x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Democracia pixelada

En la hora de Sánchez… ¿qué debería hacer Unidos Podemos?

Publicada el 07/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/06/2018 a las 12:33
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mientras Sánchez desenvuelve poco a poco el regalo de su Gobierno, con un gabinete efectista pero con clara intención de perdurar, que demuestra haber entendido la magnitud de la marea feminista, Podemos afronta un trance difícil bordeando dos abismos.

Por su izquierda, se asoma a la quebrada del pitufo gruñón esa izquierda enfadada que siempre anticipa las decepciones y anuncia antes que nadie los castigos que vendrán. Si se adentrase ahí confrontando desde el principio al nuevo Gobierno, se distanciaría del sentir aliviado y celebrativo mayoritario en España, que trasciende con mucho la base electoral del PSOE. Pudiera parecer que critica la fiesta porque no le han invitado. Además, frente a la histriónica e incendiaria oposición que practica ya una derecha instalada en la postverdad, esto se percibirá como falta de responsabilidad. A medio plazo, ese lugar le condenaría a vivir tratando de desenmascarar "el verdadero rol sistémico” del PSOE –algo que intenta el PCE, sin demasiado efecto práctico, desde antes de Anguita– como si no lo conocieran ya sus votantes, como si no estuvieran hartos de Cebrián y Felipe González. Como si no hubiera reconocido el propio Pedro Sánchez a Jordi Évole, ante millones de espectadores, que él y su equipo cedieron a presiones de los verdaderos poderosos para escorarse hacia el lado de Rivera.

De nada le valdrá a los representantes de Podemos airear ahora las manchas en el CV del nuevo Gobierno (si bien los periodistas debemos indagarlas). Todos conocemos a alguien con esa actitud refunfuñona en nuestro entorno y no suelen aparecer como personas confiables o con capacidad de influencia. No es que el personal sea memo y no recuerde la reforma del 135, no insultemos inteligencias. Es que el PSOE apareció en su momento como opción menos mala y más realista o confiable para más gente, sin más. En política se vive de apariencias y no de objetividades, guste o escueza.

En la otra ladera, el abismo por el que pueden despeñarse los morados sería desdibujarse, rebajar su perfil y aceptarse como una muleta cuyo apoyo se da por descontado, no tener discurso propio y limitarse a poner algún punto sobre las íes. Este error sería el reverso vano del anterior: en vez de oponerse por defecto, aceptar todo de antemano añadiendo siempre algún adverbio. Si nadie percibe la diferencia, si se da por buena la acción del protagonista, siempre se preferirá el original a la copia, el caballero al escudero, pues tiene mayor figura y experiencia. Si el anterior fue el error de Anguita, este fue el de Llamazares. Pero Podemos nació encarnando explícitamente una representación popular transversal, no para ser izquierda de alguna izquierda.

Si quiere ser fiel a esa idea original que le permitió alzar cabeza, la única línea que puede servir a Podemos ahora es la doble negación de las anteriores al mismo tiempo: ni pataleta ni convidado de piedra, reformular y potenciar su perfil gobernante hoy más que nunca. Debe refrescar su habilidad para introducir desde la sensatez debates clave (pocos y bien elegidos) y fijar en ellos posturas claras, documentadas, sólidas y estables. Ideas realizables a ojos de la mayoría social. Debe ejercer como garante de un rumbo realista y sensato al tiempo que profundamente comprometido con el cambio progresista no sólo en el plano simbólico y de los derechos civiles, también en lo estructural-económico. Debe reforzar y conducir a este Gobierno hasta allí donde se visibilicen sus límites en vez de anticiparlos a voces, y aprovechar cuando llegue el tiempo de las decepciones para emerger como única posibilidad cabal y realista para la superación histórica de esos límites.

Llegado ese punto deberá poder detallar de forma creíble los logros alcanzados gracias a su apoyo responsable, y los que se podrían haber logrado si hubiera tenido más peso, los que sin duda se lograrán cuando lo reciba. No debe apostar su suerte al advenimiento de una nueva crisis desenmascaradora, porque la crisis podría llegar –no sería la primera vez– en favor de quienes desde siempre y con más convicción venden orden antes que justicia. Deberá verse, más que reivindicarse, como una herramienta útil para conservar lo que hay de bueno en ese crisol de identidades que es España, pero dejar por fin atrás la corrupción sistémica, la erosión de derechos, la precariedad vital, las fracturas sociales, todo cuanto España al unísono desea superar. Para ello, hoy, ni regañar a quien celebra, ni esconder la capacidad política acumulada. Nada de perfil bajo, debe buscar el momento en que retomar la iniciativa sin perder de vista la estrella polar de la reputación y la fiabilidad.

Esto, a grandes rasgos, lo podrán suscribir todas las perspectivas que conviven en Unidos Podemos. El escollo para ello es que las palabras "posturas claras, sólidas y realizables" significan cosas diferentes para las distintas sensibilidades. Y esas diferencias sólo pueden gestionarse constructivamente desambiguando sus sentidos en debates fraternos e intelectualmente honestos, sin los aspavientos mediatizados de las primarias. Autoobligándose al trabajo técnico competente y especializado, haciendo números, traduciendo consignas a procesos concretos materializables, buscando avales cualificados y referentes comparables, porque el papel lo aguanta todo, pero luego no todo el mundo aguanta todos los papeles.

Por el momento hemos visto destellos claros de esta línea que invitan a la esperanza, a la vez que coqueteos con la tentación de salto al abismo. Las próximas semanas serán decisivas y delimitarán el margen de operaciones de esta formación para el bienio electoral que se acerca. Los próximos telediarios son de Sánchez, no es el momento de disputarle atención. Mucho menos para la enésima disputa interna. No caben arrebatos sanguíneos, pero es buen momento para aplicarse a la reflexión y al debate plural, del que Podemos debe salir con un protocolo de acción unitaria para la nueva etapa. En menos de un año, se juega la posibilidad que la masa electoral del PSOE sea funcional a una expansión de los ayuntamientos del cambio hacia el nivel autonómico o bien a una posible restauración del bipartidismo. La competencia virtuosa no será un duelo de retórica (o no sólo), sino la escenificación de la responsabilidad y las aptitudes de gobierno de cada cual, y aquí Podemos, aún con el viento mediático en contra, tiene ya mucho que poner sobre la mesa.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

47 Comentarios
  • desde las bases desde las bases 12/06/18 08:03

    disculpen pero no me fio de Sanchez ni de su equipo, especialmente en el aspecto económico. La reforma laboral en vez de derogarla, analizarla. La ley del 2013 sobre Pensiones en vez de derogarla estudiarla y llevarla al pacto de Toledo que los pensionistas rechazan. La ley mordaza, resulta que no es fá4cíl cambiarla. Una liberal apoyada por Botín al frente de las seis carteras económicas. Y ante todo eso Podemos calladito no sea que el articulista lo tache de radical e inconformista. Ojalá que Sanchez y su equipo mejore porque lo que pinta....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • frida56 frida56 09/06/18 00:57

    Me parece muy acertado su análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/06/18 22:06

    Columna muy interesante.
    Como primer medio-paso me gustaría que Podemos encuentre la posibilidad de apoyar el techo de gasto. Será antes de agosto.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Jooheras Jooheras 08/06/18 15:28

    No puedo estar más absolutamente de acuerdo, que si lo hubiera escrito yo mismo.

    Un nuevo tiempo para la política es posible. Donde estar en la oposición no es dinamitar todo lo que haga el gobierno, sino únicamente aquello perjudicial para el país. Si el gobierno propone una buena medida, aunque sea mérito suyo, hay que dárselo y reconocerlo públicamente. Hagamos por fin, política sana y moderna.

    Eso es podemos, transversalidad. Tienen cabida todas las corrientes e ideologías, no hay corsés ni extremismos. Sentido de estado, lo mejor para los españoles, seguido del país, seguido de la unión europea, seguido del mundo.. Por eso me alejé mucho últimamente del rumbo de podemos, y casi finiquito con lo del chalé. Pero con el apoyo a la moción sin condiciones, con la elegancia de saber estar aún no siendo recompensado, he vuelto a tener fe en este podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Sua Sua 08/06/18 10:42

    Perdón Sr Alvarez, me he debido confundir con el autor del artículo. Se lo he atribuido al Sr. Contreras
    Le felicito ahora a Ud. Muchas gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • VirginiaN VirginiaN 08/06/18 10:26

    Estupendo artículo que refleja mis inquietudes, sobre todo la primera parte acerca del pataleo, que me parece contraproducente y poco elegante. ¡No demos armas a los adversarios, siempre a la alerta de dónde pueden hincar el diente! No les demos ocasión de decir: "¿ves? Sólo les preocupan los sillones." No volvamos a cometer el enorme error de intentar "repartir sillones" que se hizo en las anteriores elecciones. Aprendamos a ser magnánimos y no meter el dedo en el ojo de quien está arrancando ahora mismo una--esperemos--nueva etapa. Pensemos en el pueblo más que en Podemos, sin olvidar Podemos. Pero recordemos por qué surgió Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

  • Sua Sua 08/06/18 10:09

    Comparto totalmente su análisis Sr. Contreras. Atención y moderación, somos muchos los interesados en que no vuelva el bipartidismo y tenemos mimbres para impedirlo si lo gestionamos bien.
    Muchas gracias por aportarnos a los lectores reflexiones sensatas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • josemariarojas josemariarojas 08/06/18 08:33

    yo creo que podemos tiene que hacer dos cosas, una presentar las iniciativas que amplios colectivos reclaman, pensiones, reforma laboral, ley mordaza, salario minimo, igualdad, dependencia, reforma penal, vamos todo aquello que destruyo el pp, y que lo apoye quien quiera y se retraten.
    segunda apoyar y mejorar todas las reformas que sean buenas para los ciudadanos y que quiera plantear los sociolistos pero sin caer en el todo o nada, se apoya las pequeñas reformas y se sigue batallando una y otra vez por su ampliación y mejora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Dver Dver 07/06/18 20:27

    P: Desde 2005, con la aprobación de las medidas conocidas como Hartz IV y la proliferación de los empleos con salarios bajos, millones de alemanes se han hundido en la pobreza. Pero el electorado de los partidos de izquierdas está bajando, ¿por qué?

    R: Se trata de un fenómeno que se da en toda Europa. Los más pobres ya no votan a la izquierda porque la izquierda, entendida en un sentido amplio, ha desatendido la palabra y el diálogo con ellos. Se ha desarrollado un concepto muy elitista de lo que puede ser la izquierda, centrada en asuntos sociales “a la moda”, como el matrimonio para personas del mismo sexo, que respaldo completamente. O en debates sobre la cría intensiva y los efectos destructores de la agricultura industrial sobre el medio ambiente.

    Cuidado que no digo que se trata de asuntos menores, sino que los más pobres se preguntan cómo van a pagar el alquiler, cómo van a comer. No podemos ir a verlos diciéndoles que no deben comprarse esos huevos baratos porque proceden de gallinas criadas en jaulas. De modo que hay que recuperar la confianza y ofrecerles políticas de izquierdas seductoras.
    (Sahra Wagenknecht) https://www.infolibre.es/noticias/lo_mejor_mediapart/2018/06/29/la_izquierda_alemana_prepara_movimiento_inspirado_podemos_83473_1044.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Dver Dver 07/06/18 20:12

    En la deconstrucción del discurso está la clave, y la frase es esta: "Debe ejercer como garante de un rumbo realista y sensato al tiempo que profundamente comprometido con el cambio progresista no sólo en el plano simbólico y de los derechos civiles, también en lo estructural-económico". Lo esdtructural-económico: esa es la cuestión. Sin ser asuntos menores los derechos civiles, ni muchísimo menos, parece ser que en los últimos veinte años la izquierda europea se ha dedicado exclusivamente a ello, olvidándose (y retrocendiéndo hasta el siglo XIX) en lo que primero preocupa al ser humnmano. Su subsistencia, su salud y su educación. No me importaría ser la muleta de nadie si con ello volvemos al buen camino, pero me temo que con el nombramientoo de la Ministra de Hacienda, al parecer de un exceñlente perfil técnico-burocrático, estemos en el mismo camino. también entiendo que con esta UE se puede hacer poco, ya lo dijo hace apenas diez días el alemán comisario (o algo así) encargado del presupuesto europeo referente a los italianos: "Si los ciudadanos italianos no saben votar, las bolsas les enseñarán a hacerlo". Así pasó en Grecia, en España, y así pasa en cualquier país europeo. Con todo, estoy de acuerdo en que el papel actual de Podemos es, sin hacer sangre, poner en evidencia ante los ciudadanos las insuficiencias claras y concretas (por no utilizar otras palabras) que existen en lo estructural-economico, y como estas afectan al ciudadano en su día a día. Vivienda, sanidad y educación son tres pilares capitales en los cuales se va a ver si este gobierno (o cualquier otro) está al servicio del bien común.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    11

    • Dver Dver 08/06/18 00:01

      Hay dos votos negativos y me parece estupendo. Lo único que me gustaría saber son cuales son los argumentos en contra. Si se trata de mi opinión sobre que actitud debe adoptar Podemos, ya les adelantó que estoy de acuerdo. No debería haberme pronunciado al respecto. Me gusta más argumentar sobre cosas concretas como las que llenan el resto del comentario. Y en lo personal, como no creo en los milagros de un dia para otro, yo me ofrezco como muleta a quien le hiciese falta con tal de transformar lo estructural-economico hacia una sociedad justa e igualitaria.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.