión señor Peinado. Le seguiré leyendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • MIglesias MIglesias 28/07/20 11:01

    El neoliberalismo no es solo una doctrina económica, es una doctrina global que impregna cada una de las acciones que cometemos, basada en el individualismo y la competición por los recursos, la sociedad es engullida por el mercado y toda actividad humana es evaluada por su rentabilidad. Su fuerza es la desunión del pueblo, por eso sus estrategias van dirigidas a desalentar cualquier tipo de asociacionismo y a alentar los antagonismos; no es cierto que reniegue del Estado, reniega del Estado Social y busca sustituirlo por una multinacional que recoja los beneficios para ella, no es casualidad que el neofascismo sea también neoliberal, ambas doctrinas utilizan los mismos mecanismos del enfrentamiento y la insolidaridad para hacerse con el poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • M.mar M.mar 28/07/20 10:46

    Me parece que la pandemia ha revelado lo interconectados que estamos, aún a pesar de la programación machacona neoliberal que lleva lustros incrustándose en los cerebros de los ciudadanos del mundo... El caso es que, en la actualidad, algunos medios de información se sostienen gracias a las aportaciones de gentes de izquierdas... gracias a eso, podemos tener informaciones veraces y se puede destapar tanta inmundicia... También somos muchos los que aportamos contribuciones a diferentes causas justas: Amnistia Internacional y otras... En fin que yo no veo tanto individualismo pero lo que sí que veo es una publicidad muy grande denunciándolo y, a mí eso me escama un poco... porque por cada ejemplo de individualismo, hay otro que es de solidaridad... de la misma manera que, en la naturaleza, existe tanto la cooperación como la competencia... sin embargo, solamente tenemos noticia de que la vida es competencia igual que en el mundo "salvaje" y no es verdad, es un intento de demonizar lo que no interesa...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • AKELARRE AKELARRE 28/07/20 10:42

    Gracias Quique, apenas te conocía de vista de la tv (y una tarde en un centro comercial, jejeje), pero el leerte aquí, me ha descubierto una persona que merece la pena conocer y tener en cuenta. Sigue así.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19



Lo más...
 
Opinión