X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

El arte de la provocación y la torpeza de los provocados

Publicada 23/02/2018 a las 06:00 Actualizada 23/02/2018 a las 22:30    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 37

Ha vuelto a suceder. Esta semana un par de veces, o tres. Un artista avezado en las artes de la publicidad provoca a las autoridades con su obra, las autoridades se rasgan las vestiduras, los medios prestan atención, el público discute en las cafeterías, y el artista logra notoriedad. El ejemplo más llamativo y más lucrativo para el artista, fue el de Santiago Sierra, cuyos Presos políticos en la España contemporánea fueron censurados en ARCO el miércoles. El caso más sangrante, el del rapero Valtònyc, confirmado en su pena de cárcel el martes por componer y cantar canciones incendiarias. Y la noticia más ñoña y pintoresca, la de Marta Sánchez, elogiada por la derecha por cantar el himno de España con letra propia en un concierto.

Que haya artistas provocadores no debería sorprendernos a estas alturas. La religión, la política, el sexo y la podredumbre son jardines abiertos y proclives a la expresión artística. Siempre ha sido así y así será por siempre. De Caravaggio a Damien Hirst. De Duchamp a Madonna. De Salman Rushdie a Bansky. Con la provocación, los artistas rompen tabúes y generan debate púbico, que a la postre genera cambio social. Nada nuevo. Pero lo que sí sorprende es la ingenuidad con la que en España han reaccionado esta semana las autoridades supuestamente ofendidas por los provocadores.

Santiago Sierra era hasta ayer un artista/activista de la fotografía y el vídeo, con una amplia trayectoria en galerías y museos europeos y estadounidenses, pero consagrado solo en el muy elitista ámbito del arte contemporáneo. Sierra por definición provoca. Esa es su intención. Paga a prostitutas o a heroinómanos para sus performances. Pone a gente a fornicar en una sala o a inmigrantes a cavar su propia tumba. Devuelve un premio nacional al Ministerio de Cultura en modo niño contestón, aunque por otro lado acepte de ese mismo Estado al que desprecia el encargo pagado de un recinto para una exposición. La decisión de retirar las fotos pixeladas de los presos políticos de las paredes de ARCO no la tomó el director de la feria, ni la galerista que las exponía, Helga de Alvear, sino el empresario Clemente González Soler que dirige Ifema, un señor conservador que con seguridad no sabía lo que hacía al pedir que se desmontara la obra. El resultado ha sido satisfactorio para los provocadores, menos para el sector del arte y muy triste para la libertad de expresión en España.

Hoy todo el mundo conoce a Sierra y su cotización habrá aumentado en el caprichoso mercado. La galerista ha vendido la pieza por 80.000 euros más IVA, a pesar de que –ha dicho ella misma– Sierra es muy difícil de vender. Los titulares que ARCO debería obtener por la calidad de las obras expuestas estos días han sido suplantados por la polémica y The Economist o Amnistía Internacional ya pueden incluir la censura como uno de los elementos que ponen en cuestión la calidad de la democracia española. Buen negocio para Sierra y sus publicistas; no tanto para nuestro país.

Valtònyc es un rapero mallorquín que tienen una decena de discos autoeditados. Su música ha sido distribuida gratuitamente por Internet y en Spotify, por ejemplo, consta tan solo un tema, con un millar de oyentes. Supongo que si él puede decir que quiere muerto al rey, no se ofenderá mucho si yo digo que su música no vale una mierda. Pero eso no es lo relevante. De nuevo, lo importante es que con sus querellas los demandantes, y con sus sentencias la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, lo único que logran es dar notoriedad a una provocación que, de otro modo, habría quedado encerrada en un garito mallorquín o bilbaíno. Una vez más, respondiendo al show del provocador, la comunidad degrada su libertad de expresión, limita el libre funcionamiento del arte en su mercado y eleva la cotización de los artistas por encima de su verdadero precio. Además, un tipo que lo único que hace es cantar (mal), tiene que pasar una temporada en prisión.

Lo de Marta Sánchez, por último, está en otra dimensión. Las provocaciones de Marta son de arte naïf: cantar delante de soldados españoles en el Golfo Pérsico, en evento patrocinado por el Ministerio de Defensa en 1992, desnudarse en Interviú por 350.000 euros de hoy (35 millones de pesetas de 1992), y esta semana cantar el himno de España con letra propia. Marta es muy simpática y tiene muy buena voz. Pero la televisión no le habría dado ni un minuto a su concierto si no hubiera sido por el cierre patriótico en el Teatro de la Zarzuela.  Y menos aún si no hubiera sido por la reacción del mismísimo presidente del Gobierno felicitándola por la iniciativa, de cientos de coristas comentándolo en los medios de comunicación, y de ofendidos nacionalistas y exquisitos de izquierda acusando el golpe.

Ninguna de las tres expresiones artísticas –la fotografía de Sierra, la música de Valtònyc o el himno versionado de Sánchez– han sido discutidas por su calidad intrínseca, en los tres casos cuestionable, como mínimo. Las tres entran dentro del epígrafe de la mera provocación, del simple espectáculo. Una sociedad tolerante y madura como debería ser la nuestra trataría de entender esas provocaciones como lo que son. Acciones de relaciones públicas, sin más. Mejor sería no entrar en su juego. El arte de verdad supera esas controversias y queda al cabo de los años. Los artistas provocadores entrarán en la Historia por la calidad de su arte, o en el anecdotario por el tamaño de su provocación. Hacen lo que pueden. El problema son los torpes ofendidos que, rasgándose las vestiduras por la ofensa, lo único que logran es elevar a los artistas al estatus en el que no estarían, ni como artistas ni como provocadores, si se les hubiera ignorado.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Héctor  Sánchez Héctor Sánchez 26/02/18 01:35

    A este artículo tan sobrado, le sobra lo de ingenuidad de los provocados, y le falta lo fundamental. Los provocados están logrando lo fundsmental. Meter miedo en la sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MACALOBU MACALOBU 25/02/18 11:13

    La deriva de este país, es para llorar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MaicaM MaicaM 25/02/18 08:38

    Estamos peor q cuando yo era adolescente. Qué lástima de país!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Hammurabi Hammurabi 23/02/18 23:25

    La mayor torpeza de los ofendidos, no está en la torpeza en cómo responden a las manifestaciones de los artistas, sino en los muchos argumentos que les dan.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 23/02/18 20:37

    ...."La Obra de Santiago Serra: que tanto ruido 'a merecido' lo que ùnico a conquistado, es el -malllamado' estatuto de victima de la censura....-"Mira si he corrido Tierra, que he llegado a Sasamòn, he pasado por Villegas y he visto Miramoròn".... Saludos Cordiales ..... El Diablo Cojuelo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    17

    1

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 25/02/18 07:52

      OtrosìDigo: "El Arte de verdad, supera controversias; Los artistas provocadores o, nò, hacen lo que pueden...-¡gente que va de sobrada y efectivamente sobra!...-si algo no te agrada, quìtale el ùnico poder que tiene...¡tù atenciòn..!....Saludos ... El Diablo Cojueelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      1

  • mrosa mrosa 23/02/18 19:25

    Yo creo que no son tan torpes. En estos casos concretos les dan notoriedad a los provocadores pero lo que de verdad se busca es la autocensura y el aplauso de la caverna, y eso lo están consiguiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    21

  • Ataio Ataio 23/02/18 16:11

    Gracias PSOE. Gracias Don Pedro.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    8

  • Ataio Ataio 23/02/18 16:10

    Usted provoca Sr Arroyo??? Ah,es sin querer.
    Al menos esta vez se lo ha currado un poco.

    Responder

    Denunciar comentario

    15

    18

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 23/02/18 13:45

    La "provocación", no sé si en algún momento fue patrimonio del artista, o si se prestaba a la manipulación de su mentor, galerista o lo que fuera.

    Lo que si ha quedado claro en los últimos años en España, es que se ha convertido en una herramienta de distracción que utiliza el poder para "enfocar donde más le interesa", dicho de otra manera, "para desenfocar de lo verdaderamente importante".

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    16

  • esfera esfera 23/02/18 13:36

    Sr Arroyo: Usted que podría equipararse con el ideal de ciudadano maduro y entendido en "Acciones de relaciones públicas,sin más" ,en una " sociedad tolerante y madura como debería ser la nuestra trataría de entender esas PROVOCACIONES como lo que son...."bla,bla,bla...

    PD. Lastima, verdaderamente, me gustaría transmitir la importancia y trascendencia del significado del verbo transitivo Del lat.censura
    DLE:. Rae.( Edición del tricentenario)./ CENSURA:1.- Acción de censurar. 2f.-Dictamen que se EMITÍA acerca de una OBRA.3.f.-Organismo encargado de ejercer la censura.4.f.-Pena eclesiástica conforme a derecho CANÓNICO.5.f.-Entre los antiguos romanos,oficio y dignidad del Censor. 6.f. - ...7.f.-...
    Gracias y saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre