X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Los locos son los que dicen que Trump está loco

Publicada 11/01/2018 a las 06:00 Actualizada 10/01/2018 a las 21:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13



Donald Trump está loco de remate. Es una afirmación categórica que queda bien en un titular y nos deja instalados en el cómodo papel de cuerdos teóricos, lo que es más que discutible. Es como si todo lo que dijera o hiciera el presidente de EEUU dependiese de los médicos, no de los votantes. O del difunto (políticamente hablando) Steve Bannon.

Además se trata de un error político: menospreciar al contrario es una pésima estrategia.



Sería mejor que sus enemigos en el Partido Demócrata, que son legión, y los crecientes en el seno del Partido Republicano fueran capaces de ofrecer algo más que la descalificación. No se pide demasiado, bastaría con tejer una alternativa creíble. Ofrecer ilusión más allá de la crítica, por acertada que sea.

La base no es tan mala como parece. Es verdad que Hillary Clinton perdió las elecciones presidenciales. Y las perdió porque fracasó en los doce Estados clave que suelen fluctuar entre los dos partidos. En ellos se disputa la Casa Blanca. Hillary ganó el voto popular por más de 2,8 millones de diferencia, algo que no siempre basta en el sistema electoral de EEUU.

Trump obtuvo 62.979.879 de apoyos. Pensar que su éxito fue la consecuencia de una locura colectiva es una simpleza. En este enlace, la cadena de televisión Univisión Noticias explica el perfil de votante de Trump: un 35% son preservacionistas, es decir blancos que creen que su cultura es la esencia de EEUU; un 21% son conservadores acérrimos y un 12% son anti-élite.



La clave hoy sería saber cuántos de esos 62.979.879 se sienten defraudados, cuántos estarían dispuestos a cambiar su voto en las presidenciales de 2020. Suponemos, que ya es mucho suponer, que el bloque que apoyó a Hillary votará a cualquier otro candidato que no sea Trump.

Tenemos una pista menor: las elecciones parciales de junio en la que los republicanos resistieron mejor de lo que se esperaba. Los demócratas lo hicieron mejor en las gobernadurías de Virginia y Nueva Jersey y, sobre todo, en la elección parcial del escaño del Senado en Alabama.

La derrota del republicano Roy Moore es una derrota personal de Trump que se implicó en exceso en esa batalla. Moore tenía varios frentes abiertos. El principal, las acusaciones de abuso sexual de una menor, y otro su pésima manera de gestionarlo. Parecía culpable de eso y mucho más. Lo ocurrido en la muy conservadora Alabama debería servir de acicate a los demócratas: se puede derrotar a Trump con un programa y un buen candidato.



El libro de Michael Wolff resulta demoledor para Trump. Fire and Fury, inside the Trump White House (Fuego y furia, dentro de la Casa Blanca de Donald Trump) está basado en más de 200 entrevistas. Nos dibuja un presidente simple, infantil, obsesionado con que le quieren envenenar (por eso cena una hamburguesa con queso de McDonald's), que se mete en la cama sobre las seis y media de la tarde y que dedica horas a conversar por teléfono con sus amigos para comentar lo que se dice de él.

Él es el monotema intelectual. Fuera de sí mismo, la nada.



La respuesta de la Casa Blanca al libro fue atacar a Michael Wolff, tratar de desacreditarlo, llamar al libro “fake book”. Pero se trata de un periodista acreditado, no siempre preciso, que trabajó para The New York Times y para Vanity Fair. El mejor comentario lo ofreció el ex director de la revista Craydon Carter. Dijo que no estaba sorprendido de que Wolff escribiera un libro entretenido, “el misterio es por qué la Casa Blanca le permitió entrar por la puerta”.

Esta crónica de Clarín es clarificadora: El hombre detrás del fenómeno, se refiere a Wolff.



Lo único que ha conseguido Trump en su intento de prohibir el libro y amenazar al editor con acciones legales, es que se venda mucho más de lo soñado por su autor. Más de un millón de ejemplares en dos días. Será el superventas del año, dará alimento durante semanas a los programas de humor (de momento la única oposición seria), ¿y después?.

Después, nada. Ya lo vimos antes. Sus grandes meteduras de pata durante las primarias y en la campaña contra Hillary Clinton no tuvieron impacto alguno. El más grave fue el ataque y los insultos a los padres del capitán Humayun, considerado un héroe de guerra al morir en un atentado en Irak en el que salvó a compañeros. Si eso no lo descalificó como comandante en jefe, ¿lo va a conseguir un libro?

Trump dijo en campaña que podría disparar a alguien en la 5ª Avenida y no le pasaría nada. Lo más duro es que tiene razón. La frase sigue vigente.

El libro de Wolff cuenta las interioridades de una Casa Blanca caótica en la que los principales asesores de Trump creen que es un niño, desde el punto de vista emocional, obsesionado con lo que dicen de él. Su cuenta de Twitter parece la de un trol que insulta a todo el mundo, no la de un presidente de EEUU.

Luego tenemos los errores políticos de fondo que tendrán un impacto negativo: retirarse del Acuerdo de París para combatir el cambio climático, alejarse del pacto de los cinco grandes de la ONU más Alemania para reconducir el programa nuclear iraní, regalar al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el reconocimiento de la capitalidad de Jerusalén sin nada a cambio; un acuerdo de paz con los palestinos, por ejemplo. Hay más en esta lista del Independent.

Otro error podrían ser sus ataques constantes a los dos medios de comunicación tradicionales en EEUU, The New York Times y The Washington Post, que el presidente define como Fake News Mainstream Media, categoría que incluye a la CNN y a todo aquel que lo critica. ¿Puede ser presidente, tener acceso al botón nuclear, alguien con la piel tan fina? Pues lo tiene.

Se sabía que el problema de Trump es doble: carece de capacidad de concentración en los asuntos que no tengan que ver con Trump y no está preparado para pensar de manera compleja.



Lo peor de Trump es que lleva al rival a distraerse en lo irrelevante. En lo irrelevante siempre ganan los Irrelevantes porque tienen experiencia. Pueden buscar otra palabra, claro.

Solo hay dos vías para derrotar a Trump, para lograr que se vaya, y la presunta locura no es una de ellas:

La jurídica. Que el fiscal especial Robert Mueller demuestre, mas allá de cualquier duda razonable, que el presidente ordenó o sabía que su equipo estaba confabulado con agentes del Kremlin para perjudicar a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016. O que el presidente ha tratado de impedir las investigaciones, lo que sería un abuso de poder.

La derecha mediática estadounidense con Fox News a la cabeza están enfrascados en una guerra contra Mueller, al que acusan de querer dar un golpe de Estado. Este lenguaje de grueso calibre no es habitual en la política de EEUU. Es una muestra de que el deterioro ético empieza a afectar a la democracia.

La segunda vía es política. Que los demócratas logren un buen resultado en las elecciones legislativas de noviembre de 2018 y metan el miedo en el cuerpo de los republicanos. Las voces internas del partido de Trump, que las hay, pero insignificantes, empezarían a mover una candidatura alternativa por si acaso.

A los demócratas, que siguen desaparecidos tras la derrota de Hillary, un buen resultado en noviembre les ayudaría a lanzar el nombre de algunos candidatos que ahora están en la sombra, a la espera de que llegue el momento de disputar la presidencia en 2020.

Si la opción es la actriz y show-woman Oprah Winfrey estamos apañados. No dudo de su capacidad en televisión, pero necesitamos gente que pise la realidad.

(Una aclaración: en EEUU se celebran elecciones legislativas cada dos años. En ellas se renueva la totalidad de la Cámara Baja, llamada Cámara de Representantes. No confundir con el Congreso, que incluye ambas cámaras, la de los Representantes y el Senado. Cada dos años se renueva un tercio del Senado, que es la Cámara Alta. Los mandatos de los senadores son de seis años. Este año se renuevan 33 senadores; 25 de ellos son demócratas y ocho republicanos. Es decir no hay mucho margen para dar la vuelta a la mayoría republicana en el Senado).

Trump no es el problema de fondo, es la consecuencia de una enfermedad que ya estaba: la de una democracia menguante en la que manda sin disfraces el dinero, los mercados, es decir, los que están en el poder. El efecto tóxico del trumpismo tardará mucho en disiparse. El mensaje es que se puede ser un macarra inculto y llegar a la Casa Blanca. Mientras seguimos los efectos de sonido, la derecha americana más conservadora está aplicando todo su programa. Cuando lo logren, Trump dejará de ser importante.


 


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • TOTOFREDO TOTOFREDO 13/01/18 10:39

    Los "locos o los tontos", son los que dedican demasiado tiempo a hablar de otros, cuando el problema más grave lo tenemos aquí.

    Hoy por la mañana en la SER, el debate de varios periodistas era sobre las barbaridades de Trump, como que en España no tienen/tenemos material más que de sobra para llenar programas.

    De Trump ya no sorprende nada y quién se haga ahora el sorprendido es que es un cínico, pero aquí en España, seguimos teniendo los mismos problemas y los mismos gobernantes que hace 8 años y siguen "en suyo beneficio político...", y de éso no se habla tanto........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • luzin luzin 11/01/18 21:15

    El sistema electoral norteamericano tiene varios fallos.El primero es que no respeta el Teorema de Imposibilidad de Arrow (el único método de elección democratica es cuando se vota entre dos candidatos), de hecho Trump gana con menos votos por el efecto combinado de presentarse más de dos candidatos y el voto electoral (el ganador en cada estado se lleva todos los votos). El otro gran defecto es la falta de limitación en el dinero que puede gastar un candidato lo que corrompe absolutamente el sistema en favor de los más ricos. Ambos factores son los que han sido definitivos en la victoria de Trump. Aun así, debido a la real separación de poderes en EEUU los estadounidenses pueden estar "relativamente" tranquilos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 11/01/18 18:29

    Hillary Clinton perdió las elecciones por muchos motivos, y uno de ellos y quizás el más importante es porqué el Partido Demócrata "se empeño" en que fuera la candidata, cuando las bases y la ciudadanía apostaban por Bernie Sanders, pero para "el aparato del partido era demasiado rojo".

    Los votantes, allí como aquí, somos muy indolentes y nos dejamos engatusar por lo que nos cuentan en campaña, pero somos incapaces de exigir el cumplimiento de lo prometido.

    Que Trump "está loco o es tonto", que más da, los anteriores eran unas lumbreras ??, Bush jr, Reagan....., en manos de quién está el planeta ???.

    Que dice que puede disparar a una persona en la 5ª Av..........., que más da, según vemos diariamente lo puede hacer cualquier policía de barrio y no pasa nada, éso es EE.UU.......

    La opción, si sigue queriendo, es Bernie Sanders, una persona con una gran reputación y sin contaminar por el sistema.........

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    6

    • Birth 2 Birth 2 12/01/18 01:29

      Sí. Menuda pérdida y lo enfadado que estuvieron los que eran partidari@s de Bernie . Lo que no es tan seguro es que el partido demócrata no lo desmarque de nuevo y se alinée con Oprah. Spielberg, el director de cine, apuesta ya por ella y está dispuesto a respaldarla económicamente. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 12/01/18 14:46

        Deberíamos aspirar a algo más que una persona que hable bien o que tenga tirón entre la gente.

        Necesitamos políticos con sentido.............., sea el que sea, de la realidad, de la dificultad de las personas para vivir el día a día, del paro, de la desigualdad, de tantas cosas que ni conocen ni tienen interés en conocer.......

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • Ángel S.B. Ángel S.B. 11/01/18 12:57

    En efecto son los poderes económicos, financieros, mediáticos, religiosos los que mandan en nuestras vidas..Pues haber si se enteran está izquierda española y los combate con claras y valientes alternativas..Mucha pedagogía...Fuera del Neoliberalismo hay vida y es posible la política en favor de los ciudadanos. Nos relatan lo contrario está derecha , M.Rajoy corruptos...pero aunque hay mucho analfabetismo e ignorancia, ésta izquierda debe ser valiente,clara, pedagógica...Haber si espabilais!!!Y los ciudadanos.. menos quejarse y a manifestar su alternativas..!!! Salud y República!!! No menosprecies al tonto de M.Rajoy que hasta ahora está ganando la batalla!!!tiene los poderes a su favor pero nosotros,los heterodoxos izquierdistas, tenemos la razón y la verdad más honesta.....Claros y contundentes y a gritos que se os oiga...!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    9

  • .Sasha .Sasha 11/01/18 11:43

    Exactamente lo mismo que aquí cuando hay quien dice que M. Rajoy es tonto, o sinónimo de esto.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • Aserejé Aserejé 11/01/18 11:02

    Excelente artículo, gracias Ramón Lobo. Suscribo vuestros comentarios. Está claro -es espeluznante, y da miedo- ver que News Corporation -y otros conglomerados- se dedican a difundir noticias para manipular a la gente y seguir dirigiendo y gobernando el mundo en favor de los ricos y de sus poderes economicos y financieros. ¡Como no nos movamos cada vez seremos mas siervos¡¡

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    12

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 11/01/18 10:02

    Excelente artículo Ramón. Efectivamente, si no ilusionas. no consigues cambiar. Y a veces no lo consigues ni ilusionando. La bajísima capacidad de análisis de la ralidad que se ha instalado en el mundo hace que triunfen este tipo de personajes o los Mariano o Macron o Merkel de turno, que prometen e incumplen con una soltura impresionante. El mundo va por un camino que me asusta, porque me veo los últimos años de mi vida amargado y gobernado por sinsustancias como este o cualquiera de sus conmilitones.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    13

  • aguililla aguililla 11/01/18 09:45

    Joder,yo me decía y pa que escribe Ramón este articulo.Pa que nos demos cuenta como se gobierna en las actuales democracias,bueno,la de España es de traca,así que a JODERNOS

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    6

  • paco arbillaga paco arbillaga 11/01/18 06:50

    «… es la consecuencia de una enfermedad que ya estaba: la de una democracia menguante en la que manda sin disfraces el dinero, los mercados, es decir, los que están en el poder.» ¡Ah, ya!, ¡o sea que el artículo se refiere a España!: el del plasma, Rato, Bárcenas, Gürtel, Púnica, 3 % de Convergència, Bankia, la mafia valenciana.

    ¿Está todo el universo mundo trumpineado? Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    18

    • vaaserqueno vaaserqueno 11/01/18 07:42

      A mi me ha pasado lo mismo, según leía el artíulo, más me parecía que hablaba de España. Cambiamos Trump por M.Rajoy y alguna cosita más y tenemos una radiografía perfecta de este país. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      12

      • Coronel Dax Coronel Dax 11/01/18 08:54

        No van ustedes desencaminados. Como en el artículo se describe, uno de los apoyos básicos de Trump es la Fox. Y adivinen a quién tienen en News Corporation (propietario de la Fox) en su consejo de administración. Una pista, empieza por Az.

        Un cordial saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        18

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre