X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

No eran los rusos, somos nosotros

Publicada 22/03/2018 a las 06:00 Actualizada 21/03/2018 a las 19:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Tanto hablar de bots rusos tratando de influir elecciones —que haberlos haylos— y resulta que somos nosotros los que hemos abierto las puertas de par en par al enemigo. No es necesario que nadie robe los datos, se los regalamos urbi et orbi en cada clic en una red social, en cada página visitada en Internet y en las aplicaciones de los teléfonos móviles. Nos hallamos desnudos en medio del ciberespacio por voluntad propia. Ahí está todo: nuestras ideas políticas, los gustos, los movimientos y las debilidades. Somos presa fácil para cualquier depredador. Si alguien quisiera podría reconstruir nuestra vida, dónde vivimos, a qué hora salimos de casa, por qué calles transitamos, qué domicilios visitamos.

Este texto, cuyo autor/a desconozco (cosas de Internet y de la propiedad intelectual difusa), corrió hace días por WhatsApp. Es el mejor resumen del problema:
 

El escándalo que envuelve estos días a la empresa Cambridge Analytica salpica a Facebook, a la custodia y seguridad de los datos que posee de sus clientes. ¿Tiene usted cuenta en Facebook? En este enlace, la BBC explica lo que sabemos hasta ahora y cómo se puede defender. Por si pertenecen a la mitad de españoles que llevan toda la vida estudiando inglés sin éxito (como Mariano Rajoy) —la otra mitad no sabe—, les resumo.

Un periodista de Canal 4 de la televisión británica, armado con una cámara oculta, se hizo pasar por un hombre de negocios de Sri Lanka que deseaba contratar los servicios de Cambridge Analytica para influir en las elecciones de su país. Es un trabajo de investigación de cuatro meses.



El presidente de la empresa, Alexander Nix, fue muy locuaz en la descripción de sus habilidades (como se puede comprobar en el vídeo anterior), que incluyen la fabricación de escándalos con la utilización de mujeres para desacreditar a los rivales de sus clientes. Se suman las tácticas de siempre y las nuevas, gracias a la tecnología. Es la política más sucia en todo su esplendor.

Los dos trabajos más significativos de esta empresa de datos han sido el Brexit (sus clientes eran los que defendían la salida de la UE) y la campaña presidencial de Donald Trump en 2016. Dos asuntos calientes.

Tras el revuelo político que ha levantado el reportaje, Nix niega la mayor; sostiene que los audios están manipulados. El Gobierno británico ha ordenado una investigación. Quiere que la policía tome el control de los servidores.

Más allá de lo que se encuentre en ellos, a la primera ministra británica Theresa May le viene de perlas el revuelo del caso, cercada como está por los brexiters más duros. En el Reino Unido hay un runrún de fondo al que nadie del Gobierno se atreve aún a poner nombre. Se llama segundo referéndum. El precio del Brexit y las complicaciones van a ser más elevadas de lo que se ha dicho a la ciudadanía.



Gracias al reportaje de Canal 4 y las investigaciones de los diarios The Guardian y The New York Times sabemos que una encuesta de personalidad, realizada en 2014 por Facebook entre sus clientes, ha permitido a Cambridge Analytica hacerse con los datos de 50 millones de usuarios (los que respondieron y todas sus redes de amigos), la mayoría en EEUU. Esos datos sirvieron para confeccionar perfiles de votantes para la campaña electoral de Donald Trump y ajustar los mensajes en cada Estado. Facebook ha bloqueado a Cambridge Analytica, pero su fundador Mark Zuchenberg va a tener que dar algunas explicaciones sobre la protección de datos. Estamos ante la punta de un iceberg.

Aquí, Alex Hern les explica en The Guardian cómo proteger su privacidad en Facebook o cómo darse de baja y borrarse del todo.

En el siguiente vídeo, la periodista Marta Peirano pone ejemplos que le van a sorprender. Su charla en TED se tituló: ¿Por qué me vigilan, si no soy nadie?

 
La política, igual que las religiones y los nacionalismos, se mueve en el campo de las emociones. No es una novedad, lo nuevo son los instrumentos tecnológicos para detectarlas y manipularlas de manera masiva. ¿Cómo influyen en las elecciones? ¿Qué aportó Cambridge Analytica a la victoria de Trump? ¿Fue legal todo lo que hizo por su cliente? ¿Cómo influyó en la victoria del Brexit?

Hablamos, en el caso de Trump, de un puñado de votos que decidieron los Estados clave. Recordemos que Hillary Clinton ganó el voto popular, pero perdió en compromisarios.

La manipulación de las emociones es parte de nuestra sociedad. Es la parte de la publicidad: inducir a querer un producto, o un candidato.

Lo hemos visto estos días en la cobertura televisiva, y escrita, del caso del pequeño Gabriel y la campaña sobre la llamada prisión permanente revisable. Nunca se trabaja con informes jurídicos y psicológicos sobre su utilidad, ni se llevan a cabo comparativas con otros países, si la pena de muerte en EEUU ayuda a reducir la criminalidad o no. Se manejan las emociones colectivas en busca de un rédito electoral.

Es un sarcasmo que en un mundo en el que exponemos nuestras vidas sin ser conscientes de ello, haya tan poca transparencia sobre el uso de esos datos. Se utiliza el terrorismo como excusa para proceder a millones de escuchas telefónicas sin control judicial alguno ni información sobre la custodia de los datos, como denunció Edward Snowden. Muchos de los datos recolectados por la secretísima Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en EEUU han servido para espiar a rivales de las empresas estadounidenses. ¿No se debería llamar competencia desleal?

Todo parece vinculado a la fabricación y difusión de noticias falsas, eso que ahora llamamos fake news. Siempre ha existido. Se llamaban mentiras. Pero ahora el bombardeo es masivo. El poder ha aprendido a tildar de noticia falsa toda noticia verdadera que le daña. En España, el Gobierno del PP quiere llevar al Congreso de los Diputados un ley sobre mentiras en Internet cuando lo urgente sería una ley sobre las mentiras en la política. Podríamos considerarlo un ataque súbito de sentido del humor, pero solo forma parte de su permanente campaña de desinformación. No tiene a Cambridge Analytica, pero sí a TVE y a los medios de comunicación que le son afines por un motivo o por otro.

Les recomiendo este enlace sobre el debate de Mediapart sobre La verdad en la era digital.

El debate es la supervivencia de la democracia, asediada por una horda de intereses económicos con la excusa combinada de la globalización y la crisis económica. Empresas como Cambridge Analytica son la consecuencia del cambio de modelo. Internet podría ser una gran ágora mundial, un espacio de debate entre ciudadanos, pero no, solo es un caladero de votos y voluntades de una sociedad cada vez peor informada y expuesta. Parece un contrasentido en el mundo de la hiperinformación. Más noticias y más herramientas, menos verdad.

Pero nos queda la calle:

 


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Birth 3 Birth 3 23/03/18 13:04

    Es un privilegio vivir en esta épocas de internet. Nunca tant@s han tenido acceso a tanta información y conocimiento. Se puede contrastar las noticias consultando varios periódicos, verificar las respuestas en otros paises, ir directamente a la fuente (entrevista, documento, video) que se comenta, consultar archivos históricos, emitir la propia opinión. Todo en reducido tiempo. Siempre hubo falsedades y deformaciones de la realidad. Antes normalmente quedaban impuestas por la fuente (nobiliaria, de poder, etc), por la imposibilidad de contrastarla... El momento presente es un paso en la evolución de internet. Nada es más "trumpiano" que insistir en la invasión de falsas noticias y anunciar el caos. Es su salsa. "No os fiéis de otros. Venid a mi". Cuestiono, por lo tanto la visión de internet del columnista como sólo un caladero de votos y demás...No creo que supere la supervisión de la realidad. Eso sí, la actividad del periodista se ha transformado, y requiere mucha mayor preparación y comprensión de su nueva posición en el panorama. Y acepto que no es nada fácil. Así que sin estar de acuerdo en algunos puntos, el esfuerzo merece estima, Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/03/18 18:21

    Perdona Ramón, M. Rajoy lleva toda la vida estudiando ingles, y aunque alguien lo pueda dudar tiene el "Proficiency (CPE) por Cambridge", qué, hay alguna duda ?.

    En cuanto a facebook, yo no le veo peligro en Ejjjjpaña, aquí "la borregada" se deja influir todavía más por el papel (Marca)....y otros derivados (La Razón-ABC)......

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Ataio Ataio 22/03/18 12:41

    Excelente artículo. Posiblemente la solución sean leyes que den con un acertado equilibrio entre protección de datos y libertad digital. Falta la demanda de las mismas por parte de la gente , y la atención y voluntad de los políticos hacia dicha demanda. Una "utopía" más ? , posiblemente.
    La gravedad del tema es indudable e incuestionable.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • M.T M.T 22/03/18 09:39

    Poderes y superpoderes para ejercer un mayor control sobre las gentes. Herramientas y tecnología al servicio del poder. Gracias por su artículo, Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    15

  • paco arbillaga paco arbillaga 22/03/18 07:43


    Gracias, Ramón, por recordar lo que nos ocurre en cada momento cuando recibimos o enviamos datos por cualquier medio electrónico. Aunque no estemos metidos en esas redes de Facebook o Twitter estamos también controlados a través de las señales que emiten todos nuestros aparatos informáticos o a través de las cookies y otros programas que campan por nuestras máquinas.

    Esos rastros electrónicos que dejamos pudieran ser útiles para la sociedad si se emplearan para hacer el bien, por ejemplo para buscar a personas desaparecidas o a quienes han cometido actos delictivos como podemos comprobar en las señales que dejan nuestros móviles por los postes que pasan y que pueden servir de pista para encontrar a quien se busca. Mas también conocemos, intuimos, que muchísima de la información que nos chupan es para que «alguien» consiga beneficios, bien sean económicos o políticos.

    Es lo que hay, pero lo mismo que ese control lo hacen los «malos» también podrían hacerlo los «buenos» y así enterarnos de cómo actúa el Gran Hermano. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • Meca Meca 22/03/18 06:59

    Wow! Después de leer esto sólo me viene en mente: Bonjour paranoia; goodbye ¿quieres opinar?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • frida56 frida56 22/03/18 01:02

    Aún conociendo algunas de estas cosas,uno se queda sin palabras,ante un mundo que nos sobrepasa. Es como caminar por una infinita explanada de hielo que no atinas a saber en qué punto se va a quebrar y te tragará. Y no hay más que esa explanada para andar. No hace falta ya el concepto Dios para sentirte nadie.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    17

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.