X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Hay otros mundos, pero están en este...

Publicada 18/04/2018 a las 06:00 Actualizada 17/04/2018 a las 20:07    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Kubrat está pintando. Le miro y veo cómo se lleva una mano a los lagrimales y aprieta. Le pregunto qué le pasa y me cuenta que su padre acaba de fallecer. Era marinero. Toda la vida en el barco, se jubila y tarda dos meses en morir. No es justo, y mira hacia arriba. No es justo, le digo. Llevaban diez años sin verse. Su hermano está en Italia y su madre en Rumanía. Trabajando. Kubrat no ha ido al funeral en Bulgaria. Nadie más ha podido ir. Pero en seguida se recompone y sigue con la brocha. Es ley de vida, me dice. Se ha ido con él una parte de mí. Aunque hiciera muchos años que no somos una familia. Disfruta de tus padres, concluye.

Betty pasa los domingos metida en la cama. Come y ve la televisión. No sale. No tiene con quién. Vive en una habitación alquilada en casa de otra familia ecuatoriana en Villaverde. Puede usar la cocina y el baño. Prefiere no estar en el salón, necesitan intimidad, me dice, tienen un bebé. El resto de la semana trabaja en seis casas. Solo en una está dada de alta. Sale a las seis y vuelve a las nueve de la noche. Sus tres hijos están en Guayaquil. Les manda lo que le queda. Y cinco nietos a los que no ha visto nacer. Está preocupada porque ha adelgazado diez kilos en el último año. Su hermano murió tiroteado en una calle de Los Ángeles hace unos meses y no se han esclarecido los motivos.

Cuando dijo que se iba a casar y que no podía seguir de interna, Majida se quedó sin trabajo. Pasó el último verano a los pies de la piscina, bajo el castaño de indias, vigilando a los chicos. No es que los haya visto hacerse adolescentes, es que los ha criado ella. El año pasado el ramadán cayó en junio. Y allí estaba a 40 grados, en los días más largos del año, sin beber y con su uniforme de pantalón y manga larga al borde del agua. Antes de que saliera el sol, se levantaba y se preparaba platos fríos. No debía hacer ruido. No puedo estar casada y ser interna, me cuenta. Propuse venir durante el día, los chicos son mayores y ya no me necesitan por las noches. A su lugar llegó Adela, de República Dominicana. Más joven.

Mónica vive de día en el pequeño comercio que tienen sus padres en una calle del centro de Madrid. Recorre sentada en una pequeña moto de plástico los pasillos abarrotados de todo tipo de alimentos. Va a la escuela del barrio. La tienda abre de lunes a domingo. Allí siempre hay algo cocinándose y una pequeña televisión encendida con películas chinas. Las luces se apagan llegando las doce de la noche. Mónica ya sale dormida. Su padre dice que están de paso. Trabajar, nada más. Y eso hacen, trabajar. Pero la niña tendrá estudios. Nosotros no. Nosotros queremos volver a China. Morir en China.

El cayuco que lo trajo de África arribó a la costa de Canarias. Tenía veintitrés años entonces. Su familia se quedó en Senegal. Intentó varias veces obtener un permiso de residencia en España. Padecía una cardiopatía congénita que probablemente desconocía. En una fotografía, se puede leer en su espalda: sobrevivir no es delito. Vendía bolsos y zapatillas de imitación en la calle. Pero no quería trabajar en eso. Los vecinos dicen que el hombre vivía con angustia y miedo a que le detuviesen. No quería correr delante de la policía. Un jueves, se desplomó en la calle del Oso, llegando a su casa. No pudieron reanimarle. Mmame murió en Lavapiés hace un mes.
 
"... Hay otras vidas, pero están en ti".
(Versos atribuidos a Paul Éluard)
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • HEREJE HEREJE 20/04/18 14:42

    Leerte ensancha nuestro mundo. Gracias, Aroa.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Isasi Isasi 19/04/18 19:19

    Grande. De principio a fin. Qué falta hacen estos artículos.. Gracias por ello, Aroa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Acratador Acratador 18/04/18 13:28

    Muy buen artículo. La primera parte me ha conmovido profundamente. Coincido con el resto de comentarios. Lastima la desmemoria: nosotras cuna del anarquismo y de migrantes y exilio. A este mundo o lo arreglamos o acabaremos unos con otros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Ataio Ataio 18/04/18 13:06

    Mi enhorabuena Aroa por tan HUMANO artículo.
    Quise participar en el foro de hace dos semanas , Cataluña , por lo mismo , por la gran humanidad que transmitías. Con tanto artículo tratando el tema y que pocos reparan en el coste humano del mismo. En mi opinión al final sucumbias al victimismo de los independentistas (para mi falso y artificial). Pero bueno son tus "sensaciones".
    Mi solución al conflicto es un referéndum a tres-cinco años vista debidamente reglado y con el máximo de información veraz sobre las diferentes opciones. Las cuales no son solo independencia sí o no , sino que al menos debería haber una tercera , la vía federal.
    En cuanto al problema de la migración . Aparte de acoger lo mejor posible , legalizar y REGULAR con la máxima empatía y generosidad . Y ayudar en todo lo posible al desarrollo en sus países de orígen ( creo que es la clave pues a nadie le gusta dejar su tierra ). No se que más se podría hacer.
    Alertar del creciente racismo- clasismo que se está instalando en la sociedad. Aquí en cataluña cada vez se escucha más lo de: "primero los de casa" , todas las ayudas para los moros de m..... , negratas , sudacas etc.
    PD: no hay nada como un buen recibimiento cuando uno se siente solo y extraño.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • Queso Tierno Queso Tierno 18/04/18 12:19

    Estas historias me recuerdan al castigo bíblico de Moises, condenado a ver la tierra prometida, pero no a disfrutar de ella por haber dudado de dios. Seguro que no fue la misma causa en estos otros, pero si el mismo final. Y tampoco deberíamos olvidar que por cada historia que se puede narrar con nombres y apellidos y situarse en tiempo y espacio, existen mil historias olvidadas en el cementerio de la emigración, sin que nadie haya podido hablar de ellos, de su nombre o de su origen y que ni siquiera tuvieron la más mínima posibilidad de vislumbrar su sueño. Y yo me confieso culpable de ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • estovamal estovamal 18/04/18 10:00

    Por primera vez, me limitaré a apretar en esas "manos verdes" de los comentarios anteriores. Y suscribir sus palabras. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • platanito platanito 18/04/18 07:23

    ¡Cuánto dolor! Pero nos tapamos los ojos para que no nos duela. Preferimos el egoísmo consumista y asegurar que nosotros no somos racistas. Los yankees han encontrado el palabro "perdedores", un asqueroso eufemismo. ¿Y qué fue de nuestra proverbial solidaridad ibérica, cuna del anarquismo?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Sancho Sancho 18/04/18 00:49

    Dicen que existe la justicia...pero no en este mundo, desde luego.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

Lo más...
 
Opinión
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    El chalé

    Lo del chalé es una muestra evidente de lo fácil que es liderar al proletariado de boquilla y lo fea que es la incoherencia entre lo que dices y lo que haces.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre