X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Trapecistas y payasos

Publicada 25/11/2017 a las 06:00 Actualizada 24/11/2017 a las 21:04    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 90

Ana Pastor abronca a un diputado por utilizar la palabra “gorrinos” durante el pleno

El diputado de En Comú Podem Joan Mena utilizó en la tribuna del Congreso la palabra "gorrinos" para referirse al PP y Ciudadanos.

El incidente del gorrino, término, señor Mena, que resulta ofensivo para casi todas las personas y los políticos en cualquiera de sus tres acepciones en castellano, nos aproxima al nivel real del parlamentarismo cutre y salchichero de esta semana en que, una vez más, casi todos los señores diputados y gestores de gobierno se han pensado que el personal es imbécil.

El intento de Ciudadanos de poner freno a la discriminación del llamado cupo vasco, cuestionada abiertamente también por los presidentes autonómicos del PSOE, y vigilar lo que se hace con los niños en los colegios no sea que alguien estuviera tentado de adoctrinar, ha recibido críticas en distinto grado de todos los demás, según les fuera en la fiesta a cada uno de ellos. Críticas rayanas en el insulto cuando no insultos sin matices, como esa gracieta de los gorrinos que tanto celebró la bancada propia del señor Mena.

Era una buena oportunidad para que sus señorías exhibieran algo de nivel parlamentario, pero de nuevo la han echado a perder.

Cualquiera que aprecie la frase inteligente, el dardo ingenioso o el “zasca” incontestable, echará de menos algo de todo eso en el presente tiempo parlamentario. Cierto es que la cosa de legislar o gobernar en tiempos duros como lo siguen siendo éstos, no deja mucho sitio al divertimento dialéctico. Pero lo es también que el Parlamento es o debe ser un escenario de discusión inteligente y libre en el que la altura política esté no sólo en la propuesta de leyes que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos, sino en la forma de defenderlas o rebatirlas.

Hubo un tiempo en que el debate parlamentario servía para convencer, en que el que mejor exponía sus puntos de vista se llevaba el gato al agua y hasta era capaz de aportar ideas o propuestas tan difíciles de cuestionar que debían ser aceptadas por el adversario. El espectáculo estaba en la idea y la palabra, que son la materia prima del trabajo parlamentario. Y eso que entonces sólo las actas recogían lo que allí se discutía.

Hoy los parlamentarios tendrían aún más fácil lo de convencer con su ingenio gracias a la existencia de una comunicación directa e inmediata que haría llegar a la opinión pública ese argumentario inteligente, lo que comprometería al contrario a aceptarlo o mejorar ante su electorado.

Pero nada de eso se sustancia en estos tiempos. Algunos parecen intuir el valor de la singularidad en la expresión, pero no llegan más allá de la bufonada, como este señor Mena o el indepe Rufián tan amigo de llevarse artilugios a los debates parlamentarios. Otros acuden a recursos insultantes para la inteligencia media de los representados, como los que –con razón o sin ella– acusan a Ciudadanos de oportunismo cuando ese es precisamente el rasgo de carácter más preciso y definido de la actual clase política. Toda, sin excepción, juega al oportunismo, al corto plazo y a la supervivencia propia. Nadie ejerce algo parecido a la responsabilidad con sus votantes y mucho menos con el Estado de cuya estructura forman parte. Aquí cada uno mira por lo suyo sin que nadie salte esa barrera. Haría falta valor, criterio e inteligencia, y escasean bastante.

Lo peor no es que esta sequía de talento complique la cosa pública como lo hacen los mediocres con todo lo que tocan. Lo malo, lo inaceptable, es que se crean que los representados no se enteran de nada.

Que en el reino del oportunismo alguien acuse al adversario de oportunista es una coña para la ciudadanía. Igual que lo es el que el señor Montoro diga que lo de la feliz resolución para el nacionalismo vasco del asunto del cupo no tiene nada que ver con la necesidad de apoyo al presupuesto, o que los socialistas le digan a Rivera que es la media naranja del PP cuando en Andalucía, que yo sepa, exprimen su zumo en beneficio del PSOE.

En realidad, el parlamentarismo no es sino reflejo del bajo nivel de la política española, con una izquierda que ilusionó en sus comienzos y ahora se diluye entre incoherencias y purgas, o apoyó a los nacionalistas en lo que éstos ahora andan dejando atrás, otra izquierda de más solera, menos osada, pero desunida también en sus propias guerras internas, y una derecha lastrada por la corrupción que sigue en el gobierno mirando a otro lado.

Ha aprovechado muy bien Ciudadanos ese panorama para encontrar su hueco. Sólo ha tenido que ser coherente y poner sobre la mesa cuestiones que desnudan algo que para la gente –que diría Iglesias– es difícil de perdonar: la componenda y la mentira. Lo visto y oído esta semana sobre el cupo vasco y la educación en Cataluña han conectado a los de Rivera con muchos votantes de otros partidos que se cansan ya de ver cómo se les trata de ignorantes o desinformados. La cascada de desconsideraciones recibidas probablemente se convierta en votos futuros. Y eso será también responsabilidad de los actores de ese paisaje con figuras desnortadas, los políticos que siguen haciendo y diciendo cosas que hacen pensar a los votantes que se les minusvalora.

