x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

Rajoy, te voy a extrañar

Publicada el 02/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 02/06/2018 a las 09:50
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Este es un día triste para mí. No busquen ironía en mis palabras, no la hay. Mi devoción por Rajoy en el terreno humorístico es pública y notoria, aunque sé que no soy única, ni siquiera original, me consta que muchos compañeros del humor hoy sienten el mismo vacío. ¿Qué va a ser de nosotros sin ti al volante, Mariano? Muy fan.

Ya disfruté de Rajoy en la oposición, cuando se convirtió en líder de su partido tras el adiós de Aznar que, antes de cerrar la puerta de Génova, le nombró sucesor. Luego José María pasó de señalarle con su dedo divino a meterle el dedo en el ojo…

Siendo él opositor –no a Registrador de la Propiedad, sino al Gobierno de entonces– coincidí con él en la radio No somos nadie (M-80) y, más tarde, en mis reportajes políticos, micrófono gigante de plástico en ristre, para El Hormiguero (Cuatro). Rajoy se convirtió, rápidamente, en uno de mis favoritos y eso que, por entonces, todavía estaban en el escenario Popular el incombustible Fraga, la lideresa Esperanza, el dúo cómico Acebes y Zaplana y otros… El elenco era de nivel, pero él destacaba entre todos ellos.

Ganaba mucho en las distancias cortas, era simpático, y siempre te daba un titular, un chascarrillo. En cada encuentro te regalaba, con una generosidad “verdaderamente notable”, su retranca gallega. Si estaba él, tu reportaje tenía la chispa asegurada. Rajoy era un colaborador necesario para conseguir una buena pieza y yo una partícipe a título lucrativo de su talento.

Recuerdo aquellos lunes negros a la puerta de Génova. Eran días chungos, previos al famoso XVI Congreso de Valencia que salió en todos los papeles, en los de la Gürtel también…

Esperanza afilaba las uñas para quitarle a Mariano el comedero y, a su lado –entre otros– Camps, un hombre que para mi negociado reporteril resultaba amable, pero serio y un poco aburrido. ¡Quién nos iba a decir la de alegrías que nos daría Paco un tiempo después!

Rajoy solía salir de la sede genovesa por el garaje, metido en el coche, eran sus primeros pasos en el arte del escapismo. Otros nunca se escondían. Cañete, por ejemplo, paseaba su superioridad intelectual y su simpatía por los micros y se paraba con los reporteros, redactores, cámaras y curiosos que pasábamos allí las tardes.

Cuando se acercaba el fin de la etapa Zapatero y estábamos de crisis hasta la ceja, Mariano se creció. En los plenos hinchaba pecho como un pichón y arreaba sopapos de madre desde el estrado. Fue entonces cuando mejoró su fondo para caminar deprisa hacia La Moncloa.


Cuando llegó a presidente nuestras alegrías humorísticas se multiplicaron por mil. Únicamente Rajoy podría hacerle sombra a Churchill con su colección de sentencias (en el sentido de frase o dicho, en este caso). Inolvidables sus cruces de reproches con la oposición en el Parlamento, sus preguntas en las entrevistas: “¿Y la europea?”; sus afirmaciones incontestables: “Un vaso es un vaso”; sus inmersiones en jardines en flor: “Es el vecino el que elige al alcalde…".


Decir adiós a Rajoy es despedirme de alguien a quien tengo cariño, desde la visión humorística de la vida. Profesionalmente, es asomarme a la terrible idea de que, difícilmente, pueda llegar alguien como él. Sus sucesores tienen el listón muy alto.

¿Quién, sino él, podría abandonar la Presidencia como Mortadelo, convertido en bolso? ¿Quién, sino él, culminaría un día clave para su carrera política y para este país, encerrado en un restaurante –¡ocho horas, una jornada laboral!–, mientras en la Cámara de representación ciudadana se debatía su desalojo?
 
¡Pero si tampoco acudió el segundo día para escuchar a su portavoz Hernando! Ni siquiera para jalearle desde el escaño, por si se ponía blandito: “¡Vamos Rafa!”. El todavía presidente se dejó caer por allí a eso de las diez, justo para despedirse, votar y chimpún.

Hay que reconocerle a Mariano una despedida breve pero elegante, dio las gracias a ese partido al que una sentencia se ha referido, reconoció el honor de haber sido presidente de España y deseó a su sucesor que pueda irse –con el mismo orgullo que él– cuando le toque embalar sus objetos personales y salir de Moncloa…

Como humorista, yo me conformaría con que sus sucesores nos dieran un diez por ciento de los minutos de gloria que él nos ha regalado. Y como romántica empedernida, desearía que en su partido hicieran autocrítica –como pide el verso suelto Margallo–, pero no autocrítica de estrategia política, por su bien, sino de honestidad frente a los ciudadanos –los que les votaron y los que no–, por el nuestro.

Mariano se va y su gobierno con él, porque en el juego de la democracia nadie tiene un puesto asegurado –tampoco los que llegan ahora, supongo que lo tienen claro–. Esa temporalidad es una característica importantísima de este formato, imperfecto pero aspirante a justo, de organizar la sociedad.

Querido Mariano, de humorista a humorista, te voy a echar mucho de menos. De persona a persona, me tomaría unas cañas contigo. De ciudadana a gobernante, ya tal… Fin de la cita.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

16 Comentarios
  • borjiniano borjiniano 04/06/18 01:15

    Un día te descubrí y no me pierdo una. Lo del bolso de Mortadelo para salir, solo se le ocurre a gente tan inteligente como tu. Pero no te preocupes, si no se matan entre ellos (posible) y queda de lider, te dará muchas más alegrias.Supongo que lo echarán de forma inmisericorde a los leones. Roma nunca pagó a traidores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Amatista Amatista 03/06/18 11:06

    Lo de Mortadelo Rajoy me ha encantado... ja ja ja ja. ¿Qué tiene este pueblo, que elige a políticos, por llamarles algo, del calibre de éste o Ansar... y tal vez también Bambi, a veces,  que dan para tanto, cada uno en su estilo, en el terreno del humor? He ahí la pregunta, como diría Hamlet. Lo cierto es que Mariano se ha ido como llegó —¡al fin!— gastando bromas pesadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Segulinda Segulinda 03/06/18 10:53

    Muy, muy fan,Raquel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MDF MDF 03/06/18 06:51

    Pues yo, que soy de los que le pagan el sueldo al tal M.Rajoy, no estoy muy de acuerdo en que se pasara ocho horas en la taberna en vez de en su puesto de trabajo. Y que no diga que estuvo trabajando allí, porque salió con síntomas evidentes de que el tiempo lo pasó libando. Se da contra la puerta, se dirige a donde no es y cuando se le redirecciona pone la sonrisa estúpida característica de las intoxicaciones etílicas. Menuda pítima se agarró en horas de oficina...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22

  • pedregales pedregales 02/06/18 18:58

    Más que como humorista, Mariano ha ejercido de payaso sin vocación.Sólo ha sido gracioso cuando ha traspasado la línea del absurdo. Y además le duele más que se rían de él que ser criticado por destrozar el país y repartirse los trozos con sus empresarios circenses

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    19

  • micanuto micanuto 02/06/18 15:33

    ¡Hombre Raquel, que tú también digas que se ha despedido elegantemente¡.. Cuando , como ya ha dicho Paco Arbilaga, dice, ( el Rajoy ); que ha dejado España mejor que como se la encontró. Gracia si tiene, maldita gracia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 02/06/18 12:12

    Genial como siempre. Muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • geuk geuk 02/06/18 10:28

    Este SR. Y los suyos han hecho muchos recortes económicos para los demás,mientras ELLOS vivían en su burbuja y se subían los sueldos,se ponían toda serie de prebendas y gastaban el dinero para sus grandes necesidades.PREGUNTO:Se pude anular todos estos privilegios y ser cómo los demás mortales?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19

  • Larry2 Larry2 02/06/18 09:19

    Articulo que esta muy bién. El Sr Rajoy ha sido objeto de muchos chistes y es que es de chiste. Lo que pasa que llevar un país no es ninguna broma. Este señor ha sido un corrupto, y se marcha pareciendo  que no ha hecho nada, cuando está mas que probado que es un delicuente o colaborador de delicuentes. El Sr Hernando ya dijo que no fué al congreso en la moción para no rec ibir humillaciones, que bonito, y que verguenza de declaraciones. Haber cual es su obligación, y que desprecio a los demás partidos. Se ha ido también de chiste, sin aparecer en el congresoo, y celebrando la juerga ebn un restaurante. La verdad que ha sido un presidente que ha salido de todos los fuegos, indemne, y que nunca pisasrá la cárcel,con las fechorias y mentiras que ha cometido, y dicho, además entre aplausos y lloros de los suyos. De chiste.... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • Vicente27 Vicente27 02/06/18 08:17

    Pues a mí me ha gustado mucho tu artículo Raquel. Eso de "de cómico a cómico" me ha hecho soltar una carcajada que me ha hecho comenzar el día más feliz. Creo que hay que entender el sentido figurado del contenido del artículo.
    Por mi parte, ¡enhorabuena Raquel!

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    26



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.