x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

¡Es el Poder, estúpidas!

Publicada el 07/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 06/05/2018 a las 14:27
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Desde hace tiempo, cada vez que leo ciertos comentarios en Twitter, descubro algunas estadísticas o tiemblo al leer noticias de mujeres golpeadas, violadas y asesinadas, me viene a la mente la imagen de una manada que me grita –nos grita–: ¡¡Es el Poder, estúpidas!!

Un poder que a lo largo de los siglos ha correspondido a ellos, aunque no a todos ellos. Sólo a los que tenían la capacidad de definir los conceptos, de decir lo que son las cosas. Es por eso que salvajadas como la de La Manada se han interpretado como algo distinto a una violación, o incluso como un jolgorio, en una sentencia que pasará a los anales de la historia del disparate. Mientras nos debatimos entre la indignación y la incredulidad, vemos cómo en tertulias de televisión se pone el foco en la víctima cuestionando su vida sexual; cómo se escriben artículos de opinión dudando incluso de lo que la sentencia considera hechos probados; o cómo los jueces y fiscales son capaces en tiempo récord de emitir un comunicado quejándose de la intromisión del ministro de Justicia, pero omiten cualquier pronunciamiento sobre la sentencia, olvidando probablemente que lo que está en juego es la credibilidad del sistema judicial. Casi nada.

Por si esto fuera poco, cuando todavía estamos estremecidos conocemos que un Tribunal de Sant Pere de Ribes, en Barcelona, ha condenado por abuso y no por violación a un hombre acusado de violar a su sobrina de 15 años porque esta entró en estado de shock y no se resistió. Esta vez han sido tres mujeres, tres magistradas, las que han dictado la sentencia. Mientras esto pasaba, la tétrica estadística de asesinatos de mujeres continuaba en ascenso: el pasado viernes en Zamora, y esta vez, al parecer, por resistirse la víctima a ser violada e intentar huir de su agresor.

¿Cómo explicar este ensañamiento continuo contra las mujeres si no es desde una concreta concepción del monopolio del poder? Se trata de entender que, más allá de que las sentencias las dicten hombres o mujeres, existen estructuras en la sociedad que han sido definidas por los hombres desde una óptica excluyente dirigida a conservar su poder, ese que les permite disponer de nuestro cuerpo hasta el punto de tener que explicar que si no es SÍ, es NO. Por eso la labor de cuestionamiento del machismo tan arraigado en nuestra sociedad es tarea de ellos y de nosotras.

Quienes hacen las leyes, quienes las interpretan –aunque sean mujeres–, no escapan a esa lógica instalada en el sistema. Sólo así se explica que en medio del escándalo sobre la sentencia de La Manada el Gobierno no cayera en la cuenta de que la comisión a la que encomienda la valoración de la reforma del delito de violación en el Código Penal estaba formada por veinte hombres y ninguna mujer. En el mismo día el ministro reaccionó anunciando que se contará con mujeres en esa comisión, si bien esta incorporación tendrá carácter temporal, amparándose en la posibilidad que existe de "acordar la audiencia de representantes de asociaciones de mujeres juristas” debido a “su especial vinculación y competencia en la materia estudiada” con la finalidad de “tener un mejor conocimiento de la realidad objeto del encargo”. O sea, nos vienen a decir que está justificada la presencia de mujeres juristas por tratarse de casos de violaciones a mujeres, pero no si se trata de otro tipo de delitos. Nada más que declarar.

El ninguneo de las mujeres en la vida pública y en los puestos y ámbitos de poder recorre casi todos los espacios de nuestra sociedad: en la comisión de expertos sobre transición energética que ha emitido el informe que servirá de base para la futura ley de cambio climático y transición energética hay catorce hombres y ni una sola mujer; en la alta dirección de las empresas del IBEX las mujeres apenas son un 12%; y tan sólo tenemos doce rectoras en las 76 universidades españolas.

Una sociedad que se considera igualitaria es aquella que reparte el poder, que se reconoce plural, y que se asegura de que ningún colectivo como tal queda al margen, y esto es tanto como decir que la lucha por la igualdad es también una lucha por el poder.

Quienes han entendido esto están poniendo en marcha iniciativas como la web Feminicidio.net que recopila, analiza y estudia la violencia machista desde una óptica integral; la campaña Free to be de Plan Internacional, que busca identificar sitios más y menos seguros para las chicas en nuestras ciudades; o este listado que inició Francisco Polo recopilando nombres de mujeres especialistas en distintos campos del conocimiento para no tener que volver a oír en ningún congreso, evento o foro, aquello de "no hay ninguna mujer en el escenario porque no las encontramos". Si nos buscan, nos encuentran, porque estamos, aunque muy a menudo invisibles, y casi siempre en segunda fila.

La clave es que ellos tienen que admitir, y nosotras tenemos que asumir, que se trata de mucho más que de gestos y testimonios. Se trata de asumir que las sociedades complejas, plurales y diversas, son democráticas si consiguen repartir el poder. O sea, que #SinMujeresNoHayDemocracia.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • luzin luzin 07/05/18 13:29

    Me parece increible que se exponga que hay que repartir el poder y lo que se venga a criticar es que el gobierno encarga a un grupo de expertos la modificación del código penal. Imagino que si el gobierno lo encarga un grupo de expertas todo estaría solucionado. Pero lo que no detecta la autora, porque acepta el poder, imagino que observará científicamente la bondad de la práctica cotidiana, que es el gobierno el que controla la legislación, el que legisla, el que propone, el que usa el decreto que forma de legislación. Claro, como el "poder se reparte", el Gobierno baraja y da juego. Esto, que debería ser el ABC de la política, es ocultado sistematicamente a la población, se les habla de separación de poderes y resulta que todo es mentira, aquí tratan de repatir "el poder", es decir, se reparten el trinque a costa del sufrido ciudadano. El gobierno no está para legislar, para eso está en congreso, pero claro, en el congreso están para dar palmas y seguir las consignas de las oligarquías de los partidos, en el congreso están los que salen en las listas y se deben a sus jefes, en caso contrario son apartados. Los legisladores en España no existen, los españoles no eligen a su poder legislativo, el encargado de vigilar al ejecutivo y de legislar, los españoles "refrendan" unas listas que se les presentan bajo una serie de falsas promesas que llaman programa electoral. ¿Alguien tuvo la iniciativa de modificar el código penal para redefinir el concepto de violación? ¿Conocían los cambios legislativos en Suecia? ¿y los más recientes de Alemania? ¿nadie conocía el famoso caso de Assange?. Y voy más allá, alguien espera que un código penal, por muy bien realizado que esté, pueda contemplar todos los casos y dar por sentadas todas las sentencias? Podríamos tener máquinas que emitieran las sentencias como si de un simple cálculo se tratara?. Y cuando la autora dice "Una sociedad que se considera igualitaria es aquella que reparte el poder", se equivoca completamente, es más, debería decir: "Una sociedad que se considera igualitaria es aquella que limita el poder", es más, sólo cuando consigamos eliminarlo tendremos una sociedad de iguales, mientras limitémoslo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    12

    • Remedios Cuesta Remedios Cuesta 07/05/18 17:12

      Mas limitaciones NO, por favor. PUEDO, puedo, puedo..!!, opinar, manifestarme, elegir, participar...en todas las áreas de mi vida...laboral, económica, habitacional, sanitaria..
      Pero que ilusa!! ¿Democracia? ¿dónde?. Manipulada hace siglos y en riesgo de extinción, la he visto reaparecer (una chispa) en las reivindicaciones de pensionistas y feministas, ambas en igualdad de género. Espero que consigan Cambios en la legislatura.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      11

  • Haiku Haiku 07/05/18 08:31

    Buenos días Cristina y gracias por tu artículo. El reparto del poder, es seguramente una causa necesaria para alcanzar un nivel de democracia más avanzado, sin embargo no es causa suficiente, puesto que hay cerebros muy masculinos en cabezas de mujer. Ese cambio en la mentalidad será lento, pero creo que vamos en el buen camino y se observan tendencias muy esperanzadoras. Buen día a todos

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    14

  • Luis Castro Luis Castro 07/05/18 08:26

    No está mal el artículo, pero es un poco estúpido y manoseado el título. Dan ganas de no leerlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    19

    4

    • paco arbillaga paco arbillaga 07/05/18 10:01


      Quizás el título debería ser: «¡Es el Poder, estúpidOs!»? Osasuna!


      Responder

      Denunciar comentario

      5

      5

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 07/05/18 08:22

    Excelente y doloroso artículo. No se dice directamente en le mismo pero el problema es que la base del código social general es una religión machista, que marca los destinos de la moral de la sociedad. Es inmoral que la mujer esté sometida al hombre, como era inmoral que hubiera esclavos. Ningún ser humano es más que otro. Las circunstancias de la vida te pueden situar en un lugar concreto de la estructura social pero cada uno de quienes la componen es imprescindible y debe tener los mismos derechos. El problema es que los dirigentes que detentan (y ostentan) el poder son retrógrados, personajes de una sociedad estratificada en la que hay que plegarse a sus designios, o si no te aplican esa parte tan sutil del poder: el Derecho. Y como lo preparan ellos, los que mandan, es justamente en su favor. La necesaria revolución mundial está muy lejos, pero tengo claro que si viene de algún lado será del de las mujeres, hartas de ser ninguneadas cuando son el sustrato de cualquier sociedad. Ellas dan la vida y como premio las tratan como despojos y las matan. Indignante.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    20

  • paco arbillaga paco arbillaga 07/05/18 07:46


    «Hartas de rezar, limpiar y callar: las mujeres católicas plantean una 'huelga de misas caídas' - … Las mujeres católicas se plantan: son más de la mitad de los fieles de la institución en todo el mundo, las que ocupan los bancos de las parroquias, pero su función en la Iglesia apenas se reduce a la oración y a limpiar …»:

    https://www.eldiario.es/sociedad/catolicas-Siguen-existiendo-clerigos-machistas_0_764673929.html

    Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    7

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.