Acaso haya que empezar a cambiar el paradigma del circo político y dejar de hablar de payasos para pensar en trapecistas. Lo primero parece un insulto y lo segundo un elogio. Pero en realidad, el payaso es el que es capaz de acercarse al público y humillarse hasta la risa con tal de servir, mientras el trapecista vuela por encima de los otros y cree que no se caerá nunca. Lo dice mi amigo Goyo Jiménez, un tipo lúcido, payaso él, y se lo copio con permiso porque ilumina muy bien el carácter de esta casta incapaz que cree volar por encima de nosotros cuando en realidad se la pega en cada movimiento y ni hace gracia ni tiene ingenio ni goza de la categoría humana de poder ser considerados payasos, aunque nos tiente emplear el calificativo.


Hazte socio de infolibre



90 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    17

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 27/11/17 10:21

      Suscribo el 100% de lo que comentas.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      5

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 26/11/17 19:54

    Señor Lucas, si "para la gente ... es difícil de perdonar: la componenda y la mentira", el señor Rivera tiene muchas papeletas para que no le perdonen a pesar de la encendida defensa que hace usted de sus planteamientos. El mencionado Albert negó su pertenencia a las juventudes del PP hasta que alguien sacó su carnet. Y no duda en votar con unos o con otros con tal de acercarse al poder y dar una imagen de niño bueno que trabaja por la gobernabilidad. Si hay un partido de componenda y mentira (algunas manifestaciones sobre la educación en Cataluña, por ejemplo) ese es CIUDADANOS, que empieza por apropiarse de un sustantivo que nos pertenece a todos. Es como si un partido nacionalista se llamara MADRILEÑOS. Ni osadía y creatividad para buscar un nombre. En fin, allá usted con sus defensas. Estoy de acuerdo en que la altura parlamentaria es escasa. Cuando el mismo presidente del gobierno dice frases incoherentes demostrando que no sabe idiomas, ni siquiera el español, o cuando la redicha señorita Rotenmeyer en minúsculo regaña a diestro y siniestro y alcanza cotas de poder que pocas veces se han visto en un gobierno, o la responsable de nuestro ejército se deja tomar el pelo por unos humoristas y se expresa de la forma bochornosa que lo hace en la chusca entrevista, ¿qué altura de discurso podemos esperar? Es más, en este sistema en el que los parlamentarios que no votan lo que les manda su grupo (asunto inconstitucional sobre el que pocos comentarios se leen) son sancionados incluso con la expulsión (pese a haber sido tan votados por los electores como los del resto del grupo) ¿cree usted de verdad en la posibilidad de convencer y hacer cambiar el sentido del voto a los contrarios en el Parlamento? O es usted un iluso o usted es quien, ahora, ofrece argumentos mendaces y falaces para hacernos creer posible lo que no es posible. Falta lluvia. Y no sólo en el campo sino una riada inmensa (metafórica) que arrastre a toda esta casta política y la lleve lejos para traer a personajes que estén dispuestos a luchar por el bien de todos y no sólo de los suyos. Y los suyos, no son ni siquiera sus votantes. Son estrictamente los de su "famiglia".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • BASTE BASTE 26/11/17 16:13

    Solo vale la "gente de bien",trajeada y encorbatada,con una oposición en el bolsillo a cargo público de esas que siempre se quedan en los mismos círculos anteriores al 78,de misa y comunión diaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    9

  • platanito platanito 26/11/17 07:50

    Acabo de leer El desconcierto, el nacionalpopulismo de Rivera de López Agustín en el digital Público. Recomiendo su lectura, en particular al Sr escribidor. Y búsquense los parecidos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    13

  • Kai㊙ Kai㊙ 25/11/17 20:37

    Muy cutre y salchichero : gorrinos.
    Es menos " gorrino" el lenguaje falaz, hipócrita de los que han pasado por el Congreso desde la llamada transición. Odio las frases hechas pero : menos lobos Caperucita. Si algo ha caracterizado a un alto porcentaje de representantes ha sido su ignominia vestida de Dior. Casi que adoro la palabra " gorrinos" Quién no es un amante gastronómico del cerdo?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    4

    19

    • luzin luzin 25/11/17 21:04

      Para hablar de cerdos recomiendo a todos los pretendidos rojos desnortados la atenta lectura de la magnífica "Rebelión en la Granja" de Orwell. Lo que muchos no acaban de entender es que en esta tacada los cerdos llevan coletas :)

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      32

      7

      • Kai㊙ Kai㊙ 25/11/17 21:10

        Soy un roj@ desnortado/ desbordado? Ha escrito usted que los rojos perdieron el norte? O quería escribir denostados

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        16

        • luzin luzin 25/11/17 21:25

          No me refería a usted, de haberlo hecho me hubiera dirigido a usted. Hablaba del diputado de en comú podem. En general Podemos me parecen falsos rojos desnortados, sin norte, a pesar de su apoyo decidido a las diferencias norte-sur :)

          Responder

          Denunciar comentario

          25

          8

      • Kai㊙ Kai㊙ 25/11/17 21:08

        Ya lo leí y?????

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        2

        12

        • luzin luzin 25/11/17 21:20

          Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros ¿Se acuerda? pues si cambia españoles por animales y piensa en el cuponazo vasco es fácil de entender

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          30

          4

          • luzin luzin 25/11/17 21:28

            Y si al personaje de Napoleón le añade la coleta seguro que con el tiempo se irá pareciendo más y más a un famoso líder falso rojo desnortado

            Responder

            Denunciar comentario

            30

            5



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.