X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Ciencias o letras

Publicada 05/04/2018 a las 06:00 Actualizada 04/04/2018 a las 20:50    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 18

La adolescencia es una mierda. Sí. Y la de tus hijos aún peor. Y no lo sabes hasta que de nuevo estás ahí en medio de esa tormenta de hormonas que transforman a tu pequeña en un ser irreconocible a ratos, adorable a otros. Y yo soy de las que digo que me puedo sentir una afortunada porque (crucemos los dedos) de momento estamos teniendo una adolescencia de lo más llevadera. Pero hay que pasarla, y ahí está, a días siendo llevadera, a días queriendo exiliarte muy lejos de tanta hormona y silencios incomprensibles.

Y lo peor de la adolescencia es que todo y todos te obligan a definirte. A decir quién eres, qué quieres, qué te gusta y qué no. ¡¿Por qué nos complicamos tanto todo?! Con 15, 16 años no tienes ni idea de quién eres. No sabes si definitivamente has dejado de ser una niña o si ya eres un adulto, hecho y derecho. Juzgas de forma rápida todo. No hay tiempo para la reflexión. Tomas decisiones sin saber muy bien por qué. Hoy afirmas con total rotundidad que de aquí no te moverás nunca, que éste es tu sitio y al día siguiente te levantas anunciando que lo tuyo en realidad es coger la guitarra y recorrer el mundo. Así que, con tantas certezas absolutas, cómo podemos pedirles que decidan qué van a estudiar, a qué quieren dedicarse el resto de la vida.

En 4º de la ESO tienen que elegir si quieren ir por Humanidades o por Ciencias. Sin saber muy bien qué abarca qué. Se acabó aquello de Letras mixtas o Ciencias mixtas de nuestra época. Aquí van a blanco o a negro. No hay medias tintas. No hay grises. O tiran por carreras tipo derecho, sociología, periodismo, filologías, humanidades, económicas o tiran por ciencias, es decir, medicina, ingenierías, toda la rama de biología. Miran hacia la FP como un camino poco conocido, nadie les orienta hacia allí. Y con esta edad, lo de tener una vocación clara, seamos sinceros, es excepción. Andan perdidísimos. Angustiados porque saben que tomen el camino que tomen, es de no retorno. No hay posibilidad de volver hacia atrás, si no es a base de perder un año escolar.

Un sistema demasiado rígido para una etapa de tu vida en la que hay pocas certezas, pocas cosas de las que digas que te sientes seguro. Dudas de todo. Así que ahí estamos, desde hace semanas, meses, observando la vida. Con los ojos y los sentidos en alerta. Viendo qué es lo que le gusta, qué le motiva, en qué se vería trabajando. Vamos al veterinario y la miro y sabe qué pregunta viene, no hace falta que se la haga. “No, no. Me gustan los animales, pero eso de tener que operarles, la sangre, pincharles, no podría”. Vamos a una exposición de fotografía y lo mismo. Y me acuerdo de mis 15 años, de mis 16. Yo tenía la cabeza en la música: vivía por y para el piano. Metía horas estudiando en el conservatorio y en casa. Y sólo soñaba con terminar COU y conseguir una beca para irme a estudiar música fuera, a Italia. Sólo una operación en la muñeca en 3º de BUP me sacó de golpe de ese sueño y me devolvió a la realidad: la música se había acabado, mi muñeca no aguantaba tantas horas frente al piano y había que pensar a qué quería dedicarme. Y ahí estuve, observando de nuevo el mundo con los mismos ojos con los que lo observo ahora a través de mi hija. Viendo qué podría apasionarme cada día, en qué trabajo lograría ser feliz y ganarme la vida. Porque ésta es la otra variante que sí o sí entra en este dilema siempre. La primera pregunta es: “Si estudias tal carrera, ¿a qué te sueles dedicar, en qué consiste tu trabajo?”. E inmediatamente después llega la pregunta del millón: “¿Con esto te da para vivir?”. Y aquí hay poco que aportarles. Poco en lo que orientarles. Porque su generación será la que de verdad descubra que se acabó aquello de esfuerzo igual a recompensa.

El último estudio publicado sobre licenciaturas y grados superiores afirma que uno de cada cuatro universitarios con máster no supera los mil euros de sueldo. ¡Mil euros! Años estudiando, metiendo horas en el cuarto o en la biblioteca para que tu sueldo no llegue a los mil euros. Sólo 13 de cada 100 logra un salario entre los 2.000 y 3.000 euros. Y muchos saben que su futuro durante los próximos cinco años no cambiará demasiado así que descartan la idea de independizarse o formar una familia. Y creen que la única salida es irse. Y ahí estamos: formando talento para que se vaya fuera. Desde la Universidad encienden el piloto de alerta: señores, la sociedad tiene que dar una solución a este problema. Hay que hacer reformas sociales y económicas para que motivemos a los que vienen por detrás. Si queremos que esos jóvenes se motiven formándose, vean que aprender, que estudiar es, además de apasionante, un medio para ganarse la vida, habrá que hacer algo, y habrá que hacerlo rápido. Lo ha dicho el presidente de la CRUE.

Mientras, aquí estaremos, ella y yo. Ella observando, yo acompañándole en su observación.
LA AUTORA
Relacionados


Hazte socio de infolibre



18 Comentarios
  • Andres Niporesas Andres Niporesas 11/04/18 19:10

    Simplemente un labrador interesado por entender la naturaleza.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • etrusko etrusko 07/04/18 07:22

    Enhorabuena por su artículo a Helena y a varios de los que habéis hecho comentarios, muy buenos a mi juicio, (Raul Bermejo, Borginiano, eldeantes, anamp, itnas y M.T.). Me han gustado vuestros diferentes puntos de vista y la forma de expresarlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Raúl Bejarano Raúl Bejarano 06/04/18 10:10

    Muy buen artículo. Soy recién graduado en ingeniería informática y me puedo considerar un privilegiado al tener un sueldo medio decente pero que aún así da para ahorrar poco.

    Lo que más tristeza me da de todo este tema es que la búsqueda de conocimiento se hace para conseguir un fin en base a una necesidad. Se estudia para conseguir un buen trabajo, se ve el estudio como un esfuerzo para, como si de una maratón se tratara, conseguir llegar a una meta. La búsqueda de conocimiento debería ser un fin en si mismo y no un medio para conseguir algo por necesidad.

    Recalco mucho la palabra necesidad por la pregunta que se ha planteado "¿Con esto te da para vivir?" y de la fuerte implicación que tiene esto en nuestra educación. Se nos educa para producir. Es un hecho. Nos enseñan lo básico para convertirnos en un engranaje y encajar en un mecanismo concreto, ingeniero, abogado, contable, etc. Y esta fabrica de productores me recuerda mucho a la novela de Aldous Huxley "Un mundo feliz" dónde nadie sabía nada más allá de su función en el trabajo. ¿Cómo solucionar esto? Soy de la opinión de que una Renta Básica Universal (RBU) puede ser una solución ya que eliminaría el factor necesidad y permitiría realmente elegir lo que realmente quieres hacer con tu vida e incluso equivocarse y volverlo a intentar con otra cosa.

    En conclusión, es necesaria una nueva visión de la educación que evite el mercado de la necesidad y que redefinamos la búsqueda del conocimiento para evitar que nuestros hijos elijan un futuro pragmático en lugar de un futuro feliz.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • borjiniano borjiniano 06/04/18 01:53

    Muy buen artículo.Pienso que seguimos con aquella manera de valorar tu éxito profesional y modus vivendi de hace décadas. Hacer una carrera y a correr.
    Ahora veo que lo mejor es hacer una Formación Profesional en lo que sea. Salen colocados la gran mayoría y con sueldos superiores a los mil euros. Tengo varios conocidos con formación en calderería, soldador tubero, electrónica, etc, que se ganan muy bien la vida. Tengo un amigo que lo único que ve mal es que no tiene tiempo ni para gastar el pastizal que gana. Trabaja en una empresa que se dedica al mantenimiento de grandes antenas de telefonía y astronomía en todo el mundo. Tan pronto está en Alaska, como en Chile. Tiene su base en España, pero está disponible los 365 días del año. Eso si, cuando no hay averías se queda en casa semanas enteras, que computan como vacaciones. No baja de 10.000 euros mes nunca y tienen un grado de electricidad y electrónica y habla muy bien inglés y francés. La formación Profesional tienen grandes salidas y a partir de ella puedes continuar los estudios universitarios que quieras. Mi amigo lleva muchos años en esto y es muy bueno. Lo cuento como otra experiencia, ni de letras ni de ciencias. FP, tan poco valorada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • jorgeplaza jorgeplaza 06/04/18 00:19

    Un comentario muy al margen. Me hace gracia que, al mencionar las carreras de ciencias, la autora mencione las ingenierías (que, con más propiedad, son carreras técnicas que de ciencias: en ellas se estudia economía y gestión de empresas, por ejemplo), la medicina y la biología pero se olvide de las matemáticas, la física y la química que, junto con la biología y la geología, eran las distintas licenciaturas de las antiguas Facultades de Ciencias (sigue habiendo alguna: en la UAM de Madrid, por ejemplo). El Teniente Coronel Jefe de Instrucción del Regimiento de Infantería San Quintín 32 tampoco sabía bien qué era un Licenciado en Físicas como yo. Se lo intenté explicar con poco éxito hace más de cuarenta años. Quizá las cosas no han cambiado tanto desde entonces.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 05/04/18 17:27

    Es una situación que se viene repitiendo desde hace muchos años, y que los sucesivos planes de estudio no han solucionado, y que ahora lo ha complicado........."La Sra. Cifuentes".........jajajajajajaja.

    Porqué, cuando está conversación vuelva a salir entre "unos padres preocupados/intrigados sobre el futuro que han elegido sus hijo/as", temblarán de que éstos se acuerden de la susodicha, y te contesten "total para qué, si puedes comprar lo que sea........", y adornar tu salón con una formación no acreditada.

    Por supuesto, es broma, pero venía a cuento..............o NO ??.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • eldeantes eldeantes 05/04/18 13:35

    Muchas gracias por su magnífico artículo, Helena. Recuerdo un profesor universitario que me decía: " Lo peor que te puede pasar en esto, es acertar a la primera "
    No sé si lo entendí entonces, pero se me quedó grabado y ahora lo utilizo a menudo. Yo reivindico el derecho a equivocarse en cualquier asunto, como forma de aprender, siempre que después hagamos una sincera y necesaria autocrítica, claro, para poder reconducir.
    ¿Ciencias o letras? Pues primero unas, luego otras, luego artes pero también informática...Creo que todos tenemos diferentes talentos y estaría muy bien irlos dejando salir, unos antes, otros después da igual. ¿Cuántas personas estudian una carrera y ejercen profesionalmente de otra forma? ... Se me ocurre el gran Wyoming , Peridis, mi prima Paca que estudió económicas y ahora es una tabernerera feliz ...¿Acaso no se puede estudiar derecho y luego dedicarse a la agricultura ecológica, ser carpintero o cultivar gallinas? ¿Porqué necesitamos tanto el "prestigio" de lo académico y sacrificamos nuestros otros talentos?
    Para mí todos los talentos son de igual valor. Desde contar un chiste con gracia, o ser amable hasta hacer una tortilla de patata o mediar con eficiencia en un conflicto...Da igual. El problema es que no nos lo creemos. Sobreestimamos lo académico y así nos va (... y si no, que se lo pregunten a Cristina Cifuentes, por ejemplo ).
    "La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y se olvida del regalo" En esta frase el profesor A. Einstein, ya nos lo venía señalando ¿no?

    ....perdón por lo de las gallinas, es mi talento para decir gilipolleces.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    11

    • Isasi Isasi 06/04/18 15:02

      eldeantes: ¡Bravo! y la cantidad de genios que han existido y no fueron reconocidos y otros que existen y tampoco lo son... Lo de las gallinas, lo he pensado muchas veces! y les pondría música como en la peli "una madre imperfecta" de Lorene Scafaria protagonizada por Susan Sarandon :))


      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • eldeantes eldeantes 06/04/18 21:34

        Isasi: Qué manera de motivarme. Usted sí que tiene talento...Ya mismo me descargo la peli y pongo en marcha la operación " gallina sinfónica ", pero no se lo cuente a nadie. Será nuestro secreto ; )

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Isasi Isasi 06/04/18 23:36

          eldeantes: jajaja Top secret! ;)

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

    • Queso Tierno Queso Tierno 05/04/18 15:05

      Totalmente de acuerdo con el artículo y su comentario. Poco más que añadir que recordar la necesidad de un pacto en Educación con generosodad y amplias miras y que supere la cortapisa del manipuleo político para llevarnos un futuro más esperanzador.
      ¡Ah! y no crea. Cultivar gallinas sería un avance espectacular que proporcionaria pingües beneficios a su inventor.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      6

      • eldeantes eldeantes 05/04/18 18:30

        Muchas gracias,q t. Creo que harían más falta, optimistas como usted. Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Queso Tierno Queso Tierno 06/04/18 00:29

          No, gracias a Vd., por sus hermosas palabras sobre el talento. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

  • anamp anamp 05/04/18 12:16

    Mi hija, en sus dudas de adolescente, se ha paseado por tres de las diversas opciones de Bachiller que ofrecen los IES. Gracias a la flexibilidad del Jefe de Estudios y profesores del Centro ha conseguido terminar en un Grado que le gusta cuando al principio no tenía ni idea de por dónde tirar en la vida; eso sí, después de tres años en vez de dos y de estudiar durante dos veranos para examinarse en septiembre de las asignaturas de la nueva opción elegida que no había estudiado el año anterior. Porque lo que estudies en el IES te determina totalmente para los estudios universitarios y para el mundo laboral. porque la pregunta no es qué quieres saber, la pregunta es en qué quieres trabajar. Pareciera como si el coste de las Universidades lo pagaran las empresas.
    En mi época universitaria, mientras te diera la nota, podías "ir a aprender" lo que te diera la gana, y la dificultad que tuvieras para ello si venías de otra rama era asunto tuyo.
    Creo que no estábamos tan dirigidos por la economía, éramos más libres.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Aserejé Aserejé 05/04/18 09:49

    ¡Muy bueno el articulo, Helena¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • itnas itnas 05/04/18 09:07

    Hacía tiempo que no leía un artículo en un digital que tan buenas sensaciones me ha causado. Probablemente porque ésta es la época en la que como nunca antes los lectores somos alumnos a los que hay que repetir hasta la extenuación cuáles son las claves de esta sociedad, claves que naturalmente consisten en la denuncia una vez sí y otra también de lo mal que va todo y que nosotros ignoramos por ser una especie de pollinos a los que educar con la lectura de dichas denuncias.

    Siempre demando propuestas de solución cuando leo artículos digitales porque creo que denunciar es sólo el primer paso. Y lo sorprendente es que este artículo de Helena no propone otra cosa que lo dicho desde la CRUE, de forma que me pregunto por el buen efecto causado con su lectura. Supongo que ha sido por el tono que desprende, carente de la agresividad innecesaria que apunta como culpable al sistema (en el que, naturalmente, el escritor enseñante parece no vivir); un tono que, probablemente, tiene que ver con el hecho de que la que escribe es mujer, de aquí con una sensibilidad que me permite conectar mejor con la situación descrita. Un tono, en definitiva, que apunta al centro del problema: 'no esperes solucionar fuera de ti lo que no puedes solucionar dentro de ti'. En efecto, ¿qué clase de majadero ideó que a los 16 años estés en condiciones de renunciar a un tipo de enseñanza cuando el adiestramiento sigue su curso?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.