X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Foro Milicia y Democracia

El portaaviones 'Carrero Blanco' y la libertad de expresión

José Ignacio Domínguez Publicada 05/04/2017 a las 06:00 Actualizada 05/04/2017 a las 14:28    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

En las postrimerías del franquismo cada ejército hacía la guerra por su cuenta, sin ninguna coordinación entre ellos, sobre todo a la hora de adquirir material.

En ese estado de cosas, el Ministerio de Marina, que ya disponía de helicópteros, decidió crear su propia fuerza aérea con aviones de ala fija. Sin contar con nadie compró varios aviones que destinó a la Base de Rota. Cuando pidieron el certificado de aeronavegabilidad al Ministerio del Aire se encontraron con la sorpresa de que les fue denegado con carácter definitivo y los aviones estuvieron varios años aparcados en Rota, sólo los aceleraban de vez en cuando por la pista de despegue para que no se arrumbaran demasiado, pero sin levantar las ruedas del suelo.

A pesar de las trabas impuestas por el Ministerio del Aire, el Ministerio de Marina insistió en disponer de su propia aviación y decidió comprar a Estados Unidos ocho Harrier, aviones de despegue vertical ingleses que no podían adquirir directamente en el Reino Unido por el embargo de armas a Franco.

Antes de comprar los Harrier, el Ministerio de Marina llevó al portahelicópteros Dédalo, una reliquia de la Segunda Guerra Mundial, al golfo de León para que el famoso piloto de pruebas británico, John Farley, contratado privadamente por el almirante Pita da Veiga, comprobara a bordo de su avión si la vetusta cubierta de madera del Dédalo soportaría el peso y las altas temperaturas generadas en los despegues y aterrizajes verticales de los Harrier. La conclusión a la que llegaron es que habría que reforzar la cubierta.

También se hizo otra prueba secreta en el Atlántico, a la altura de Lisboa, y allí comprobaron cómo los Harrier americanos tenían dificultades para aterrizar verticalmente en la cubierta del Dédalo por tener el buque demasiado balanceo, debido a la gran altura de la parte del casco que emerge sobre el agua, lo que se conoce como “obra muerta” en términos marineros. La prueba se hizo en secreto para que no se enterara el Ministerio del Aire.

A pesar de que la prueba de Lisboa no pudo resultar más negativa, Pita da Veiga consiguió el visto bueno del Ministerio del Aire y compró ocho Harrier en 1973 de los que sólo llegaron siete porque uno de ellos se estrelló en el camino.

Cuando decidieron la compra ya conocían los problemas de balanceo del Dédalo y también tenían constancia de que los aviones gastaban mucho combustible en las maniobras de despegue vertical, limitando aún más su escaso radio de acción de unos 350 kilómetros por lo que llegaron a la conclusión de que necesitaban disponer de otro buque más estable que el Dédalo y que además les permitiese efectuar unos despegues y aterrizajes con un mínimo de recorrido, aunque fuese corto, para ahorrar combustible y aumentar así su autonomía.

Ante los problemas que presentaba el Dédalo decidieron adquirir un nuevo portaaviones al que en 1974 llamaron oficialmente Almirante Carrero y le encargaron su construcción a la Bazán, tres años más tarde. Durante los ocho años que duró el proyecto y la construcción, el barco conservó el nombre de Almirante Carrero aunque hubo varios intentos de cambiárselo. Fue en vísperas de su botadura, en 1982, cuando el Gobierno, en contra de la opinión de la cúpula militar consiguió cambiar el nombre de Almirante Carrero por el de Príncipe de Asturias.

¿Qué argumentos utilizó el Gobierno para convencer al almirantazgo de la conveniencia de retirar el nombre de Almirante Carrero al buque insignia de la Armada, un portaaviones que estaba destinado a albergar a los Harrier, aviones de despegue vertical? Yo se lo explicaría con mucho gusto, sin ánimo de ofender a nadie, pero dados los recortes a la libertad de expresión que venimos padeciendo me es imposible contar lo ocurrido sin correr el riesgo de que la Fiscalía me abra diligencias de investigación por lo que no tengo más remedio que censurar la parte fundamental de este artículo.

Lo que sí se puede decir es que en 1982, con la cúpula militar fuertemente politizada, en manos de los generales que habían ingresado voluntariamente en el Ejército de Franco durante la Guerra, no por vocación militar sino para derrocar al Gobierno de la República, la oposición castrense a que se le quitara el nombre de Almirante Carrero al buque insignia de la Armada fue feroz.

