X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Del manuscrito de González al auto del juez Llarena

Publicada 03/02/2018 a las 06:00 Actualizada 03/02/2018 a las 12:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 104

La lectura del manuscrito secreto incautado a Ignacio González y desvelado en los últimos días por infoLibre ha puesto de los nervios a unas cuantas decenas de políticos, empresarios, editores, policías y periodistas. No me refiero exclusivamente a los 39 nombres que aparecen citados por el expresidente de la comunidad madrileña imputado por graves delitos de corrupción, sino a muchos más que se preguntan si aparecerán en algún otro documento intervenido y con qué datos y apuntes adjuntos. Este retrato telegráfico de relaciones de poder viene a interpretarse como una especie de boceto a lápiz que pudiera simplemente anticipar (o avisar de) la existencia de posteriores cuadros completos, en vivos colores, del establishment y sus ramificaciones.

Hay gente que no toma nota de nada y hay personas que lo apuntan todo. Es posible que alguien afectado, preocupado u obsesionado con un asunto concreto recopile por escrito todas sus sospechas, indicios y conjeturas acerca de ese tema, aunque no lo vuelva a hacer con ningún otro. Pero cuesta pensar que Ignacio González limitara sus anotaciones a la investigación de su ático de lujo en Estepona, cuando ese escándalo es uno más de los muchos que jalonan su biografía personal y política, caracterizada por un galopante enriquecimiento patrimonial y una constante guerra de poder como mano derecha de Esperanza Aguirre contra enemigos políticos indisimulados como Alberto Ruiz Gallardón o el propio Mariano Rajoy, por no mencionar al ínclito Francisco Granados, primero colega y después competidor infatigable en el latrocinio, ambos a la sombra de una Jefa que miraba hacia todas partes menos hacia la charca de ranas que la rodeaba por los cuatro puntos cardinales.

Lo que más me interesa de esos folios escritos a mano por González no es tanto lo que insinúan como lo que simbolizan. Porque insinúa su autor (en ocasiones afirma incluso tajantemente) que hay periodistas, editores, políticos y policías que le brindan su “apoyo” al margen de que fuera o no cierto que el ático de Estepona le llegara vía soborno o astilla por facilitar un pelotazo de la trama Gürtel. Y sugiere que hay dirigentes políticos, por ejemplo María Dolores Cospedal o Alfredo Pérez Rubalcaba, que mientras públicamente se tiraban todos los trastos a la cabeza andarían pactando por detrás determinados nombramientos policiales u objetivos de investigación. Lo niega Rubalcaba y calla Cospedal. Pero lo que hace el escrito en cualquier caso es dibujar las cañerías que conectan la cúspide del poder con las alcantarillas del Estado. Eso es lo importante y lo más preocupante.

El manuscrito no procede de un encarcelado que empieza a tomar notas de venganza contra quienes él cree que lo han traicionado o delatado. Es una especie de ‘informe de situación’ redactado en 2012, cuando aún era vicepresidente y delfín de Aguirre, a la que meses después sustituiría en la presidencia de la comunidad de Madrid. Es decir, que González despacha esas notas desde el poder ejerciente y casi omnímodo que ostenta en el PP madrileño, una china enorme en el zapato ya sucio de Mariano Rajoy. ¿Escribiría González también otros informes personales relacionados con la Gürtel, con Granados y la Púnica, con la batalla a muerte en Caja Madrid, con la gestión del Canal de Isabel II o con la guerra interna contra Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría? ¿Anotaría datos concretos sobre su ex amigo íntimo Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal y perejil de un montón de salsas político-empresariales? ¿O de Enrique Cerezo, inefable productor no sólo de cine sino de fructíferos negocios que suelen partir de las arcas públicas para acabar milagrosamente en sus compañías?

Puede que sean todos los que están, pero en ese manuscrito no están todos los que son. Se trata de un retrato incipiente del capitalismo de amiguetes que habría que identificar como el principal grupo antisistema de la democracia española, y del que forman parte no sólo políticos corrompidos y empresarios corruptores, sino también medios de comunicación (en papel y digitales) que durante muchos años han callado o desviado la atención a cambio de suculentos y opacos ingresos publicitarios de origen institucional (vía ministerios, comunidades autónomas o empresas públicas como el propio Canal de Isabel II) o empresarial (vía acuerdos también opacos con grandes compañías que blindan así sus intereses y sus correspondientes corruptelas). No debe extrañar, por tanto, que los medios que se han hecho eco del manuscrito conseguido por nuestra compañera Alicia Gutiérrez se cuenten con los dedos de una mano.

