X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Mujer, negra, musulmana, lesbiana, niña o anciana y de un país del cuerno de África

Publicada 05/03/2018 a las 06:00 Actualizada 04/03/2018 a las 19:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 13

El 8 de marzo de 2018 ya ha sido un éxito. Independientemente de las mujeres que ese día hagan huelga en sus trabajos, paros de dos horas, declaraciones simbólicas, u organicen sus tareas como cuidadoras para que se cubran de otra forma, ya se ha creado el debate público imprescindible para que la brecha salarial, el techo de cristal, las agresiones machistas y otras tantas evidencias del patriarcado trasciendan la efeméride y se empiecen a tomar en serio las reivindicaciones feministas.

Y si esto ha sido así es porque se ha conseguido transcender los habituales círculos militantes para saltar a ámbitos más amplios de la sociedad, que ya han hecho suyo el 8 de marzo. Lamentablemente han hecho falta muchos asesinatos y violencias machistas, muchos informes que demuestran a las claras la brecha salarial, muchas evidencias del techo de cristal, y muchos micromachismos para que se haya tomado conciencia, pero el debate hoy está en la calle y será imparable si conseguimos que incorpore a todos los sectores sociales. El siguiente paso será profundizar en la propuesta feminista, que va más allá de la equiparación salarial o del derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.

La sociedad patriarcal que se encuentra en la base de lo que denunciamos no sólo supone una discriminación para las mujeres, sino para todas aquellas formas de vida que se escapen de los criterios de los que hoy detentan el poder. Y es esto, y no otra cosa, lo que explica el machismo en todas sus dimensiones. Hombres blancos, occidentales, de clase alta, católicos, padres de familia y que viven en el centro de las ciudades o en exclusivas urbanizaciones residenciales son el prototipo de los que ocupan de forma mayoritaria las esferas de poder en nuestro entorno. Y como es obvio, estamos hablando de una ínfima minoría que deja fuera a la enorme diversidad de la sociedad en la que vivimos. En este marco es en el que hay que entender el machismo y todas sus violencias.

Las reivindicaciones que se plasman en la convocatoria del 8 de marzo, si son feministas, no pueden ser, por definición, elitistas, sino que tienen que dar cabida –como están haciendo– a las múltiples discriminaciones que van dejando por el camino a cualquiera que se aleje de los patrones del poder. De ahí que sea fundamental la explosión de iniciativas que han surgido en pocos días y que recogen la enorme heterogeneidad de discriminaciones: De #LasPeriodistasParamos, que, con este manifiesto, a la hora de escribir estas líneas había superado ya las 5.200 firmas, a #LasAcademicasParamos, que hace propias las reivindicaciones de la convocatoria y las concreta en la realidad académica en este manifiesto, pasando por @Ganaderasenred, –un grupo de mujeres ganaderas que se han organizado como red y vía Facebook y Twitter para compartir experiencias, debates y reivindicaciones–, enfermeras, profesionales de las artes escénicas, educadoras... o el anuncio de paros de diputadas, consejeras de gobiernos autonómicos, y el apoyo en sus distintas versiones de partidos políticos y sindicatos.

Las reivindicaciones del 8 de marzo lo son, en el fondo, por la incorporación de la mujer a los ámbitos de toma de decisiones, haciendo de éstas esferas más democráticas, más horizontales, más transparentes y de forma que integren al conjunto de la población. Porque la cuestión no es que haya algunas mujeres que ocupen puestos de poder. Os aseguro que ni Thatcher, ni Merkel estarían de acuerdo con estos manifiestos, como no lo están las dirigentes del Partido Popular ni de Ciudadanos. Efectivamente, como bien dijo Inés Arrimadas, hay algunas de estas reivindicaciones que van "contra el sistema capitalista", y como bien entendió el PP, quieren "romper el modelo de sociedad occidental". Así es, se trata de romper ese modelo patriarcal que nos deja fuera a nosotras y que ejerce múltiples discriminaciones en la medida en que te vas alejando del prototipo de éxito. Si además de mujer eres negra, musulmana, lesbiana, pobre, niña o anciana, y vives un país del cuerno de África, tu suerte está echada, porque cada uno de estos atributos será una losa que acabará por lapidarte. Y sin necesidad de irse tan lejos: si has nacido en España, pero eres mujer y pobre, o eres mujer y lesbiana, o eres mujer y musulmana, tienes doble ración de discriminación.

La lucha del 8 de marzo es la pelea contra este modelo de sociedad que va añadiendo piedras en el camino a las mujeres por serlo, y más a las mujeres más pobres, y más si tienen un color de piel distinto, y todavía más si además profesan una religión no católica, y muchísimo más si tienen una opción no heterosexual, y por supuesto si son niñas o ancianas, y no os cuento si encima viven en un país del cuerno de África o de esos en los que el cambio climático está provocando sequías, inundaciones, hambrunas y éxodos masivos. Las mujeres y los niños y niñas serán el 80% de entre los 50 y 200 millones de refugiados que, hasta 2050, se prevé que intentarán escapar de los impactos del cambio climático en su entorno. Eso lo dice todo.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • bidebi bidebi 05/03/18 11:58

    ¿Sin capitalismo dejaría de existir el patriarcado y su consecuencia el machismo?. Hay que tener en cuenta que el capitalismo no inventó el patriarcado, ya que su existencia es anterior, si no que le institucionalizó, lo reforzó, a través de la institución de la familia, de la heterosexualidad y de la gran ayuda de las iglesias. El patriarcado es algo así como una división del trabajo por género. A la mujer se le atribuye el papel del mantenimiento de la vida, de la supervivencia como especie, y al hombre el papel de obtener los medios necesarios para ese mantenimiento. Esto que ha existido siempre se debe al poder de la mujer como reproductora y a las diferencias físicas que se dan en el mamífero humano. En otras especies animales la hembra tiene mayor volumen y mayor fuerza física.
    Lo que hizo el capitalismo es convertir a la mujer en otra clase social a través de un trabajo doméstico no remunerado. Es decir, máxima explotación, doble explotación por género. Sin olvidar que el hombre, para conseguir los medios de mantenimiento familiar, también era explotado al acudir al mercado de trabajo remunerado. Y la mujer, al carecer de ingresos y depender económicamente del hombre, era considerada un ser inferior supeditada en todos los aspectos a él.
    Por lo tanto, todo lo que consideramos como elementos sociales normales convertidos en instituciones, como la monogamia, el matrimonio, la familia, la heterosexualidad, constituyen todo el entramado ideológico creado por el capitalismo, con el gran apoyo de las religiones, para perpetuar esa división del trabajo que convierte a las mujeres en esclavas sexuales y en esclavas del trabajo.
    Todo ello se empieza a romper cuando a mediados del siglo pasado la mujer accede al mundo del trabajo remunerado, sobre todo en el sector servicios, y con ello empieza a tener cierta independencia económica.
    Esa independencia rebela a la clase social femenina, pero tantos siglos de patriarcado y de consideración de ser inferior hacia la mujer tardan en desaparecer de las mentes masculinas y ahora estamos en ese tránsito.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    8

    12

    • Orlinda Orlinda 05/03/18 12:13

      En esta ocasión estoy de acuerdo contigo, ningún problema en reconocerlo. Cuando se tiene razón se tiene.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      8

  • Toreador Toreador 05/03/18 09:50

    Para saber más sobre la forma de producción de Podemos hay que leer su programa electoral y no hablar a vuelapluma.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    5

    7

    • itnas itnas 05/03/18 10:05

      Lleva Ud. razón, con capote por montera y en la mejor disposición me voy raudo y con pluma en ristre a que mentes doctas me ilustren sobre un programa lleno de misterios insondables (se entiende que para mi). Tal vez en el intervalo tenga Ud. la bondad de exponer para mentes torpes como la mía un breve esquema de en qué cosa consiste el susodicho programa electoral puesto que deduzco, sin más motivo que el de saber cuál es su apodo, que Ud. ha tenido la oportunidad de dar unos cuantos capotazos a su lectura. En todo caso, tenga un buen día.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      6

      7

      • Orlinda Orlinda 05/03/18 12:08

        No, deberías ser tú el que nos ilustre sobre esa Postverdad de “modelos no capitalistas de producción de Podemos”. Eso no está en Podemos ni espera. A ver si con la matemática convences de la falsedad.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        6

        10

        • itnas itnas 05/03/18 14:57

          Interesante comentario del que llama la atención su coherencia. Pues si no está en Podemos ni se le espera, yo no puedo ilustrar de algo inexistente. Pero bueno, tendrá la misma construcción racional que lo de convencer con la matemática de una falsedad lo que indica tu conocimiento de esta disciplina. Modérate y todo irá mejor.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          6

          3

          • Orlinda Orlinda 05/03/18 15:39

            No me digas cuánto de moderada tengo que ser, eso lo decido yo.
            Ser coherente es tratar de explicar los porqués de lo que se da por verdad, antes que pedir al otro que demuestre la falsedad. Como es tu verdad, te propongo que la expreses en tu lenguaje y no que se quede ahí como un dogma podemita en el que hay que creer.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            6

            10

            • itnas itnas 05/03/18 15:52

              A ver, tu decides lo que te dé la gana, faltaría más, pero con modos apropiados si tu interés es que te conteste. Respecto a explicar dogmas, no estoy preparado. Y respecto a explicar el programa de Podemos la cosa es tan fácil como leérselo y no pedir a otros que te faciliten la tarea. Finalmente, verdades tengo pocas salvo las de la Matemática, el resto suelen ser opiniones. 

              Responder

              Denunciar comentario

              6

              9

  • itnas itnas 05/03/18 09:34

    En primer lugar, ☆☆☆☆☆ y W l'Italia!

    Después, y con resignación inagotable me gustaría hacer una matización que entiendo que en los tiempos que corren puede ser tomada como un atrevimiento intolerable. Aprovecho el penúltimo párrafo del artículo para exponerla, no sin antes señalar que mi vida profesional se ha desarrollado rodeado de mujeres, que en el departamento en el que he ejercido eran mayoría, empezando por considerar que la jefa de dicho departamento era de este reconocible generalmente tipo sexual. A mi me fue bien, y por ejemplo, jamás presencié u oí que una decisión u opinión debiera ser discriminada en función del sexo de quien la emitiera, ¿tal vez como una consecuencia de que las mujeres eran mayoría (y el ambiente era una consecuencia)? Quiero indicar que lo que yo pueda pensar al respecto del tema que se trata no es sólo de índole teórica, o académica (aunque curiosamente, en este caso sí, pues hablo de un departamento universitario).

    Con estos antecedentes y con mi espíritu femenino de consecuente, resulta vergonzosa la sociedad patriarcal en la que vivimos, por el mismo hecho de ser patriarcal y por otros factores no necesariamente consecuencia del patriarcado. Sin embargo, no estoy a favor de 'las mujeres al poder' del mismo modo que no estoy a favor de 'los hombres al poder'. De lo que sí estoy a favor es del 'poder para quien lo merezca' en el supuesto de que deba existir poder, aunque creo que nos entendemos. Es decir, que lo que habría que hacer es manifestarse contra el modelo capitalista de producción, defendido entre otras muchas personas por Merkel, May o Arrimadas. En mi inocencia roja, o morada, me parece que la lucha por la igualdad de sexos en la sociedad no tendría lugar caso de que el poder fuera ejercitado por gentes con modelos no capitalistas de producción como el de Podemos.

    Por cierto, enhorabuena por tu artículo profesora.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    10

  • platanito platanito 05/03/18 07:31

    Su docto y acertado análisis de la situación me ha traído a la memoria el mito de las Amazonas, el papel de la amacho en la sociedad tradicional vasca, la poliandria de esas apartadas regiones del Tíbet chino de los documentales de la 2. Y un antiguo chiste machista al que imagino en viñeta con un hombrecillo de Forges y una marquesa de Chumi : Querida, ya vais camino de conseguir la igualdad, luego ¿Qué querréis? - El poder - Otro gallo nos cantaría. Que bonito sería ese mundo al revés. Y que pánico nos da imaginarlo a los pobres masculinos musculitos, monotarea, y con pequeños cerebritos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    7

    • itnas itnas 05/03/18 09:47

      Te refieres a amatxhu? Debo puntualizarte que todo término no 'bizkaino' lpronúnciese 'biscaino') es una impureza a corregir con, por ejemplo, un getback whip...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • platanito platanito 05/03/18 16:03

        Mil perdones y gracias por la corrección. Viví unos años en Euskadi pero el batúa no pasó por mí.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

      • itnas itnas 05/03/18 10:06

        Veo que sobra una 'h' en amatxu, disculpas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.