X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Democracia pixelada

Sexto aniversario de la indignación: efecto 'shock' e indefensión aprendida

Publicada 14/05/2017 a las 06:00 Actualizada 15/05/2017 a las 09:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Ayer anduve destramando corrupciones mediáticas, y llegamos a la conclusión que quizá no era esa la tarea más urgente. Veamos por qué.

La periodista Naomi Klein explicó en su Doctrina del shock el efecto aterrador y paralizante que sobre una población puede tener la percepción de una situación de crisis generalizada e inabarcable. Salvando la distancia con aquellas terapias de choque diseñadas por Milton Friedman para abrir mercados en Latinoamérica, el relato de la corrupción infinita en España guarda ciertas similitudes, pudiendo ocasionar el mismo efecto: la indefensión aprendida, la depresión colectiva y la asunción de la impotencia. Veamos cómo.

La primera reacción ante la percepción de corrupción generalizada es la indignación. Pero si la energía liberada en ese cabreo no logra canalizarse y desbloquear situaciones en un plazo abarcable, si no genera ilusión y pone a la vista esperanzas de mejora real, la evolución natural de esa indignación será hacia la resignación y la pasividad. Esta forma de aceptar e incluso normalizar lo intolerable no es necesariamente cinismo ni es alienación, es una respuesta psicosocial adaptativa ante algo que se percibe como inmutable. Es una manera de seguir adelante con la vida limitándose a un ámbito reducido, centrándose en mejorar al menos aquello que nos rodea y en cuidar a nuestros seres queridos.

Sin embargo, los efectos políticos de la indefensión aprendida son demoledores. Todo el mundo cree que la política está podrida, sí, pero también piensa que no hay forma de cambiar eso (“el ansia de poder corrompe”, “todos son iguales”, etc.). La novedad no es descubrir que una trama corrupta nos gobierna, novedad sería sentir que hay otro horizonte posible al alcance de la mano. “La Humanidad no se plantea sino los problemas que está en condiciones de resolver”, dice el prefacio a la Crítica de la Economía Política.

El problema no es generar indignación. El problema es que la indignación ya llenó las plazas, hace seis años. Y fue amainando conforme estas se vaciaban sin articular un horizonte común. Este lunes es el sexto aniversario del 15M, y no se prevé ninguna movilización a la altura de las de 2011, pero tampoco a la altura de las exigencias de la situación actual. Las plazas se vaciaron solas por agotamiento, no las vació nadie. Aprendamos esa lección.

Una esperanza de cambio llegó con la irrupción de nuevos partidos en escena, con el proyecto de conquista institucional a partir del municipalismo, el sí se puede, las confluencias, la #Remontada, toda la revolución del tablero político de los últimos tres años. Seguíamos sabiendo que no había manzanas aisladas sino un árbol muy podrido, pero, al menos, también una ilusión y un plan a los que agarrarse para no caer en la resignación.

Hoy la subtrama mediática trabaja para tumbar esa esperanza, para enterrarla cuanto antes bajo la máquina del fango que dispara para recordarnos que todos son iguales, que el ansia de poder corrompe, que no hay escapatoria, que asimilemos la indefensión y nuestro destino trágico. Por eso estoy convencido de que la clave del momento no está en seguir señalando lo enorme y podrido que es el árbol. Sus raíces son fuertes y no caerá por su propio peso. Ya toda España sabe de esa podredumbre, el votante del PP no tiene mayor problema en reconocerlo. Si el momento es delicado es porque nos lo jugamos todo en la posibilidad de conservar y expandir esa otra emoción: la ilusión y la confianza en un cambio real posible, la visualización de la victoria, desde sectores muy diversos de la población, de un proyecto de país diferente, sano, democrático, solidario, eficiente, sin chantajes, sin miedo.

La tarea hoy no es señalar más subtramas como hice en mi anterior columna, tampoco anticipar confrontaciones con la mafia en la esperanza de que sirva para acumular fuerzas. La tarea es lograr que se conozcan los logros históricos de las fuerzas progresistas a nivel municipal. La tarea es contrarrestar el shock y vencer la indefensión aprendida con una identidad basada en un proyecto de país tangible y deseable para una inmensa mayoría de la población. La tarea es que todo el mundo tenga en mente dos o tres ideas-fuerza de ese nuevo proyecto y pueda responder sin incertidumbres a la pregunta: ¿En qué consiste la propuesta de un nuevo país? ¿Qué es lo primero que harán, si ganan, quienes la defienden?


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • frida56 frida56 16/05/17 00:10

    Totalmente de acuerdo con ud,pero no es eso lo que se está haciendo. Seguimos señalando la podredumbre,que es archiconocida por todos,y creemos que así estamos haciendo algo porque nos movemos;pero el movimiento por sí mismo no mantiene la ilusión. Incluso con el objetivo claro,hay que definir qué alternativa existe para cada cosa,y mantener una mente abierta a todas las posibles combinaciones en las que nos sitúe la realidad. La realidad está por encima de los intereses de grupo a la hora de darle respuesta.La realidad no necesita tanto de idelogías como de respuestas justas,o cuanto menos,acertadas. Hasta la ilusión se puede enquistarse,sino somos capaces de convertirla en algo útil,si la gente percibe que vamos a golpe de improvisación u ocurrencias (sea cierto o no). La percepción es lo que decide el voto de muchas personas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfar Alfar 15/05/17 14:46

    Como añoro aquel 15M. Como me gustaba manifestarme rodeada de tanto perro flauta, aunque yo ya sea una yaya flauta. Quizás en aquel recuerdo, hoy estaré en la concentración contra la corrupción, que a las 20 horas tendremos en la Plaza de España de Sevilla, aunque estoy segura de que no asistirá mucha gente. Pero claro, yo con quien tengo que convivir, es con mi conciencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Wildthing Wildthing 15/05/17 19:21

      ¡Qué comentario más bello!, Alfar. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • pep48 pep48 14/05/17 09:42

    Mejor de lo que lo están haciendo estos, no nos cabe la menor duda, pues peor para los ciudadanos de a pie, no se puede hacer. Gobernar y administrar un país no es tan difícil cuando se hace honradamente, lo malo de esto es cuando se gobierna y administra para enriquecimiento propio, que es lo que está haciendo el PP y en cierta medida el PSOE. De Ciudadanos como ni entra ni sale, ni sube ni baja, está al pairo del PP, con lo cual los augurios no san nada buenos, pues son lo mismo, pero si tocar poder, si lo llegasen a tocar, no creo que diferiría mucho de su hermano mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 14/05/17 08:11

    A los franceses ya les está llegando el Salvador, joven querube de mirada tierna y azul cielo. ¡qué lista y aplicada la Trama gabacha! Aquí están echando carnaza a la ciénaga para que cuando reviente don Tancredo, surja de las aguas, cual nueva Primavera de Boticelli, otro lindo querube estilo Casado (que ya fue sugerido por Ansar, aunque algo prematuro) y los melenchones nos quedemos con tres palmos de narices.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 13/05/17 23:53

    Nos están ganando, amigo, "la indefensión aprendida" ha dado sus frutos y muchos, aunque incluso estamos en organizaciones sociales, partidos, etc., es complicado mantener la cordura...Lo siento, pero creo que hacen falta estímulos mucho más fuertes, estímulos que saquen a la población, a los deprimidos por la situación que parece no tener salida, y que nos empujen tomar la iniciativa en las calles, pero con mucha más fuerza y rabia...O si no, sigamos durmiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • laguncar laguncar 14/05/17 02:58

      Es cierto, Sancho, nos están ganando. No obstante, me tomo lo que nos dice Miguel en su artículo como un foco optimista. Dice que "La tarea es contrarrestar el shock y vencer la indefensión aprendida... " y estoy de acuerdo, y la pregunta del millón es ¿cómo contrarrestarlo?. Y en ese "cómo" quizás salgan respuestas que pasan por centrarnos más en la ilusión y confianza del cambio real, aunque creo que no por ello se debiera dejar de señalar con contundencia la realidad de nuestro corrompido sistema: ambos aspectos van unidos, a mi modo de ver. Creo que podemos empezar por intentar explicar y convencer de que es posible cambiar y limpiar la mierda que nos ahoga y en ello habrá que centrar energías dando a conocer, a pesar de los medios de desinformación, lo que se viene haciendo ya en ámbitos más locales o autonómicos. Aunque para ello también haya que explicar que no se trata tanto de cambiar una norma o una ley como de sanear y cambiar la política de amiguismo que llena instituciones y empresas públicas de lameculos. Hay días que intento estar más optimista y hoy es uno... Un saludo, Sancho.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Sancho Sancho 16/05/17 02:01

        Dando en el clavo siempre, laguncar. Salud.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre