X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Gracias

Publicada 26/04/2018 a las 06:00 Actualizada 25/04/2018 a las 19:45    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 12

Lo que les voy a contar ocurrió hace una semana, en un campo de fútbol en un partido de cadetes. Era uno de los partidos más importantes de la temporada. Había que darlo todo en ese partido, lo sabían: había muchos ojos puestos en ellos, quizás algún ojeador que estuviera buscando su próximo fichaje para la temporada que viene. Jugaban contra el rival más fuerte y todos saltaron al césped concentrados y conjurándose para dar su mejor versión. Para ellos, chavales de 15-16 años que viven por y para el fútbol es su sueño: que alguien se fije en ellos, que les fichen para el primer equipo. Así que ganas no faltaban. Había que jugar y había que jugar bien.

Cuando llevaban 30 minutos de juego, en una jugada de pelota en el aire, ocurrió lo peor. Un cabezazo tumbó a uno de los jugadores del equipo contrario sobre el césped. Es el más alto, siempre gana por altura en ese tipo de jugadas y en el equipo rival lo sabían así que entraron con ganas... con demasiadas ganas. El golpe fue brutal. Se quedó unos minutos semiinconsciente en el césped. Le retiraron a la banda, le exploraron rápidamente, mirándole a los ojos, haciéndole preguntas obvias y aparentemente todo iban bien. Él repetía una y otra vez que quería volver a jugar. Que le metieran de nuevo en el partido. El entrenador, consciente de que estaba haciendo un buen partido permitió que volviera inmediatamente al campo. Pero el golpe no había sido un simple coscorrón. El golpe había sido mucho más grave. Nadie se dió cuenta en ese momento, nadie notó en él nada raro.

Pero en esto la experiencia es un grado y el árbitro, que había seguido atento todo lo que había pasado, no le perdía de vista. Cuando llevaba 10 minutos de nuevo jugando, se acercó a él en un momento, y de forma muy discreta le preguntó qué tal iba, si le dolía el golpe. El chaval, que no estaba bien, le respondió que “de qué golpe le estaba hablando, que él estaba bien”. El árbitro se percató de que no era fanfarronería: el chico no se acordaba de que apenas 10 minutos antes estaba semiinconsciente, tumbado en el césped. Así que paró el partido y llamó al entrenador. “Ese jugador no estaba en condiciones de seguir”. Se lo tenían que llevar inmediatamente a que le viera un médico. El chico repetía de forma tozuda que él estaba bien, que no se había dado ningún golpe, que de qué le hablaban. El entrenador, desesperado porque sabía que uno de los partidos más importantes de la temporada se le podía escapar, decía que él lo veía bien, que lo conocía y que sólo era un golpe pero el árbitro insistió y su actuación fue vital. El chico tenía una conmoción cerebral, estaba en un estado de semiamnesia y tenía el maxilar roto. En cuanto entró en el hospital le hicieron un escáner y comprobaron todo esto. Él empezó a ser consciente y a recordar, no todo, cuando estaba tumbado en la camilla en urgencias. Empezó a preguntar que qué hacía ahí, qué había pasado. Llegaron los vómitos y llegó el primer sangrado por la nariz.

El susto de sus padres fue tremendo: médicos, los dos, daban gracias una y otra vez a la actuación del árbitro. Había ido mucho más allá de lo que se le pedía, había velado por el estado de los jugadores, de ese chaval que con casi 16 años repetía tozudamente que él estaba bien y que quería jugar. El susto se ha quedado en una fractura y la certeza de que ese hombre, muchas veces insultado e increpado por padres, entrenadores y jugadores, le salvó de tener que estar hablando de algo más grave. La UEFA pidió hace dos años que entrenadores, jugadores y árbitros fueran especialmente prudentes cuando un jugador sufriera un impacto en la cabeza. Que ante la mínima sospecha o síntoma, se pida el cambio. El árbitro de ese partido de cadetes siguió esa pauta a rajatabla.

Ese chaval es mi sobrino y desde aquí quiero agradecer públicamente la actuación del árbitro. David seguirá jugando, a pesar de las súplicas de su madre, a pesar de que su padre prefiera que deje un poco el deporte. David seguirá porque el fútbol es su pasión. Porque con 16 años casi, muchos chavales sueñan con ser el nuevo Messi, Ronaldo, Casillas, Griezmann o Iniesta del fútbol. Pero quizás el cabezazo del otro día le haya traído algo mucho mejor: la certeza de que nada es más valioso que tu salud. Y el respeto hacia ese hombre que saca tarjetas y que observa atento cada jugada con un silbato colgado de su pecho.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • Ataio Ataio 28/04/18 11:33

    Precioso artículo. Gracias Helena. Como reconforta sentir humanidad. Y sobre todo que importante es que seamos RESPONSABLES ante cualquier pasión o conflicto y no nos puedan las presiones.
    Bravo! por el árbitro , y enhorabuena por tu sobrino.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 27/04/18 21:06

    Eso es lo que debe hacer un juez: velar por el que ha sufrido. Qué pena que no aprendan otros jueces.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • borjiniano borjiniano 27/04/18 00:41

    Los árbitros de partidos infantiles o de chavales de 15 o más años, son machacados por padres inconscientes. Quizás esto sirva para que tengan otra visión de ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Jooheras Jooheras 27/04/18 21:55

      Lo verifico. Los árbitros que más sufren, los que arbitran a los jóvenes. Los padres de estos, imbéciles y paletos en gran número, van allí dispuestos a perder la mínima dignidad que tienen en intentar socavar la autoridad del árbitro. Y no, no lo hacen para ayudar a su hijo. Lo hacen porque son desgraciados que necesitan humillar a alguien. En su casa, a su mujer. En su trabajo, a sus compañeros o subalternos. Y los domingos, el climax

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Azalea Azalea 26/04/18 19:18

    Bien está , lo que bien acaba , menos mal que el árbitro fue responsable , no así el entrenador . Enhorabuena por tu sobrino. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • canor canor 26/04/18 17:10

    No todo vale para segun que cosas. Enhorabuena para ese muchacho que tuvo la suerte de tener un arbitro que supo valorar las preferencias correctamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 26/04/18 11:07

    El deporte no debe considerarse como una "competición a vida o muerte", si no como una faceta de la vida que nos "enseñe cosas", la solidaridad, el trabajo en común, la sana competencia, saber ganar como saber perder, y sobre todo "relativizar y priorizar".

    Ante todo la persona sobre el resultado.

    Bien por el árbitro y toque de atención a padres, educadores y entrenadores.........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • phentium phentium 26/04/18 11:05

    ¡¡¡ Juer ¡¡¡.........no se que decir...

    Solo se me ocurre el titulo del articulo: GRACIAS.¡¡¡¡

    A ti Helena y al arbitro.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • M.T M.T 26/04/18 09:43

    Bien por presentar este caso particular y que sirva de ejemplo a seguir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • TURACA TURACA 26/04/18 07:34

    Estos destellos de humanidad nos reconcilian con la esencia de lo que debiéramos ser siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • paco arbillaga paco arbillaga 26/04/18 07:08


    Desde luego que hay motivos para hacer un monumento a ese árbitro que se preocupa de «todo» lo que ocurre en el campo, y es un buen ejemplo para tantx descerebradx que se meten con ellxs todos los fines de semana en tantos campos de España, y no solo en los importantes.

    Me parece intolerable la actuación del entrenador del chaval, consecuencia de que los críos hacen deporte no con el fin de divertirse, jugar, sino para competir, para ser los mejores, ganar a toda costa al contrario, incluso atentando contra la integridad física del rival. Si de pequeños se les inculcan esos valores no es de extrañar que veamos luego lo que vemos en los adultos.

    Espero que el chaval esté bien, que aprenda de la dura lección por la que ha pasado y que a ese árbitro le asciendan para arbitrar en las máximas categorías. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    20



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.