X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

La izquierda se la juega en la innovación

Publicada 19/02/2018 a las 06:00 Actualizada 20/02/2018 a las 22:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 51

El comité federal del PSOE del pasado sábado puso rumbo a las elecciones de 2019, como ya hiciera Podemos en su consejo ciudadano de enero. Ambos, como es natural,  quieren ganar las elecciones, pero ambos mostraban hace no mucho su preocupación al ver cómo la izquierda había desaparecido del debate político tras el 21D. ¿Sólo en el asunto catalán? No creo. Para que la izquierda pueda ganar elecciones, quizá convenga empezar desde un poco más atrás.

Hace unos días, en una interesantísima velada de unos cuantos viciosos y viciosas del debate político a quienes nos encanta dar vueltas mil y unas veces a estas cosas, Nacho Corredor preguntaba a bocajarro, sin tapujos, qué es eso de ser de izquierdas en el siglo XXI. Sí, ya sé que la pregunta en cuestión es todo un clásico –del siglo XXI–, pero viene muy bien eso del back to basics que dicen los ingleses, o sea, volver a la base, a la raíz, al principio de los problemas.

Ante tan crucial y provocador interrogante, todos entramos en tropel a contar lo que nos parecía, con una coincidencia bastante importante en la idea esencial –aunque luego seguro que discutiríamos mucho en los matices–. Ser de izquierdas hoy es declararle la guerra a la desigualdad. Hasta aquí creo que nadie que se reivindique de izquierdas tendrá excesivos reparos.

Una de las claves del debate la dio –a mi entender–, mi amigo y sociólogo Joan Navarro cuando apeló a la divergencia entre ser de izquierdas y ser progresista. Probablemente la idea básica de la izquierda como apelación a la igualdad y lucha contra las injusticias no ha cambiado tanto en las últimas décadas en Occidente. Sin embargo, lo que en un momento fue sinónimo de cambio y de progreso, hoy se ha convertido en una actitud conservadora, haciendo equilibrios para agarrarse al mástil de lo que fue, cuando el huracán de la globalización, el neoliberalismo y el cambio climático lo han cambiado todo.

¿Puede la izquierda hoy dar respuesta a los desafíos del siglo XXI con esa actitud de conservar lo que conoció de Estado de Bienestar, de políticas redistributivas y de anhelos democráticos? Rotundamente no. Para plantarle cara a la desigualdad, la izquierda debe partir de un diagnóstico certero para pasar después por un estadio de innovación que le permita dar respuestas y soluciones adecuadas.

A mi juicio, tres son los factores fundamentales que han modificado nuestra realidad de forma sustancial –y hablo sólo de Occidente, que el resto del mundo es otro cantar–: los cambios demográficos con pirámides de población que se explican por sí solas, la ruptura del equilibrio entre capital y trabajo y el cambio climático.

La demografía europea, como es de sobra conocido y se puede comprobar con datos recientes en este informe, se caracteriza por el descenso continuado de las tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida, lo que desemboca inevitablemente en un envejecimiento de la población. ¿Quiere decir eso que hay que abandonar los sistemas de protección social o de pensiones porque ha cambiado la pirámide poblacional que lo hacía posible? Nada más lejos.

En el modelo de crecimiento actual, y según describen todas las fuentes, las rentas del capital están ganándole a las del trabajo. Hasta hace unos años, en España dos tercios del PIB venían de los salarios y un tercio de las rentas del capital. Hoy, esa relación se ha convertido en un 53-47%. ¿Quiere eso decir que hay renunciar a las políticas redistributivas porque las rentas del trabajo no pueden soportar la carga fiscal requerida? Nada más lejos.

Para completar mi trilogía, recordaré una vez más, con Naomi Klein, que Esto lo cambia todo. Sí, me refiero al cambio climático, que modifica nuestros ecosistemas y con ellos la producción de alimentos de calidad, de agua segura, de aire limpio para respirar... y nos hace más pobres. Pero la cosa no queda ahí, porque si los efectos del cambio climático los cruzamos con los de la desigualdad creciente, el resultado es alarmante: el cambio climático nos empobrece a todos, pero más a los más pobres. Quien quiera profundizar aquí tiene abundante información. Y por cierto, la pobreza energética es un claro exponente de esto (que no se nos olvide cuando conmemoremos estos días la semana europea de la pobreza energética). ¿Quiere decir esto que debemos parar el desarrollo y frenar en seco la marcha de la sociedad? Nada más lejos.

Son sólo tres factores que, a mi juicio, la izquierda debe analizar en profundidad para construir respuestas que emanen de la innovación. Y para ello, conviene empezar por el principio: ser de izquierdas es declararle la guerra a la desigualdad y ese es el objetivo. Lo demás debe ser objeto de un debate plural, informado e innovador que no pierda de vista el qué –la lucha contra la desigualdad– y que sepa encontrar un adecuado "cómo". Porque, como dice el compañero de este espacio y magnífico politólogo Ignacio Sánchez Cuenca en un libro que nadie a quien le interese este debate debería perderse, con La superioridad moral de la izquierda no basta. Esa moralidad hay que convertirla en propuestas políticas ganadoras, sin olvidar los valores que la sustentan.

Y por cierto, como seguro que el debate seguirá dando mucho de sí, recomiendo este mapa que Antoni Gutiérrez Rubí desde @tallerpolitica nos regala para seguir explorando.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • Antonio Pérez Antonio Pérez 23/02/18 09:19

    Si el Psoe se ausenta para apoyar la renta mínima en el Congreso¿cómo se puede llamar de izquierdas?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 20/02/18 14:20

    ......."La Conquista del epoder cultural, es previa a la del poder politico y esto se logra mediante la accion concertada de los intelectuales llamados orgànicos, infultrafos en todos los meedios dee comunicaciòn expresa Universitarios. El sistema Capitalista no porecisa de individuos cultivados; Solo de hombres formados en un teerreno ultrespecìfico, que se ciñaana al esquema productivo sin cuestioarlo. Observen la polìtica de 'gestos' de Pablo Manuel Iglesias Turriòn, amo y señor de Podemos; Analicen sus gestos firmes y palabaras en el Parlamento..-o, todaia no se han apercibido del 'simplismo' y obcecaciò de su demagogia....?...Gramsci dijo... Esta clase de èxito es facil de obtener, lo dificil es merecerlo...-y continuò..los Nazis me hicieron tener miedo de ser judio y los Israelies dee serlo...Isral Isaac....al texto ...El Diablo Cojuelo ....Saludos.....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • hayundi hayundi 20/02/18 12:22

    Para un servidor ser de izquierdas es ser Marxista. En la medida en que se puede ser marxista hoy día. Ya sabemos que Marx como pitoniso no tenia futuro pero en cuanto a su metodología sigue siendo insuperable. Materialismo dialéctico en el análisis político y materialismo histórico en el análisis de los movimientos sociales. Ya se que no está de moda pero que bien les vendría a algunos políticos leerse el Capital. Bueno si les parece demasiado tocho que se lean a Keynes aunque sea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • unlector unlector 20/02/18 10:47

    desciende la natalidad porque hoy día criar a un hijo es criar a un héroe, a un joven que deberá vivir en medio de un mundo lleno a rebosar de incertidumbre.
    Antaño quizá era suficiente, que no poco, con lograr pagarle los estudios al mayor número de ellos, y el éxito al menos profesional estaba más o menos asegurado. ¿Cómo crías a un hijo hoy? ¿Qué futuro le propones? Y peor, ¿qué tiempo o fuerzas te quedan para dedicarle?
    Te enfocas en uno, y que sea lo que la providencia quiera.

    A la sociedad occidental le toca abordar un cambio de concepto en lo productivo y laboral. Cada vez trabajan más máquinas y cada vez más gente va a la calle. A puñaos! con cada nuevo chisme que nos sustituye.
    Trabajando menos horas, o quizá trabajando sólo uno en casa, padres y madres podrían dedicar más tiempo y esfuerzos a los que vienen.

    Pero ay, parece que alguien está frenando, postergando este cambio de modelo, este salto evolutivo humano de "convivencia" con la tecnología y los robots que supuestamente vienen 'a quitarnos de trabajar'. Para eso los inventamos al fin y al cabo.

    Muchos, los de siempre, prefieren antes que esto se autodestruya, que abordar este cambio con inteligencia, justicia y soluciones de futuro para todos. Ellos, sea como sea, seguirán llevándose su tajada. Miren a De Guindos, con su sueldo quintuplicado por la JA.

    Creo que la izquierda debería esmerarse en proponer un modelo 100% acoplado y compatible con este avance. Hablar de cómo usar las nuevas tecnologías en nuestro provecho, hablar de talento bien potenciado, hablar de energías renovables más baratas y sanas... y sobre todo, de un nuevo y modernizado modelo de conciliación laboral y familiar.
    Algo hay que inventar para el nuevo mundo. ¡Mejor que lo haga la izquierda!

    El verdadero terror de los robots no es que dominen el mundo como en las películas. El terror es que quienes YA dominan el mundo los usen en nuestra contra. Sea arrasando derechos laborales, sea sembrando miseria, sea despreciando nuestra mera existencia. ¿Para qué quieren mano de obra, para qué quieren "populacho", si una sola máquina trabaja por 100? "¡Muéranse!", dirán.

    Me ha gustado mucho el artículo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    2

    • Ambón Ambón 20/02/18 13:03

      El miedo a que los robots nos quiten el trabajo y como consecuencia nuestras posibilidades de una vida digna, se arregla muy facilmente, si se quiere, solo hay que poner impuestos a la plusvalía, es decir, al Estado le daría lo mismo quien produce la riqueza, si son seres humanos o robots, en vez de poner impuestos a los productores, se pone al producto y se ponene los que sea necesrio para sostener el nivel de vida digno de TODOS los ciudadanos.

      La izquierda se define por la IGUALDAD

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      4

      • paco arbillaga paco arbillaga 21/02/18 06:56



        Ambón: ¡Ojalá que los robots nos quitaran el trabajo! En ese caso los impuestos pienso que habría que ponerlos no solo a los productos sino también aumentarlos a los dueños de los robots.

        A la IGUALDAD le añadiría la LIBERTAD. Y si no llegamos a la FRATERNIDAD por lo menos que tampoco seamos fratricidas. También añadiría que sepamos cuidar la casa que nos acoge, el planeta Tierra, que lo estamos plastificando, agotando sus recursos y dejando extinguir especies de animales. Osasuna!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        3

        • unlector unlector 22/02/18 18:18

          soy de la opinión de que llegado ese momento en que materialmente no haya empleo para todos, muchos elegirán la vuelta al entorno rural. Lo he comentado más de una vez por aquí.
          Nos seguirá gustando la tecnología, y seguramente la usemos en ese entorno, modernizándolo. Pero palpando la tierra día a día y no tanto asfalto, quizá cobraremos más consciencia de lo que tenemos bajo los pies. Y que debemos que cuidarlo.

          Mi mundo ideal es de esa forma: vida rural, con uso sostenible de tecnología y chismes, buenas comunicaciones (tanto terrestres como online), artesanía, huerta, DIY, trueque, aire puro, sostenibilidad en toda su magnitud, buena convivencia...
          Salirnos de tanto asfalto, tanto plástico y tanta competitividad absurda.
          Considero una vida así como la evolución lógica del ser humano.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Lunilla Lunilla 20/02/18 10:18

    ...Si estuvieramos hechos para quedarnos en un solo lugar,tendriamos raices en vez de pies. Si no te gusta el lugar en donde estas, cambialo,afortunadamente no eres un arbol, incluso estos se trasplantan. Si te pasas la vida recordando, no te queda tiempo para vivir; Cuando sientas que el  lugar donde te encuentras  ya no es tu sitio, si ha lugar, vuela. Una de las lecciones mas tristes de la historia es esta:  Si se està sometido a un engaño demasiado tiempo, se tiende a echazar cualquier prueba de que es un engaño, encontrar la verdad deja de interesarnos, el engaño nos ha engullido; Simplemente es doloroso reconocer, incluso ante nosotros mismos que hemos caido en el engaño. En cuanto se dà poder a un charlatàn  sobre uno mismo, casi nunca se puede recuperar".  Lunilla ///

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Lunilla Lunilla 20/02/18 09:22

    ....OtroSì Digo:  ...¡Si Señor!, eel vino puede sacar cosas que el hombre se calla, cosas que queman por dentro, que pudren el alma de los que bajan los ojos, de los que esconden la cara. El vino entonces libera la valentia encerrada y los disfraza de 'machos' como por arte de magia y, entonces son bravucones hasta que el vino se acaba, pues del matòn  al cobarde, solo media la resaca. Conozca todas las teorias, domine todas las tècnicas, pero al tocar un alma humana, sea apenas otra alma humana. ...Lunilla///  PD: Enviado a Editar a las 9,40 h.a/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Lunilla Lunilla 20/02/18 09:11

    ....."Ascendido al socaire de sus influencias, al confuso y difuso movimiento conque la nocturna niebla, la multirud que la puebla en redor de mì, parèceme, esta alameda selva,  de sombras poblada como la selva encantada que al Dante leyendo vì....-y usted no se muestre tan ramplòn con la falacia Ignoratio Elenchi. Si ha lugar, en la vida ni se gana ni se pierde ni se fracasa ni se triunfa; En la vida se aprende, se crece, se descubre, se escribe, se borra y reescribe; se hila, se deshila y se vuelve a hilar. En tres palabras puedo resumir lo que he aprendido en la vida ...."La vida sigue".  -valora lo que tienes, porque en algùn momemto de la vida se convertirà en un simple recuerdo, la vida es similar a un rompecabezas, cada pieza tiene su razòn , un lugar y un porquè, no ionsistas en colocar piezas donde no caben. Lunilla/// PD: Enviado a editar a las 9,10 h- a/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Eleonor Eleonor 19/02/18 18:02

    Hoy en dia la deigualdad igual empieza en un taller de Zara en la India. Se nos ha ampliado tanto el campo que la capacidad de luchar por los derechos y l igualdad no nos cabe en un partido o un país. Pero a las empresas, cuando más abarcan más beneficios logran.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    11

    • Orlinda Orlinda 19/02/18 23:36

      Sí, y eso nos hace vivir en contradicciones a las que no vemos salida. Particularmente me agobia mucho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • paco arbillaga paco arbillaga 19/02/18 16:32



    Sería la repera que «éstos» hicieran la revolución: «Bill Gates dice que los ricos como él deberían pagar unos impuestos "significativamente más altos''»

    Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3266653/0/bill-gates-ricos-pagar-impuestos-mayores/#xtor=AD-15&xts=467263

    Osasuna!


    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • jorgeplaza jorgeplaza 19/02/18 14:03

    Acabo de ver "The Party". La recomiendo. Intervienen cuatro parejas cuyas vidas se entrecruzan. Todos son compañeros en el Partido Laborista británico: a una del grupo la han nombrado Ministra de Sanidad en la sombra y hacen un "party" para celebrarlo. Tres de las parejas no tienen hijos y una está esperando trillizos: una pareja de lesbianas que procrea "in vitro". Este llamativo hecho se comenta en un momento del film.

    La izquierda y la derecha y todos los demócratas tienen un juego que ganar previo a todos los que se citan en el artículo. Todo el mundo sabe (o debería saber) que la forma más eficaz de transmitir la cultura, los valores y las creencias, empezando por el idioma, es de padres a hijos. Pero para eso hace falta que haya hijos a los que transmitirles algo. De seguir la tendencia, en dos o tres generaciones no quedará nadie en Europa al que sus padres o abuelos hayan transmitido no ya valores de izquierda sino, más sencillamente, valores democráticos: la libertad de culto, de expresión, asociación y circulación; los conceptos elementales de ciudadanía esos que se resumían en la vieja fórmula "libertad, igualdad, fraternidad". No sé si nos sustituirán emigrantes pero, si es así, puede que la población se mantenga o hasta crezca; puede que, mal que bien, se paguen las pensiones; pero dudo mucho que los africanos y asiáticos que nos reemplazarán mayoritariamente estén muy interesados en nuestros valores: no los han tenido nunca en sus culturas y, si nos sustituyen, va a ser tan rápidamente que será prácticamente imposible que tengan tiempo de asimilarlo de la nuestra.

    O sea, que todo muy bien y muy guay pero, o se arregla en primer lugar el asunto de la natalidad o no va a haber quien se ocupe de tan altos ideales en el futuro. En un futuro bastante próximo, por cierto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    18

    20

    • Birth 2 Birth 2 27/02/18 23:27

      He sentido curiosidad por su visionado de la película británica The Party, No sé si la ha visto en español o en inglés. Desde luego que en inglés no escuché ni una sola vez referencia al partido político laborista. Es más, en una entrevista con Sally Potter, la que escribió el guión y dirigió la película, dijo que expresamente no quiso identificar ningún partido. Me ha sorprendido, además y sobretodo, el punto que le ha llamado la atención y que aborda en su comentariio. La acción se desarrolla en tiempo real, hora y diez minutos, y en la planta de una casa. Usted asume que salvo la pareja de lesbianas ninguna del resto tiene hij@s. Marianne (compañera de Tom) no se presenta, y el tema de conversación central no creo que exija "revelar" la existencia de hij@s. Todo lo contrario: lo que se desvela, concentra toda la atención, conecta a los siete protagonistas y es el corazón del guión no deja tiempo para mas. Por otra parte, la nueva responsable de la salud en el gabinete de la oposición, Janet, cuyo nombramiento es el objeto de la reunión, se ha destacado por entregar su vida a la política. Debo añadir que quizá sea cuestión de cultura. Creo que en las reuniones de amistades l@s españoles tienden más a hablar de sus familiares que los británicos. Nuestras observaciones al parecer serían muy divergentes. Fueron otros aspectos lo que atrajeron mi atención. Eso sí, al parecer ambos hemos visto la misma película.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre