X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

El recuerdo en lugar del olvido

Publicada 21/03/2018 a las 06:00 Actualizada 21/03/2018 a las 01:02    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 23

La mentira aún se mantiene intacta sobre la puerta: "Arbeit macht frei". No se necesita imaginación. Cuando uno da un paso más allá de ese umbral, contiene el aire. Aunque el terror ya no se huela como entonces, la verdad, y es que no hace tanto tiempo, sí se lee, se pueden ver sus restos. Una historia reconstruida. Interpretada a la luz del presente. Palabra por palabra. Pisada por pisada. Miles de nombres. Sí, muchos más.

La diferencia entre Alemania y España en el abordaje de su Historia puede partir desde la propia base: los nazis fueron derrotados y aquí la guerra y la guerra que significó la posguerra fue contada por los que se quedaron, lo que imposibilitó el estudio de causas, acciones y consecuencias, abandonando bajo tierra el relato completo. Es la voz de un narrador que permanece inexplicablemente y que se ha dejado por el camino a decenas de miles de cuerpos. Un narrador no fiable, amnésico, que exige identidad cuando no ha brindado memoria.

Pero más allá del punto de partida, en otros países sí se ha reconstruido el pasado dotándolo de todos sus significados, contexto e interpretación y se ha contribuido a la reconciliación de las identidades individuales y colectivas. Un trabajo que contiene un arrepentimiento activo, justicia transicional e investigación histórica de los aspectos que supone haber vivido bajo un régimen dictatorial. Lecciones de obstinación.

Sin embargo, en España, el pasado ha sido relativizado y premeditadamente abandonado. Se ha escrito un punto y seguido político que se nos quiebra como un cristal que, si alguna vez sirvió, hoy resulta fallido y que se nos ha explicado como la cicatrización y cura de las heridas viejas. No ha habido asunción de nuestra procedencia de un régimen criminal que murió de viejo. Nunca ha sido un principio político el recuerdo en lugar del olvido como fórmula de reconociliación. No solamente se han obviado judicialmente los crímenes, es que no ha habido un acto simbólico de reconocimiento público, de aclaración, no se han descifrado las tragedias familiares, las individuales. Las lágrimas. La incertidumbre. Los huesos. Los nombres. Sí, muchos menos. Pero un solo nombre bastaría.

A primeros de este mes, el Gobierno vetó la propuesta del PSOE para la reforma de la Ley de Memoria Histórica de 2007 por falta de presupuesto. Una reforma que pedía la formación de una Comisión de la Verdad reuniendo a especialistas de distintos ámbitos que esclareciesen las violaciones de derechos humanos e infracciones cometidas. Además, la reforma pide la nulidad de los juicios celebrados durante el franquismo y que el Estado se haga cargo de la localización, identificación y exhumación de los restos de los represaliados durante la guerra civil y el franquismo y de la retirada de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Y ayer, PP, PSOE y Ciudadanos rechazaron la admisión a trámite en el Congreso de los Diputados de la reforma de la Ley de Amnistía de 1977 para juzgar los crímenes franquistas cometidos en España y en el extranjero.

Así continúa la politización de un asunto que más tiene que ver con los derechos fundamentales que con las ideologías. Así se sigue cavando la brecha del odio en la que duermen los que no descansan. Cómo de frágil será la sutura de esa herida si no se desea remover.

Si la historia se ha ocupado de dar luz donde hubo sombra, sería justo, al menos, una voluntad transversal de reparar el sentimiento desolado de aquellos que no tienen un trozo de tierra al que llevar una flor. Yo no tengo abuelos fusilados, ni restos perdidos entre los más de 100.000 cuerpos hundidos en bosques, cunetas y tapias de cementerios. Nací en 1981 y esto me importa. Entiendo como vitales esas narraciones que, por ejemplo, nunca llegan a tiempo a los temarios de los estudiantes, a esa edad donde el corazón reconoce de frente la tragedia y el significado de los fascismos como algo a evitar a toda costa, sea cual sea tu biografía.

Parece que hay palabras que han sido deliberadamente despojadas de significado. Se lo han quitado los arquitectos de un presente que se construye sin cimientos. "Memoria histórica". "Mi abuelo". Pereza. Risa nerviosa. Son palabras enemigas de la frivolidad que acompaña a nuestros días. Pero hablamos de la raíz, de la de todos, el trasfondo de la infancia y juventud de una generación que hoy se está apagando. Son los que pasan ahora la frontera de los noventa años, son de acá y de allá, y vivieron y sintieron de formas diversas. Se marchan los testigos, y sí, aunque la Historia comprenda los datos sobre los años oscuros, necesitamos una voluntad política de reparación, con nombres y apellidos, fechas y lugares, porque nuestra memoria colectiva es también nuestra memoria familiar. Y ya estamos huérfanos.

El trabajo no les hizo libres. Ellos no lo sabían cuando llegaron. Ahora, nosotros sí.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



23 Comentarios
  • Arkiloco Arkiloco 23/03/18 00:44

    Después de participar y convocar aplausos en otra noticia que trataba este tema me he pasado por aquí y me he encontrado con los mismos comentarios y una sugerente variación: El Mundo de Luzin o la historia como una Historia del Trinque y que, por supuesto, se puede aplicar tanto al comercio de esclavos como a la Transición o al cultivo de la soja. No es un artefacto tan sofisticado como los que lleva Bidebi en su caja de herramientas, que te pueden decir el número y la serie de los problemas y de sus respectivas soluciones, pero tiene su aquel y es una virguería para participar en foros. Los simpas de Podemos y los muy indignados que participan en estos concursos de “diga de todas las formas posibles cuan traidor es el PxxE (no olvidar nunca las amputaciones), se quedan como perplejos y turbados ante el Mundo de Luzin. Creían tener el molde la izquierda “verdadera” y va Luzin y les dice que es falso. No es para preocuparse. Da igual que os situéis en la más extrema porque siempre habrá alguien que esté más allá. Y tan allá que puede llegar hasta la cosa esa del espacio-tiempo donde los conceptos derecha-izquierda, arriba-abajo ya no tienen sentido. Y estás en Plutón y tienes la Historia del Trinque. Un lugar y un artefacto que no sabemos si pertenece a la pospolitica o a la antipolitica. Si es pesimismo antropológico, versión “todo es una mierda”, o es la lujuria de entrar en estos foros y, por aquello de la elevación y la superación en la dimensión cuántica, ponerte las botas de comentar contra la izquierda falsa y la derecha auténtica. Yo lo que más deseo y a la vez temo, es el día en que nos desarrolle su modelo de organizar la sociedad. Y es que me temo que va a proponer que las comunidades de vecinos se hagan cargo de dirigir el mundo. Porque allí, discutiendo sobre canalones y tejados, ascensores, ruidos, perros y gatos, reluce lo mejor del ser humano y son espacios sin trinque y mucha fraternidad. (Y también laboratorios humanos por donde deberían pasar todos los que aspiren a algún cargo político. Propuesta: nadie que no haya sido Presidente de Comunidad debería ser apto para ejercer en la cosa pública.)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    4

    • Arkiloco Arkiloco 23/03/18 00:47

      Pero a lo que íbamos que siempre me pierdo. Os decía que Luzin os parecería majo si no metiese a los vuestros en el mismo saco. Al final no dice cosas muy diferentes: lo que unos explican con traiciones él lo hace con los trinques. Algunos sois especialistas en saber lo que les desagradaría a algunos fallecidos ilustres si levantasen la cabeza y Luzin ha llegado más lejos: sabe hasta lo que les haría vomitar. Es otro peldaño y se puede alcanzar con un buen manual. (A mí me interesa más el capítulo “¿Qué haría usted si levantase la cabeza dentro de 100 o 200 años? y que forma parte de mi inacabada “Historia del Aburrimiento. El bostezo como fuente de creatividad” y del que ya os informaré cuando lo acabe.) En lo que os voy a echar una mano sin esperar agradecimiento es en desmentir a Luzin: no es cierto que a los izquierdistas nos falten argumentos frente al dominio del capital. Precisamente es lo que nos sobra y el primero te llega bien temprano. Suena el despertador por la mañana y ya tienes allí un argumento contra el orden y el autoritarismo de este sistema al que te vas acostumbrando. Y así, sin parar hasta la noche y sin necesidad de ver la tele que igual que te adormece te calienta. Lo que nos falta es que hay cosas que no sabemos o no podemos llevar a cabo y llenamos ese gran pozo de ignorancias e impotencias con lo primero que tenemos a mano y cada cual con sus ingredientes, indignaciones, ilusiones y esperanzas. Y ya no tenemos, y ni falta que hace, aquellos modelos alternativos y casi perfectos que creíamos tener. O no, al menos, hasta que llegue la Alianza Interestelar de Comunidades de Vecinos para dirigirnos y donde está bien claro quien vive en la izquierda o la derecha y quien en el piso de arriba o de abajo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      4

      • Arkiloco Arkiloco 23/03/18 01:10

        Y como me había olvidado para que me paré aquí voy a apuntar algunas cosas que he recordado. Ya he explicado en otro lugar algunas cosas sobre la derogación de la Ley de Amnistía y que me parece que busca más el efectismo que los efectos. No queda casi nadie a quien juzgar, ya no se puede evitar la impunidad de los crímenes franquistas y un parlamento no va a investigar lo que ya está investigado ni lo va a hacer mejor que los historiadores que se han dedicado a ello. Sabemos el número de víctimas, los lugares y hasta los nombres y apellidos. Me quedo con lo que propone Aroa sobre el desarrollo de la Ley de Memoria Histórica y discrepo de la relectura que se quiere hacer desde hoy de una Transición que no fue ni ruptura ni reforma. Aunque si entiendo la intencionalidad e incoherencias de algunos partidos que hasta están revisando de forma arbitraria la historia de su partido, léase el PCE. Las guerras, y ya no cuento si son civiles, nunca se han podido juzgar como a veces se pretende invocando Justicia con mayúsculas. Hay juicios y narrativas que quedan para los historiadores que tratan de contar lo que pasó y lo que fue. Y las víctimas, casi infinitas, deben ser recordadas pero la mayoría son arrasadas por el realismo o las necesidades de reconciliación y reconstrucción. No sé si la autora da a entender eso pero es falso que Núremberg hiciese mucha justicia. Lo que se juzgó allí fue la punta del iceberg y un límite porque, como concluyeron algunos, si se ponían a juzgar había que arrestar a medio pueblo alemán. Y luego habría que juzgar a los aliados, los bombardeos de la población civil que no contribuyeron a acortar la guerra, los desmanes del ejército soviético en su avance hacia Berlín y la violación sistemática de mujeres…El concepto de Ley de Punto Final con el que se pretende estigmatizar más que hacer reflexionar, sería extraño y ajeno a quienes habiendo perdido la guerra ya planteaban una ley de Amnistía como la que se aprobó nada más acabar aquella. No son leyes para hacer justicia y es un poco absurdo buscar Justicia a los 40 años. Hay otras justicias que se pueden obtener con menos efectismos y que bien necesarias son.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        4

        • platanito platanito 24/03/18 18:10

          Absurdo buscar justicia, claro. Cuando desperté allí seguía el diplodocus. Y los cienmil esqueletos por las cunetas y las tapias de los cementerios. Será mejor mirar al futuro y seguir pensando que aquella ley de amnistía nos mecía en brazos de la esperanza. Y era la mejor manera de conseguir un futuro mejor.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

  • frida56 frida56 22/03/18 01:10

    Me ha gustado muchísimo su artículo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • luzin luzin 22/03/18 00:19

    Todo esto es realmente patético, puro oportunismo político, cuando a los falsos izquierdistas no les queda ni un sólo argumento frente al dominio absoluto del capital se refugian en luchas que se perdieron en su momento precisamente por esos mismo falsos izquierdistas. ¿Quién defendió la Ley de Amnistia o impunidad de los fascistas? Pues el "apreciado" Marcelino Camacho. Qué hizo el camarada Carrillo abrazado al falangista Adolfo Suarez cuyo nombre luce el aeropuerto de Madrid. ¿y del PSOE que decir? basta repasar en qué terminó el gobierno de González para entender la putrefacción de nuestro sistema político.
    Los que siempre hemos sido partidarios de una ruptura democrática en España hemos sido siempre minoría, el reparto de la teta estatal, que eso es la Transición, fue recogida, abrazada y fervorosamente defendida por los trincadores que hoy festejan en el lodazal corrupto en que han convertido este país. La casta franquista, la Iglesia, el ejercito, la monarquía, el capital franquista sólo tuvo que ceder prebendas a partidos y sindicatos para mantenerse y seguir robando a los españoles, claro que ahora son muchos más (entre liberados, políticos, colocados, sindicalistas, ...)
    y la cosa parece que se va agotando, máxime cuando aparecen nuevas hornadas de trincadores en Podemos Y Ciudadanos.
    Y si, en mi familia hubo asesinados, encarcelados, ... por el régimen franquista, pero estoy seguro que vomitarían al ver el indigno espectáculo que montan tras cuarenta años de silencios interesados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    2

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/03/18 09:20

      Tú, que según dices, siempre has estado "por la ruptura democrática en España" y que te identificas "con la verdadera izquierda", se puede saber que propones ?......quizás NADA, sólo quejarte de puertas adentro...?.

      Porqué si una reivindicación sobre la derogación de una Ley de Amnistía que se firmó en el 77 en aquellas circunstancias, ahora te parece oportunismo político.....te haces idea de lo que pensarían de ti ésos familiares tuyos represaliados ??, yo creo que no te entenderían, salvo que se consideraran "bien fusilados y ostiados".....

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      4

      • HEREJE HEREJE 22/03/18 12:18

        El discurso del semoviente denominado Luzin es cambiante como el ombligo de Albert Rivera. Es un mutante que cada día ofrece una cara de su poliedro. Yo lo identificaría más bien como un troll que entra cuando se aburre para decir mamarrachadas, ya sean de derechaza, ya de izquierdísima anti todo. Ni siquiera cumple con los requisitos de un ácrata, de forma que mejor no hacer aprecio. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        1

    • christopher lee christopher lee 22/03/18 07:40

      La amnistía era una exigencia de que los presos antifascistas tenían que estar en la calle; los de UCD y AP, además de amnistía metieron un "punto final", que evitara la persecución de los fascistas. Cuando esto sucedía, la gentuza militar seguía haciendo su ruido de sables.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • HEREJE HEREJE 21/03/18 20:20

    Tienes razón, Aroa. España perdió dos guerras: la civil y la mundial. De esos restos humeantes se enseñorearon las aves carroñeras para roer los trozos de carne adheridos a los huesos. Desde entonces en este país mandan las hienas y los buitres, y no dejan que se acerque nadie a su presa. Por eso no se pueden tocar los huesos de sus víctimas. ¡Triste país éste!. Triste también tu artículo, porque no puede ser de otra forma. Creonte no permite que Antígona dé sepultura a su hermano y la condena a muerte. El comportamiento de los tiranos no ha cambiado a lo largo de la historia.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • esfera esfera 21/03/18 14:34

    Excelente Artículo.Nuestra representación política , mayoritariamente,ha sido capaz de socavar el indeleble legado de la historia de España del franquismo,y además, tratar de abrir oficialmente una nueva " laguna" , con el objetivo de reconstrucción de los hechos,so pretexto de la ley de punto y final de los años 70, ley de Amnistía.
    Incomprensible,inadmisible , injustificable ,incalificable e incompatible con la normativa Internacional vigente relativa a Derechos HUMANOS IMPRESCRIPTIBLES, y ratificados por España.
    Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 21/03/18 13:07

    El texto en alemán "el trabajo os hará libres", es un anticipo de las frases vergonzosas, indecentes y engañosas que hemos oído y seguimos oyendo, por parte de muchos partidos y en concreto de los dos que se han turnado en el gobierno de la nación, PP-P$O€.

    Es ésto lo que defienden los que se identifican con la "socialdemocracia", lo que aplauden las bases y los jóvenes que se sitúan detrás de los intervinientes en cualquier mitin del P$O€, es lo que defienden en el PSE-EE, en el PSC, es lo que defienden los votantes de éste partido del pasado que niega el propio pasado del país donde viven ??????????..............

    Estáis acabados y sois pura basura, mientras no seáis capaces de reconocer lo "básico", dejaros de chorradas de avances democráticos y sociales, que avance hay mayor que "reconocer el daño que se hizo a ésa ciudadanía, a la democracia que asaltó Franco".

    Luego ciertas personas se preguntan porqué no se acepta la bandera nacional ?, porqué suena a ésto a FRANQUISMO, que además era la bandera que enarbolaban los golpistas, así como el Bando Constitucional tenía la Tricolor, tanto que defienden ahora "La Constitución".....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • MASEGOSO MASEGOSO 21/03/18 10:17

    La historia, y con más redundancia en este caso, la escribe siempre el vencedor. En el transcurso de la vida, las mentiras del vencedor se van convirtiendo en verdades simplemente por su reiteración. Antes se llamaban mentiras piadosas. Ahora les llaman posverdad.

    No tengo más remedio que agradecer de todo corazón este artículo que nos va trayendo a la memoria, personal no histórica, recuerdos de juventud que, no en todos los casos, fueron relevantes. Los nacidos tras la GC tuvimos que soportar sapos y culebras e ir descubriendo la verdad en el transcurrir diario de nuestras vidas. ¡¡¡Qué sorpresas nos llevamos!!!

    Aquí no puede haber revisión histórica por la sencilla razón de que el relevo de la Transición cayó, como era de esperar, en manos de los mismos que vencieron en 1939. ¿Alguien puede, ni tan solo pensar, en el beneplácito del Movimiento hacia el PSOE de Felipe González? ¿No se pactó, un viernes santo, el acceso del PCE a la “nueva” España?

    Hoy, al igual que nuestra infancia se fue diluyendo en la realidad de la vida y comprendimos que no todo había sido un campo de rosas que, en realidad, esas rosas rojas eran la sangre de cientos de miles de españoles asesinados por el simple hecho de no pensar igual que los vencedores; de querer vivir en democracia e igualdad, de tener derecho a los logros en educación, vivienda, alimentación y salarios. De poder, a fin de cuentas, vivir como personas con dignidad y libertad de expresión (esa que cada vez nos van reduciendo).

    Pero pensar que esto viene desde 1936 es un grave error. Esto comenzó con Fernando VII, acaso el más descerebrado (si alguno de ellos ha tenido cerebro) de los Borbones.

    Gracias por el artículo y Cordiales saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • hayundi hayundi 21/03/18 08:34

    Todo esto es la consecuencia lógica de la situación que parte de la perdida de la guerra civil por parte del frente popular, los vencedores propiciaban el exterminio total del enemigo, así es que se escribe la historia que interesa a los vencedores y es que los vencedores siguen ahí puesto que la transición se hizo con su beneplácito. Luego se han mezclado intereses políticos de la actualidad y la ley de memoria histórica sigue en el dique seco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 21/03/18 08:01

    Magnífico artículo. A ver si toman nota desmemoriados y votantes contra la revisión de la ley de amnistía. Aunque me temo que va a ser que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • platanito platanito 21/03/18 07:05

    Leo en la wiki unas palabras del portavoz de la UCD. Arias-Salgado en el 76: La democracia a la que aspiramos, por ser auténtica, no mira hacia atrás sino hacia delante... La cara B de aquellos falangitos son estos de hoy. Los de agosto del 36 llegaban con correajes y pistolas y se los llevaban en camiones al matadero. Pero la vergüenza que veo mayor es la de muchos votantes socialistas al ver que su baranda, por boca de la exmagistrada, se ha opuesto a la reclamación de la ONU de revisar esa ignominiosa ley. Más de 100000 esqueletos se van a levantar al unísono gritando... Venganza y guerra. Perdón porque evoque al poema romántico: Oigo patria tu aflicción y escucho el triste concierto que forman, tocando a muerto, la campana y el cañón.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    15

    • platanito platanito 21/03/18 07:23

      Error. Defendió el NO socialista el diputado Cámara alegando que aquella fue una ley de "esperanza". De mear y no echar gota.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      10



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.