x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡insostenible!

Ese partido verde y feminista que necesitamos

Zua Méndez | Alberto Rosado
Publicada el 18/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/06/2019 a las 22:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Una vez pasado el ciclo electoral, toca llenar nuestras lecturas de intentos de comprensión. Cada rincón periodístico, académico y twittero lanza una pieza del puzle que, solo con el tiempo, seremos capaces de armar. Comprender el pasado tan reciente y complejo es tarea titánica. Quizá sea mejor poner la mirada en lo que viene, o debe venir, para que, sean los que sean los porqués que nos han traído hasta aquí, logremos desviarnos de ese DeLorean de verde militar y sangre de toro que quería vendernos un oxímoron de “progreso al pasado”. El mayor obstáculo no ha sido el desmesurado tiempo en nuestras rutinas y en los medios que consiguió un estrecho −aunque potente− imaginario tan reaccionario, sino ver cómo todas las derechas se subían al caballo perdedor y empezaban a competir entre ellas por ser los pistoleros más rápidos de la península ibérica.

Lo político hoy se mueve entre identidades católico-nacionales y el menú casero de siempre. Menos mal que la mayoría de las personas que fuimos a votar el 28A no tenemos mala dieta y finalmente escogimos más ingredientes democráticos que testosterónicos.

Sin embargo, el neofranquismo sigue al acecho y el muro de contención no puede mantenerse en pie solo a base de antifascismo. Para superar ese imaginario reaccionario −e impedir que ningún compañero de viaje lo adopte− no basta ni con su negación ni con recuperar otro escenario ya manido. Y aquí entra en juego la política verde y el feminismo.

Arrojemos unos cuantos datos a modo de cimientos:

En las pasadas elecciones europeas, Los Verdes consiguieron un 40% más de escaños que en 2014. En Alemania, de hecho, han sido segunda fuerza duplicando sus votos. Los #FridaysForFuture han conseguido reunir a cientos de miles de estudiantes −y no tan estudiantes− en más de 2.000 ciudades del mundo para reclamar poder vivir en el Planeta A, porque, recordemos, no tenemos ningún Planeta B.

Por otro lado, seis millones de mujeres secundaron la huelga del 8M este año en España y, solamente en la ciudad de Madrid, se duplicaron las cifras de participación de 2018; el gobierno liderado por Sánchez y nacido de la moción de censura a Rajoy tuvo once ministras y seis ministros; además, las elecciones del 28A han perfilado un congreso con el 47,4% de los asientos ocupados por mujeres.

Según el barómetro del CIS de enero de 2019, la ciudadanía española cree que la falta de voluntad política, seguida por la corrupción, es la principal causa de que no consigamos los objetivos de desarrollo sostenible y solo un 0,6% cree que las razones son culturales (Spain is different, pero no tanto como nos han hecho creer siempre), es decir, la ciudadanía española sí se preocupa por el medio ambiente.

Por último, el 82% de los/las españoles/as cree que en este país existe desigualdad entre mujeres y hombres con respecto a sus derechos sociales, políticos y/o económicos.

Pero no solo de datos crudos vive un análisis. Entre los desafíos conseguidos, el feminismo ha logrado que todo personaje político deba posicionarse o aislarse, logrando incluso que asuman esa etiqueta los que más lejos se veían de ella. Además, tanto la marea morada como la verde han conseguido meterse en el mundo económico, con el necesario riesgo de que su discurso, sus vindicaciones y sus objetivos sean "lavados" (greenwashing o femwashing), pero siendo conscientes de que cuando el enemigo tiene que asumir tu discurso es porque las conciencias están cambiando. ¿Quién está en contra de respirar aire limpio? ¿Y de cobrar menos por el hecho de ser mujer? ¿Quién se opone a llenar los tejados de nuestras ciudades de paneles solares? ¿Quién defiende que los cuidados de hijos y dependientes son cosa de mujeres? ¿Quién necesita seguir yendo en coche a comprar el pan? ¿Quién quiere seguir manteniendo un IVA de lujo a los productos de higiene femenina? ¿Cuántos defienden que una dieta de hamburguesas es mejor que una mediterránea? ¿Qué mente pornográfica sigue creyendo que rodear entre cinco adultos a una chica en un portal para violarla no es agresión porque no hay "violencia explícita"? ¿Quién ve un jolgorio en una violación? ¿Cuántos prefieren aplaudir la tortura a un toro que las notas musicales de un concierto? ¿A quién le encanta comprar productos envueltos en varias capas de plástico? ¿Quién quiere que El cuento de la criada sea la realidad en la que tenga que vivir su hija? ¿Quién no prefiere aerogeneradores a quemar petróleo? ¿Quién va a seguir defendiendo a los puteros cuando es su demanda la que provoca que se explote sexualmente a mujeres y niñas y niños? En definitiva: ¿cuántas personas quedan en España que quieran a las mujeres en la casa, y a nuestra casa común inhabitable? Las respuestas a estas preguntas no solo demuestran que España −y buena parte del mundo− está cambiando, sino que esas mismas respuestas son la solución a los problemas cotidianos a los que nos enfrentamos: tiempo perdido en ir a trabajar, precio desorbitado del alquiler, miedo a llegar por la noche y sola a casa, enfermedades respiratorias, una denuncia por violación cada 4 horas, desplazamientos migratorios forzados por el cambio climático, afrontar la subida constante de la factura de la luz, los atascos y el coste del transporte público, etc.

La política y los partidos políticos (los existentes y los que están por venir) no pueden desoír estas nuevas preguntas y, menos, sus nuevas respuestas. Los moldes con los que construir soluciones son los que el nuevo sentido común pone encima de la mesa de la acción política: lo irrenunciable es la desaparición de toda forma de opresión, sea hacia un sexo, una especie o un espacio. La pregunta que emerge entonces es si lo ya existente será capaz de absorber sin filtros partidistas ni clientelismos políticos el presente que viene, o tendrá que ser una fuerza nueva la que impulse desde la transversalidad y horizontalidad la España que seremos y que, de hecho, ya somos.

Si miramos fuera hay ejemplos que marcan el rumbo: Alexandria Ocasio-Cortez, Katrín Jakobsdóttir o Greta Thunberg han conseguido erigirse como referentes políticos haciendo sombra a los proyectos en blanco y negro de los Trumps, Salvinis o Bolsonaros. Estas tres mujeres mezclan el rigor técnico, la capacidad comunicativa-política y un enorme compromiso político con el bien común por encima de los intereses individuales para paliar problemas y proyectar soluciones mediante herramientas verdes y moradas. Porque la presión migratoria no se soluciona dejando morir a seres humanos en el Mediterráneo sino enfrentándonos al cambio climático que mueve forzosamente a millones de personas. Porque el dilema laboral de quedarse embarazada no se soluciona renunciando a ser madre, sino controlando a las empresas que castiguen a sus trabajadoras por ello e implantando medidas de corresponsabilidad, como el permiso de paternidad y maternidad igual e intransferible. Porque la bajada del precio de la luz no llegará pidiendo más préstamos a lo Aznar, sino utilizando gratuitamente el Sol. Porque gozar de una mejor salud no se conseguirá privatizando hospitales, sino alimentándonos mejor. Porque contra la contaminación no vale ponerse mascarillas, sino dejar de ensuciar nuestro aire. Porque para prevenir agresiones sexuales no sirven sentencias judiciales que legitimen una visión pornográfica de las relaciones sexo-afectivas en las que las mujeres sigan siendo las que consienten mientras los hombres desean. Porque todos esos problemas a los que nos enfrentarnos pasan necesariamente por los nuevos prismas del ecologismo y el feminismo. Ni el conservadurismo rancio, ni la socialdemocracia centenaria ni ningún nuevo neocomunismo podrán encarar los retos que el destino de la historia ha dejado para este siglo XXI. Lo que tengamos que abordar hoy, que sea aportando soluciones de hoy.

El panorama mundial, y también el español, lo pide a gritos: necesitamos imaginarios morados y verdes que trasciendan los reaccionarios para no subirnos a esa nave hacia el pasado y asegurarnos una convivencia −inspirada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible− (1) sin pobreza, (2) sin hambre, (3) saludable, (4) formada, (5) feminista, (6) con recursos hídricos, (7) con energía limpia, (8) con trabajos decentes, (9) con innovación e infraestructuras al servicio de la mayoría, (10) menos desiguales, (11) con ciudades y comunidades más sostenibles, (12) de producción y consumo responsable, (13) combativa contra el cambio climático, respetuosa con la vida (14) bajo el agua y (15) sobre la tierra, (16) justa y transparente y (17) aliada con todos los lugares del mundo. Ninguna forma de dominación puede empujarnos a la quietud política o al desastre inevitable.

Transformemos esta violenta e incómoda realidad en una oportunidad para crecer como sociedad y no en emisiones y residuos. No incentivemos la desigualdad con nuestra indiferencia. España es uno los pocos países europeos sin un partido verde y feminista autónomo, transversal y con vocación real de gobernar. No es que lo necesite solo nuestro planeta, lo necesita también nuestra democracia.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • fotovoltaico fotovoltaico 20/06/19 23:03

    quiero dar mi opinion con repecto al neofranquismo que has expresado ,te dire de entrada que el facismo ha estado latente y nunca se elimino de ESPAÑA,recuerdo que en la transicion habia dos posturas,la reforma o la ruptura,yo lo vivi y por cierto gano la reforma,es decir edulcoro el franquismo y la monarquia por cierto fue nombrada por el dictador.Con respecto al ecologismo no estoy de acuerdo que lo lidere el feminismo,hace falta que los hombres y las mujeres vayamos al unisono.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • subeChico subeChico 20/06/19 10:00

    Dos creativos metidos a políticos. Éramos pocos y parió la abuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Argaru Argaru 19/06/19 22:06

    “Éramos pocos y parió la abuela” dice el sabio refrán. Es imposible no suscribir cada una de las palabras de este artículo, pero crear otra formación política sería contribuir a atomizar, un poco más, las reivindicaciones naturales de la izquierda, porque tanto el feminismo como el ecologismo, solo tienen cabida dentro del espectro de la izquierda. No hay más. El problema es que los partidos de izquierda de verdad, no confundir con la socialdemocracia, se han olvidado o han colocado en un segundo lugar, la defensa de toda una serie valores reflejados en este escrito. Ser una persona comprometida con los valores de la izquierda, incluyen intrínsecamente al feminismo y al ecologismo. Es más, si no salvamos este planeta de las garras de este capitalismo salvaje, no habrá feminismo ni el resto de valores de la izquierda que salvar. Se necesita una organización de izquierdas fuerte, democrática, que aglutine todas las sensibilidades y que esté alejada de la estulticia y del cainismo político, tan habituales como preocupantes en el seno de estas formaciones. ¿Es posible conseguir este objetivo? No lo sé, quizás sea más fácil encontrar un unicornio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Argaru Argaru 19/06/19 21:19

    “Éramos pocos y parió la abuela” dice el sabio refrán. Es casi imposible no suscribir cada una de las palabras de este artículo, pero 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nidea nidea 19/06/19 16:33

    Más partidos no¡¡! Es que no vamos a aprender nunca con la atomización de la izquierda que solo sirve para perder las elecciones y desencantar aún más a la gente con las luchas entre egos

    Se trata de reorganizar los ya ecistentes Unirnos y dejarnos ya de compartimentos estancos en la izquierda. se supone que la izquierda es ecologista y feminista y de lucha de clases ..lo demás son tonterías

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambon Ambon 19/06/19 13:09

    Deberíamos aprender de la historia. La cuestión es ¿Quien controla el poder? y los cambios en esa respuesta se dan siempre mediante algo que es un clásico, se llama lucha de clases y la estamos perdiendo.

    En los tiempos modernos, la aristocracia terrateniente fué sustituída por los grandes comerciantes y banqueros y esa nueva clase es la que nos controla desde entonces, los antiguos artesanos y profesionales liberales de las ciudades, son los modernos autónomos y las pymes, los antiguos proletarios son los actuales trabajadores y funcionarios, y ambos artesanos y trabajadores son lo que hoy llamamos clases medias y trabajadoras y como siempre somos mayoría, pero se encargan de separarnos de conseguir que nos miremos el ombligo en busca de las diferencias en vez de aunar fuerzas, lo que nos une es mucho, debe ser controlar el poder y por tanto controlar nuestras vidas.

    Todos aquellos que se creen que inventan nuevas formas de liberación, no son mas que fuegos fatuos, todos los oprimidos, los de abajo o de enmedio debemos colaborar juntos para un mundo mejor y ese mundo mejor claro que tiene que contemplar las necesidades ecológicas y las de las mujeres. La historia es implacable o lo conseguimos juntos o no conseguiremos nada.

    Ahora está de moda el liberalismo, que nos dice, tu puedes, tu eres el centro de todo, pues bien tu solo no eres nada, nuestra fuerza está en la unidad, en lo social. Pero esa moda no es por generación espontánea, esa moda favorece a quien nos quiere divididos y nos viene dada por ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Excomulgado Excomulgado 18/06/19 10:20

    Se puede crear uno verde feminista, otro verde feminista con toques morados, otro Mas Madrid, otro menos Madrid. ¿Cuales son las diferencias TAN importantes que lo que aqui se propone no esté incluido en el programa de Unidas Podemos?. Los resultados de las elecciones los tenemos de hace cuatro dias, y se ha demostrado que los cambios de nombres o nuevos partidos de izquierdas sólo han servido para eliminar un montón de votos y confundir a la mayoría del electorado. Estos nuevos partidos, que no aportan nada nuevo, sólo sirven para satisfacer el ego de los que lo crean, como Errejon, perder votos y crear desconcierto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    7

    • Isabelle0651 Isabelle0651 18/06/19 18:41

      100% de acuerdo. Esto ya es de coña.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • acracio acracio 17/06/19 23:16

    ¿Neocomunismo? A trabajar por los más desfavorecidos se le denomina comunismo. Trabajar por no cambiar el "statu quo" se le denomina constitucionalismo, puerta de entrada del trifachito. Así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    7

    • Sorcière Sorcière 18/06/19 07:34

      ¡Comunismo!  ¡Qué horror!  
      La cara de asco que pone Bono sólo de pensar en los orígenes comunistas de P.  Iglesias.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      6

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.