Ese ecosistema de intereses mutuos es el que empezó a resquebrajarse con la apertura del caso Gürtel que el juez Baltasar Garzón dictó a principios de 2009. Ocho años después han empezado a juzgarse causas que de una u otra manera contienen una misma fórmula, que incluye financiación ilegal del PP, dinero negro, cuentas en paraísos fiscales, adjudicaciones amañadas de concursos públicos o trampas para facilitar el negocio a determinados empresarios, además de una evidente y constante competencia electoral ilegítima en las principales citas con las urnas.

Todo esto es lo que puede y debe leerse en y entre las líneas escritas a mano por Ignacio González, si queremos ser conscientes del verdadero estado de salud de esta democracia nuestra. Creer que el mayor y casi único enemigo democrático es el independentismo es a mi juicio caer en una enorme trampa para elefantes tendida desde hace años por la derecha y ese capitalismo de amiguetes al que protege. Por eso a decenas o centenares de nombres que figuran en ese manuscrito o que podrían aparecer en otros les preocupa mucho su divulgación, cuando a su entender todos deberíamos estar exclusivamente pendientes de Cataluña, de los mensajitos de Puigdemont a Comin y aplaudiendo alegremente cada novedad judicial contra los separatistas.

Lo saben bien socias y socios de infoLibre. No soy independentista y discrepo de muchas de las actuaciones unilaterales y de desobediencia practicadas desde el soberanismo. Hace unos días escribí una opinión crítica sobre la resolución del Tribunal Constitucional (cuya unanimidad, como explica muy bien en este artículo el profesor Javier de Lucas, está peligrosamente  sobrevalorada), y hoy quiero finalizar esta reflexión expresando mi absoluta estupefacción con el auto que este viernes ha firmado el magistrado del Supremo Pablo Llarena. Justificar el riesgo de reiteración delictiva de Joaquim Forn sobre mimbres como “un contexto político en el que no hay certeza de que haya desaparecido la intención de alcanzar la independencia de Cataluña” (folio 13) me resulta una patada donde más debería dolerle al Estado de derecho. Y no es la primera. Es más, ya se encarga el propio ministro de Justicia de anticipar que habrá más y a toda velocidad (no con la lentitud con que se han investigado los casos de corrupción).

Seguiremos muy atentos a esas patadas, tan atentos como deberían estar las formaciones políticas que de verdad tengan interés en una regeneración y un fortalecimiento de la democracia y no en hacer el juego a quienes han preferido convertir una materia netamente política en una cuestión penal, quizás con el objetivo de extirpar el más mínimo brote futuro de desobediencia. A costa, eso sí, de atropellar por el camino derechos fundamentales como la libertad ideológica y de pensamiento. A fuerza de demostrar la potencia del Estado, no se cansan de debilitar la solidez de la democracia. Conviene que pongamos ojos, oídos y todos los altavoces posibles.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Merm Merm 07/02/18 10:57

    El auto del juez del supremo es para echarse a llorar. Pensar que alguien así esté en el tribunal supremo da tristeza y rabia, aunque no sorprende porque hemos visto, por desgracia, muchas sentencias del Supremo que eran claramente dictadas en contra de los ciudadanos y a favor de las empresas. Véase las cláusulas suelos, felizmente corregida por Europa y así unas cuantas. Decir que mantiene a alguien en la cárcel porque no sabe lo que puede hacer o por sus ideas políticas, es propio de una película "Minority Report" o de un régimen dictatorial. ¿Por qué no meten en la cárcel a los fascistas reconocidos y asociados con antelación, ya que sabemos que siempre acaban cometiendo algún acto de violencia? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • papariego papariego 05/02/18 17:53

    GRACIAS Jesús MARAÑA, por seguir luchando por la prensa libre y profesional. Que casualidad que los dos os llamáis Jesús, en éste caso CINTORA, al que estuve escuchando el pasado sábado. MUCHO ÁNIMO A LOS DOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • quehaydelomio quehaydelomio 05/02/18 11:17

    Pero de eso, los "comentaristas" Pprofesionales, no comentan nada ¡Lo importante es Puigdemont y Cataluña! ¡Que vergüenza de periodismo esPPañol!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Azalea Azalea 05/02/18 08:46

    Tenemos que luchar juntos Jesús, gracias por hacer periodismo con mayúsculas, todo mi apoyo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • salvafer salvafer 04/02/18 21:08

    Aunque es verdad que es mejor tarde que nunca, ¿era tan difícil de adivinar que todo el tema Puigdemont e independentismo por aquí y por allá pretendía y pretende, entre otras cosas, tapar toda la porquería en la que se está hundiendo nuestra débil democracia?. ¿No venía leyendo INFOLIBRE las múltiples opiniones de la mayoría de comentaristas sobre los artículos que en su medio aparecían?. ¿No estaban poniendo negro sobre blanco sobre lo que ocurre aquí y ahora?. ¿Hay que ser un lince para darse cuenta?.
    Que los que están dentro y viven del tinglado de la comunicación tengan que esperar a que a uno de los corruptores se le descubra (o que, tal vez, quiera descubrir) todo la mierda en que se mueve y se ha movido el cotarro para denunciarlo, suena a el "sálvese quien pueda" . Los medios, y me refiero a todos, incluido éste, son responsables. No se puede nadar y guardar la ropa: hay que mojarse (aunque se corra el riesgo de embarrarse), es la única forma con la que se pueden mover conciencias para intentar salir del "estado en que estamos". A toro pasado todos hacemos grandes faenas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Damas Damas 04/02/18 17:03

    Yo, como usted Sr. Maraña, también tengo discrepancias, pero en mi caso es respecto a sus expresiones, (no a sus ¿sensaciones, emociones? como lo de: “absoluta estupefacción”), expresiones u opiniones, tales como lo que usted cita, bien entrecomillado, del “auto del viernes” del Sr. Llarena, de que lo que usted cita sea un mimbre (elemento) sobre lo que basa, construye, el Sr. Llarena su “acuerdo” de denegar la “libertad provisional” del Sr. Forn. Siempre, evidentemente, desde mi punto de vista, se trata por su parte, de cifrar en una sola frase, sacada de contexto, o de toda la argumentación jurídica, toda la disposición (o acuerdo) tomada por dicho magistrado. Por cierto, extensamente desarrollada y supongo que “sustanciada” como suelen decir quienes manejan ese lenguaje jurídico.
    Otra discrepancia, o mejor en este caso duda o incomprensión, es respecto a eso que escribe, en este artículo, y supongo (aunque sea erróneamente por mi parte) referido a lo que tiene que ver con el titular de su artículo, cuando habla de “atropellar por el camino derechos fundamentales como la libertad ideológica y de pensamiento” Sr. Maraña: ¿a qué casos concretos se refiere?

    Responder

    Denunciar comentario

    21

    12

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 04/02/18 16:25

    Enhorabuena Jesús por el artículo y por los papeles de Ignacio González. Ya se encargará alguien de denigraros y decir que no son ciertos. Lástima que la gente prefiera mirar para otro lado, y no sólo los políticos sino los votantes de los partidos e siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    21

  • Fortunato Fortunato 04/02/18 11:20

    Los comentarios de brocha gorda, las generalizaciones y las palabras vomitadas son inevitables en estos rotos. Pero tales inconntinencias verbales resaltan más cuando suscriben un artículo como el de Maraña, que demuestran no haber leído o no haber entendido.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    26

  • Republicano1944 Republicano1944 03/02/18 22:55

    La mafia fascista prosigue su archa sin nada ni nadie que la detenga. Es lo que tiene vivir en una dictadura.

    Responder

    Denunciar comentario

    42

    46

  • svara svara 03/02/18 20:56

    Me indigna que estas élites denigrantes que han estado ejerciendo el poder desde los diferentes gobiernos desde que comienzo la democracia española, quieran seguir con su sucio y maloliente juego del despiste, ocultando al neoliberalismo corrupto que les ha dado amparo y que núnca se doblego a cortar los métodos heredados de la dictadura sanguinaria de Franco. Hoy ya sin disimular la compra de todos los medios televisivos y buena parte de los escritos así como otra grande de los digitales, aderezado con las incursiones en las instituciones de justicia y el descaro de éstas justificando lo injustificable al mantener en prisión a opositores como elementos de despiste de los graves casos de CORRUPCION que en estos momentos se están juzgando. Patético que ese sibilino y desalmado presidente del gobierno de España siga de presidente. ¿A quien representa? ¡Acabemos con el régimen del PPsoE de una vez y regeneremos esta democracia y la DIGNIDAD como ciudadanos!

    Responder

    Denunciar comentario

    21

    51



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.