X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Foro Milicia y Democracia

Erdogan, a un paso de convertirse en 'nuestro' sultán

Publicada 12/04/2017 a las 06:00 Actualizada 11/04/2017 a las 21:11    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

El presidente Recep Tayyip Erdogan afirma que cuando el próximo 16 de abril gane el referéndum “Turquía será un país diferente”.  Desgraciadamente, ese es el problema. El miedo, la represión y la inestabilidad están conduciendo a muchos turcos a apoyar un cambio constitucional que no solo concede poderes ejecutivos al jefe del Estado, sino que le permite también gobernar por decreto, disolver el Parlamento y elegir a un tercio del máximo órgano judicial. Será el asesinato político de Mustafá Kemal, Atatürk, el fundador en 1923 de la Turquía moderna, y la resurrección del antiguo sultán otomano.

La inmensa mayoría de los turcos estaban orgullosos de los enormes avances económicos, políticos y sociales experimentados por el país desde principios de este siglo. En buena parte los impulsó el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que fundó Erdogan en 2001 y que gobierna con mayoría absoluta desde las elecciones de 2002.

No solo los turcos estaban orgullosos. En 2011, recuerdo a miles de egipcios en la plaza Tahrir de El Cairo gritando que querían democracia. Su ejemplo era Turquía; su héroe, Erdogan, ahora convertido en villano por la purga desatada tras la intentona golpista del pasado julio. Cerca de 130.000 militares, profesores, médicos y otros funcionaros han sido destituidos, incluidos 330 académicos. Hay 50.000 detenidos, de los que 32.000 están en prisión preventiva, y 140 periodistas encarcelados, la mayoría por supuestos delitos de terrorismo.

La idílica primavera árabe se había tragado hacía tiempo los sueños de millones de personas de Oriente Próximo ante una Europa inerte que comenzaba a hundirse en el gélido invierno que hoy la atenaza.

El líder musulmán que consiguió que la Comisión Europea aconsejase al Consejo en 2004 que entablara negociaciones para el ingreso de Turquía en la UE acusa ahora a Europa de ser el continente “racista, fascista y cruel” de antes de la Segunda Guerra Mundial. Bruselas, mientras tanto, se tapa la nariz para mantener con Ankara el acuerdo con que tapa sus vergüenzas. Por 3.000 millones de euros, Turquía impide el flujo y atiende a los 2,9 millones de refugiados sirios y a los cientos de miles de iraquíes y afganos que han entrado en su territorio con el objetivo de llegar a la insolidaria Europa, capaz de romperse antes que acoger a quienes buscan un futuro mejor.

Erdogan perdió el norte en agosto de 2014 cuando, después de 11 años como primer ministro, optó a la presidencia, lo que le forzó a dejar al liderazgo del AKP.  Fue una renuncia teórica. Desde las bambalinas manejó y manipuló cuanto quiso al partido gobernante. Su obsesión ya no era el proceso de reforma y modernización del país, sino la restauración del sultanato. La guerra en la vecina Siria, que había estallado tres años antes, dio ínfulas a su creciente autoritarismo.

La reforma de la Constitución de 1982, escrita bajo la bota de los militares golpistas, fue impulsada por Erdogan. Si gana el referéndum, se creará en 2019 un régimen que dotará al presidente de poderes casi absolutos. A partir de entonces, el líder podrá permanecer en el poder un máximo de 10 años, suponiendo que haya alguna forma de supeditarle a la ley cuando llegue el momento.

Si los rusos ya cuentan con que Vladímir Putin muera de viejo en su cama del Kremlin, muchos turcos temen que tampoco habrá forma de sacar vivo a Erdogan del palacio que mandó construir en Ankara en una finca de 200.000 metros cuadrados donada por Atatürk al Estado. El edificio de 40.000 metros cuadrados distribuidos en mil habitaciones, inaugurado en octubre de 2014, cuenta con las últimas medidas de seguridad contra ciberataques, guerra química y nuclear. Con búnkeres, túneles y una sala de operaciones subterránea.

La deriva dictatorial se ha agravado considerablemente en estos dos últimos años. Las elecciones de junio de 2015 se celebraron bajo la sombra del referéndum. Aunque es inconstitucional, el jefe del Estado se volcó en ayudar al AKP para que ese partido obtuviese los 330 diputados –de 550 de la Cámara—que necesitaba para adaptar la Carta Magna a sus intereses. No lo consiguió. El AKP perdió 53 diputados y la mayoría absoluta que había disfrutado durante 13 años.

Muchos turcos quisieron detenerle votando al izquierdista prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Su propósito era que superase el tope del 10% de los sufragios que exige la ley para entrar en el Parlamento y forzase la formación de un gobierno de coalición. El HDP se alzó con un histórico 12,9% y 80 escaños. Lo respaldaron además gran parte de la comunidad kurda, que supone el 12% de los casi 80 millones de habitantes del país, izquierdistas turcos opuestos a todo lo que huela a sultanato.

Todo apunta a que Erdogan se temía lo peor. Días antes de las elecciones aceptó la insistente demanda de EEUU de unir fuerzas para combatir al autoproclamado Estado Islámico y permitir que el Pentágono utilizase la base aérea de Inçirlik para sus incursiones en Siria. El presidente turco se preparaba para bombardear a las guerrillas kurdas y romper el alto el fuego alcanzado dos años atrás.

Rota la tregua, las calles de Estambul, Ankara y otras ciudades se tiñeron de sangre por salvajes atentados. La inestabilidad se hizo presente en los 45 días que, según la ley electoral, tienen los partidos para formar Gobierno. No hubo acuerdo y se convocaron elecciones anticipadas para noviembre de 2015. Estas sí las ganó el AKP, pero a falta de 13 votos para los tres quintos de la Cámara necesarios para llevar la reforma constitucional a referéndum.

El ambiente se fue enrareciendo hasta desembocar en julio de 2016 en la asonada que supuestamente dirigió Gülem, el clérigo autoexiliado en Estados Unidos desde 1999 y aliado de Erdogan hasta 2013, al que el primer ministro le culpó de promover las  acusaciones de corrupción que afectaron a su Ejecutivo.

“Hoy el Parlamento se ha traicionado a sí mismo”, declaró el pasado enero el jefe del partido socialdemócrata CHP, Kemal Kiliçdaroglu, cuando tras varias sesiones en las que hubo hasta agresiones físicas, el Gobierno consiguió captar a varios diputados del ultranacionalista MHP para su polémica refundación de Turquía.

Con la oposición castrada, la disidencia reprimida, los medios de comunicación críticos amordazados, Erdogan lo tiene todo a su favor para ganar el referéndum y convertirse en sultán. Y será nuestro sultán porque la débil Europa no puede permitirse prescindir de un aliado tan importante en cuestiones fundamentales como el sostén de los refugiados, el apoyo a un islamismo moderado y la lucha contra el ISIS.


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 12/04/17 18:45

    ¿Y qué va a hacer Europa? Ya hemos visto lo bien que resultan gobiernos democráticos (en el sentido de haber sido elegidos libremente por la mayoría) como el de los "Hermanos Musulmanes" en Egipto o en qué acaban las revoluciones como la de Libia. Los turcos sabrán a qué tirano prefieren. O más bien lo ignorarán, pero allá ellos: también son, los pobres, mayoritaria y devotamente musulmanes y nosotros no tenemos la culpa de ello, supongo. Está bien apoyar a países que, como Túnez, parecen encaminados a una democracia digna de ese nombre, pero para hacer inventos como en Iraq derrocando a Saddam o, según parece, ahora en Siria con El Assad, es sencillamente del género bobo. Ya que en esos sitios siempre acaba mandando un hijoputa, al menos que sea el nuestro o, como mal menor, que no sea nuestro franco enemigo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambón Ambón 12/04/17 14:21

    Desgraciadamente, pareciera que hay un sino histórico para algunbos países, Egipto no tiene presidentes, tiene faraones, Rusia zares y Turquía sultanes, pero como demostró el visionario Ataturk, las cosas se pueden cambiar, lo malo es que Ataturk lo cambió desde el poder absoluto y Erdogan destruye la obra de Ataturk desde un poder absoluto otorgado por las urnas. Sin malas noticias para el desarrollo armónico de los pueblos, para el desarrollo de la Democracia y sobre todos para los millones de turcos que cuando se den cuenta del fraude, será demasiado tarde.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 12/04/17 12:57

    1.La percepción de Tahrir y de lo que querían las masas allí, que usted tiene, supongo que será diferente a la que tiene Lara Logan... que estaba en el medio de la plaza y que se enteró, en vivo, en directo, y en su propia piel, de la verdad de aquella "revolución" que no trajo ninguna libertad (al menos como se entiende aquí en occidente....) sino que llevó a los hermanos musulmanes (que se supone que defiende que para los progresistas occidentales deberían ser aborrecibles) al poder.... con todas las consecuencias que eso provocó después.2.Que Erdogán es un aspirante a Sultán es algo conocido desde hace mucho tiempo solo que... como hasta ahora ha sido "uno de los nuestros", le hemos reído las "gracias", hemos mirado para otro lado cuando ha permitido el tráfico de mercenarios terroristas desde Europa hacia Siria (y regreso para completar la tarea en sus sociedades de procedencia), cuando ha negociado con el petróleo que el IS robaba, con las riquezas culturales que saqueba (y que decidía no destruir), y con el tráfico de esclavos hacia Europa...3.Es HOY, 12 de abril de 2017, y todavía algunos en occidente le compran la mercancía averiada que quiere vender respecto a Siria... porque sigue siendo más importante para ellos... los chanchulletes y la pasta gansa que ganan gracias a los jefes wahabitas... que la seguridad, libertad y bienestar de los ciudadanos europeos de a pie (y un magnífico ejemplo lo hemos tenido estos días con la Sra May con su ministro de exteriores...).4.Al Sultán lo han engordado los occidentales... no los rusos o chinos... y todo apunta a que han decidido seguir engordándolo.... (malo para los kurdos... que son los que han puesto tropas sobre el terreno para frenar al IS...)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • logicayrazon logicayrazon 15/04/17 08:57

      Completamente de acuerdo con Cepeda y tu Georgina completamente acorde y en la linea editorial de el pais de cebrian. El turco siempre ha sido un enemigo, el peor de los enemigos. Pero el poder global nos hace creer que son aliados e islamistas moderados. Turquìa es un pais de genocidas y genocidios, pero no pasa na....Comparar el sultan de Ankara con el zar de Moscú es muy propio de cebrianes y de alacranes. Los montruos en los ultimos 20 años los ha creado USA, con la complicidad de la patetica UE, que no necesita a turquìa para nada y menos a los invasores turcos que atacan sus ciudades.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • korrosivo korrosivo 12/04/17 10:49

    ¿Recuerdan la frase del presidente de EE.UU. Franklin Del año Roosevelt sobre él dictador nicaragüense Somoza? "Somoza may be a son of a bitch but he is 'our' son of a bitch". Cambien Somoza por Erdogan y les saldrá algo como: "Erdogan may be a sultan son of a bitch, but he is 'our' sultan." Y no precisamente "of swing", que cantarían Mark Knopfler y Diré Straits.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • korrosivo korrosivo 12/04/17 10:51

      No me caen muy bien los presis yanquis  peromes evidente que Roosevelt no se llamaba Del año, sino Franklin Delano. Puto corrector que me cambia las palabras. P'a joder.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre