X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Foro Milicia y Democracia

Tambores de guerra en las Fuerzas Armadas

Publicada el 02/07/2020 a las 06:00

La Operación Balmis, en la que los miembros de las Fuerzas Armadas han realizado labores de desinfección contra el covid-19, principalmente en centros de mayores y lugares públicos de gran concurrencia, ha acercado a la ciudadanía el conocimiento de sus hombres y mujeres en plena actividad, algo que hasta la fecha sólo se constataba en las actuaciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ante catástrofes naturales. Se ha tenido siempre un cierto conocimiento de sus actuaciones, sobre todo en las misiones internacionales, pero no es lo mismo intervenir fuera de nuestras fronteras, en sociedades lejanas, que hacerlo en apoyo de sus propios conciudadanos; la percepción que se tiene entonces es distinta, haciéndose más palpable el trabajo y el beneficio real que se obtiene del servicio que esos hombres y mujeres realizan para el Estado cuando se realiza directamente en casa y ante sus conciudadanos.

Esta situación ha servido para que las asociaciones profesionales, como representantes de los militares, estén poniendo en valor la falta de una verdadera correspondencia entre la labor que estos hombres y mujeres realizan y el reconocimiento profesional –retribuciones y ejercicio de derechos– que reciben por dicho trabajo. Un reconocimiento debe tener su base en salarios justos y plenos derechos y libertades en condiciones de igualdad con el resto de servidores públicos.

Los ministros y ministras de las dos últimas décadas han mantenido la misma retórica de dar relevancia al trabajo del militar, poniendo énfasis en valores, tales como la entrega, el sacrificio, el altruismo, etc., a modo de compensación al trabajo realizado y utilizando las conocidas recompensas militares como moneda de pago; un pago simbólico que, reconozcamos, no satisface ninguna de sus necesidades materiales.

En tiempos de la dictadura franquista, el aislamiento al que estaba sometido el militar facilitó el sistema de privilegios que se estableció como forma de compensación a los bajos salarios de los militares. Pagos “en especie”, economatos, farmacias, colegios, cooperativas, etc., que llegaban al grueso, y otros, con mayor calado económico, que solo alcanzaban a las élites: puestos en empresas, cargos políticos en la administración y manejo de presupuestos en las unidades con escaso control fiscalizador.

Con la llegada de la democracia se produjo un cambio dirigido a reintegrar plenamente en la sociedad a los miembros de los ejércitos. Esfuerzo que, todavía hoy, no ha concluido, permaneciendo en la sociedad la imagen de unas Fuerzas Armadas reaccionarias a las que se les continúa otorgando un cierto aire institucional, donde ser militar es más que un oficio una forma de vida, y los valores –virtudes militares– que se les suponen a sus integrantes parecen anteceder a los derechos fundamentales y libertades públicas proclamados en la Constitución de 1978 a “todos” los ciudadanos.

Pero hace tiempo que el militar ha tomado conciencia de su nuevo papel en la sociedad, y las incorporaciones realizadas en las últimas décadas han visto en las Fuerzas Armadas un mundo laboral que, pese a sus innegables particularidades, está sujeto a las normas del Estado de Derecho común a todos los ciudadanos. Las Fuerzas Armadas han adquirido así un fuerte carácter ocupacional y las leyes que rigen su régimen de personal lo corroboran.

Los militares llevan tiempo reivindicando sus derechos y mejoras laborales y lo comenzaron a realizar de forma organizada y mediante un sistema de representación que surgió, en parte, gracias al empuje de los propios militares conscientes de la dimensión laboral de su actividad. Y es desde este marco en el que se ha levantado la voz para reclamar una justicia salarial que hace años se les niega con excusas cada vez menos creíbles.

Dejó escrito el diplomático francés Blaise de Vigenère: “Es bueno que las tropas anden escasas de dinero algunas veces para, a fin de hacerlas más obedientes y para que vivan de la esperanza”.

La reciente subida salarial efectuada a los miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil ha supuesto, para los miembros de las Fuerzas Armadas, un gran agravio al no haberse efectuado en paralelo una revisión de sus retribuciones, reivindicación que viene de largo, iniciada antes de las más llamativas acciones efectuadas por los policías y guardias civiles, contando además con el aval del Observatorio de la Vida Militar y de los miembros de las comisiones de Defensa del Congreso y del Senado.

Esta reivindicación retributiva ha cogido cuerpo por las sucesivas demoras que tanto la anterior ministra de Defensa como la actual han esgrimido para no poner sobre la mesa el siempre prometido estudio inicial para la reforma salarial; “…para que vivan de la esperanza”. No es tan malo que te digan “no” como que te den largas sujetas a un “cuando se pueda”.

Las asociaciones profesionales, representantes legítimas de miembros de las Fuerzas Armadas, se han movilizado unidas para llevar adelante la reivindicación de un salario justo, realizándolo en un contexto más amplio que engloba la propia dignidad de los hombres y mujeres militares, reclamando además un nuevo modelo de régimen de personal.

Las medallas, los agradecimientos, las metopas en las paredes, etc., no sirven ni dignifican si no van acompañadas de un reconocimiento real de derechos y satisfacción de necesidades vitales de las personas. El continuo llamamiento a las virtudes militares se convierte en una gran farsa que encubre una desatención de los elementos principales que configuran el “contrato laboral”; son herramientas del pasado que hoy ya no valen. Los miembros de las Fuerzas Armadas reclaman más derechos y mejores salarios en lugar de aplausos, medallas y tópicos discursos.

La movilización de los militares está en marcha por un régimen de personal y unas retribuciones justas. Una reivindicación que no dudamos está avalada por la sociedad española que tan bien conceptúa el trabajo esencial de los miembros de las Fuerzas Armadas y que el Gobierno tendrá difícil negar y continuar dando largas.

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • pescador pescador 03/07/20 03:17

    Este es un tema que principalmente afecta a la tropa, ya que los mandos están reglados y deforma según mi criterio bastante ventajosa y me explico un teniente pertenece al grupo A de la función pública es decir según dicha ley exige ser licenciado un soldado con la capacitación que se pide ahora para ingresar puede llegar por vía interna a alcanzar el grupo A, conozco bastantes personas que llegaron a Comandantes entrando por este sistema, oreo tema es la tropa que su interese es solo permanecer en el cargo, aquí tenemos el problema de la edad en la que se licencian ya que tienen problemas para integrarse en la vida civil, sobre los sueldos en función de la titulación exigida para ingresar sería el trampolín para cambiar de grupo.Esta es mi modesta opinión sobre el tema aplicando los criterios de la Ley de la Función Pública.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lupita Lupita 02/07/20 19:45

    El título del artículo me parece muy desafortunado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Mascarat Mascarat 02/07/20 17:59

    Es lo que pasa cuando pagas más a los parásitos de la Guardia Cerril y la Policia Franquista Estatal, que los parásitos del Ejército Franquista se sienten 'agraviados'...
    Teniendo en cuenta que no consta que hayan hecho NADA desde la 'gloriosa' toma de Perejil, ya que lo de la UME es una entelequia para que parezca que sirven para algo, lo que están es demasiado pagados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    8

    • TV3porciento TV3porciento 30/11/20 16:20

      Por suerte los militares no han tenido que hacer apenas nada ¿o acaso desearías que hubiese una guerra? Tú y los separatistas que no acatáis el resultado del referéndum democrático de 1978 estáis deseando balcanizar España y que haya otro baño de sangre. Los separatistas catalanes solo sois nacionalistas fanáticos que creéis en un destino superior, igual que los nacionalistas alemanes de los años 30.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • josemariarojas josemariarojas 02/07/20 13:24

    es indudable que los que manejan armas tienen mas poder, asi hemos subido el sueldo a unos uniformados, que lamento mucho decirlo en su mayoria son extrema derecha, con la excusa de que sus hologon de otro teritorios de Su ESPAÑA ganan mas, CUANDO ESOS TERRITORIOS VUELVAN A SUBIR LOS SUELDOS A SUS UNIFORMADOS VOLVERÁN A PEDIR MAS. mientras tanto elevar el salario de sanitarios, limpiadoras y asistentes asi como terminar con los contratos basura ni están ni se les espera, la diferencia ¿ ellos no se envuenven en UN PUTO TRAPOROJIGUALDA, llevan batas verdes o blancas o azules y no prtan armas, no maquinan como los primeros en como acabar con un gobierno que no les gusta porque la democracia para ellos es un uso a su servicio, nunca un fin, es lo mismo que los dos partidos que los sustentan subamos los salarios mucho y bajemos los impuestos mas todavia. nunca me gustaron los uniformes ni la musica militar,? porqué será¿

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    11

  • Tadeusz Tadeusz 02/07/20 11:12

    Dudo que el gasto en FFAA sea de alguna utilidad; es más, quisiera que el lector recordara que por regla general las FFAA están al servicio de la oligarquía, aquí y en cualquier otro Estado del planeta, basta con echar una mirada a la Historia...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    12

    • TV3porciento TV3porciento 30/11/20 16:23

      Si se disolviesen las Fuerzas Armadas españolas, en pocas semanas tendríamos las tropas de Mohamed VI ocupando Ceuta, Melilla, Canarias, Cádiz y preparando el avance hacia el norte. ¿En qué mundo vive usted?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Ambon Ambon 02/07/20 16:33

      Siguiendo tu argumento, la cuestión es si un país como España necesita FFAA, yo creo que si y deben estar bien pagadas, como deben estar bien pagados todos los funcionarios, sean médicos policías, inspectores de hacienda, conservadores de museos o bibliotecarios.

      En un Estado social, los trabajadores públicos deben ser el modelo de justicia laboral y además exigir que el resto de los trabajadores tengan los mismo o similares derechos en cuento a salario y estabilidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      9

      • Dver Dver 02/07/20 19:38

        Esa es la cuestión. Todos deben tener un salario justo y un empleo adecuado. Para lograr eso hay que repartir la riqueza, es decir, subir los impuestos de manera progresiva. Un estado social, se paga. Yo estoy de acuerdo con las reivindicaciones laborales de cualquier colectivo, pero todos ellos deben entender y apoyar que necesitamos repartir la riqueza, y esta se reparte vía salarios y protección social. Para ello hacen falta los impuestos. Hay que desterrar la idea de que los impuestos son nefastos. Lo son para algunos, pero si queremos vivir todos dignamente no hay otra que recaudar del que gana o tiene.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        7

  • Fernandos Fernandos 02/07/20 10:33

    Me parece muy realista el articulo, las fuerzas armadas deben estar mas cerca de la sociedad y ser mas transparente, no creo que los militares tengan algo que ocultar.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • Republicano1944 Republicano1944 02/07/20 06:56

    La tropa, como los bomberos y los sanitarios, son chusqueros de mala muerte, herencia de un mísero dictador. Hay muchos salarios que subir pero si bajamos los impuestos, como pregonan los idiotas neoliberales, no hay modo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Chovo1 Chovo1 02/07/20 00:38

    Tengo por seguro que de coronel para arriba pocos reivindicaran nada, todos esos estan cerca de las "tartas" presupuestarias y ya se sabe que el que parte y reparte.......
    Otra cosa que tambien tengo por seguro es que la tropa está considerada como esos tntos trabajadores precarios y temporales que ademas de mal pagados han de aceptar abusos y maltrato de mandos para los que la disciplina nada tiene que ver con derechos constitucionales que a ellos tambien les son de aplicación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • ADL3 ADL3 01/07/20 23:38

    Me gustaba el artículo cuando creí ver una reivindicación de valores y virtudes.
    Pero, en resumen y tristemente, la virtud y el valor de pueden comprar con dinero.
    Yo soy de los que piensan en 2020. De qué ha servido a las OTAN tanto carísimo armamento ante una invasión de virus? Matar moscas a cañonazos.
    Sólo hay que vivir en la actualidad y repartir mejor el dinero destinado a ellos. Menos metales y más valores, mejores sueldos a quien ostenten esas virtudes cercanas a los ciudadanos. Más fuerzas y menos armadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18

  • PatxiBeldarrain PatxiBeldarrain 01/07/20 22:57

    No creo que los militares cobren poco. El problema, puede ser que tal vez haya muchíiiiisimo militar de alto rango y ellos cobran muyyy bien, y los militares de rango bajo cobren poco, pero la media por militar, estoy convencido de que es bastante alto, a pesar de los de rango bajo

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

 
Opinión