X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡Insostenible!

Un paso atrás en las costas: el mar presenta de nuevo las escrituras y exige sus derechos

Fernando Prieto Ignacio Marinas Publicada 26/03/2018 a las 06:00 Actualizada 25/03/2018 a las 18:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Las olas, tan altas como una torre, se estrellan contra las rocas como un ejército de agua que intenta derrumbar las fortalezas costeras. Millones de moléculas, cientos de millones de átomos combaten, sin cuartel, contra aquellos muros que, a pesar de la violencia del viento y de la tormenta parecen resistir el asedio. El océano es una vasta tiniebla que se extiende hasta el fin del mundo; sobre él, un cielo grisáceo, levemente hinchado, palpitante, contempla curioso las incontables batallas que se producen en los acantilados. No es extraño que se asocie el estrépito marino con el canto de las sirenas que reclaman los derechos del océano: al deslizarse las olas por cadenas y promontorios, al caer en picado por las filosas pendientes que parecen cortadas por la mano de un gigante el viento se desgarra con gañidos casi humanos... La tormenta disminuye poco a poco y la costa comienza su penoso regreso a la calma. Los dos colosos, mar y tierra, recuperan sus posiciones de ataque, dispuestos a concederse una tregua para sanar a los heridos.
'En busca de Klingsor' (Seix Barral, 1999), de Jorge Volpi.
_______________

Este invierno, han vuelto a suceder tormentas y temporales en la costa, como todos los años. A pesar de que empezaron más tarde que habitualmente, se vuelven a suceder los temporales con olas de siete metros como Emma en Huelva que afectan, como señala Ecologistas en Acción, a “una de las zonas más calientes, urbanísticamente hablando, de los últimos años en Huelva, en zonas más que denunciadas por ocupar dominio público marítimo: Isla Canela, Mazagón, El Portil, Isla Cristina”. Las informaciones facilitadas por los distintos ayuntamientos también delatan la realidad. Desde Lepe se ha informado de que los mayores daños han afectado a la playa de La Antilla, ya que la pleamar llegó a atravesar dos líneas de viviendas en la zona de levante, ocasionando desperfectos en algunas de ellas, así como en el litoral. El ejemplo de Punta también es claro al respecto: “El temporal ha destrozado material de playa como pasarelas o duchas, además se ha llevado gran cantidad de arena y ha derribado algunas vallas de chalés de la primera línea de playa”. Por eso, desde Punta se va a pedir que se declare El Portil como zona catastróficaEn Cádiz ha pasado algo muy parecido. Y la situación se repite todos los años tanto en el Cantábrico, el Atlántico o el Mediterráneo, con algún muerto, cientos de edificaciones afectadas y millones y millones de euros de pérdidas, en la primera línea de costa. Estos efectos se ven en directo por gran parte de la sociedad y nos recuerdan que las cosas se han hecho mal. Una vez más los temporales descubren décadas de ocupación urbanística del dominio público marítimo terrestre y que la costa no está quieta sino que se mueve.


Las causas vienen de la incompetencia de planificadores, de alcaldes y de gobiernos que han autorizado esas ocupaciones, y de los miles de particulares que amparándose en la ley confusa (o en una falta de ordenación) han ocupado la primerísima línea de playa buscando el máximo beneficio a corto plazo. La tragedia colectiva se ha vuelto a consumar, miles de ciudadanos instalados en la primera línea de costa, o en los estuarios, o en las marismas, después de haber esquilmando el bien común y desafiado el dominio del mar sobre la costa han sido sometidos por las olas.


Esto ha sucedido este año en el mar, pero rápidamente hemos olvidado las gotas frías y las tormentas en la costa mediterránea o en las islas donde también se han ocupado en muchas ocasiones las riberas de los ríos y las conos de de deyección de los torrentes; es sabido que en un escenario de cambio climático habrá subida del mar, aumento de frecuencia de temporales, cambio en los frentes de olas, etc. Hará que aumente el riesgo en todas estas zonas y las perdidas sean más cuantiosas. Los ciclos del mar implican costas que se erosionan y otras en las que se depositan los materiales. Esta línea se mueve y mucho.


La primera línea de costa no es de unos cuantos propietarios o de unos cuantos ayuntamientos, es un capital de todos. Y lo que sucede lo sufrimos todos. Administrar un bien común sosteniblemente implica renunciar un poco para beneficiarse todos. Sería interesante que los ciudadanos de estos municipios y del resto del Estado exigieran una rendición de cuentas a estos representantes políticos para que restauraran la inteligencia colectiva en el litoral. Los vídeos no mienten.
 

En la costa española ha habido demasiada especulación y falta de criterios científicos en al planificación que nos han llevado al estado actual. Zonas muy construidas demasiado cerca del mar, con datos tales como que durante los últimos 18 años, en los primeros 500 metros, se ha destruido el equivalente a dos campos de fútbol al día, invadiendo desembocaduras de ríos, dunas, áreas húmedas, zonas inundables, etc., mientras los planes urbanísticos ignoraban al realidad, disminuyendo los suelos protegidos año tras año. Algunos estudios han detallado este hecho, año tras año, como los de Greenpeace en la serie Destrucción a toda costa e, incluso, con análisis municipio a municipio, o con el informe del Observatorio de la Sostenibilidad de 2016, Cambios de ocupación del suelo en la costa. Pero además hay estudios internacionales que avalan los mismos resultados. Es decir, nada nuevo que no supieran los políticos o la gente que vive en las costas. Otra cuestión es por qué no se hizo nada.

La Ley de Costas del año 2013 permitió la construcción todavía más cerca del mar y el indulto de 13 núcleos. Era cuestión de tiempo que el mar siguiera pidiendo sus escrituras. Es sabido que la construcción en primera línea de costa y la sucesión casi ininterrumpida de paseos marítimos, puertos y espigones hacen más rígida la costa, lo que ocasiona mayor peligrosidad en estas zonas que en las que no ha actuado la mano del hombre, sin que estas obras sean capaces de solucionar, por supuesto, los temporales del mar. Otro tema clave es quién paga estas obras: los presupuestos generales del Estado deben afrontar todos los años la "osadía" de los empresarios o ayuntamientos que realizan estas obras. ¿Todos los años? ¿Hasta cuándo?

Soluciones basadas en la naturaleza para fortalecer la resiliencia costera

En Francia, en concreto en la zona de Aquitania y a pesar de un invierno "normal", las autoridades están estudiando la opción de "retirada estratégica" y la reubicación de parte de la población, que sería la primera en el país. El invierno 2017-2018 fue "normal" y la marea intensiva debía erosionar la costa aquitana en las "proporciones" comúnmente observados en esa temporada. Pero las observaciones del l’Observatoire de la Côte Aquitaine (OCA), que analiza la evolución morfológica de las costas de la región desde hace más de veinte años, señalan que la costa retrocede "inexorablemente". De acuerdo con el Ministerio de Transición Ecológica y Solidaria, 26 kilómetros cuadrados de territorio metropolitano desaparecieron entre 1949 y 2005, el equivalente a 3.100 campos de rugby.

“La segunda región costera más atractiva en Francia, la costa de Aquitania es también la segunda fachada metropolitana más afectada por la erosión”, expresó Vital Baude, consejero regional de Europe Ecologie-Les Verts y delegado a la costa de la región de Nueva Aquitania. “En sus 240 kilómetros de costa arenosa que van desde el estuario de la Gironda hasta la desembocadura del Adur, la disminución alcanza un promedio de 1,70 a 2,50 metros por año, según un informe de la OCA de diciembre de 2016. Algunos episodios invernales son más impresionantes: las tormentas que azotaron Francia el 28 de diciembre de 2017 y el 1 y 4 de enero provocaron un descenso local de hasta 7 metros. La eliminación general de la costa de arena en la costa de Aquitania debería ser de unos 20 metros en 2025 e incluso más por el cambio climático”, según Le Monde.

Estas soluciones, como otras que se están adoptando en los Países Bajos o en el litoral atlántico de Norteamérica, aprovechan los ciclos de la naturaleza y la formidable fuerza del mar para ir posicionado las actividades en zonas con menor riesgo y son soluciones mucho más baratas que las tradicionales del hormigón, que se comprueba que además de ser caras no son eficaces. El mantener las marismas, el edificar mas lejos del mar, el aumentar los humedales, el ir configurando una costa mas resiliente, son soluciones de futuro. En la era de la inteligencia colectiva, del mayor conocimiento científico y de la máxima información a los ciudadanos, llaman la atención las continuas decisiones políticas negando la realidad.

Las imágenes de este año o las que acompañan este artículo pueden servir como “lección aprendida” para otros años y otras costas donde no haya sucedido nada este año, y también para empezar a aplicar sin retraso en nuestra costa, donde se ha edificado o permitido campings en ramblas o edificaciones en primerísima línea de mar, sobre zonas inundables, etc.; y que, con ciclos inexorables, cada cierto número de años, volverán a ser mar… En esta costa, lo sabemos todos, la codicia por un lado y por otro, la ignorancia de numerosos promotores, propietarios, responsables municipales, unida a la falta de reglas claras, bien vigiladas y sancionadas, han permitido numerosas edificaciones y propiedades que no solo incumplen la Ley de Costas, que dictó toda la sociedad en su día, sino la propia ley natural, que va a ser mucho más difícil de saltarse. Luego, todos los años hay lamentos.
 


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Kurro hilo Kurro hilo 07/04/18 19:45

    Tengo la suerte de vivir en torre de benagalbon, y la mala suerte de soportar unos políticos que van a hormigonar otros cuantos kilómetros de costa, justo además donde muchos vecinos de primera línea ya han sobreocupado playas...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jose Velasco Jose Velasco 31/03/18 18:04

    Quizás la solución pase por devolver al mar lo que es del mar y debería prohibirse rehabilitar todo aquello que el mar decida que no debe estar allí.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • charopa69 charopa69 30/03/18 11:54

    Por si todavía queda algún lector que no haya leído este interesante artículo, anoto más información sobre otro gran delito ecológico que está apunto de perpetrarse y que aún, estamos a punto de impedir.

    No está de más conocerlo, y, quien se anime, firmarlo y divulgarlo

    A la contaminación ambiental NO SE LE PUEDEN PONER BARRERAS NI FÍSICAS NI ADMINISTRATIVAS

    https://secure.avaaz.org/campaign/es/deadly_gold_gdpr_lang_btn/?bVaIFmb&v=104645&cl=14193759634&_checksum=ce79878e912f1c17af0be827c2c0c4c16ebeeb6e66fecbb832dfa26f01f773a7

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • river river 29/03/18 21:29

    Artículo impecable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • charopa69 charopa69 26/03/18 22:58

    Otro atentado más contra el medio ambiente... y contra todos los seres vivos que no podemos irnos a la estratosfera

    https://www.change.org/p/ayuntamiento-de-almad%C3%A9n-junta-de-castilla-la-mancha-y-el-gobierno-de-la-naci%C3%B3n-no-a-la-planta-estabilizadora-de-residuos-de-mercurio-de-la-u-e-en-almad%C3%A9n-ciudad-real?recruiter=17442676&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition

    http://ateneodealmagro.org/evento/conferencia-sobre-el-mercurio/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • cromwell cromwell 26/03/18 19:20

    Brillante artículo muy a tener en cuenta pensando que en la "guerra" declarada a la Naturaleza llevamos todas las de perder a medio y largo plazo. Las catástrofe naturales afectan directamente a unos pocos aunque al final las sufraguemos entre todos de una u otra manera por eso es deber de todos poner nuestro grano de arena no colaborando en proyectos faraónicos, consumir de acurdo con el sentido común, colaborando en el reciclaje de deshechos y basuras, no contaminando ríos y mares, etc. etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Aserejé Aserejé 26/03/18 16:29

    Suscribo todo lo q decis. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Saturnino Saturnino 26/03/18 13:47

    Las casas y las urbanizaciones de nuestras costas están perfectamente situadas y con el consenso y aprobación de nuestros POLÍTICOS, que han demostrado que son unos magníficos gestores, sirva de ejemplo las construcciones de AEROPUERTOS Y AUTOVÍAS, QUE ESTÁN DANDO UN RENDIMIENTO EN EL CULTIVO DE VERDURAS Y TOMATES FANTÁSTICO.

    Hay que reconstruir las casas y las urbanizaciones con el dinero de los ciudadanos, aunque se tengan que hacer recortes sociales, JAMAS recortaremos los salarios de nuestros magníficos y preparados políticos .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Seyka Seyka 26/03/18 10:36

    No me dan pena ninguna. Se quedan con un territorio de todos buscando beneficio propio, y ahora reclaman zona catastrófica pagada con el dinero de los demás. Chiringuitos, chalets exclusivos a pie de playa, urbanizaciones. Hace muchos años que sabemos cómo funciona, y que la ley de costas presuntamente existía, y sólo lo recordamos cuando nos va mal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • Larry2 Larry2 26/03/18 09:25

    Totalmente de acuerdo con el artículo y el comentario, no estamos concienciados, y hasta que no vienen los problemas graves no actuamos. Luego se nos olvida. Con la madre naturaleza pocas bromas, queremos primera línea de playa, y punto. Con sustos que tengamos nos iremos concienciando, pero me temo que muy poco a poco. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre