X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡Insostenible!

¿Y si se quemara el Museo del Prado cada año?

Alberto Rosado del Nogal Publicada 24/07/2017 a las 06:00 Actualizada 23/07/2017 a las 15:52    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Panorámica del incendio forestal de Arbo (Pontevedra)

Imagen de archivo del incendio forestal de Arbo (Pontevedra) en 2016.

EFE
Ningún gobierno —ni ninguna política de gobierno— desea que los incendios forestales arrasen con tantas hectáreas de bosque no solo cada verano, sino ya también cada invierno. Según el informe de 2016 del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), la superficie forestal incendiada en 2016 fue de casi 66.000 hectáreas. A día 31 de mayo de este año, ya íbamos por casi 40.000 y si se añaden las 8.500 de Doñana de este junio, 2017 superará, con creces, a 2016.

El debate fundamental gira en torno a la actuación ante este problema que algunas voluntades políticas pretenden catalogar como “desastre natural”. Los incendios no son como el agua que cae del cielo y nadie sabe por qué, parafraseando al presidente Rajoy, sino que la política tiene mucho que ver y mucho que decir. En primer lugar, yendo de lo global a lo particular, el cambio climático representa esa gran amenaza —cada vez menos silenciosa— que provoca grandes periodos de sequía que actúan como gasolina a la espera de cualquier chispa para saltar. No solo es importante que España participe en acuerdos globales contra el cambio climático sino que, por ser una zona geográfica especialmente sensible, debería liderar o coliderar estos encuentros.

En segundo lugar, el medio rural continúa en peligro de extinción.  La población rural ha pasado de casi un 45% en 1960 a apenas un 20% en 2016. Dato que contrasta con la situación alemana: de un 29% en 1960 a un 24% en 2016. La migración interna depoblación del mundo rural a las ciudades no solo provoca el insostenible hacinamiento urbano sino también la pérdida de cuidados de gran parte del territorio. Unos montes poblados significan tener controladas grandes masas de maleza que hacen más rápida la propagación de cualquier fuego. El abandono de los bosques, por el contrario, incrementa el peligro.

En tercer y último lugar se encuentran las medidas más concretas: por un lado mejorar y aumentar las plazas de bomberos, agentes forestales, BRIF y SEPROMA y, por otro, activar la estrategia a largo plazo en su lucha. ¿Y qué significa activar la estrategia a largo plazo?

¿Qué ocurriría si cada año el Museo del Prado se incendiase? Cabrían dos opciones: destinar más recursos en apagar el fuego o destinar más recursos a que no se volviera a incendiar. En España, actualmente, se dedican el 80% de los recursos a tareas de extinción y un 20% a tareas de prevención. ¿Qué resulta más eficaz a largo plazo? Se puede edificar el Museo del Prado de acuerdo a determinados protocolos para que no haya que lamentar pérdidas de Goyas, Picassos o Dalíes porque, en caso contrario, aunque el incendio se terminara controlando, la pérdida de patrimonio cultural sería enorme. Exactamente eso ocurre con el patrimonio natural: en vez de prevenir los fuegos se espera a que ocurran para apagarlos pero, ¿y las pérdidas de este patrimonio? Sería inadmisible que cada año se quemara un cuadro de Rubens pero se permite, sin embargo, que cada año se quemen una media de 100.000 hectáreas, esto es, casi dos veces todo el territorio del municipio de Madrid.

Según el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales el coste de solo una hora de trabajo de un helicóptero de gran capacidad es de 6.000 euros mientras que el cuidado de una hectárea de monte supone entre 1.500 y 2.500 euros. Enfoques que a largo plazo ahorrarían dinero a las arcas públicas, protegerían nuestra biodiversidad, crearían empleo estable y de calidad y salvarían vidas humanas. Pero mientras esa necesidad sigue sin legislarse, la ley de montes del PP de 2015 deja abierta a la interpretación jurídica la posibilidad de recalificar los terrenos quemados y los medios aéreos de extinción se siguen privatizando. No es que nadie haga dinero con estos desastres —que también—, es que la posibilidad está abierta y eso es ya una pista del modelo que el gobierno y los gobiernos autonómicos manejan. No es una cuestión técnica, es una cuestión ideológica: o transitamos hacia la sostenibilidad —en todos sus sentidos— o seguiremos agachando la cabeza mirando solamente a las próximas elecciones.