Estos generales no dieron su brazo a torcer por motivos exclusivamente políticos, necesariamente tuvieron que sopesar otras circunstancias que aconsejaban no dar el nombre de Almirante Carrero al portaaviones.

Fuese de una forma u otra, retirar el nombre de Almirante Carrero al mayor buque que ha tenido la Marina española en toda su historia fue una humillación descomunal a esta víctima del terrorismo por lo que, aplicando la misma lógica que ha llevado a una sentencia condenatoria a Cassandra, se debería de condenar también a los responsables de semejante humillación, con lo cual a lo mejor los jueces y fiscales que están limitando la libertad de expresión se darían cuenta de la irracionalidad de sus sentencias.


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Javier Dominguez Javier Dominguez 08/04/17 19:28

    Dice José Ignacio Dominguez en este artículo: " me es imposible contar lo ocurrido sin correr el riesgo de que la Fiscalía me abra diligencias de investigación por lo que no tengo más remedio que censurar la parte fundamental de este artículo."Yo soy historiador y mi obligación es investigar los hechos y darlos a conocer y esto no es enaltecimiento del terrorismo ni injuria a la víctimas ni sembrar el odio sino tarea ineludible del historiador. El hecho es que corría entre la gente, como la pólvora como suelen correr estas cosas, e incluso salió escrito en algún boletín clandestino y algún libro editado en Francia que ponían el nombre de Carrero Blanco al portaaviones de despegue vertical, “En homenaje sin duda al primer marino español que efectuó un despegue vertical” Javier Dominguez

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ángelah33 ángelah33 06/04/17 12:58

    Tenemos una constitución, la de 1978, tutelada por un ejército y un rey puesto por Franco... y no se puede decir a una HISTORIADORA que la transición fue un ejemplo ... ¿un ejemplo? ya ... un sólo ejemplo, Concordatos con el Vaticano (secta ultra católica) de 1953... 1959 ... (bases americanas por todo el queridísimo territorio nacional de Dantxarinea -Elizondo- a Rota, entrada en la ONU... de la autarquía...Estabilización con los ministros del Opus Dei ...) decía qué, una vez aprobada la Constitución (tutelada) de 1978 en enero de 1979 -sí, ni un mes de aprobada se firmaba la revisión y puesta al día del Concordato de 1953 ... Estaba preparado ya la puesta al día? quién lo firmó? quién dio las ordenes para que estuviera todo preparado, una vez aprobada la Constitución (tutelada)? ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 05/04/17 20:05

    Que poco hemos cambiado, o siendo justo, que poco ha cambiado España.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Raúl Suárez Raúl Suárez 06/04/17 12:12

      No, si muchos lo tenemos claro. El problema son los otros. Efectivamnete, España no ha cambiado nada, en esencia, desde el 1 de abril de 1939. El continuismo del "salvador de la patria" sigue muy presente y mucho presente.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 05/04/17 19:31

    Ahora van a por Wyoming, ¡¡jajajaja!, fascistas sinvergüenzas, ¡ya le vale al juez franquista!.......................... http://www.publico.es/culturas/audiencia-madrid-admite-denuncia-asociacion.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • BELLOTO BELLOTO 05/04/17 17:00

    Si los conoce, su deber es publicar esos argumentos con los que aquel gobierno convenció al almirantazgo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 05/04/17 16:25

    Muy interesante la reflexión contenida en este artículo.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arouet Arouet 05/04/17 16:06

    Carrero Blanco era un fascista, amante del Reich al que defendía en sus artículos de prensa de los años 40 escondiendo su derrota a manos de las democracias occidentales incluyendo el imprescindible apoyo del Ejército Rojo. Carrero murió en 1973 y ni uno solo de los antifranquistas derramamos una lágrima por el. Su ejecución que se habría producido en 1936 si hubiera fracasado el golpe fascista, resultó balsámica para que lo atado y bien atado no lo estuviera tanto. Por todo ello que en este país no se puedan hacer chistes sobre un golpista y genocida me parece un indicio serio del retroceso democrático que estamos sufriendo. Es verdad que los franquistas amparados en el neofascismo que nos invade se están viniendo arriba e imponer la lectura unilateral de nuestro pasado que hemos sufrido durante la dictadura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre