x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

La coherencia y la elección

Publicada el 23/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 22/05/2018 a las 18:20
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

James Rhodes, el pianista británico que nos cortó la risa de golpe con su libro Instrumental hace un par de años, ha escrito una carta sin destinatario. En ella defiende con entusiasmo la vida que Madrid le brinda, donde se ha mudado hace unos meses. Escribe que siempre ha desconocido lo que significa tener un hogar, hasta ahora, hasta que recaló en el centro y esta ciudad que es generosa le abrió sus calles, le brindó sus rincones y le robó el corazón. Creo que un hombre como Rhodes, que conoce de cerca el rostro oscuro de lo humano, no habla porque sí y así sobre la calle Espíritu Santo, hoy alegre, el ritmo tranquilo de nuestra vida o la diferencia entre un seguro médico aquí y allá.

Pero hay también algo en sus palabras que, deseando con fuerzas que me resultaran como una caricia, no lo han sido. Y yo necesitaba, como todos, esa luz y agarrarme a la verosimilitud de su carta con la misma ansiedad que lo ha hecho el Ayuntamiento de la ciudad y olvidarme de la hostilidad de la madrugada en los transportes, del olvido de algunos barrios y del smog gris. Yo quería dejar de lado que aquí no todos tienen seguro médico privado, porque aunque sea más barato que otros, no está al alcance de los bolsillos en las cuentas que salen en rojo a final de mes y la mayoría dependen de una sanidad en proceso de descomposición. Una sanidad que fue y brilló. Y siento que aguo su fiesta. Cuando dice “no vais a creerme”, no lo hago, porque pienso que Rhodes no ha hecho más que mirar desde la óptica del privilegio de los que sabemos que manejamos otras opciones para caernos muertos por la noche.

Qué complicado es sacar la cabeza de nuestra vida. Si algo nos sitúa en la encrucijada de medirnos frente a frente con nuestros propios ideales, con la ideología más íntima, es elegir el lugar donde queremos despertarnos cada mañana. A quién te acercas y de quién te alejas. Y si algo pone en jaque la coherencia de nuestros días es la decisión de qué vida queremos dar a nuestros hijos. Es como una hora de la verdad. Y, a veces, la respuesta que obtienes a la sucesión de cuestiones dice: lo que sirvió para ti, ya no sirve para tu descendencia. Tu proyecto familiar dista mucho de parecerse al proyecto familiar de tus padres y, qué decir, de tus abuelos. Aunque tu origen constituya tu bandera. Hay algo natural y de derecho en ello: prosperar. Pero me resulta complicado ver, por ejemplo, cómo los amigos que salieron a la calle en 2001, 2002, a defender la Educación Pública, la escuela, deciden llevar a sus hijos a colegios privados, de izquierda, progresistas, alternativos o lo que sean, pero donde solo tiene acceso una élite. ¿Acaso han desertado de la defensa de una educación para todos? ¿Se defiende igual la educación pública dejándola para los que no tienen otra opción?

Por eso, de todo el ruido sobre la compra de una casa de Iglesias y Montero lo que me sorprende, allá ellos con el complicado púlpito que han elegido para lanzar sus próximos discursos y allá los demás con las ganas que les tenían, es la razón que subyace en la elección de su lugar de residencia. Un colegio con un sistema educativo alternativo. Elegir una escuela y tener la posibilidad de mudarte a su barrio es no apostar por la escuela pública, cuya defensa es una de las bases poderosas de su partido. La educación pública es ir al colegio de la calle de al lado, con tus amigos del barrio, compañeros y vecinos. Y si algo hay complicado en la gestión de los recursos para nuestra educación tiene mucho que ver con la salida de ciertos centros de los alumnos, dejando las aulas como pequeños guetos con complicaciones para el aprendizaje y sin sustento económico para la integración. Escuela Pública, sí, pero en un entorno de privilegio y con compañeros que se parezcan a nosotros. Y, sobre todo, con la posibilidad de decidir el dónde.

Con la posibilidad de decidir, simplemente.

Con destreza y brutalidad narra Laura Restrepo en su última novela, Los divinos, un true crime que sucedió en Bogotá hace unos años. En él, una niña del estrato 1, la clase más baja, es asesinada por un joven de clase alta. Y hay algo en esa novela, aparte de la inmersión en el crimen que ha levantado polémica por tratar literariamente, por ficcionar una realidad que dolió a un país entero, que me pareció deslumbrante: la radiografía de la ciudad. Escribe Restrepo que los ricos bogotanos, en su afán por conquistar las vistas, han trepado a los cerros, construyendo edificios de lujo donde antes solo hubo casas de lámina, chabolas. Escribe cómo los dueños de la ciudad anhelan ese único tesoro de los pobres, el panóptico, la gran visión de la urbe. Y que es en esos lugares, dedo en la llaga, donde cuajan los umbrales de incertidumbre, cuando se desalojan los arrabales, empujando a los desposeídos hacia lo más alto, hacia lo más gélido.

Las ciudades son un crisol de la sociedad que las habita. Donde vivimos una vez, llegaron otros y nos desplazaron. Y no queremos regresar porque nos enfrentamos con el espejo de lo que fuimos. Vivimos adentro de una bola de cristal opaco donde nuestras dificultades parecen ser las dificultades de los demás. Pero no, el rasero del bienestar no es el mismo para todos. Si la sanidad pública nos garantizaba una seguridad transversal y la educación pública es un elemento fundamental para la cohesión de esa sociedad, debería ser así en todos los barrios. Para mí, que tengo opciones en la mano y para el que no las tiene. La realidad es la que Rhodes describe, pero también la que no vemos los que nos agrupamos como iguales en busca de un clan en el que reafirmarnos: medidos por la vara de la economía o de asuntos más sutiles como el nivel de estudios o las ideas políticas. Se llama estatus. Y tiene mucho que ver con el clasismo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • Larasta Larasta 24/05/18 18:14

    EL corazon a la izquierda el billetero a la derecha.. es humano.
    SI en lugar de ver la realidad en blanco o negro, arriba /abajo etc y diagnosticar y proponer con la misma falta de matiz... hubiese habido un discurso menos simplista, no sólo este escandalo no tendría lugar sino que tendríamos a un Partido progresista de izquierdas del siglo XXI,,,,
    y a mí modesto entender más acorde con las inquietud y protesta que se manifestaba en el 15 M

    ¿Porque no consultar sobre cosas realmente importantes como la postura ante la articulación territorial y sus consequencias para la igualdad de oportunidades de los ciudadanos?
    En vez de acallar a quien propone el debate?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • "Maga" "Maga" 23/05/18 16:36

    No estoy de acuerdo, en líneas generales, con el Artículo.
    En principio, creo que se está sobredimensionado, magnificando un asunto que pertenece al ámbito privado , y libertad para elegir su lugar de residencia, optar dentro de sus" posibilidades",- entendería perfectamente el aluvión de críticas, la controversia desatada y el rechazo si p.e. significara traicionar su compromiso político , causando perjuicio al partido.Se da el caso de no responder a una inversión, por ejemplo en los terrenos de venta de la consideración de" la jett", Marbella, la "milla de oro" Madrid,o cualquiera otra Urbanización elitista y de lujo de la ciudad.
    El análisis quizás sea sesgado,no entra en el problema del alquiler, etcétera, centrándose en la hipotética pretensión de futura educación primaria para sus hijos, cuando ellos siempre han sido los mejores defensores de los de logros y mayor inversión en el Estado Bienestar SOCIAL , anteponiendo el interés colectivo sin duda, contrarios en su momento de la inclusión del art.135 de la Constitución española, y actual mente, así mismo de los Recortes y de las políticas neoliberales del PP, con el objetivo de que la ciudadanía , estratos sociales medios y bajos se han hecho cargo de la DEUDA EXTERNA,contraídas por la" banca", generándose una profunda DESIGUALDAD social,en beneficio propio, de la IGLESIA católica y apostólica,y por ende de los ESTATUS autoproclmandose (" SUPERIORES "), en la estructura de CLASES, dónde la IGUALDAD y JUSTICIA, SOLIDARIDAD LIBERTAD y DEMOCRACIA, ESTADO SOCIAL y de DERECHO,

    deben de ser posible, tener el primer lugar y consideración.
    Muchas gracias y saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    24

  • Copito Copito 23/05/18 13:20

    Trabajo en un centro privado de enseñanza. Podria haber llevado a mis hijos becados desde niños. Conscientemente elegi6 un colegio publico6 y cerca de su barrio. Sé de primera mano las dificultades y las ventajas que conlleva , pero hay algo impagable, en la publica da igual si tienes mucho o poco dinero, porque ahí todos son iguales. He visto a profesores quedarse con alumnos de etnia gitana o de otros paises, o que por algún motivo iban retrasados en la marcha del curso, quedarse para ayudarles a avanzar sinplemente por amor a su vocación . Daba igual si un niñ@ era musulmán, agnóstico o cristiano ,rico o menos rico, y eso es estupendo, a condición de que a esa educacion reciba fondos públicos suficientes y no la desmantelen

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    13

    25

    • paco arbillaga paco arbillaga 23/05/18 17:29


      Copito: Así de sencillo como lo describes, así de difícil. Enhorabuena y también a todxs esxs maestrxs que hacen un trabajo impagable. Osasuna!


      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • Copito Copito 23/05/18 13:03

    Estupenda reflexión.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    6

  • Grobledam Grobledam 23/05/18 12:29

    Felicidades Aroa Moreno por el tema elegido y mi más despreciativo zasca por abundar en el temita de la "mansión de la pareja". Porque además lo haces, según mi opinión, desde el más patente desconocimiento del colegio del que hablas y de la decisión de los padres Montero-Iglesias.
    Desconocimiento del colegio, porque es un colegio público con un sistema educativo enmarcado dentro de las recomendaciones y la normativa de la ley educativa del estado y similar al de muchos otros de Madrid y del resto de España. El sistema educativo-publico actual español no es unívoco y permite opciones pedagógicas distintas que son potestad del claustro de profesores. Muy próximos al colegio en cuestión hay varios de mucho renombre en Madrid concertados y privados; pero éste es público y muy público y el sistema educativo y de acceso es como el de cualquier otro cole público del país. Sin privilegios.
    Y, desconocimiento de la decisión de los padres, porque no tienes ni p. idea de los motivos, la coyuntura y las circunstancias de esta pareja. No deberías, en ningún caso conocerlos (salvo amistad íntima) y nunca-nunca los deberías de mencionar en un artículo de prensa siguiendo las más elementales normas del código ético y ontológico del periodismo que se enseña en primero de facultad.
    Uso con intención un tono subidito en mi valoración de su artículo, Sra. Aroa Moreno, por qué sospecho que su intención al elegir el tema y el contenido del artículo se montan en la ola del periodismo pantuflo y de trinchera reinante en la actualidad y siguiendo su doctrina elige Vd un tema apasionante y controvertido de la realidad por el que pasa de puntillas para, en realidad, endosarnos su ataque trinchero a los representantes, probablemente los únicos representantes, del partido político, probablemente el único partido político, del país, que defienden sin circunloquios la educación pública, o la sanidad pública o los servicios sociales para todos, sin distinciones. Nada de conciertos, ni externalidades, ni mangoneos etnicistas. En la arena política; la que cuenta y genera "producción social"; no en un talk-sow televisivo.
    Y, por supuesto, lo que cada uno haga con su vida privada...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    29

    40

    • Isabelle0651 Isabelle0651 23/05/18 19:47

      Impecables argumentos, Grobledam. Es indignante, con cualquier excusa y rodeandolo de otros temas,  se envuelve  el abuso y vapuleo que se da a estos futuros padres y por ende a esas criaturas que están por nacer. Incidiendo en el cotilleo público a una familia en ciernes, por uso y abuso de la condición periodística. ¿Dónde están los límites? ¿Se había visto algo igual con algún otro político en estos 41 años de democracia? 

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      12

  • Ambón Ambón 23/05/18 12:07

    ¿Es contradictorio aspirar y trabajar por una educación pública de calidad y llevar a tus hijos a un colegio concertado de calidad?

    Desde mi punto de vista, como padre y en la medida de mis posibilidades daré a mi hijo la mejor educación posible y si esa está en un colegio privado, ahí sera.

    Eso no resta un ápice mi deseo sincero de que la mejor educación debería darse en el Sistema Público, estaría a favor de prohibir la educación privada y concertada y estar como en Finlandia con un único Sistema Público, pero mientras no lo consigamos, no tengo porque renunciar a una mejor educación.

    Cuando quieran cambiamos el sistema, en todos los sentidos. Aspiro a cambiarlo, pero mientras se cambia, no se me puede exigir que renuncie unilateralmente a mis posibilidades

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    25

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 23/05/18 09:52

    Rhodes habla desde la perspectiva privilegiada de un miembro del poder. Porque también son parte del poder los "alternativos" que "alternan" dentro del sistema. Cambiar un sistema desde dentro es casi imposible, porque el sistema sabe más que el individuo aislado, y tiende a perpetuarse. Dinamitarlo desde dentro es casi imposible. Una de las peores consecuencias de la exclusión social es la imposibilidad de acceder al sistema. Quedas fuera de la rueda. Y si no estás en el sistema, los derechos se te "conceden graciosamente", como si no te pertenecieran sino fueran algo que la sociedad compadecida te regala. Mientras el concepto Derecho siga dependiendo de la escala social, no teóricamente sino en la práctica, la sociedad será injusta. El derecho pertenece a cada ser humano de forman inalienable.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    20

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 23/05/18 09:34

    Partiendo de la base de que se debe proporcionar una enseñanza libre y de calidad, potenciando la escuela pública, dotando a todos los niños de igualdad de oportunidades, cada uno tendrá su propia experiencia en la compra de su vivienda, eligiendo domicilio o colegio para sus hijos.

    La proximidad de una escuela es un factor importante, para todos, pero sobre todo creo yo, para los que viven en entornos urbanos medio-grandes. Los que vivimos en ciudades hasta 50.000 habitantes, por poner una cifra, lo tenemos un poco más fácil.

    No siempre tienes a mano la escuela que te apetecería para tus hijos, pero por lo menos en mi caso, no fue un factor determinante para la elección de la vivienda.

    Nosotros, como otras personas, compramos porqué las condiciones económicas eran asumibles, el entorno estaba bien dotado de servicios y tampoco le dimos más vueltas, nadie sabía su futuro a 5-10 años, antes y no digamos ahora....

    En el caso de "la famosa compra", no me atrevo a especular sobre cual es el lugar adjudicado, en las lista de prioridades, al colegio de sus futuros hijos, pero quiero suponer que habrá primado la protección y seguridad de los mismos. Si han acertado o no, el tiempo lo dirá.

    En cualquier caso, siempre será según mi opinión, una decisión respetable. SU DECISIÓN.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    17

    26

    • Acratador Acratador 23/05/18 09:42

      De acuerdo con su epílogo pero, como decía el título del excelente artículo ¿que hay de la coherencia y la elección? Una cosa es predicar y otra sembrar trigo. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      17

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 23/05/18 10:14

        Creo que ambas cosas, las declaraciones de 2015 como la reacción actual, son un exceso.

        Es muy difícil en los tiempos actuales, donde los políticos se prestan a entrevistas sin prejuicios, no decir algo que en un futuro se te pueda volver en contra. Tratar de buscar tu espacio político criticando éso, es una bobada, porqué es pasar por alto que en ésos entornos viven muchas personas jóvenes que no han podido acceder a una vivienda en el Centro de su Ciudad (Madrid en éste caso) y se ven obligados a vivir en adosados o unifamiliares, bastante más baratos y más incómodos para vivir que una vivienda en el Centro, y por éso no dejan de ser trabajadores y con ideas progresistas sobre la sociedad a la que aspiran.

        Si queremos entrevistas como la que le hizo Hermida al Rey emérito, donde no había preguntas si no peloteo, pues de ahí no saldrá nada......más que un recuerdo casposo.

        Responder

        Denunciar comentario

        11

        10

  • Acratador Acratador 23/05/18 08:51

    Excelente artículo, enhorabuena y gracias por explicarlo de forma tan precisa y sin adoptar una posición de superioridad moral. Comparto cuanto dices. Si bien todas tenemos nuestras contradicciones, en un tema tan importante y tan revelador como la elección de donde vivimos y la educación que queremos para nuestros hijos, creo que ahí se refleja el fondo de nuestra realidad y de nuestra postura real. Real como la vida misma. Lo que me temo es que a pesar de los colegios privados, y otras concesiones, siguen, seguimos, en el estrato 1 o 1,5, los que controlan este mogollon juegan en otra liga: y a otro deporte. Leí hace un mes en AdBusters un artículo de una persona que trabajaba en el bar de un aeropuerto, "donde se vende alcohol del bueno", donde uno podía hacerse una idea de quienes son los poderosos amos del cotarro: por sus carísimos relojes, sus perfumes exclusivos, etc. Pero remataba diciendo que esos ni se acercan a los verdaderos amos: que no pasan controles sino que el control les va a sus jet privados, esos no sabemos a qué huelen. 

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    12

  • paco arbillaga paco arbillaga 23/05/18 08:18



    Como a M.T, este artículo me lleva a varias reflexiones, principalmente a la falta de igualdad de oportunidades para el desarrollo de la formación de las personas, y posteriormente al acceso a puestos de trabajo; en definitiva, a una forma de ganarse la vida.

    He leído estos días, no sé si en este digital, que aún hoy día la cuna marca el futuro de las personas, ¡y qué verdad es! Por ello el acceso a una educación pública de calidad debería ser uno de los primeros objetivos de nuestra sociedad, caso que nos interese que varíe algo esa desigualdad tan brutal que existe entre las personas y que va en aumento.

    Las reflexiones que hace Aroa, la polémica creada por el chalet de Pablo y Montero pudieran servir para debatir qué sociedad queremos la gente de izquierda, cómo se vive hoy con ideas de izquierda, qué significa SER de izquierdas.

    Había leído el escrito de James Rhodes. Opino que una manera de sentirse bien en todos los lugares es viajar con tus raíces en la maleta, tenerlas siempre allí guardadas, y regarlas con «el agua» del lugar que se visita. Al final eso es lo que se lee en el análisis de nuestro genoma: cada unx de nosotrxs somos una maravillosa mezcla de pueblos de diferentes partes del mundo. Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    15

    • M.T M.T 23/05/18 08:41

      Salu2 osasuna2, Paco.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.