La empresa Eivar es la encargada de los sistemas antiincendios del Museo del Prado. Si cada año se incendiara este museo sería lógica su destitución o la exigencia, al menos, de cambiar los protocolos de prevención. Llámese Museo del Prado, Museu Nacional d'Art de Catalunya o cualquier zona boscosa de España. Los incendios no pueden ser la norma, ni la inteligencia largoplacista la excepción.
_____________
 
Alberto Rosado del Nogal es doctorando en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Berbel Berbel 24/07/17 20:08

    Un artículo que pone en conocimiento lo que está pasando. Hay fincas totalmente abandonadas y no pasa nada. Las ayudas para limpieza de montes, que darían además muchos puestos de trabajo, son prácticamente inexistentes. ¿Intuyen por qué casi todo el presupuesto va para extinción?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • M.T M.T 24/07/17 18:15

    Desde la lectura del artículo y de alguno de los comentarios ( Itnas, buen conocedor de que tiene que ver con el mundo vegetal, animal y artístico) no puedo dejsr de unirme a la denuncia y propuesta del cuidado de montes, escenario natural comparable en su belleza al artístico, pictórico desde el artículo que se nos presenta, merecedores ambos de ser preservados, cuidados.
    Desde mis vivencias de infancia, niña de pueblo castellano, me vienen al recuerdo imágenes de cabras triscando por el monte bajo, entre matorrales, que sin ser muy entendida en labores agrícolas o ganaderas tal vez hicieran su labor de limpieza de esos montes y preservarían en alguna medida ese pasto de las llamas.
    Desde mi mundo de las letras y recordando a otro escritor castellano, Miguel Delibes, en múltiples ocasiones denunció el abandono de pueblos, campos y montes y sin menospreciar el progreso lo ponía en tela de juicio si se abandonaba lo primero. No les vendría mal a los políticos regrescar alguna de estas lecturas en pro de una adecuada gestión medioambiental.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    7

    • itnas itnas 24/07/17 18:50

      Reitero profesora que con Ud. siempre se aprende: triscar! No tenía la más mínima idea del término, ya ve Ud. lo buen conocedor que soy del mundo natural... Pero, parte de la descripción de su comentario, me ha recordado los comentarios que sobre poesía hacíamos ayer, en el artículo de Luis G. Montero de forma que le dejo el link que seguramente aclarará el concepto (ojo a Novalis y, naturalmente, Gía. Lorca y Bécquer) https://youtu.be/9z3hdSCC5Ks

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • M.T M.T 24/07/17 19:31

        Bellísimos textos, Itnas, desde esa referencia muy atinada que haces. ¿ Y qué decir de ese piano? Me recuerda a Einaudi. Gracias. Un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • korrosivo korrosivo 24/07/17 10:50

    ¡Quemar el Museo del Prado...! ¡Haga Vd. el favor de no dar ideas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • nietanigal nietanigal 24/07/17 10:01

    A ver si esto lo lee algún ministro que no esté tan interesado en ganar dinero y se que dedique a hacer bien su trabajo. ¿Hay alguno así?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • itnas itnas 24/07/17 09:14

    Excelente artículo Dr. Rosado. A mí me parece que la comparación entre el Prado y los bosques está muy bien traída a colación: ambos son monumentales obras de Arte. La diferencia, en mi opinión, es que una, el bosque, de momento tiene capacidad para auto regenerarse (con matices), la otra, hasta que no sepamos cómo hacer resucitar a Rubens, por ejemplo, no puede auto replicarse. De otra parte, claro, están los intereses económicos que rigen la política actual (y también la pasada, seguro que nos puede ilustrar al respecto), que estos sí son cortoplacistas pues si de lo que se trata es de perpetuar nuestra especie, sin duda, la inversión en evitar la extinción de los bosques es prioritaria. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • paco arbillaga paco arbillaga 24/07/17 06:55

    ¿Y qué podemos esperar de un país que elige cada cuatro años a los «pirómanos» más activos del lugar para «apagar» los «incendios» sociales?

    Una pregunta: están ardiendo a la vez el Museo del Prado y el Jardín Botánico de Madrid, que está a su lado, y se dispone de un pequeño retén de bomberos que solo pueden atender a controlar un incendio. ¿Por cuál se deberían decidir?

    Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre